DEL­FÍN DE RÍO

EN EL ITENEZ, NUES­TRO BUFEO TIE­NE UN RE­FU­GIO QUE AÚN LO ALE­JA DE LOS HU­MA­NOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

En al­gún mo­men­to del pe­rio­do Plio­ceno, ha­ce en­tre 5 y 2,5 mi­llo­nes de años, el mo­vi­mien­to de pla­cas de la cor­te­za te­rres­tre pro­vo­có una li­ge­ra arru­ga en la re­gión de la Ama­zo­nia que hoy com­par­ten Bo­li­via y Bra­sil. Pa­ra en­ton­ces, va­rias es­pe­cies de ce­tá­ceos ma­ri­nos ha­bían co­lo­ni­za­do los afluen­tes de esa cuen­ca y se ha­bían adap­ta­do a la vi­da en agua dul­ce. Pe­ro esa arru­ga en el te­rreno, que hoy tie­ne la for­ma de cien­tos de ki­lo­me­tros de ca­chue­las en­tre Gua­ya­ra­me­rín (Bo­li­via) y Por­to Vel­ho (Bra­sil), de­jó ais­la­das en ríos co­mo el Itenez a po­bla­cio­nes en­te­ras de an­ti­guos pa­rien­tes del Inia bo­li­vien­sis, la es­pe­cie de

bufeo que evo­lu­cio­nó en Bo­li­via ha­ce me­nos de un mi­llón de años.

Fac­to­res así de aza­ro­sos per­mi­tie­ron que se ori­gi­na­ra el úni­co ma­mí­fe­ro bo­li­viano ex­clu­si­va­men­te acuá­ti­co, pe­ro ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas aún no con­tro­la­dos, co­mo la pes­ca y la de­fo­res­ta­ción, pue­den echar por la bor­da ese len­to tra­ba­jo de la na­tu­ra­le­za, pues es­ta es­pe­cie se en­cuen­tra en la ca­te­go­ría de vul­ne­ra­ble.

Es de­cir, tie­ne pro­ba­bi­li­da­des de pa­sar a la lis­ta de es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción a no ser que se re­vier­tan cir­cuns­tan­cias que ame­na­zan su há­bi­tat, re­pro­duc­ción y su­per­vi­ven­cia.

Se­ma­nas atrás, un equi­po de bió­lo­gos co­lom­bia­nos y bo­li­via­nos ex­per­tos en del­fi­nes de río, na­ve­gó por 300 km del cur­so del Itenez, en el ex­tre­mo nor­te del de- par­ta­men­to de San­ta Cruz, en­tre el Par­que Nacional Noel Kempff Mer­ca­do y la fron­te­ra con los es­ta­dos bra­si­le­ños de Ma­to Gros­so y Ron­do­nia. Fue la pri­me­ra ex­pe­di­ción den­tro de un área nacional pro­te­gi­da pa­ra es­ti­mar las po­bla­cio­nes de bufeo bo­li­viano, ver su es­ta­do de con­ser­va­ción y ve­ri­fi­car esas po­si­bles ame­na­zas.

La ini­cia­ti­va fue im­pul­sa­da por la Fun­da­ción Oma­cha y WWF, con el apo­yo de Fau­na­gua y el Par­que Noel Kempff Mer­ca­do. El

LA PRE­SEN­CIA DE BUFEOS ES UN IN­DI­CA­DOR DE LA SA­LUD DEL ECOSISTEMA DEL RÍO

gru­po, que avis­tó al­go me­nos de 300 ejem­pla­res de to­da edad en de­ce­nas de bahías y re­co­dos del río cons­ta­tó la es­ta­bi­li­dad de las po­bla­cio­nes de Inia bo­li­vien­sis, pe­ro tam­bién la vi­gen­cia de los fac­to­res que lo ha­cen vul­ne­ra­ble.

De co­lo­ra­ción va­ria­ble en­tre el gris y el ro­sa­do, el bufeo bo­li­viano no ha si­do ex­ten­sa­men­te es­tu­dia­do, aun­que si es un ani­mal fa­mi­liar en los ríos del nor­te de Bo­li­via. Allí sue­le rom­per la su­per­fi­cie con su ca­rac­te­rís­ti­ca res­pi­ra­ción, y so­lo quien es­tá aten­to pue­de di­vi­sar su pi­co o su pro­tu­be­ran­cia fron­tal que le sir­ve pa­ra eco­lo­ca­li­zar pe­ces y “ver” ba­jo el agua.

