AC­TRIZ Y CAN­TAN­TE

LA PE­QUE­ÑA CA­TA­LI­NA, DE SINSENOSSÍ HAYPARAÍSO EN SU ME­JOR MO­MEN­TO

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Co­noz­ca a Ca­ro­li­na Gai­tán, la ac­triz co­lom­bia­na que en­car­na a la pe­que­ña Ca­ta­li­na Ma­rín en la te­le­no­ve­la Sin se­nos si hay pa­raí­so. Or­gu­llo­sa de ha­ber gra­ba­do en los es­tu­dios Ab­bey Road, pe­ro cons­cien­te de que la fa­ma es pa­sa­je­ra, Gai­tán com­bi­na éxi­to con can­to y ac­tua­ción.

El cua­tro es el nú­me­ro por ex­ce­len­cia de Ca­ro­li­na Gai­tán, la ac­triz que per­so­ni­fi­ca a la pe­que­ña Ca­ta­li­na Ma­rín San­ta­na de Sin se­nos sí hay pa­raí­so, la te­le­no­ve­la co­lom­bia­na pro­du­ci­da por Te­le­mun­do y que tan­to éxi­to ha te­ni­do en La­ti­noa­mé­ri­ca y en Es­ta­dos Uni­dos y que ac­tual­men­te se emi­te por Uni­tel. Na­ció en Vi­lla­vi­cen­cio ( Co­lom­bia) el cua­tro, del mes cua­tro, del año 1984 y es la cuar­ta de cin­co her­ma­nos.

Su ac­tua­ción co­mo la pe­que­ña Ca­ta­li­na, ser com­po­si­to­ra e in­tér­pre­te de sus pro­pias can­cio­nes y ha­ber rea­li­za­do una producción en la que mues­tra mu­cha piel para la re­vis­ta co­lom­bia­na Don Juan, co­lo­can a La Gai­ta, co­mo se la co­no­ce en el mun­do de la fa­rán­du­la y de las re­des so­cia­les, en­tre uno de los ros­tros más po­pu­la­res y re­co­no­ci­dos del mo­men­to.

Y fue pre­ci­sa­men­te ella quien subió a sus cuen­tas de Fa­ce­book y de Ins­ta­gram las fo­tos de su se­mi­des­nu­do y posteó: “Cuan­do más allá del mor­bo es­tá el des­par­pa­jo, el acep­tar­se co­mo cuer­po, co­mo ex­pre­sión, co­mo lo que so­mos. Siem­pre creí que me iba a cos­tar más des­cu­brir un po­co de piel, cuan­do es­tás de la mano de un com­bo tan di­vino co­mo el de @ re­vis­ta­don­juan y un ojo úni­co co­mo el de @her­nan­puen­tes, es­tá ase­gu­ra­do un re­sul­ta­do lleno de ver­dad, es­té­ti­ca y mo­vi­mien­to. ¿Ya tie­nes tu re­vis­ta? La en­tre­vis­ta anec­dó­ti­ca y des­par­pa­ja­da tie­ne cuen­tos que has­ta ha­bía ol­vi­da­do”.

¿Se sien­te fa­mo­sa? En su criterio es al­go pa­sa­je­ro, por­que cuan­do los ac­to­res de­jan de es­tar al ai­re, rá­pi­da­men­te el pú­bli­co los ol­vi­da y los cambia por otro ro­tro de mo­da. De la fa­ma no le gus­ta que se in­va­da su pri­va­ci­dad, pe­ro dis­fru­ta al má­xi­mo cuan­do al­guien se le acer­ca y le agra­de­ce por­que con sus per­so­na­jes lo­gró lle­gar­les al co­razón, ha­cer­los reír, llo­rar, re­fle­xio­nar o sim­ple­men­te los hi­zo dis­fru­tar.

