EN FO­CO

Ro­sa Mon­te­ro. Elo­gio de la mar­cia­ni­dad

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

De jo­ven su­frí ata­ques de an­gus­tia. Lo he con­ta­do ya en al­gún li­bro. Sen­tía que la reali­dad se ale­ja­ba de mí, co­mo si un os­cu­ro tú­nel me se­pa­ra­ra del mun­do, y un pá­ni­co abru­ma­dor me se­pul­ta­ba. Aho­ra, en cam­bio, su­fro re­pen­ti­nos ata­ques de es­tu­por. De cuan­do en cuan­do me aco­me­te la cer­ti­dum­bre de ser aje­na a es­te mun­do, de no en­ten­der lo que su­ce­de, co­mo si fue­ra una se­le­ni­ta ve­ni­da de Eu­ro­pa, la lu­na de Jú­pi­ter, tras­plan­ta­da por al­gún error cós­mi­co y tal vez có­mi­co a es­ta Eu­ro­pa te­rrí­co­la tan des­agra­da­ble. Pe­ro aho­ra no me inun­da el pá­ni­co, sino la in­cre­du­li­dad, la ri­sa flo­ja, la in­dig­na­ción y un des­con­cier­to alie­ní­geno.

Ha­ce un par de se­ma­nas ex­pe­ri­men­té uno de esos rap­tos de es­tu­pe­fac­ción mien­tras leía el periódico. Pri­me­ro vi que el Ban­co de Es­pa­ña nos aler­ta­ba de que los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les es­tán cre­cien­do más que los sa­la­rios, y me que­dé bi­so­ja.

Di­ga­mos que ya des­de la ca­lle lo in­tuía­mos; nos pa­re­cía ra­ro que has­ta los di­rec­ti­vos más tor­pes y co­rrup­tos go­za­ran de bo­nus mi­llo­na­rios in­clu­so al ser des­pe­di­dos, mien­tras que los nue­vos em­pleos que se es­tán crean­do y de los que alar­dea el Go­bierno tan ale­gre­men­te son en su ma­yo­ría mi­se­ra­bles.

Por ca­da nue­vo pues­to asa­la­ria­do, hay más de on­ce con­tra­tos tem­po­ra­les, y uno de ca­da cua­tro con­tra­tos du­ra una se­ma­na o me­nos, lo que quie­re de­cir que el ga­leo­te que lo ocu­pa no sa­ca pa­ra pa­gar ese mes la fac­tu­ra de luz, pe­ro en­gor­da al al­za las es­ta­dís­ti­cas.

De mo­do que sí, ya nos sos­pe­chá­ba­mos es­te pu­dri­de­ro la­bo­ral; pe­ro si has­ta el Ban­co de Es­pa­ña, que por muy es­ta­tal que sea si­gue sien­do un ban­co, con­si­de­ra que las prác­ti­cas em­pre­sa­ria­les son pe­li­gro­sas, ¿has­ta qué mal­di­tos abis­mos es­ta­mos de­bien­do de lle­gar? Y en ese so­pon­cio es­ta­ba cuan­do mis ojos ca­ye­ron so­bre la no­ti­cia de Moix y su so­cie­dad en un pa­raí­so fis­cal.

Re­co­no­ce­rán que el ti­tu­lar no tie­ne des­per­di­cio: “El fis­cal An­ti­co­rrup­ción po­see el 25% de una em­pre­sa offs­ho­re en Pa­na­má”. Apa­ga y vá­mo­nos, me di­je. Es co­mo del club de la co­me­dia.

Ha­ce años, la es­tu­pen­da pe­rio­dis­ta Ch­ris­ti­ne Spen­gler me ha­bló en una en­tre­vis­ta de có­mo las so­cie­da­des se adap­ta­ban a lo que fue­ra. En el Bei­rut mar­ti­ri­za­do por la gue­rra ella vio caer una tar­de el enési­mo bom­bar­deo, y se­gun­dos des­pués de que es­ta­lla­ra la úl­ti­ma bom­ba, an­tes de que se po­sa­ra el pol­vo del des­tro­zo, vol­vie­ron a sa­lir de sus agu­je­ros los ven­de­do­res am­bu­lan­tes de re­lo­jes y de ra­mos de azahar, vo­cean­do im­per­tur­ba­bles su mer­can­cía.

Esa mis­ma im­pa­si­bi­li- dad es la que ad­vier­to en nues­tro país an­te una reali­dad mo­ral­men­te abe­rran­te. Nos en­te­ra­mos de que Mar­ta Fe­rru¬so­la le de­cía al ban­co an­do­rrano “soy la ma­dre su­pe­rio­ra de la con­gre­ga­ción, tras­pa­sa dos mi­sa­les” pa­ra or­de­nar mo­vi­mien­tos ile­ga­les de su fa­bu­lo­sa e ilí­ci­ta for­tu­na y se di­ría que so­bre to­do nos en­tra la ri­sa, cuan­do lo que nos de­be­ría en­trar es la vo­lun­tad más ra­cio­nal, más fir­me e im­pla­ca­ble de aca­bar con to­da es­ta gen­tu­za. Moix ex­pli­ca aho­ra, tras di­mi­tir, que la offs­ho­re es una he­ren­cia; que no la di­sol­vie­ron por­que al­gún her­mano no pue­de pa­gar los cos­tes; que él ofre­ció re­nun­ciar a su par­te y sus her­ma­nos tam­po­co lo ad­mi­tie­ron. Qué po­bres ex­cu­sas, aun­que sean cier­tas; por to­dos los santos, lle­va cin­co años con la em­pre­sa, y es evi­den­te que el fis­cal An­ti­co­rrup­ción no pue­de po­seer una offs­ho­re en un pa­raí­so fis­cal. O te­nía que ha­ber­lo arre­gla­do, o no de­bía ha­ber asu­mi­do el car­go. Cuán­ta man­ga an­cha te­ne­mos y con qué fa­ci­li­dad acep­ta­mos la in­jus­ti­cia, la des­ver­güen­za y el ci­nis­mo, has­ta el pun­to de que per­so­na­jes co­mo la es­pe­luz­nan­te Fe­rru­so­la, que en 2015 de­cla­ra­ba an­te el Par­la­men­to que sus po­bres hi­jos iban con una mano de­lan­te y otra de­trás, si­guen hoy pa­vo­neán­do­se con la ca­be­za al­ta, en vez de es­tar muer­tos de ver­güen­za y es­con­di­dos de­ba­jo de la ca­ma. Si no se po­ne co­to al abu­so des­ca­ra­do y a la corrupción, al­gún día se rom­pe­rá la so­cie­dad ( ya se es­tá rom­pien­do), y pa­ga­re­mos to­dos por los des­ma­nes de al­gu­nos. Nor­ma­li­zar lo anor­mal, eso es lo que ha­ce­mos los hu­ma­nos, a ve­ces de ma­ne­ra he­roi­ca, co­mo en Bei­rut, a ve­ces de for­ma re­pug­nan­te, co­mo cuan­do nos acos­tum­bra­mos a lo inad­mi­si­ble. Por eso yo pre­fie­ro se­guir sin­tien­do el ma­yor es­tu­por. Pre­fie­ro ser mar­cia­na e in­adap­ta­da.

A ve­ces me aco­me­te la cer­ti­dum­bre de ser aje­na a es­te

mun­do, ha­ce po­co ex­pe­ri­men­té uno de esos rap­tos de es­tu­pe­fac­ción mien­tras leía el pe­ri­dó­di­co. Con qué fa­ci­li­dad acep­ta­mos la in­jus­ti­cia y el ci­nis­mo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.