PA­RA­VE­LIS­MO ES ADRE­NA­LI­NA

HAY ADRE­NA­LI­NA PE­RO TAM­BIÉN MU­CHA SE­RE­NI­DAD EL AU­GE DEL PA­RA­VE­LIS­MO EM­PE­ZÓ EN LOS AÑOS 70 PE­RO SE PRAC­TI­CA­BA EN LOS 60

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Be­ni­dorm en Es­pa­ña, Pun­ta Ca­na en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Flo­ri­da en Es­ta­dos Uni­dos, Río de Ja­nei­ro en Bra­sil o San Cle­men­te del Tu­yu en Ar­gen­ti­na. En to­dos es­tos lu­ga­res se puede prac­ti­car el pa­ra­sai­ling o pa­ra­ve­lis­mo, co­mo se ha da­do en tra­du­cir es­ta pa­la­bra.

Quie­nes han ex­pe­ri­men­ta­do es­ta ac­ti­vi­dad, que tam­bién se ha con­si­de­ra­do un de­por­te ex­tre­mo, cuen­tan que es muy pla­cen­te­ro pla­near so­bre el océano y mi­rar des­de arri­ba las pla­yas o có­mo se re­cor­tan los edi­fi­cios de la cos­ta.

Cier­ta­men­te, mi­rar Ipa­ne­ma o Co­pa­ca­ba­na des­de el ai­re y es­cu­chan­do so­la­men­te la sua­ve bri­sa ma­ri­na es inol­vi­da­ble. Pron­to, los aven­tu­re­ros se dan cuen­ta de que es más fá­cil de lo que pa­re­ce.

Des­de 1962

El pri­mer pa­ra­caí­das de vue­lo as­cen­den­te fue desa­rro­lla­do por Pie­rre- Mar­cel Le­moig­ne en 1962. Fue con­ce­bi­do co­mo una he­rra­mien­ta de en­tre­na­mien­to para los pa­ra­cai­dis­tas, que po­dían en­tre­nar me­jor al ser re­mol­ca­dos a una al­ti­tud con­ve­nien­te para que apren­dan a ma­nio­brar. Es­te ti­po de en­tre­na­mien­to re­sul­tó más ba­ra­to que un avión e igual­men­te efec­ti­vo. Al año si­guien­te, una em­pre­sa com­pró la li­cen­cia de Le­moig­ne para fa­bri­car y ven­der el pa­ra­caí­das, que ya se lla­ma­ba ‘ pa­ra­sail’, que com­bi­na las pa­la­bras ‘pa­ra­caí­das’ y ‘ve­la’ en in­glés.

En 1974 se in­ven­tó un dis­po­si­ti­vo que com­bi­na­ba un guin­che hi­dráu­li­co que po­día re­cu­pe­rar el pa­ra­caí­das ubi­car­lo nue­va­men­te en la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to. Eso fa­ci­li­tó la di­fu­sión de es­ta ac­ti­vi­dad en la zo­na de Mia­mi. No pa­só mu­cho tiem­po has­ta que la ofer­ta para los tu­ris­tas co­men-

zó a mul­ti­pli­car­se en pla­yas de to­do el mun­do. Re­la­ja­te y dis­fru­tá To­dos los des­pe­gues son gra­dua­les y len­tos. Des­pués de cier­ta al­tu­ra, se de­ja de es­cu­char el so­ni­do de la lan­cha y so­lo que­da co­mo com­pa­ñía la bri­sa ma­ri­na.

En to­das las em­pre­sas que ofre­cen la ac­ti­vi­dad es obli­ga­to­rio el uso de un ar­nés de se­gu­ri­dad y cha­le­co sal­va­vi­das. No es ne­ce­sa­rio sa­ber na­dar, se­gún al­gu­nas com­pa­ñías de Bra­sil, EEUU y Aus­tra­lia, por­que se re­tor­na al pun­to de des­pe­gue sin ne­ce­si­dad de si­quie­ra mo­jar­se los pies; si el usua­rio quie­re ha­cer­lo, el res­pon­sa­ble del vue­lo re­tra­sa­rá un po­co la lan­cha y lue­go pon­drá al aven­tu­re­ro nue­va­men­te en la pla­ta­for­ma.

To­das per­mi­ten re­mon­tar­se a los ai­res con un acom­pa­ñan­te, aun­que es po­si­ble tam­bién ha­cer­lo so­lo. Se per­mi­te lle­var cá­ma­ras, aun­que los res­pon­sa­bles ofre­cen pa­que­tes de cien o más fo­to­gra- fías y vi­deos de al­ta ca­li­dad des­de cá­ma­ras ubi­ca­das en pun­tos es­tra­té­gi­cos del dis­po­si­ti­vo.

Ac­tual­men­te, las di­men­sio­nes del pa­ra­caí­das han cam­bia­do. Era co­mún uti­li­zar pa­ra­caí­das de seis me­tros y aho­ra se pre­fie­ren los de nue­ve a 12 me­tros.

Los tiem­pos de vue­lo son va­ria­bles. El pa­seo du­ra unas dos ho­ras y el lap­so que se pa­sa en el ai­re pue­den ser diez o 15 mi­nu­tos. En cual­quier mo­men­to, el aven­tu­re­ro puede cam­biar de opi­nión y op­tar por no su­bir. En esos ra­ros ca­sos, se pa­ga igual­men­te por el pa­seo. Com­pe­ten­cia En al­gu­nos paí­ses se co­lo­ca el pa­ra­caí­das a un vehícu­lo te­rres­tre y es el con­duc­tor quien con­tro­la la al­tu­ra. El que es­tá en el ai­re so­lo tie­ne do­mi­nio so­bre los mo­vi­mien­tos la­te­ra­les. Fin­lan­dia es uno de los paí­ses don­de es­te de­por­te es­tá ex­ten­di­do. Con me­jo­res ma­te­ria­les, el pa­ra­sai­ling es aho­ra más di­ver­ti­do y se­gu­ro.

LA MA­YO­RÍA DE LOS LU­GA­RES TU­RÍS­TI­COS CON PLA­YA OFRE­CEN EL PA­RA­VE­LIS­MO A LOS VIA­JE­ROS

EX­TRA JA­VIER MÉN­DEZ VEDIA MULTIAVENTURAS/DEPORTESAEREOS

PARA DIS­FRU­TAR EN PA­RE­JA Se per­mi­ten pa­los-sel­fie Se pue­den to­mar fo­tos pro­pias, pe­ro se ofre­ce el ser­vi­cio de fo­tos y vi­deos en HD

CON­TROL DES­DE LA LAN­CHA Des­pe­gue y ate­rri­za­je El des­pe­gue, la al­tu­ra y el re­torno a la lan­cha se con­tro­lan des­de aba­jo. El tu­ris­ta so­lo dis­fru­ta

Se­gu­ri­dad Es obli­ga­to­rio el uso de un ar­nés es­pe­cial y cha­le­cos sal­va­vi­das. No es usual el uso de los cas­cos.

Bre­ve e inol­vi­da­ble UNA ETER­NI­DAD DE DIEZ MI­NU­TOS Acan­ti­la­dos, pla­yas y pue­blos se ad­mi­ran des­de arri­ba.

AR­NE­SES PARA TRES PER­SO­NAS Emo­ción por tri­pli­ca­do Si el mo­tor del vehícu­lo es po­ten­te, se pue­den su­bir has­ta tres per­so­nas al dis­po­si­ti­vo. Los pa­ra­caí­das al­can­zan los 12 me­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.