Una ex­pe­rien­cia úni­ca, que la emo­cio­na ca­si has­ta las lá­gri­mas, es ha­ber gra­ba­do en los es­tu­dios de Ab­bey Road, don­de an­tes lo hi­cie­ron The Beatles, Amy Wi­nehou­se, que di­cho sea de pa­so es una de sus can­tan­tes fa­vo­ri­tas, y Pink Floyd, en­tre otros. Lo hi­zo por in­vi­ta­ción del 20th Cen­tury Fox para ser par­te, jun­to a otros 19 can­tan­tes de di­fe­ren­tes paí­ses, de la can­ción y el vi­deo ofi­cial de The Grea­test Show­man, la pró­xi­ma pe­lí­cu­la de Hugh Jack­man, que na­rra la vi­da de Phi­neas Tay­lor Bar­num, el fun­da­dor del cir­co más fa­mo­so de la his­to­ria. Su vi­da es la ac­tua­ción Des­de que tie­ne uso de ra­zón re­cuer­da que lo su­yo siem­pre fue la mú­si­ca y la ac­tua­ción. Aun­que veía que era un sue­ño ca­si im­po­si­ble de rea­li­zar por­que no te­nía a un re­fe­ren­te cer­cano en el mun­do del es­pec­tácu­lo, de igual for­ma, y pa­ra­le­la­men­te al co­le­gio, es­tu­dia­ba en una aca­de­mia téc­ni­ca vo­cal, bai­le y ac­tua­ción. Se­guía co­rrien­do tras su es­tre­lla.

Su opor­tu­ni­dad lle­gó lue­go de ser es­co­gi­da de en­tre 7.000 per­so­nas para par­ti­ci­par en el pri­mer reality show rea­li­za­do en Co­lom­bia lla­ma­do Pops­tar en el que que­dó en­tre las ga­na­do­ras, con­vir­tién­do­se en una de las in­te­gran­tes del gru­po mu­si­cal Es­car­cha, lue­go fue pre­sen­ta­do­ra de ra­dio y te­le­vi­sión y de ahí dio el gran sal­to a la ac­tua­ción.

“Pops­tar me abrió una puer­ta muy gran­de para des­cu­brir­me co­mo can­tan­te, pe­ro ojo que no fue un gol­pe de suer­te, por­que es­tu­dié y tra­ba­jé para lle­gar has­ta don­de es­toy aho­ra. Eso so­lo se con­si­gue con pa­sión, dis­ci­pli­na y mu­cha entereza. Agra­dez­co a Ca­racol Te­le­vi­sión por ha­ber con­fia­do en mí y dar­me la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en lo que realmente me apa­sio­na”, re­mar­ca.

Es una ar­tis­ta in­te­gral que fu­sio­na a la per­fec­ción su fa­ce­ta de can­tan­te con la de ac­triz, lo que le ha va­li­do pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos. Su pri­mer pro­ta­gó­ni­co fue Ga­brie­la, gi­ros del des­tino, lue­go vi­nie­ron Zo­na ro­sa, Alias, el me­xi­cano, Las her­ma­ni­tas Ca­lle y por úl­ti­mo Sin se­nos sí hay pa­raí­so con cu­ya producción es­tá ro­dan­do ya su si­guien­te tem­po­ra­da.

La re­co­no­ci­da ac­triz co­lom­bia­na afir­ma que se me­te tan­to en el pa­pel que in­ter­pre­ta, que no so­la­men­te es­tu­dia los guio­nes, sino que tam­bién rea­li­za un tra­ba­jo

CA­RO­LI­NA ES UNA AR­TIS­TA IN­TE­GRAL QUE FU­SIO­NA SUS DOS GRAN­DES PASIONES SIEM­PRE QUI­SO EN­TRAR A ES­TE MUN­DO, PE­RO PEN­SA­BA QUE ERA UN SUE­ÑO IM­PO­SI­BLE

de cam­po para cons­truir de me­jor for­ma a sus per­so­na­jes.

“Es­to me da mu­chas sa­tis­fac­cio­nes, crez­co no so­lo co­mo ac­triz, sino tam­bién co­mo per­so­na, me acer­ca a la reali­dad y me hace más sen­si­ble y más hu­ma­na. Realmente lo ha­go por­que me gus­ta ha­cer­lo to­do con ex­ce­len­cia y por­que mi vi­da es la ac­tua­ción”, ar­gu­men­ta.

