MI HI­JO NO ME OBE­DE­CE

CA­DA EDAD TIE­NE UNA FOR­MA EFEC­TI­VA PA­RA DIS­CI­PLI­NAR. EN­TRE LOS RE­CUR­SOS ES­TÁN EL JUE­GO Y LOS TIEM­POS FUE­RA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

An­tes de dis­ci­pli­nar hay que re­fle­xio­nar. Los pa­dres tie­nen que en­ten­der qué re­la­ción tie­nen con el he­cho de ser au­to­ri­dad y qué tan bien se sien­ten po­nien­do lí­mi­tes, di­ce la si­có­lo­ga Su­san­ne Han­sen.

Se­gún la si­có­lo­ga, has­ta los tres años, el ni­ño es­tá den­tro del cam­po ener­gé­ti­co de la ma­dre. A par­tir de los tres, co­mien­za a ad­qui­rir im­por­tan­cia el pa­dre. “Si la ma­dre se sien­te am­bi­va­len­te en cuan­to a los lí­mi­tes que de­be es­ta­ble­cer, el hi­jo re­ci­be esa am­bi­va­len­cia, y el ni­ño va a tes­tear has­ta dón­de pue­de lle­gar”, afir­ma Han­sen.

Otra pau­ta con­sis­te en acep­tar las pa­ta­le­tas o be­rrin­ches co­mo par­te del pro­ce­so de cre­ci­mien­to. Cuan­do hay una pa­ta­le­ta los pa­dres no de­ben asus­tar­se o pre­ten­der que no las ten­ga. Có­mo

UN GRÁ­FI­CO EN EL QUE SE ANOTE EL COM­POR­TA­MIEN­TO DIA­RIO ES MUY ÚTIL

ma­ne­jar­las des­de la au­to­ri­dad po­si­ti­va y ejer­cien­do el po­der sano des­de el re­co­no­ci­mien­to y la fir­me­za es lo que de­ben desa­rro­llar los pa­dres.

Pri­me­ros pa­sos

Has­ta los dos años al me­nos, es me­jor de­jar fue­ra del al­can­ce de la cu­rio­si­dad del pe­que­ño to­do lo que pue­da las­ti­mar­lo. Bas­ta con de­cir­le ‘no’ sua­ve­men­te y re­ti­rar­lo del lu­gar don­de es­tá la ame­na­za. Si ti­ra co­mi­da, muer­de o gol­pea, se le de­be ex­pli­car por qué es­tá mal; es po­si­ble, re­co­mien­dan los ex­per­tos del hos­pi­tal pa­ra ni­ños Al­fred I. du Pont, ais­lar bre­ve­men­te al ni­ño. Muy bre­ve­men­te, uno o má­xi­mo dos mi­nu­tos, pa­ra que se cal­me. Es lo que se lla­ma ‘tiem­po fue­ra’.

Por su­pues­to, en nin­gún ca­so es con­ve­nien­te pal­mear ni gol­pear, por­que el ni­ño so­lo sien­te el do­lor y no es­ta­ble­ce una co­ne­xión en­tre su mal com­por­ta­mien­to y el gol­pe.

En­tre los tres y los cin­co años ya co­mien­zan a ha­cer co­ne­xio­nes en­tre sus ac­cio­nes y las con­se­cuen­cias. Es un buen mo­men­to pa­ra de­jar cla­ras las re­glas de la ca­sa. La su­ge­ren­cia del si­có­lo­go Bet­man Holl­weg es usar téc­ni­cas que em­plean re­cur­sos lú­di­cos. “Se em­plea en los ni­ños co­mo una for­ma de apren­di­za­je pa­ra me­jo­rar su sis­te­ma cog­ni­ti­vo, por­que es el mo­do en que el ni­ño ve el mundo”.

Han­sen plan­tea que los pa­dres re­co­noz­can el pe­di­do o el de­seo del ni­ño co­mo al­go vá­li­do; pe­ro tam­bién de­ben ex­pli­car que, por el mo­men­to, no se pue­de ac­ce­der a ese pe­di­do. “Los pa­dres di­cen ‘no’ y se sal­tan el pa­so ini­cial de re­co­no­cer el de­seo. Se le pue­de de­cir “Sí, sé que te gus­ta­ría te­ner ese ju­gue­te. Es lin­do” pe­ro por aho­ra nos e pue­de.

El ni­ño -ex­pli­ca- no tie­ne que com­pren­der por qué se le di­ce que no, por­que no cuen­ta con los re­cur­sos. Es me­jor pre­sen­tar­le otra op­ción pa­ra ju­gar. “Si si­gue llo­ran­do, se lo con­tie­ne y acom­pa­ña, pe­ro no se ce­de”.

Holl­weg po­ne un ejem­plo sen­ci­llo de la téc­ni­ca de jue­go. Cuan­do se es­tán ten­dien­do las ca­mas, se pue­de ju­gar a ver quién tien­de me­jor las sá­ba­nas. O qui­zá los pa­pás pue­den en­se­ñar­le có­mo la­var un pla­to o la for­ma de or­de­nar los cal­ce­ti­nes. El ar­ma cla­ve en to­do pro­ce­so de dis­ci­pli­na, in­sis­te el si­có­lo­go, es la pa­cien­cia. Es cla­ve tam­bién re­com­pen­sar las bue­nas ac­cio­nes. “Has­ta a los adul­tos nos gus­ta cuan­do al­guien re­co­no­ce nues­tro tra­ba­jo y nos fe­li­ci­tan. Eso nos ani­ma a me­jo­rar”. En lu­gar de de­cir siem­pre ‘no’ (“No sal­tés so­bre el so­fá”) se pue­de pe­dir “sen­ta­te en el mue­ble y po­né tus pies en el sue­lo”.

