LAS CUA­TRO ES­TA­CIO­NES DE LOS AN­DES

MU­CHO QUE VER EN EL SUR AR­GEN­TINO BA­RI­LO­CHE Y AL­RE­DE­DO­RES, UN ‘MUST’ EN LA LIS­TA DE SI­TIOS PA­RA VACACIONAR

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

In­vierno. Pri­ma­ve­ra. Ve­rano. Oto­ño. Re­pe­tir. Lo que dis­tin­gue a las la­ti­tu­des ex­tre­mas de la Tie­rra del cli­ma de los tró­pi­cos es que el ma­yor án­gu­lo de in­cli­na­ción del sol en los me­ses fríos da ori­gen a es­ta­cio­nes bien di­fe­ren­cia­das, ca­da una con su pro­pia pa­le­ta de co­lo­res y su hu­mor ca­rac­te­rís­ti­co. Así, los pai­sa­jes ní­veos, las ar­bo­le­das anaran­ja­das dig­nas de ca­len­da­rio, los ma­res de flo­res re­na­cien­tes y lue­go la in­ten­sa ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca al ai­re li­bre en el sur de Ar­gen­ti­na, con­cre­ta­men­te en la re­gión si­tua­da en las fal­das de la cor­di­lle­ra an­di­na, co­rres­pon­den a cua­tro pe­rio­dos con per­so­na­li­dad pro­pia, muy vi­sua­les y con fuerte vo­ca­ción por la vi­da al ai­re li­bre. Es­te es un lu­gar in­dis­pen­sa­ble en la lis­ta de si­tios pa­ra vacacionar al me­nos una vez en la vi­da.

Ca­da año, en el oes­te de la Pa­ta­go­nia, al pie de las mon­ta­ñas, la na­tu­ra­le­za eje­cu­ta ese con­cier­to de co­lo­res que tie­ne co­mo cla­ve el tono tur­que­sa de los la­gos, pro­duc­to de las aguas de des­hie­lo de los ne­va­dos cir­cun­dan­tes. So­bre esa me­lo­día, en oto­ño, con­tras­tan el ama­ri­llo per­fec­to de los ála­mos y el ro­jo en­cen­di­do de las len­gas. En in­vierno ca­si to­da la flo­ra ha ce­di­do a las ne­va­das, en es­pe­ra del re­na­ci­mien­to que vie­ne cuan­do el sol re­gre­sa a su pun­to al­to en el cie­lo. En­ton­ces, la ex­plo­sión de vi­da y co­lor de pri­ma­ve­ra y ve­rano se vuelve aún más ex­tra­va­gan­te y dig­na de ver.

Sin te­ner que cru­zar el Ecua­dor ha­cia el nor­te, a dos o tres días de via­je des­de Santa Cruz de la Sie­rra, el sur ar­gen­tino ofre­ce co­lo­res y un sin­fín de ac­ti­vi­da­des pa­ra el tu­ris­ta.

Pa­ra jus­ti­fi­car el via­je de 2.690 km en lí­nea rec­ta en­tre la ca­pi­tal cru­ce­ña y San Car­los de Ba­ri­lo­che, ha­ce fal­ta col­gar el le­tre­ro de “ce­rra­do por va­ca­cio­nes” al me­nos du­ran­te 15 días.

En tiem­pos, lle­gar a Ba­ri­lo­che to­ma dos días co­mo mí­ni­mo. Tras lle­gar a Bue­nos Ai­res, hay que pa­sar una no­che en la ca­pi- tal del tan­go, sea pa­ra to­mar un vue­lo al día si­guien­te ( a las 11:40) des­de el ae­ro­par­que Jor­ge New­berry, si tie­ne pri­sa, o bien pa­ra sa­lir ha­cia el sur en bus des­de la ter­mi­nal de Re­ti­ro, si se dis­po­ne de un po­co más de tiem­po.

La bue­na no­ti­cia es que en am­bos me­dios de trans­por­te, los pa­sa­jes de ida y de vuel­ta su­man más o me­nos lo mis­mo, en­tre 1.400 y 1.500 bo­li­via­nos, al cam­bio ac­tual. La di­fe­ren­cia ra­di­ca en el tiem­po.

El vue­lo en­tre Bue­nos Ai­res y Ba­ri­lo­che to­ma dos ho­ras con 20 mi­nu­tos, mien­tras que la tra­ve­sía en bus, con ser­vi­cio a bor­do y muy có­mo­do, por cier­to, ocu­pa ca­si 24 ho­ras. Es un via­je más lar­go, pe­ro que re­ga­la unos pai­sa­jes pa­ta­gó­ni­cos inol­vi­da­bles des­de el ama­ne­cer.

Ca­fé, al­fa­jo­res y cho­co­la­tes

¿Por qué em­pe­zar en Ba­ri­lo­che? Por­que esa ur­be de po­co más de 133.000 ha­bi­tan­tes es li­te­ral­men­te un cen­tro de dis­tri­bu­ción de via­je­ros y es­tá bien equi­pa­da pa­ra el tu­ris­mo: ca­da año re­ci­be un mi­llón de vi­si­tan­tes.

Y es­tar “bien equi­pa­da” sig­ni­fi­ca que una vez allí, se pue­de com­ba­tir el frío de un atar­de­cer in­ver­nal re­fu­gián­do­se den­tro de al­gu­na ele­gan­te ca­fe­te­ría en la zo­na tu­rís­ti­ca, que es po­si­ble ele­gir en­tre una ga­ma de ho­te­les, hos­ta­les y hos­pe­da­jes, y que, a la ho­ra de op­tar por al­gu­na ex­cur­sión, ha­brá una gran can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des pa­ra lle­nar de fotos ca­da día del ca­len­da­rio de esas va­ca­cio­nes.

