CON UN TRA­GO EN LA MANO I

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

En me­dio del bu­ri apa­re­cía Y a to­dos tra­ta­ba de pa­rien­tes, Pe­lan­do, de pa­so, sus chíos dien­tes Y no se mar­cha­ba has­ta el otro día. No lo era tan­to, aún sien­do vie­jo, Y si por su edad al­guno in­qui­ría, Sin va­ci­lar ni un ins­tan­te res­pon­día: Aca­bo de cum­plir pues los “ti­cin­co”. ¿Ti­cin­co?, le pre­gun­tó una pe­la­da, con su voz que pa­re­cía de mas­ca­ri­ta, a tiem­po de in­sis­tir en­tre ri­si­tas, que lue­go se hi­cie­ron car­ca­ja­das. ¿Ti­cin­co?, in­sis­tió la tal mu­cha­cha, ¿Qué quie­re de­cir esa pa­la­bra? ¡Va­mos de una vez, su bo­ca abra, que ce­rra­da co­mo es­tá pa­re­ce ca­cha! Ese ti­cin­co es tal vez la pa­la­bre­ja Que se uti­li­za pa­ra in­cluir a un abue­lo Que ya per­dió las mue­las y el pe­lo Y que fi­gu­ra en­tre tan­tas co­sas vie­jas, Co­mo ser cal­ce­ti­nes, calzoncillos, Ca­mi­so­las al igual que ca­mi­se­tas Que re­ve­lan no hay fuer­za en la bra­gue­ta y que hue­len a pan­za y a li­bri­llo. ¿Ti­cin­co?, es­ta es la pu­rí­si­ma ver­dad, ex­pli­có sin va­ci­lar el cu­rio­so per­so­na­je, se lo voy a re­ve­lar de un so­lo via­je, pues con­cier­ne lla­na­men­te a la edad. Con el ti­cin­co, sé­pa­lo an­tes que to­do, Con el tema de la edad siem­pre vi­drio­so. Se sa­le de tran­ces di­fí­ci­les y cos­to­sos, me­jor que re­cu­rrien­do al tur­bio yo­do. Y es que el ti­cin­co, hoy nues­tra cues­tión, En­ca­ja per­fec­to en es­ta cor­ta his­to­ria, Bas­ta con ex­pri­mir una piz­ca la me­mo­ria Y se ten­drá al al­can­ce cla­ra re­ve­la­ción. Hi­zo el su­je­to un ges­to va­go Y cin­co ve­ces se­gui­das ca­rras­peó. Tras lo cual con voz to­nan­te exi­gió: ¡Sír­van­me an­tes que to­do, un tra­go! (Si­gue).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.