Si el mal com­por­ta­mien­to con­ti­núa, un re­cur­so prác­ti­co con­sis­te en ela­bo­rar un grá­fi­co pa­ra ca­da día de la se­ma­na. Ahí se de­ta­lla cuán­to tiem­po de­be du­rar el buen com­por­ta­mien­to an­tes de ser re­com­pen­sa­do y cuán­tas ve­ces pue­de ocu­rrir el mal com­por­ta­mien­to ( an­dar des­cal­zo, por ejem­plo) an­tes de que se ini­cie un cas­ti­go. ¿ Qué cas­ti­go? A es­ta edad aún sir­ven los ais­la­mien­tos o tiem­pos fue­ra, se­gún al­gu­nos ex­per­tos.

De in­me­dia­to

La si­có­lo­ga Pa­tri­cia Ló­pez in­sis­te en que dis­ci­pli­nar sig­ni­fi­ca en­se­ñar. Pre­fie­re usar es­te tér­mino en lu­gar de cas­ti­gar o san­cio­nar. Tres ca­rac­te­rís­ti­cas de­be te­ner la dis­ci­pli­na: in­me­dia­ta, sig­ni­fi­ca­ti­va, y de du­ra­ción de tiem­po bre­ve. Es­tar dis­tan­cia­do o no ha­blar­le es da­ñino, por­que se de­ja de ac­tuar so­bre la con­duc­ta y se ata­ca a la per­so­na.

Ade­más, las me­di­das dis­ci­pli­na­rias exa­ge­ra­das pue­den so­ca­var la au­to­ri­dad de los pa­dres. Si ha ad­ver­ti­do con dar la vuel­ta y no ir al par­que por­que en el

asien­to tra­se­ro el caos no se cal­ma pe­se a las ad­ver­ten­cias, há­ga­lo. Los ni­ños de­ben sa­ber que cum­pli­rá con lo que pro­me­te.

En­tre los nue­ve y los do­ce años los ‘tiem­pos fue­ra’ ya no tie­nen sen­ti­do. A es­ta edad, ex­pli­ca Pa­tri­cia Ló­pez, el ni­ño po­see ma­yor com­pren­sión, ma­ne­jo de su en­torno, víncu­los so­cia­les y pue­de cum­plir nor­mas y le­yes.

“Con ellos se pue­de en­ta­blar con­ver­sa­cio­nes, jue­gos, co­la­bo­ra­ción en ta­reas del ho­gar, etc. Aún si­gue sien­do im­por­tan­te lo que per­ci­ben de su me­dio. Por eso la ne­ce­si­dad de man­te­ner el ejem­plo y los bue­nos há­bi­tos”.

Es mo­men­to de vol­ver a ex­pli­car a los hi­jos cla­ra­men­te la con­duc­ta que se es­pe­ra, es­cu­char lo que pien­sa o sien­te al res­pec­to, di­ce. “Mu­chas ve­ces es su­fi­cien­te con eso y ya no es ne­ce­sa­rio ha­cer uso de con­di­cio­na­mien­tos, ame­na­zas o san­cio­nes. Es­to per­mi­te una re­la­ción sa­lu­da­ble”.

Ah, las ta­reas. Si a es­ta edad -9 a 12- no las ha­ce, lo me­jor qui­zá sea de­jar que ex­pe­ri­men­ten las con­se­cuen­cias de no ha­ber cum­pli­do. No es con­ve­nien­te em­pe­zar a ‘ayu­dar­lo’ a ter­mi­nar sus de­be­res a úl­ti­ma ho­ra.

A par­tir de los 13 años se su­po­ne que ya el te­rreno es­tá abo­na­do. Sin em­bar­go, no hay que des­cui­dar­se. Las sa­li­das a cum­plea- ños o al ci­ne de­ben es­tar re­gu­la­das y sue­le bas­tar que se qui­te al­gu­nos pri­vi­le­gios pa­ra re­con­du­cir­los.

Po­si­ti­vo siem­pre

El re­for­za­dor po­si­ti­vo sir­ve pa­ra pro­mo­ver al­gu­na con­duc­ta que se desee fo­men­tar o man­te­ner. “Qué bien que ya no es­tás des­cal­zo” o “Me pa­re­ce ge­nial que hu­bie­ras ter­mi­na­do tu ta­rea tem­prano”, por ejem­plo.

Pe­dir la guía de un si­có­lo­go pro­fe­sio­nal es útil. Pa­tri­cia Ló­pez in­sis­te en que to­do re­for­za­dor po­si­ti­vo de­be es­tar acom­pa­ña­do de afec­to, aten­ción, ca­ri­cia, tiem­po gra­to com­par­ti­do y no de ma­ne­ra fría y di­rec­ta. Di­ce: “Hay que evi­tar que es­tos re­for­za­do­res se que­den en el área ma­te­rial ob­je­ti­va y dis­tan­te de los afec­tos. El amor, el apo­yo, la pa­cien­cia, la fe y la es­cu­cha ac­ti­va son los me­jo­res mo­ti­va­do­res pa­ra for­ta­le­cer la res­pon­sa­bi­li­dad”.

DE­JAR QUE DECIDAN SO­LOS EN AL­GU­NOS AS­PEC­TOS ES PO­SI­TI­VO PA­RA LOS MAYORCITOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.