CON­DUC­TAS NOCIVAS PA­DRES TÓXICOS

ELLOS VAN MÁS ALLÁ DE LOS SIM­PLES ERRO­RES... HAY AC­TI­TU­DES QUE PERJUDICAN SERIAMENTE EL CRE­CI­MIEN­TO Y LA SA­LUD EMO­CIO­NAL DE LOS HI­JOS; IDEN­TI­FI­CA LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS Y CÓ­MO CAMBIARLAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida Y Pareja -

Exis­ten pa­dres real­men­te crue­les, tan­to o más que las ma­dras­tras de los cuen­tos de ha­das, pe­ro en es­te ca­so ellos son reales. Tie­nen el po­der de de­bi­li­tar la au­to­es­ti­ma de sus hi­jos, de ge­ne­rar víncu­los de de­pen­den­cia, des­truir su con­fian­za, in­sul­tar­los o aho­gar­los con su amor y, en ca­sos ex­tre­mos, has­ta de gol­pear­los sin pie­dad. Así son los pa­dres tóxicos que, la­men­ta­ble­men­te, son una es­pe­cie más co­mún de lo que se cree.

De acuer­do con los te­ra­peu­tas fa­mi­lia­res, hay pa­dres que no sa­ben amar. No se quie­ren a sí mis­mos, por lo que tam­po­co pue­den brin­dar un víncu­lo sa­lu­da­ble a sus hi­jos y su re­la­ción, que se su­po­ne de­be ser de pro­tec­ción y de amor; ter­mi­nan con­ver­tién­do­se en una pe­sa­di­lla.

Asi­mis­mo coin­ci­den en que ser pa­dre y ma­dre no es so­lo en­gen­drar un hi­jo, sino que tie­ne que ver con la en­tre­ga de he­rra­mien­tas cla­ve pa­ra en­fren­tar al mun­do. Los tóxicos (in­clu­yen pa­pás, abue­los o cui­da­do­res) le­jos de fo­men­tar una ma­du­rez per­so­nal y una se­gu­ri- dad en sus hi­jos con la cual po­der cre­cer sa­na­men­te, no ha­cen más que an­clar pe­sa­das ca­de­nas ve­tan­do por com­ple­to la in­de­pen­den­cia fí­si­ca y emo­cio­nal de esa per­so­na.

Las si­có­lo­gas Li­lia­na Za­ba­la y Fanny Pa­rra­do re­fie­ren que los pa­dres tóxicos son aque­llos que por ra­zo­nes muy va­ria­das, mu­chas ve­ces de ma­ne­ra in­cons­cien­te, de­te­rio­ran la sa­lud men­tal de sus hi­jos des­de muy pequeños, por­que cau­san su­fri­mien­to, do­lor, an­gus­tia, mal­tra­to fí­si­co o si­co­ló­gi­co, in­va­li­da­ción e in­clu­so has­ta en­fer­me­da­des gra­ves co­mo la es­qui­zo­fre­nia y otro ti­po de si­co­sis.

La si­có­lo­ga Mónica Ri­ve­ro in­sis­te en que es­te ti­po de pro­ge­ni­to­res cau­san tan­to da­ño en la si­quis de sus hi­jos que lle­gan a cas­trar­los emo­cio­nal­men­te.

Aun­que no se crea, agre­ga Za­ba­la, mu­chos de es­tos pa­dres tóxicos odian a sus re­to­ños por­que no los con­si­de­ran par­te su vi­da, sino que más bien los ven co­mo un es­tor­bo.

Afir­ma que un ni­ño es aban­do­na­do o mal­tra­ta­do por­que la pa­ter­ni­dad o ma­ter­ni­dad no es­tá pre­sen­te ni desa­rro­lla­da en los pa­pás y un me­ca­nis­mo de aban­do­nar­los si­co­ló­gi­ca­men­te es mal­tra­tar­los o de­jar­los a su suer­te. De gran­des, aco­ta, les echan en ca­ra que son sus pa­dres y les exi­gen re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca.

