PRÉS­TA­MOS EN­TRE AMI­GOS

LOS ES­PE­CIA­LIS­TAS DI­CEN QUE ES ME­JOR DE­CIR ‘NO’ AN­TES DE FA­CI­LI­TAR DI­NE­RO A UN AMI­GO O SER QUE­RI­DO, HAY QUE ES­TAR PRE­PA­RA­DOS PA­RA NO RE­CU­PE­RAR­LO... LO IDEAL ES PEN­SAR QUE FUE UN RE­GA­LO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada - POR ALI­CIA BRESS PERROGÓN FOTOS IN­TER­NET

Lu­ciano Cas­tro es un em­pren­de­dor de 35 años, due­ño de una agen­cia de via­jes es­pe­cia­li­za­da en tu­ris­mo de aven­tu­ra. Des­pués de 14 años de tra­ba­jo, en los que re­nun­ció a la se­gu­ri­dad de un em­pleo en el ho­tel de su fa­mi­lia y a mu­chas va­ca­cio­nes, lo­gró com­prar­se su pro­pio de­par­ta­men­to y des­de ha­ce al­gu­nos años des­ti­na el 15% de sus in­gre­sos a un Plan Per­so­nal de Re­ti­ro. Lle­va sus fi­nan­zas por buen ca­mino, sal­vo por un pro­ble­ma que en­fren­ta ca­si to­dos los años: un fa­mi­liar o un ami­go que, alen­ta­do por su bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca, le pi­de di­ne­ro pres­ta­do.

“A ve­ces es mi her­mano, que no lo­gra le­van­tar ca­be­za y ca­da año pier­de su tra­ba­jo. Otra es un ami­go, que co­mo yo, quie­re po­ner su pro­pio ne­go­cio y no con­si­gue que un ban­co le otor­gue un cré­di­to. Yo le he pres­ta­do con gus­to, pe­ro lue­go pa­san los me­ses, los pro­ble­mas au­men­tan y na­die me de­vuel­ve un cen­ta­vo. Ya es­toy can­sa­do de per­der di­ne­ro y de pa­so, a los ami­gos”, cuen­ta.

Es­te ca­so no es ex­tra­ño. Aun­que no hay ci­fras ofi­cia­les, los ex­per­tos en fi­nan­zas per­so­na­les cal­cu­lan que más de la mi­tad de los prés­ta­mos en­tre ami­gos o fa­mi­lia­res ge­ne­ral­men­te no son re­cu­pe­ra­dos. En es­te sen­ti­do, el con­se­jo de los es­pe­cia­lis­tas en fi­nan­zas per­so­na­les es que, an­te es­ta pe­ti­ción, la res­pues­ta sea NO, en vez de un SÍ au­to­má­ti­co y cul­po­so; a me­nos que pue­dan pres­cin­dir de ese mon­to de di­ne­ro y ha­gan de cuen­ta que se lo es­tán re­ga­lan­do a esa per­so­na.

No obs­tan­te, el eco­no­mis­ta Mar­co An­to­nio del Río con­si­de­ra que si un ami­go pi­de, hay que pres­tar, siem­pre y cuan­do no afec­te su pa­tri­mo­nio y tam­po­co sean mon­tos muy ele­va­dos, pues­to que de esa for­ma uno co­no­ce real­men­te quié­nes son sus ami­gos.

“El pro­ble­ma de fon­do es que, si es­tás in­vo­lu­cra­do emo­cio­nal­men­te con una per­so­na y se po­ne di­ne­ro de por me­dio, las re­glas de esa re­la­ción pue­den cam­biar drás­ti­ca­men­te”, ex­pli­ca Adi­na Chel­minsky, del por­tal www.dok­tor­di­ne­ro.com y ase­so­ra en fi­nan­zas per­so­na­les. Es muy ries­go­so Pa­ra el eco­no­mis­ta Car­los Schlink, des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co un prés­ta­mo en­tre ami­gos o fa­mi­lia­res es de­ma­sia­do ries­go­so, ade­más de ser ca­ro y po­co via­ble.

“Es ries­go­so por el he­cho de ser de una per­so­na y no de una em­pre­sa que pue­de ejer­cer pre­sión por vías le­ga­les, es más fá­cil que no de­vuel­van el di­ne­ro. Es ca­ro por­que los intereses siem­pre se­rán ma­yo­res a los de una en­ti­dad fi­nan­cie­ra y es in­via­ble por­que re­sul­ta en épo­cas de des­ace­le­ra­ción la gen­te cui­da más el di­ne­ro por­que es más di­fí­cil que te de­vuel­van, se rom­pen re­la­cio­nes y los cos­tos eco­nó­mi­cos, amis­ta­des y fa­mi­lia­res son ma­yo­res a los be­ne­fi­cios que ne­gan­do el prés­ta­mo”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.