¿Tie­nen al­gún pa­re­ci­do con la pe­que­ña Ca­ta? En al­go, afir­ma, se pa­re­cen en el amor que Ca­ta y Ca­ro tie­nen por su fa­mi­lia y en es­pe­cial a su pa­dre. “Yo amo con lo­cu­ra a mi pa­pá y lo ad­mi­ro mu­chí­si­mo. El es un gran pi­lo­to y en su mo­men­to tam­bién lu­chó por sus sue­ños, por­que en su tiem­po no era fá­cil vo­lar”, se­ña­la.

So­bre las narconovelas que aho­ra pa­re­cen ha­ber re­em­pla­za­do a las his­to­rias de amor y de su­pera­ción, se­ña­la que son tem­po­ra­das y que la­men­ta­ble­men­te son par­te del con­te­ni­do de las no­ve­las por­que es una reali­dad que se vi­ve en to­do el mun­do.

Su me­jor pa­pel afir­ma que es aquel que le per­mi­te com­bi­nar sus dos gran­des pasiones que son la mú­si­ca y la ac­tua­ción. Has­ta el mo­men­to, re­mar­ca, ha te­ni­do la gra­cia de in­ter­pre­tar per­so­na­jes don­de fu­sio­na sus dos fa­ce­tas co­mo Nelly, en Las her­ma­ni­tas Ca­lle, y la cubana

Lo­la Cal­vo, en Ce­lia, que si bien

CREE QUE LAS NARCONOVELAS TIE­NEN ÉXI­TO, POR­QUE ESE MUN­DO ES UNA REALI­DAD EL ME­JOR PA­PEL QUE PUEDE IN­TER­PRE­TAR ES EL QUE LE PER­MI­TE COM­BI­NAR EL CAN­TO Y LA AC­TUA­CIÓN

no era la pro­ta­go­nis­ta sino más bien la an­ta­go­nis­ta, es el per­so­na­je fa­vo­ri­to de su vi­da, por­que le dio la po­si­bi­li­dad de me­ter­se en la piel de al­guien muy dis­tin­to a ella, ha­cer lo que tan­to ama y que, ade­más, la hi­zo me­re­ce­do­ra del pre­mio Tu mun­do, co­mo ac­triz fa­vo­ri­ta de no­ve­la. Otras to­na­das Ac­tual­men­te La Gai­ta tam­bién es­tá abo­ca­da a la pro­mo­ción de su nue­va producción mu­si­cal con la que ya tie­ne pre­pa­ra­das tres can­cio­nes com­pues­tas por ella. No obs­tan­te, aho­ra aca­ba de lan­zar co­mo sen­ci­llo en to­das las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les la can­ción y el vi­deo de Qué no se di­ce de

mí. Es­te pro­yec­to con­ta­rá con 10 pro­pues­tas de su au­to­ría.

“Mis com­po­si­cio­nes ha­blan so­bre el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer. Son can­cio­nes con so­ni­dos que in­ci­tan al bai­le y que bus­can mo­ti­var a las per­so­nas para que sean quie­nes quieren ser y a sen­tir­se fuer­tes y va­lo­rar y aceptar a to­dos sin juz­gar”, ex­pli­ca la ar­tis­ta que ha te­ni­do que em­plear to­dos sus aho­rros para tran­si­tar por es­te nue­vo ca­mino, del que la vi­da la ha­bía ale­ja­do. Fe­liz­men­te ca­sa­da El me­jor ejem­plo que le han de­ja­do sus pa­dres, Jai­ro Gai­tán y Mart­ha Lo­zano, ade­más del amor y la en­tre­ga al tra­ba­jo, es que lle­van ca­si cin­co lus­tros de ca­sa­dos por eso La Gai­ta de­ci­dió to­mar ese pa­so y hace dos años se ca­só con el amor de su vi­da, el di­se­ña­dor grá­fi­co Ni­co­lás Mo­reno, des­pués de cin­co años de re­la­ción.

“Soy ca­tó­li­ca, creo en Dios y por en­de en el ma­tri­mo­nio, al que veo tam­bién co­mo un ac­to si­co­má­gi­co que le mues­tra a tu pa­re­ja que es con quien quie­res pa­sar el res­to de tu vi­da. Ade­más, por el ejem­plo que nos han de­ja­do mis pa­pás y el de mis tres her­ma­nas ma­yo­res que están fe­liz­men­te ca­sa­das, Ale­xan­dra, Adria­na y Án­ge­la, sé que es para to­da la vi­da”, afir­ma.