Pa­ra los via­je­ros con más pre­su­pues­to, hay ser­vi­cios de al­qui­ler de vehícu­los que es­tán a dis­po­si­ción en el aeropuerto de la ciu­dad y se pue­den con­tra­tar pre­via­men­te on­li­ne.

Más allá de Ba­ri­lo­che

Hay mu­cho pa­ra ver en los al­re­de­do­res de nues­tra ciu­dad de re­fe­ren­cia. La tem­po­ra­da in­ver­nal es­tá de­di­ca­da esen­cial­men­te al es­quí, las me­jo­res pis­tas de Su­da­mé­ri­ca es­tán cer­ca de Ba­ri­lo­che, en los ce­rros Ot­to y Ca­te­dral, a los que se pue­de lle­gar en ae­ro­si­lla. Pa­ra los no­va­tos en el de­por­te he­la­do, hay cla­ses par­ti­cu­la­res y lo­ca­les que al­qui­lan to­da la in­du­men­ta­ria pa­ra ir a la nie­ve y pa­sar al­gu­nas ho­ras de di­ver­sión ba­jo ce­ro.

En es­ta­cio­nes tem­pla­das, el pa­seo obli­ga­do es un re­co­rri­do en ca­ta­ma­rán por el la­go Nahuel Hua­pi, que ba­ña las ori­llas de Ba­ri­lo­che. Esa ex­cur­sión pue­de in­cluir el par­que na­cio­nal Los Arra­ya­nes, una jo­ya de la flo­ra lo­cal. Se lle­ga a es­te pre­cia­do bos­que des­de Puer­to Pa-

LAS TEM­PO­RA­DAS TIE­NEN AL­MA PRO­PIA, SON MUY VI­SUA­LES Y CON VO­CA­CIÓN POR LA VI­DA AL AI­RE LI­BRE

HAY CLA­SES DE ES­QUÍ Y LO­CA­LES QUE AL­QUI­LAN TO­DA LA IN­DU­MEN­TA­RIA NE­CE­SA­RIA PA­RA SA­LIR A LA NIE­VE

ñue­lo, cer­cano a la ciu­dad.

En ve­rano se abre la tem­po­ra­da de vi­da de pla­ya en el Nahuel Hua­pi y otros la­gos de la re­gión.

Pa­ra re­ma­tar una jor­na­da de aven­tu­ras en la na­tu­ra­le­za, la vi­da noc­tur­na de la zo­na se cen­tra en las dis­co­te­cas Gri­sú y Ce­re­bro, ade­más de una va­rie­dad de res­tau­ran­tes pa­ra ce­nar.

Un po­co más le­jos de la ciu­dad, el pai­sa­je mon­ta­ño­so y co­lo­ri­do qui­ta el alien­to. En par­ti­cu­lar la ru­ta que une a Ba­ri­lo­che con San Mar­tín de los An­des, una co­que­ta y al­go más ca­ra lo­ca­li­dad tu­rís­ti­ca, un cen­te­nar de ki­ló­me­tros al nor­te. Ese re­co­rri­do lle­va el nom­bre de Sie­te la­gos por la can­ti­dad de cuer­pos de agua co­lor tur­que­sa

los que se acer­ca. Pre­lu­dio de la pri­ma­ve­ra Los nom­bres de los sie­te la­gos son el Ma­chó­ni­co, Falk­ner, Vi­lla­rino, Es­con­di­do, Co­rren­to­so, Es­pe­jo y el ya men­cio­na­do Nahuel Hua­pi, que es el más ex­ten­so de es­te gru­po. To­dos pue­den ser vi­si­ta­dos en vehícu­lo o en ca­mi­na­tas de dos o tres días.

Jus­ta­men­te, la pri­ma­ve­ra se acer­ca y es opor­tuno em­pe­zar a pla­near la va­ca­ción. Si la op­ción es el sur ar­gen­tino, la tem­po­ra­da es apro­pia­da pa­ra una ma­yor can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre. La re­gión es, por lo ge­ne­ral, apa­ci­ble e in­vi­ta a la con­tem­pla­ción, a las ca­mi­na­tas tran­qui­las pa­ra en­trar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Quie­nes tie­nen sed de aven­tu­ra y for­ta­le­za fí­si­ca op­ta­rán en­tre de­ce­nas de ac­ti­vi­da­des, co­mo el re­co­rri­do Hue­lla An­di­na, que une cin­co pro­vin­cias pa­ta­gó­ni­cas en una se­rie de tra­mos pa­ra des­cu­brir ca­da pai­sa­je me­jor que el an­te­rior.

Es un via­je inol­vi­da­ble cu­yo se­cre­to ra­di­ca, des­pués de to­do, en no ha­cer­lo con men­ta­li­dad de tu­ris­ta. Abra­zar el pai­sa­je y res­pi­rar su ai­re frío nos abren a otros mo­dos de vi­da. Con suer­te, una ca­mi­na­ta por el bos­que nos lle­va­rá has­ta un no­gal, y las nue­ces fres­cas se pue­den par­tir con una so­la mano y son sa­bro­sí­si­mas.

Pe­da­lean­do por el bos­que Bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña es una más de las ac­ti­vi­da­des que es­pe­ran al via­je­ro que va al sur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.