Mu­chos de es­tos hi­jos, de adul­tos, son per­so­nas pro­ble­má­ti­cas y desa­rro­llan al­gún ti­po de en­fer­me­dad cor­po­ral o si­co­ló­gi­ca. Ade­más, les cues­ta en­con­trar pa­re­ja por el es­ta­do de áni­mo muy cam­bian­te que tie­nen.

A ES­TOS HI­JOS LES CUES­TA AD­MI­TIR QUE LA RE­LA­CIÓN CON SUS PA­DRES EJER­CE GRAN IN­FLUEN­CIA EN ELLOS

SIEM­PRE ES­TÁN LU­CHAN­DO POR CON­SE­GUIR DE ELLOS EL AMOR Y LA APRO­BA­CIÓN QUE HAN ANHELADO

His­to­rias que se re­pi­ten Ri­ve­ro ase­gu­ra que ge­ne­ral­men­te es una ca­de­na, son tóxicos, por­que sus pro­ge­ni­to­res fue­ron así y la­men­ta­ble­men­te se vi­ven en una so­cie­dad en la que es muy di­fí­cil re­co­no­cer que es­ta­mos equi­vo­ca­dos. Los fru­tos, con­ti­núa la si­co­te­ra­peu­ta, se ven a par­tir de la ado­les­cen­cia y lle­gan a pro­fun­di­zar­se en la adul­tez cuan­do la per­so­na se en­fren­ta a su pro­pia fa­mi­lia.

Es di­fí­cil dar lo que nun­ca se tu­vo, ase­ve­ra la si­có­lo­ga, por lo tan­to se­rá di­fí­cil cons­truir una fa­mi­lia emo­cio­nal­men­te sa­na si

no la se la ha te­ni­do nun­ca. “Si no tu­vi­mos el amor in­con­di­cio­nal de al­guno de nues­tros pa­pás, cul­pa­re­mos a nues­tros hi­jos por no que­rer­nos”, re­afir­ma.

Asi­mis­mo, pa­ra Za­ba­la mu­chos ni­ños, de adul­tos, re­pi­ten el mis­mo pa­trón de con­duc­ta, ac­tuan­do de for­ma des­truc­ti­va y au­to­des­truc­ti­va, cul­pan­do a los hi­jos de sus des­gra­cias, ejer­cien­do el do­mi­nio so­bre ellos, lle­gan­do a de­cir­les qué es lo que de­ben ha­cer, aun sien­do adul­tos. “Se vuel­ven ma­ni­pu­la­do­res, con­tro­la­do­res y chan­ta­jea­do­res. Ven a sus hi­jos co­mo el re­duc­to de sus pe­nu­rias y los obli­gan a in­cul­par­se”, re­fuer­za.

Sin em­pa­tía y muy egoís­tas

La si­có­lo­ga es­ta­dou­ni­den­se Su­san For­ward es drás­ti­ca y en su li­bro Pa­dres que odian di­ce que hay pa­pás que, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, cau­san su­fri­mien­to en ex­tre­mo a sus hi­jos des­de la in­fan­cia has­ta la adul­tez.

Pa­rra­do los sin­di­ca de egoís­tas y nar­ci­sis­tas, que so­lo pien­san en ellos mis­mos; que in­clu­so en­vi­dian los lo­gros de sus pro­pios hi­jos, los in­va­li­dan, los hu­mi­llan y mi­ni­mi­zan sus éxi­tos con tal de que­dar ellos siem­pre por en­ci­ma.

Ri­ve­ro brin­da al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas se­ña­lan­do que son pa­dres que no po­seen em­pa­tía, es de­cir siem­pre se re­fie­ren a sus sen­ti­mien­tos y no al de sus hi­jo; son in­ma­du­ros emo­cio­nal­men­te, lle­gan­do a con­tar­les se­cre­tos o pro­ble­mas pi­dién­do­les que no los di­gan, ge­ne­ran­do en el ni­ño mu­cha car­ga emo­cio­nal.

