Im­pe­rial AVEN­TU­RA

VIA­JE AP­TO PA­RA LA ME­DIA­NA EDAD. UN RE­CO­RRI­DO POR CIU­DA­DES QUE MAN­TIE­NEN AI­RES DE VALS Y CO­RO­NAS. El reino de Bohe­mia na­ció en 1212 en Eu­ro­pa cen­tral. So­bre­vi­vió 700 años du­ran­te los cua­les fue par­te del Sa­cro Im­pe­rio Ro-

El Deber - Extra (Bolivia) - - Viajes -

En es­tas ca­lles se ele­va­ron co­ro­nas y ca­ye­ron im­pe­rios, es­ta­lla­ron gue­rras y se fir­ma­ron pa­ces pe­re­ce­de­ras. Aún las ten­sio­nes del si­glo XXI no han aca­ba­do con la be­lle­za de sus mu­ros, ni la mo­der­ni­dad ha des­gas­ta­do el oro que re­cu­bre sus de­ta­lles. Se con­ser­van pa­ra el vi­si­tan­te co­mo en el tiem­po en que eran tes­ti­gos de la his­to­ria.

Es­te ve­rano eu­ro­peo es una oca­sión pa­ra re­co­rrer ciu­da­des que fue­ron ca­pi­ta­les de im­pe­rios y cen­tro del mun­do. Nos em­bar­ca­mos en un re­co­rri­do por ur­bes que con­ser­van sus palacios, pla­zas y puen­tes co­mo un te­so­ro vi­sual que man­tie­ne vi­gen­tes las glo­rias de un pa­sa­do que se nie­ga a que­dar pa­ra los li­bros. Más allá de las pa­la­bras, un via­je a me­dia­na edad por ciu­da­des im­pe­ria­les de los si­glos XVII al XX pue­de apor­tar esa pie­za del rom­pe­ca­be­zas de la vi­da que no en­con­trá­ba­mos en me­dio de la co­ti­dia­ni­dad. La ri­que­za del pa­sa­do.

Mos­cú o San Pe­ters­bur­go, Pra­ga, Bu­da­pest, Bra­tis­la­va o Vie­na. Pa­ra­das en un re­co­rri­do que to­ma un par de se­ma­nas y de se­gu­ro, un pre­su­pues­to de con­si­de­ra­ción. Pe­ro, ¿qué es gra­tis en es­ta vi­da, ade­más del amor? De Ru­sia con amor La ca­pi­tal ru­sa que­da gran­de, in­clu­so si se dis­po­ne de dos o tres días, así que, al grano. La pla­za Ro­ja, que no de­be su nom­bre al co­lor icó­ni­co del co­mu­nis­mo, ni al de los mu­ros del Krem­lin, si no a una pla­bra del ru­so an­ti­guo ( Krás­na­ya), que sig­ni­fi­ca­ba “bo­ni­ta”, es el cen­tro tu­rís­ti­co de es­ta ciu­dad, que apa­re­ce re­gis­tra­do por pri­me­ra vez en tes­ti­mo­nios del año 1147.

Ca­si mil años de exis­ten­cia ape­nas ca­brán en una vi­si­ta tu­ri­rís­ti­ca, pe­ro la pla­za Bo­ni­ta con- den­sa lo que es Ru­sia hoy, cos­mo­po­li­ta, con­tro­ver­sial y her­mo­sa. Ab­sor­bi­da to­tal­men­te por el es­ti­lo de vi­da oc­ci­den­tal, alto en con­te­ni­dos de McDo­nald’s, KFC y si­mi­la­res.

Es un so­bre­co­ge­dor es­pa­cio do­mi­na­do por el co­lor y la ar­qui­tec­tu­ra de­di­ca­da a en­sal­zar el po­der po­lí­ti­co y la fe or­to­do­xa. Su flan­co sur es­tá do­mi­na­do por la se­de del Go­bierno ru­so, cu­yo mu­ro pe­ri­me­tral mi­de 2,25 kms, y por la ca­te­dral de San Basilio, cons­trui­da en­tre 1555 y 1561 por or­den del zar Iván, el Te­rri­ble.

To­do via­je re­quie­re de pla­ni­fi­ca­ción y una óp­ti­ma he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer­lo es Tri­pad­vi­sor.com. Una bre­ve búsqueda en esa web so­bre es­te si­tio his­tó­ri­co de Mos­cú ofre­ce 31 tours guia­dos que se pue­den con­tra­tar online, con pre­cios co­ti­za­dos en bo­li­via­nos.

Otro im­por­tan­te re­co­rri­do mos­co­vi­ta es sen­ci­lla­men­te to­mar el me­tro y apos­tar a co­no­cer cuan­tas se pue­da de sus afa­ma­das 165 es­ta­cio­nes, ubi­ca­das a lo lar­go de 260 km de re­co­rri­do. De nue­vo, el tiem­po apre­mia. Des­de la pla­za Ro­ja, pue­de em­bar­car­se en la es­ta­ción de Ok­hotny Ryad, en el nor­te, o la de Plos­chad Re­vol­yut­sii, un par de cua­dras ha­cia el es­te.

Si­guien­te pa­ra­da, San Pe­ters­bur­go, la me­jor ma­ne­ra de via­jar en­tre am­bas ciu­da­des, es to­mar un tren de al­ta ve­lo­ci­dad, que re­co­rre los 650 kms de dis­tan­cia, en cua­tro ho­ras.