La bo­da fue muy ín­ti­ma, so­lo con la fa­mi­lia y ami­gos más alle­ga­dos. “So­la­men­te es­tu­vie­ron per­so­nas que de ver­dad nos quieren y que siem­pre han es­ta­do a nues­tro la­do”, re­sal­ta Ca­ro.

Y aun­que la ac­triz es­ta­ba con mu­chas obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les que le de­ja­ban po­co tiem­po para la pla­ni­fi­ca­ción, tu­vo la ayu­da de Ni­co, co­mo le di­ce de ca­ri­ño. La ce­re­mo­nia, que tu­vo un tin­te cu­bano por el ca­ri­ño que Ca­ro­li­na le tie­ne a su per­so­na­je de Lo­la en la no­ve­la Ce­lia, fue pre­pa­ra­da al de­ta­lle y jun­tos de­ci­die­ron des­de la mú­si­ca has­ta el co­lor de las flo­res, para lo­grar una bo­da per­fec­ta, co­mo am­bos lo so­ña­ron, la mis­ma que se lle­vó a ca­bo en el In­dian Creek, un ex­clu­si­vo con­do­mi­nio con vis­ta a Bis­cay­ne Bay, don­de han vi­vi­do ce­le­bri­da­des. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra La Gai­ta can­tó. Le cam­bió la le­tra al bo­le­ro Con­ti­go en la dis­tan­cia, y co­reó: “Con­ti­go en es­ta vi­da ama­do mío es­toy...”, lo que cau­só mu­cha emo­ción en­tre los fa­mi­lia­res e in­vi­ta­dos. Su his­to­ria de amor co­men­zó hace sie­te años en Bo­go­tá, gra­cias a una ami­ga de la in- fan­cia que los pre­sen­tó. Fue amor a pri­me­ra vis­ta, di­ce, pe­ro re­cuer­da que a pe­sar de que des­de el pri­mer mo­men­to lo vio chu­rrí­si­mo y se sin­tió atraí­da por el hi­jo de Luis Al­ber­to Mo­reno, pre­si­den­te del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo, pri­me­ro le ca­yó pe­sa­do. Co­mo es co­lom­boa­me­ri­cano, Ni­co ha­bla­ba con sus ami­gos en in­glés y ella no en­ten­día a son de qué, si es­ta­ban en Co­lom­bia.

Una se­ma­na des­pués él la in­vi­tó a co­mer. Se co­no­cie­ron más y des­de ahí ella su­po que él se­ría el hom­bre de su vi­da y su apo­yo in­con­di­cio­nal. Des­pués de enamo­rar tres años de­ci­die­ron vi­vir jun­tos y co­mo su nú­me­ro es el cua­tro, el día que cum­plie­ron cua­tro años y sin ma­yor preám­bu­lo ni de­ta­lles de por me­dio, le pi­dió que se ca­sen pe­ro fi­nal­men­te y hace dos que se­lla­ron su amor an­te las le­yes de los hom­bres.

“No pu­de en­con­trar me­jor com­pa­ñe­ro de vi­da. Me ama co­mo soy y con lo que ha­go, es un hom­bre muy en­tre­ga­do, fiel y res­pe­tuo­so. Ser pa­re­ja de una ac­triz no es fá­cil, pe­ro él me da to­do su apo­yo in­con­di­cio­nal. Por aho­ra es­ta­mos dis­fru­tan­do el ma­tri­mo­nio a ple­ni­tud y no pen­sa­mos en te­ner hi­jos. No es una prio­ri­dad por­que cuan­do sea ma­má quiero de­di­car­le tiem­po al 100% a mis hi­jos,

co­mo lo hi­zo mi ma­mi con no­so­tros en ca­sa”, in­di­ca la ac­triz. De­li­ca­da fi­gu­ra Es due­ña de un be­llí­si­mo ros­tro y de una fi­gu­ra, tan bien cui­da­da, que has­ta hace po­co en las re­des so­cia­les y en al­gu­nos pro­gra­mas de fa­rán­du­la la ca­li­fi­ca­ron de anoré­xi­ca. A lo que ca­te­gó­ri­ca Ca­ro­li­na res­pon­de que nun­ca lo ha si­do ni lo se­rá. Más bien ex­pli­ca que des­de sus 14 años su­fre de gas­tri­tis y de úl­ce­ras, ra­zón por la que siem­pre cui­da su ali­men­ta­ción.

