CON UN TRA­GO EN LA MANO II

El Deber - Extra (Bolivia) - - Calidad de Vida -

En­car­na­ba al per­so­na­je de es­te cuen­to el oriun­do de un ba­rrio em­po­bre­ci­do que, se­gún él, pa­ra na­die ha­bía pa­ri­do lo cual lo col­ma­ba de con­ten­to.

Era de cor­ta es­ta­tu­ra el tal su­je­to pe­ro car­ga­do de pan­za y de es­pal­da, se pro­cla­ma­ba sub­yu­ga­do por las fal­das así las lle­va­sen los blan­cos es­que­le­tos.

El su­so­di­cho, dí­ga­se con o sin be­mo­les, ha­cía de las no­ches días ple­nos y de los días lo mis­mo o más o me­nos, ba­ña­dos unos y otros en al­coho­les.

Era de cor­ta es­ta­tu­ra, ca­si enano, con el pe­lo y la bar­ba en­ca­ne­ci­dos y nun­ca, ni por chis­te o por ol­vi­do apa­re­cía sin su tra­go fuer­te en mano.

A su pa­so la gen­te le gri­ta­ba sus sa­lu­dos o to­ma­du­ras de pe­lo y él re­pli­ca­ba ca­si al vue­lo mas nun­ca ni por chis­te se ca­lla­ba.

De ar­mas to­mar era el su­je­to y si al­guien lo las­ti­ma­ba u ofen­día en el ac­to con voz ron­ca res­pon­día y pi­ca­ba in­clu­so co­mo un peto.

Unos lo ha­lla­ban de ve­ras man­so y a la vez ge­ne­ro­so y co­me­di­do, pa­ra po­cos en cam­bio era te­mi­do por su cue­llo asaz lar­go y de gan­so.

En reunio­nes de ami­gos o pa­rien­tes ha­cía es­fuer­zos por pa­sar inad­ver­ti­do mas en torno su­yo, el rui­do es­ta­lla­ba ahu­yen­tan­do a los pre­sen­tes.

No era afec­to a las gran­des co­mi­lo­nas pe­ro un ami­go su­yo ju­ra­ba ha­ber­lo vis­to dán­do­se el so­lo aquel gran pis­to de co­mer­se de un ti­rón una ma­mo­na.

En lí­neas ge­ne­ra­les era hom­bre sano y le pre­gun­ta­ron un día las ra­zo­nes, con­tes­tó lle­vo bien pues­tos mis cal­zo­nes y no me fal­ta una co­pa en la mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.