Arra­sa­da du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, cuan­do se lla­ma­ba Le­nin­gra­do, y pre­ser­va­da de la fie­bre de edi­fi­ca­cio­nes mo­der­nas que re­co­rrió Eu­ro­pa du­ran­te la re­cons­truc­ción que si­guió al con­flic­to, San Pe­ters­bur­go man­tie­ne su skyline prác­ti­ca­men­te igual al de los si­glos XVIII y XIX. Por ello, la se­gun­da ciu­dad ru­sa en im­por­tan­cia es una de las más pre­cia­das re­ser­vas ar­qui­tec­tó­ni­cas del vie­jo con­ti­nen­te.

Hay mu­cho pa­ra ca­mi­nar en es­ta cen­te­na­ria ciu­dad que tie­ne un cli­ma de 20º C pro­me­dio en ve­rano, con un récord de 37º en agos­to ani­ma la ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre en es­ta ur­be de 220 mu­seos, 2.000 bi­blio­te­cas y 60 ci­nes. Via­je al co­ra­zón de Eu­ro­pa

LA PLA­ZA RO­JA NO DE­BE SU NOM­BRE AL CO­LOR ICÓ­NI­CO DEL CO­MU­NIS­MO, SI NO A UN VO­CA­BLO RU­SO AN­TI­GUO

LA RE­CONS­TRUC­CIÓN DE PoSGUERRA NO AL­TE­RÓ EL SKYLINE CARACTERÍSTICO DE SAN PE­TERS­BUR­GO

mano Ger­má­ni­co, del Im­pe­rio aus­tría­co y fi­nal­men­te del Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro que se ex­tin­guió con el fi­nal de la I Gue­rra Mun­dial. En­ton­ces, ese te­rri­to­rio pa­só a ser par­te de la tam­bién ex­tin­ta Che­cos­lo­va­quia. A pe­sar de tan­tos cam­bios, su ca­pi­tal, Pra­ga, re­tu­vo los en­can­tos de ca­da épo­ca de bri­llos y som­bras. Hoy es una de las 20 ciu­da­des más vi­si­ta­das del mun­do.

El puen­te de Car­los, car­ga­do de ro­man­ti­cis­mo y bru­ma en in­vierno, re­bal­sa vi­da y ar­te en ve­rano y es un pun­to de vi­si­ta obli­ga­do en es­ta ciu­dad. Pa­ra otro ti­po de emo­cio­nes, más ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, en Tri­pad­vi­sor. com hay cua­tro re­co­rri­dos guia­dos a pie por el an­ti­guo ce­men­te­rio ju­dío, en el que ya­ce, en­tre otros, el es­cri­tor Franz Kaf­ka. “En­trar ge­ne­ra es­ca­lo­fríos, pa­re­ce de pe­lí­cu­la de te­rror. Vi­sual­men­te, es vol­ver mu­chí­si­mos años atrás. Con el res­pe­to que se me­re­ce un ce­men­te­rio, ¡hay que vi­si­tar­lo!”, ano­ta un usua­rio emo­cio­na­do tras una vi­si­ta. Contra la co­rrien­te Em­pe­za­mos el tra­mo fi­nal de es­te re­co­rri­do en el cur­so ba­jo del Da­nu­bio, río de vals ha­ce si­glos, y hoy del co­mer­cio que flu­ye des­de Ale­ma­nia has­ta Ucra­nia y el mar Ne­gro. La in­ten­sa ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca tam­po­co bo­rró las hue­llas de los im­pe­rios en Bu­da­pest.

Ca­pi­tal de Hun­gría, si­tio re­na­cen­tis­ta, de ba­ta­llas san­grien­tas y de re­vo­lu­cio­nes aho­ga­das, es­ta ciu­dad guar­da la me­mo­ria de su épo­ca im­pe­rial en su icó­ni­ca ave­ni­da An­drassy, sal­pi­ca­da de palacios y pa­la­ce­tes. Una vi­si­ta a Bu­da­pest no es­ta­rá com­ple­ta sin una cena con el tra­di­cio­nal gou­lash en el me­nú o sin de­di­car­le tiem­po a un pa­seo, en bar­co, por el Da­nu­bio, que cru­za la ciu­dad.

Río arri­ba, a la pe­que­ña ca­pi­tal es­lo­va­ca de Bra­tis­la­va se le pue­de de­di­car un par de días, prin­ci­pal­men­te pa­ra apre­ciar las hue­llas de las tro­pas de Na­po­león. Es el ca­so del cas­ti­llo de De­vin.

El Da­nu­bio Azul (1866), de J. Strauss hi­jo, sue­le ser el úl­ti­mo nú­me­ro del Baile de la Ópe­ra ca­da año en Vie­na, y es­ta ur­be aus­tria­ca es la úl­ti­ma pa­ra­da de es­te re­co­rri­do. An­ti­gua ca­pi­tal del im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro, di­suel­to al fi­nal de la I Gue­rra Mun­dial,

Un pa­seo en ca­rro­za por la mo­nu­men­tal Rings­tras­se, sal­pi­ca­da de edi­fi­cios de una de­ce­na de estilos ar­qui­tec­tó­ni­cos, una cla­se par­ti­cu­lar de vals en cual­quier idio­ma, o la tran­qui­li­dad que brin­da un re­co­rri­do por los jar­di­nes del Schön­brunn, son hi­tos de una bre­ve es­tan­cia en Vie­na. Los días pa­san rá­pi­da­men­te y es­te pe­ri­plo por un pa­sa­do vi­vo aca­bó co­mo un vals, en dos tiem­pos.

EX­TRA

Los co­lo­res del ve­rano ru­so Atar­de­ce so­bre la Ca­te­dral de Cris­to Sal­va­dor, San Pe­ters­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.