“Más bien co­mo har­to y ca­da tres ho­ras, pe­ro sa­na­men­te y to­mo mu­cha agua, que es al­go sin lo que no pue­do pa­sar. Ade­más ha­go ejer­ci­cios to­dos los días. Voy al gim­na­sio tres ve­ces por se­ma­na y los otros días pa­so cla­ses de bai­le”, cuen­ta.

Y sí que sabe bai­lar. En las re­des so­cia­les cons­tan­te­men­te la ac­triz sube vi­deos con sus pro­fe­so­res de dan­za don­de de­mues­tra sus gran­des do­tes y es que to­do lo que ten­ga que ver con la mú­si­ca le apa­sio­na.

Ase­gu­ra que las crí­ti­cas no le mo­les­tan por­que sabe que to­do mun­do ha­bla por to­do y por na­da, sino que más bien para ellas son bien­ve­ni­das por­que de­mues­tran la aten­ción que le po­nen a su tra­ba­jo.

“Ha­blan si en­gor­das o si adel­ga­zas, si ha­ces o no, si vas o vie­nes. A mí me en­can­ta ca­rac­te­ri­zar­me y ge­ne­rar cam­bios en la cons­truc­ción de mis per­so­na­jes. Eso me ha va­li­do el re­co­no­ci­mien­to del pú­bli­co. Ac­tuar co­mo cubana, lue­go co­mo una aguar­dien­te­ra y aho­ra co­mo una ni­ña pai­sa de 14 años, es lo que me apa­sio­na de mi tra­ba­jo”, di­ce, lue­go de re­fe­rir­se a las fo­tos en la que su bien de­li­ca­da fi­gu­ra se con­vir­tió en un her­mo­so lien­zo.

¿Ci­ru­gías? Cree que no las ne­ce­si­ta, por­que se sien­te sa­tis­fe­cha con su fi­gu­ra y cree que sin ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas sí hay pa­raí­so y que la au­to­es­ti­ma de una per­so­na no puede ba­sar­se en lo que tie­ne o en lo que le so­bra en su cuer­po. Un du­ro gol­pe Ca­ro­li­na vie­ne de una fa­mi­lia muy uni­da y nu­me­ro­sa. Para ella sus pa­dres y her­ma­nos son lo má­xi­mo y le hace el día pa­sar tiem­po con ellos, ya que gra­cias a Dios, viven en la mis­ma ciu­dad. Al­go que no de­ja de ha­cer a dia­rio es ha­blar con sus pa­pás.

“Soy muy ape­ga­da a mi fa­mi­lia. Ellos son mi vi­da en­te­ra, mi to­do y eso lo en­tien­de la gen­te con la que tra­ba­jo. Me en­can­ta pa­sar mi tiem­po li­bre con mis se­res que­ri­dos, por­que no sé si qui­zá ma­ña­na es­te­mos to­dos jun­tos, co­mo pa­só con Ger­mán, el úni­co hi­jo va­rón, el me­nor y el consentido de las cua­tro her­ma­nas. Él mu­rió cuan­do te­nía 20 años en un trá­gi­co ac­ci­den­te aé­reo, mien­tras rea­li­za­ba las prác­ti­cas para con­ver­tir­se en pi­lo­to co­mer­cial. Fue el mo­men­to más du­ro que mar­có nues­tras vi­das”, di­ce con tris­te­za la Chir­lo­bir­lo, co­mo la lla­ma su pa­dre, aun­que lue­go se re­po­ne y afir­ma que, co­mo bue­na cre­yen­te, sabe que es­tá en un me­jor lu­gar y que hace sie­te años que ya tie­ne a su án­gel.

Por la ac­tua­ción se ha per­di­do al­gu­nos even­tos fa­mi­lia­res, pe­ro La Gai­ta tra­ta siem­pre de or­ga­ni­zar­se para es­tar pre­sen­te en los mo­men­tos más im­por­tan­tes.

