COM­PRO­MI­SOS EN EL SI­GLO XXI

ES TAM­BIÉN UN HE­CHO QUE LA EDAD DE LOS BO­LI­VIA­NOS QUE SE CA­SAN AU­MEN­TÓ DES­DE EL 2000. ¿QUÉ PA­SA?

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Pri­me­ro hay que po­ner­se de acuer­do so­bre lo que sig­ni­fi­ca no­viaz­go. Es -di­ce la si­có­lo­ga Li­lia­na Za­ba­la- el fin de una re­la­ción in­ma­du­ra y el pa­so del jue­go a lo for­mal. Sí, hay pa­re­jas que “de­no­mi­nan no­viaz­go a una re­la­ción de mu­cho años que no lle­ga al ma­tri­mo­nio, aun­que con­vi­van en el mis­mo te­cho”, acla­ra, pe­ro esa re­la­ción se acer­ca ya al con­cu­bi­na­to, que la ley con­si­de­ra ma­tri­mo­nio de he­cho.

En­ton­ces no se ha­bla aquí de cor­te­ji­tos, sino de una re­la­ción que mi­ra ha­cia una pro­ba­ble con­so­li­da­ción an­te el al­tar o con los de­re­chos y de­be­res de ley.

La si­có­lo­ga Car­la Aris­caín con­si­de­ra ven­ta­jo­so te­ner tiem­po su­fi­cien­te para co­no­cer­se un po­co más. ¿Cuán­to tiem­po? Más de dos años ya puede con­si­de­rar­se un no­viaz­go que pin­ta para lar­go. Qui­zá se in­ter­po­nen si­tua­cio­nes co­mo el fi­nal de una ca­rre­ra o el aho­rro para la ca­sa. Van tra­zán­do­se me­tas y has­ta pue­den cum­plir­las con éxi­to. “He po­di­do per­ci­bir que van alar­gan­do la re­la­ción, o apa­re­ce una nue­va me­ta que es in­tere­san­te para al­guno de los miem­bros de esa pa­re­ja”, cuen­ta. Se po­dría pen­sar que en el fon­do no se ha asu­mi­do la de­ci­sión de con­cre­tar un pro­yec­to de ma­tri­mo­nio. ...Más fuer­te que el amor “Las re­la­cio­nes con más de dos años per­mi­ten co­no­cer as­pec­tos ne­ga­ti­vos y po­si­ti­vos de la pa­re­ja o in­clu­so sa­ber a ca­ba­li­dad si no es­tá en otra re­la­ción a es­con­di­das”, co­men­ta Za­ba­la. Sea bue­na o ma­la, to­da re­la­ción de­ja una en­se­ñan­za, “más aún cuan­do am­bos de­ci­den to­mar ca­mi­nos di­fe­ren­tes”.

El pe­li­gro de los no­viaz­gos a lar­go pla­zo es la cos­tum­bre. “So­mos ani­ma­les de cos­tum­bres y en­tra­mos en un rit­mo de vi­da en el que los há­bi­tos que­dan en­rai­za­dos. Se es­ta­ble­ce un es­ti­lo de ma­ne­jo del tiem­po per­so­nal y hay cier­to mie­do de per­der­lo, se­gún la si­có­lo­ga. “Cul­tu­ral­men­te, para el hom­bre y la mu­jer, es­tá el mi­to de que el ma­tri­mo­nio te qui­ta tu vi­da y cier­tas li­ber­ta­des. En­ton­ces, cuan­do uno se acos­tum­bra a una pa­re­ja de mu­chos años, es di­fí­cil ima­gi­nar­se com­par­tien­do tiem­po y es­pa­cio y re­nun­ciar a los pri­vi­le­gios de no vi­vir jun­tos y a no es­tar en el es­que­ma del ma­tri­mo­nio” To­do es re­la­ti­vo No exis­te una nor­ma que se pue­da apli­car y na­die puede pre­de­cir el éxi­to o el fra­ca­so de un ma­tri­mo­nio, se­gún la si­có­lo­ga Maricruz de Urios­te, que ha vis­to có­mo rom­pían no­viaz­gos de cin­co o sie­te años y có­mo uno del os dos se ca­sa lue­go muy pron­to. “Na­da ase­gu­ra que el no­viaz­go lar­go sea exi­to­so”, di­ce.