“No con­tro­lan su enojo. Si les fue mal en el tra­ba­jo se des­car­gan en ca­sa. Las ne­ce­si­da­des de sus hi­jos es­tán en se­gun­do plano, pri­me­ro son ellos. No acep­tan que sus ni­ños crez­can, no se sien­ten bien con su in­de­pen­den­cia. Son per­so­nas pa­si­vo-agre­si­vas, di­cen una co­sa y se com­por­tan de otra ma­ne­ra, ge­ne­ran­do am­bi­gue­dad y des­con­cier­to to­do el tiem­po en sus pequeños”, re­sal­ta.

¿Tó­xi­co o so­bre­pro­tec­tor?

Pa­rra­do ma­ni­fies­ta que un pa­dre tó­xi­co desa­rro­lla mu­chas con­duc­tas nocivas y da­ñi­nas a la in- te­gri­dad per­so­nal del hi­jo; el so­bre­pro­tec­tor, en cam­bio, tie­ne la me­jor in­ten­ción de ha­cer la vi­da de su re­to­ño siem­pre me­jor, con ex­ce­si­vos cui­da­dos.

Pa­ra Ri­ve­ro, la di­fe­re­ren­cia en­tre los so­bre­pro­tec­to­res y los tóxicos es que los pri­me­ros exa­ge­ran en su for­ma de amar y crean en sus hi­jos in­se­gu­ri­dad por­que in­cons­cien­te­men­te anu­lan su au­to­no­mía y los creen inú­ti­les. Es un da­ño que le ha­cen. Po­drían ser tóxicos tam­bién, aun­que su fin es evi­tar que les pa­se al­go ma­lo.

¿Qué ha­cer?

Za­ba­la in­di­ca que todos de­ben sa­ber que el rol de pa­dres no es un jue­go y de­ben in­for­mar­se que ser pa­dres es una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de y es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­se si­co­ló­gi­ca­men­te an­tes de ser­lo, in­clu­so ca­pa­ci­tar­se pa­ra la se­xua­li­dad pa­ra no co­me­ter erro­res y traer al mun­do ni­ños a su­frir.

Ri­ve­ro de­ja cla­ro que los hi­jos son pa­ra cui­dar­los y guiar­los y los pa­dres de­ben apren­der a desa­rro­llar esa la­bor de la me­jor ma­ne­ra, no creer que son ami­gos, por­que no es así. Hay que sa­ber dis­ci­pli­nar­los, pe­ro de ma­ne­ra ade­cua­da cuan­do al­go no es­tá bien, y no de­jar­se ma­ni­pu­lar por los ca­pri­chos del hi­jo. “Lo ideal es que an­tes de ser pa­dres nos pre­pa­re­mos si­co­ló­gi­ca­men­te y, si hu­bo ca­ren­cias en nues­tras fa­mi­lias de ori­gen, reali­ce­mos te­ra­pia. Es im­por­tan­te re­con­cer que ne­ce­si­ta­mos ayu­da y co­men­zar, mien­tras más tem­prano, me­jor, pa­ra el bie­nes­tar de nues­tros hi­jos”, pun­tua­li­za.

Pa­rra­do acon­se­ja bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal, por­que se­gu­ro que arras­tran el mis­mo his­to­rial de con­duc­tas arre­me­ti­das contra ellos que de­ben su­pe­rar y que in­cons­cien­te­men­te las re­pi­ten con sus hi­jos. Al re­co­no­cer esa ca­de­na de to­xi­ci­dad, hay que cor­tar, per­do­nar y pe­dir per­dón. Así, en esa nue­va ge­ne­ra­ción, ha­brá una con­vic­ción de cam­bio”, apun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.