ES EL PO­LO OPUES­TO DEL SO­BRE­PRO­TEC­TOR

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida Y Pareja - Por Li­lia­na Za­ba­la Si­co­te­ra­peu­ta fa­mi­liar

Los pa­dres so­bre­pro­tec­to­res son el po­lo opues­to del an­te­rior, tam­bién en­fer­man a los hi­jos, no de­ján­do­lo cre­cer ni evo­lu­cio­nar en ca­da eta­pa de su vi­da, co­mo un pro­ce­so nor­mal. Los con­si­de­ran inú­ti­les, pro­te­gién­do­los cons­ta­te­men­te. In­clu­so sien­do adul­tos les di­cen mi be­be­ci­to y son blan­co de bur­la de los de­más. Son hom­bres o mu­je­res que no suel­tan el cor­dón um­bi­li­cal, bus­can­do, se­gún ellos, la no­via o no­vio ideal.

Los hi­jos se vuel­ven de­pen­dien­te de sus pa­dres y en la pri­me­ra eta­pa es­co­lar has­ta tie­nen que ha­cer­les sus ta­reas. Aun­que no se crea, es­tos chi­cos se vuel­ven de­pen­dien­tes de la pa­re­ja y aguan­tan to­do ti­po de mal­tra­to, por el te­mor de que­dar­se so­los por la de­pen­den­cia afec­ti­va y so­bre­pro­tec­to­ra.

Am­bos pa­dres, tóxicos o so­bre­pro­tec­to­res, que crían a sus hi­jos ba­jo es­tos ti­pos de pa­ter­ni­dad, cuan­do son adul­tos les cues­ta ha- cer una vi­da en pa­re­ja, por­que re­pi­ten el mis­mo pa­trón de con­duc­tas con sus cón­yu­ges o, al con­tra­rio, des­pla­zan sus trau­mas de in­fan­cia y bus­can una per­so­na que reúna la per­so­na­li­dad de sus pro­ge­ni­to­res. Al­gu­nos ni­ños desa­rro­llan lo que se lla­ma el sín­dro­me de Pet­ter Pan, un tras­torno del desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad, don­de el su­je­to se nie­ga a asu­mir el pa­so del tiem­po y desem­pe­ñar un rol de adul­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.