Así co­mo es muy ape­ga­da a su fa­mi­lia, Ca­ro­li­na cuen­ta que si­gue man­te­nien­do a sus tres ami­gas de la in­fan­cia, con las que es muy uni­da has­ta aho­ra. La Ca­ro, es­tá ol­vi­da­da “No me arre­pien­to de na­da, por­que to­do lo que he vi­vi­do, bueno o ma­lo, es un pro­ce­so que me ayu­da a cre­cer y me hace ser la per­so­na que soy. Sé que aún me que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer y que en mi re­co­rri­do se­gu­ro ten­dré mu­chos acier­tos pe­ro tam­bién equi­vo­ca­cio­nes. Me fal­ta tan­to por apren­der, pe­ro tam­bién mu­cho por dis­fru­tar”, fi­na­li­za ac­triz, des­pués de se­ña­lar que quie­re bus­car un tiem­pi­to para de­di­car­se un po­co a Ca­ro­li­na Gai­tán, por­que con tan­to tra­ba­jo la tie­ne un po­co ol­vi­da­da.

“SOY MUY FA­MI­LIAR, ME EN­CAN­TA PA­SAR MI TIEM­PO LI­BRE CON MIS SE­RES QUE­RI­DOS... NO SÉ SI QUI­ZÁ MA­ÑA­NA ES­TE­MOS TO­DOS, CO­MO PA­SÓ CON MI HER­MANO, GER­MÁN...”

Sien­te que vi­ve en un mun­do, que a pe­sar de no ser pro­pio, per­mi­te trans­mi­tir emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes. Ade­más la te­le­vi­sión le per­mi­te lle­gar a mi­les de per­so­nas que por un mo­men­to sue­ñan y sa­len de su pro­pia reali­dad. EN OTRA PIEL Y EN OTRAS HIS­TO­RIAS Cuan­do La Gai­ta ac­túa

La mú­si­ca es su otra gran pa­sión Cuan­do can­ta Ca­ro­li­na sien­te que puede ser un ins­tru­men­to, co­mu­ni­car sus ideas y pro­du­cir emo­cio­nes y com­par­tis­tas con el pú­bli­co. Afir­ma que el can­to na­ció con ella y que la vi­da le ha da­do mu­cha fe­li­ci­dad.

Una fa­mi­lia muy uni­da Con su her­mano, Ger­mán (aba­jo) cuan­do es­ta­ba vi­vo. En el cen­tro sus pa­dres, Mart­ha y Jai­ro, y arri­ba sus her­ma­nas, Ale­jan­dra, Adria­na y Án­ge­la.

Pe­que­ña Des­de que era una ni­ña can­ta­ba en to­do mo­men­to y siem­pre so­ñó lle­gar le­jos.

Ni­co­lás Mo­reno es el hom­bre que se ro­bó el co­razón de La Gai­ta. El amor de su vi­da

Muy sensual Con una pe­que­ña tan­ga po­só para la re­vis­ta de hom­bres Don

Juan. La Gai­ta di­ce que fue co­mo un re­ga­lo para su esposo, que la apo­ya en to­do sen­ti­do.

Muy ele­gan­te Le gus­ta ves­tir siem­pre bien, sea que es­té con ro­pa de­por­ti­va o de gala.

Su bo­da Uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de su vi­da fue el día en que di­jo: Sí, acep­to. Lle­gó acom­pa­ña­da de su pa­pá. Dis­fru­tó con sus se­res más alle­ga­dos.

Mo­de­lan­do Hi­zo va­rias pro­duc­cio­nes para im­por­tan­tes re­vis­tas.

Vie­ne de fa­mi­lia ca­tó­li­ca y co­mo tal, es muy de­vo­ta. 4. Elen­co de Sin­se­nos... Ha en­ta­bla­do bue­na re­la­ción con sus co­le­gas de tra­ba­jo.

3. Fiel cre­yen­te

1. Por­ta­da de re­vis­tas Su ros­tro ha si­do la ca­ra de im­por­tan­tes re­vis­tas en el mun­do.

2. La til­dan de anoré­xi­ca Es­ta fo­to hi­zo creer a sus se­gui­do­res que te­nía un des­or­den ali­men­ti­cio. Ella lo des­mien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.