ALE­JAN­DRO LERNE

CON LA FUER­ZA DE TODOA PUL­MÓN EL CAN­TAU­TOR SE MUES­TRA TRAS BAM­BA­LI­NAS Y RE­TRA­TA SUS FA­CE­TAS CO­MO ES­PO­SO Y PA­DRE, MÁS ALLÁ DEL MÚ­SI­CO Su pe­lo y su bar­ba ya pin­tan no al­gu­nas, sino mu­chas ca­nas, y él re­co­no­ce que ya cuen­ta con va­rios años en­ci­ma, por eso se

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Ale­jan­dro Lerner, uno de los can­tau­to­res más fa­mo­sos de Ar­gen­ti­na, qui­so sen­tar ca­be­za y Vol­ver a

em­pe­zar a los 48 cuan­do se ca­só en se­cre­to en San Ber­nar­dino, un pue­bli­to de Ca­li­for­nia, con Mar­ce­la Gar­cía y le pro­pu­so de­jar su ca­sa en el ba­rrio bo­nae­ren­se de Pa­ler­mo, don­de vi­vió más de 20 años, cer­ca de sus te­ra­peu­tas, su ma­dre, Lía, y su her­ma­na, Sil­via. En ese de­par­ta­men­to de sol­te­ro, que­da­ron gra­ba­das las mu­chas his­to­rias amo­ro­sas del mú­si­co.

Ale, co­mo le di­cen de ca­ri­ño, que­ría una ca­sa gran­de con un pe­rro, una pis­ci­na y un jar­dín y la en­con­tró en una quin­ta de Pilar, fue­ra de la ciu­dad, don­de vi­ve has­ta hoy. En su pa­tio tie­ne una fuen­te de agua, que es una gran es­ta­tua de Bu­da, per­so­na­je al que ad­mi­ra por sus en­se­ñan­zas.

En esa ca­sa na­cie­ron sus hi­jos, Lu­na, que es­tá pró­xi­ma a cum­plir los ocho años, y Tho­mas, de dos y me­dio, pe­ro an­tes lle­gó a sus vi­das Pan­cho, un pe­rro la­bra­dor que es par­te im­por­tan­te de la fa­mi­lia y al que no le da­ban mu­chos días de vi­da. Ya tie­ne nue­ve años.

El can­tan­te, que es­ta­rá en San­ta Cruz el 9 de agos­to en un con­cier­to a dos pia­nos con Ar­man­do Man­za­ne­ro, no pa­ra nun­ca. Su vi­da es bas­tan­te agi­ta­da. Cuan­do no es­tá de gi­ra, es­tá gra­ban­do, pro­du­cien­do o com­po­nien­do can­cio­nes, ya sea pa­ra él, pa­ra otros can­tan­tes o pa­ra pe­lí­cu­las.

Vi­ve en­tre Bue­nos Ai­res y Los Án­ge­les, don­de cuen­ta con su se­gun­do es­tu­dio de gra­ba­ción, ya que el pri­me­ro, El Pie Es­tu­dio Re­cor­ding, ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los me­jo­res y más gran­des de Su­da­mé­ri­ca, se en­cuen­tra en Ar­gen­ti­na. Es una crea­ción cien­to por cien­to de Ale­jan­dro, cons­trui­do so­bre una an­ti­gua fá­bri­ca de za­pa­tos que se in­cen­dió.

Era lu­nes por la tar­de y cuan­do

DIS­FRU­TA AL MÁ­XI­MO SU VI­DA FA­MI­LIAR, LA QUE ÉL NO TU­VO POR­QUE SU PA­DRE MU­RIÓ MUY JO­VEN “SOY FE­LIZ, TEN­GO UNA FA­MI­LIA MA­RA­VI­LLO­SA UNA CA­RRE­RA EXI­TO­SA, MU­CHO AMOR, SA­LUD Y FE”

le hi­ci­mos la en­tre­vis­ta, es­ta­ba en Bue­nos Ai­res. El jue­ves ya ha­bía des­em­pa­ca­do en Los Án­ge­les don­de pa­sa­rá un mes trabajando. Via­jó con to­da su fa­mi­lia, apro­ve­chan­do las va­ca­cio­nes de in­vierno. Pa­ra él, su es­po­sa y sus hi­jos, son lo más im­por­tan­te en su vi­da. Su ma­yor rea­li­za­ción, di­ce, fue con­ver­tir­se en pa­pá, por pri­me­ra vez, a sus 52 años.

“Ser pa­pá es al­go a lo que le di va­rias vuel­tas, pe­ro que cuan­do lle­gó, apren­dí a amar y a va­lo­rar. Soy ju­gue­tón. Me en­can­ta y pa­sar tiem­po con mis se­res que­ri­dos. Soy de mi­mar y be­su­quear a Lu­na y Tho­mas. Me di­vier­to mu­cho con ellos y los ha­go bai­lar”, se­ña­la. Eso lo de­mues­tra en su cuen­ta de Fa­ce­book, don­de com­par­te fotos de los me­jo­res mo­men­tos com­par­ti­dos con su fa­mi­lia.

Dis­fru­ta al má­xi­mo de su vi­da fa­mi­liar, esa que no tu­vo por­que co­men­zó en el rock a sus 16 y no pa­ró has­ta los 50, y por­que su pa­dre, Mar­ce­lo Lerner, mu­rió cuan­do él te­nía 21, y esa au­sen­cia lo mar­có mu­cho. Si fue­ra ma­go y pu­die­ra cam­biar al­go su vi­da, afir­ma que se­ría te­ner a Mar­ce­lo a su la­do por más tiem­po.

El éxi­to que sus can­cio­nes han te­ni­do no so­lo en Ar­gen­ti­na, sino in­ter­na­cio­nal­men­te, no lo cam­bia­ron co­mo per­so­na. Ni ol­vi­dó sus raí­ces y su sen­ci­llez, aque­lla que le per­mi­te re­tor­nar siem­pre a su ama­do país, don­de se sien­te rea­li­za­do, don­de tie­ne una vi­da ple­na y fe­liz con su fa­mi­lia y jun­to a sus amis­ta­des de la in­fan­cia, los que guar­da co­mo un te­so­ro.

“¿Qué más pue­do pe­dir? Soy fe­liz. Ten­go una vi­da lin­da, una fa­mi­lia ma­ra­vi­llo­sa, una ca­rre­ra exi­to­sa, mu­cho amor, sa­lud, fe y un co­ra­zón enor­me y lleno de no­ble­za pa­ra ayu­dar al que lo ne­ce­si­te, que es la me­jor lec­ción que me le­ga­ron mis pa­pás”, di­ce en un vi­deo que subió a las re­des so­cia­les pa­ra su cum­plea­ños. Buen de­por­tis­ta

EL 9 DE AGOS­TO ALE VI­SI­TA­RÁ BO­LI­VIA Con­cier­to a dos pia­nos con Man­za­ne­ro Ale­jan­dro afir­ma que can­tar y to­car con el maes­tro Ar­man­do Man­za­ne­ro es un pri­vi­le­gio. Sien­te que es un pre­mio a su ca­rre­ra, lo con­si­de­ra su men­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.