De he­cho, in­sis­te en que par­te del en­tu­sias­mo y la no­ve­dad del com­pro­mi­so va di­lu­yén­do­se en una ru­ti­na que des­gas­ta la re­la­ción, que en­tra en esas con­di­cio­nes a la vi­da de pa­re­ja.

“Las tendencias mues­tran que los no­viaz­gos lar­gos no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­can re­la­cio­nes só­li­das o la con­for­ma­ción de una pa­re­ja”, co­men­ta.

Se puede ras­trear esa ten­den­cia en Bo­li­via a prin­ci­pios de los 90. La Di­rec­ción de Pla­nea­mien­to del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Re­gis­tro Ci­vil in­for­mó en 2011 que an­tes de 1990, una mu­jer te­nía un pro­me­dio de 24 años para ca­sar­se y aho­ra de­ci­de su ma­tri­mo­nio a los 27 años, y los va­ro­nes subie­ron de 27 a 29 años.

Va­rios fac­to­res in­ter­vie­nen en el au­men­to de los años de no­viaz­go. Maricruz de Urios­te se­ña­la que hay una generación jo­ven en la que no so­la­men­te las re­la­cio­nes cam­bia­ron, sino que hay ma­yor conciencia de gé­ne­ro en las mu­je­res.

“Es­te es un im­por­tan­te ele­men­to nue­vo. En los 80 po­cas mu­je­res en­tra­ban a la uni­ver­si­dad. Hoy nin­gu­na se cues­tio­na el es­tu­dio a la par del hom­bre. La mu­jer es­tá in­tere­sa­da en el éxi­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal. En ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res no era la prio­ri­dad. Eso mo­di­fi­ca mu­chas co­sas, y una pri­mor­dia­lí­si­ma en Bo­li­via y el mun­do, es la pos­ter­ga­ción del ma­tri­mo­nio”, afir­ma.

LAS RE­LA­CIO­NES PROLONGADAS AN­TES DEL MA­TRI­MO­NIO NO GA­RAN­TI­ZAN EL ÉXI­TO HAS­TA LOS AÑOS 80, NO ERA RA­RO QUE LAS BA­CHI­LLE­RES SE CA­SEN DES­PUÉS DE GRA­DUAR­SE

Pa­la­bra de mi­llen­nial De Urios­te se­ña­la tam­bién que en los 80 las mu­je­res sa­lían del co­le­gio y se ca­sa­ban o en el me­jor de los ca­sos es­tu­dia­ban y lue­go se ca­sa­ban. Eso ha cam­bia­do. La eta­pa de con­su­mar el ma­tri­mo­nio des­pués del ba­chi­lle­ra­to, a los 18 o 19 años, se ha des­pla­za­do has­ta los 30 o más: “A la edad en que es­ta generación se plan­tea el ma­tri­mo­nio, sus pa­dres ya te­nían tres hi­jos. Es un cam­bio. Se dan un periodo más lar­go para co­no­cer, te­ner nue­vas ex­pe­rien­cias. Pa­re­ce que no hay re­la­cio­nes es­ta­bles por­que están en una eta­pa no so­la­men­te de pa­re­ja, sino cre­ci­mien­to per­so­nal co­mo pro­yec­to de vi­da”.

Es­ta es la voz de Ál­va­ro, uno de ellos, mi­llen­nial de unos 31 años, con tres años y me­dio de no­viaz­go. Vi­ve en ca­sa de sus pa­dres. Tie­ne un tra­ba­jo es­ta­ble que no lo sa­tis­fa­ce, aun­que re­cien­te­men­te le au­men­ta­ron el suel­do. ¿ Ma­tri­mo­nio? “Po­si­tiii­vo. Pe­ro to­da­vía no”. ¿ Hi­jos?. “Ooob­vio.

DES­PUÉS DE TIEM­PO HAY AS­PEC­TOS PO­SI­TI­VOS EN UN NO­VIAZ­GO LAR­GO, PE­RO TAM­BIÉN AME­NA­ZAS OCUL­TAS SI UNO DE ELLOS QUIE­RE CA­SAR­SE

Aven­tu­ra TIEM­PO PARA ES­TAR SO­LOS Y PARA VIA­JAR Co­no­cer el mun­do, te­ner nue­vas ex­pe­rien­cias y es­tar en con­tac­to con otras cul­tu­ras son as­pi­ra­cio­nes de los jó­ve­nes

Ani­llos no, me­tas sí Las me­tas co­mu­nes y el apo­yo mu­tuo pe­san más que un com­pro­mi­so tra­di­cio­nal en­tre los millennials

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.