SE PO­NE A PRUE­BA LA VER­DA­DE­RA AMIS­TAD

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja - POR: MAR­CO A. DEL RÍO / ECO­NO­MIS­TA

¿Qué ha­cer cuan­do un ami­go nos pi­de pres­ta­do? Pues es al­go mag­ní­fi­co, da­do que per­mi­te po­ner a prue­ba la ca­li­dad de esa amis­tad. En efec­to, la sa­bi­du­ría po­pu­lar sos­tie­ne que no con­vie­ne pres­tar a un ami­go, ya que se pier­de el di­ne­ro y al ami­go. Pe­ro, ¿con­vie­ne te­ner ami­gos de du­do­sa con­sis­ten­cia? Ob­via­men­te que no, pues el ami­go que fa­lla en lo pe­que- ño con más ra­zón fa­lla­rá en lo gran­de, cuan­do los cos­tos de opor­tu­ni­dad sean más ele­va­dos. De­fi­ni­ti­va­men­te, si un ami­go pi­de pres­ta­do un mon­to pe­que­ño hay que pres­tár­se­lo con pre­mu­ra, me­jor sin ga­ran­tías ni con­di­cio­nes. Ve­re­mos si cum­ple con los tér­mi­nos del con­tra­to. Si lo ha­ce, ex­ce­len­te, el ami­go es­tá de­mos­tran­do que me­re­ce nues­tra con­fian­za y nues­tro apre­cio. Si fa­lla, per­fec­to, con un pe­que­ño gas­to nos he­mos desecho de una du­do­sa amis­tad, y nos aho­rra­mos pe­nas ma­yo­res en el fu­tu­ro.

El prés­ta­mo a pa­rien­tes cer­ca­nos es más com­ple­jo. Va­len las re­fle­xio­nes an­te­rio­res, pe­ro el ne­xo de con­san­gui­ni­dad es­ta­rá siem­pre pre­sen­te, y pró­xi­mo en ca­so de her­ma­nos, pa­dres e hi­jos.

En al­gu­nos ca­sos, cuan­do hay evi­den­cia de que el pa­rien­te es mal pa­ga­dor, es me­jor no pres­tar­le, y acu­dir a las ex­cu­sas de ri­gor. Pe­ro, tam­bién, si el pa­rien­te es de­ma­sia­do pró­xi­mo, pue­de ser útil en­ten­der que en ri­gor, el prés­ta­mo no es tal y que lo que nos pi­den es una ayu­da o una trans­fe­ren­cia. En tal sen­ti­do, es me­jor asu­mir que el prés­ta­mo es a fon­do per­di­do. Son los sa­cri­fi­cios que exi­ge la san­gre y los afec­tos, en mu­chos ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.