La pre­sen­cia de bufeos en un río es un in­di­ca­ti­vo de que el ecosistema es sa­lu­da­ble. El del­fín es el equi­va­len­te acuá­ti­co del ja­guar en el sen­ti­do de que es­tá en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de ali­men­ti­cia en los ríos. Si hay del­fi­nes, es por­que hay su­fi­cien­tes pe­ces pa­ra ali­men­tar­los, y si hay pe­ces,

LA DE­FO­RES­TA­CIÓN COR­TA EL ROL DE LA VEGETACIÓN EN LA CA­DE­NA ALI­MEN­TI­CIA

es por que la vegetación cir­cun­dan­te pro­vee de se­mi­llas y re­fu­gio en las ori­llas, co­mo pa­ra al­ber­gar­los. La ca­de­na tie­ne es­la­bo­nes fuer­tes.

La ex­pe­di­ción cons­ta­tó que la de­fo­res­ta­ción pa­ra agri­cul­tu­ra en la ori­lla bra­si­le­ña del Ité­nez po­ne en ries­go el rol de la vegetación en la ca­de­na. Del la­do bo­li­viano, al tra­tar­se de un área pro­te­gi­da, la sel­va es­tá inal­te­ra­da, pe­ro la vi­gi­lan­cia del Noel Kampff Mer­ca­do de­man­da re­cur­sos y ca­pa­ci­ta- ción de los guar­da­par­ques, que fue otro ob­je­ti­vo del via­je.

“Lo que da es­ta­bi­li­dad al bufeo es que el la­do bo­li­viano es un área pro­te­gi­da”, ex­pli­có Mariana Es­co­bar, bió­lo­ga de Fau­na­gua, que es­tu­vo en la ex­pe­di­ción y lle­va 17 años es­tu­dian­do al bufeo.

Es­có­bar ex­pli­có que nor­mas tan sen­ci­llas co­mo li­mi­tar la ve­lo­ci­dad a la que cir­cu­lan las lan­chas en esa zo­na pue­de ayu­dar a pro­te­ger y alar­gar la vi­da de las po­bla­cio­nes de del­fi­nes, y evi­tar que ba­jen un pel­da­ño más ha­cia la ex­tin­ción

ES EL ÚNI­CO CETÁCEO BO­LI­VIANO Una es­pe­cie que evo­lu­cio­nó ais­la­da del res­to De há­bi­tos po­co co­no­ci­dos, la es­pe­cie Inia­bo­li­vien­sis fue dis­tin­gui­da ge­né­ti­ca­men­te de la va­rie­dad que ha­bi­ta en Bra­sil ha­ce una dé­ca­da, con­sig­na el Plan Nacional pa­ra la Con­ser­va­ción del Bufeo Bo­li­viano, re­dac­ta­do en 2011

EL JA­GUAR DE LOS RÍOS Sin de­pre­da­do­res na­tu­ra­les que lo ame­na­cen, el bufeo es­tá en la ci­ma de la pi­rá­mi­de ali­men­ti­cia. Ca­da in­di­vi­duo ne­ce­ti­da de dos a tres ki­los de pes­ca­do por día

PAR­TE DEL TO­DO La con­ser­va­ción pa­sa por en­ten­der los eco­sis­te­mas de agua y tie­rra co­mo par­te de una mis­ma ca­de­na de vi­da

EM­BAR­CA­DOS El flo­tel Kai­man y al­gu­nas lan­chas fue­ron los trans­por­tes pre­fe­ren­cia­les du­ran­te la ex­pe­di­ción a los do­mi­nos acuá­ti­cos del bufeo bo­li­viano

FI­NA ES­TAM­PA El mar­co na­tu­ral del Ité­nez con­ver­ti­do en ter­cios muy fo­to­gé­ni­cos

ATEN­TOS AL HO­RI­ZON­TE Ob­ser­var el agua y ano­tar da­tos, al­gu­nas de las ta­reas a bor­do a lo lar­go de los cin­co días que du­ró la ex­pe­di­ción en el Itenez

ME­JO­RES GUAR­DIAS Otra de las mi­sio­nes del via­je fue me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des de los guar­da­par­ques del Noel Kempff Mer­ca­do

AQUÍ HAY EQUI­PO Las lan­chas sir­vie­ron pa­ra re­co­rrer cur­sos de agua me­no­res y que lle­gan al Itenez, que tam­bién son há­bi­tat del bufeo bo­li­viano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.