Úl­ti­mas no­ti­cias del fin del mun­do

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

Se di­ría que nos es­ta­mos acostumbrando a vi­vir en la an­te­sa­la del fin del mun­do. Des­pués de un par de si­glos de pro­gre­si­va om­ni­po­ten­cia, de desa­rro­llos cien­tí­fi­cos que nos in­fun­die­ron la ilu­sión de que po­día­mos con­tro­lar­lo to­do y ha­cer de la exis­ten­cia un lu­gar se­gu­ro, aho­ra re­sul­ta que esa mis­ma tecnología pa­re­ce ha­ber­se vuel­to en nues­tra con­tra. ¿Que el lo­co nor­co­reano y el no menos lo­co Trump se lían a bom­ba­zos nu­clea­res y nos de­jan el pla­ne­ta para el arras­tre?

Po­dría ser. ¿Que, co­mo va­ti­ci­na Step­hen Haw­king, apa­re­ce en cual­quier mo­men­to un vi­rus re­sis­ten­te a los fár­ma­cos que diez­ma en un so­plo le­tal a los hu­ma­nos? No di­go yo que no. ¿Que el ca­len­ta­mien­to glo­bal, ca­da vez más ace­le­ra­do y evi­den­te, nos con­du­ce a inun­da­cio­nes, ca­ta­clis­mos cli­má­ti­cos, des­pla­za­mien­tos ma­si­vos, ham­bru­nas y ma­tan­zas? Bueno, es­to no só­lo es po­si­ble sino pro­ba­ble, y ade­más se di­ría que es­tá su­ce­dien­do ya: ex­per­tos mun­dia­les han se­ña­la­do que la tra­ge­dia de Si­ria se ha vis­to fo­men­ta­da por una inau­di­ta se­quía de sie­te años que hi­zo que cen­te­na­res de mi­les de per­so­nas se des­pla­za­ran des­de el cam­po ha­cia Da­mas­co y Ale­po, creando una si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad so­cial que fa­vo­re­ció la ra­di­ca­li­za­ción y el es­ta­lli­do de la vio­len­cia. Por to­dos los san­tos, ¡si ni si­quie­ra nos ex­tra­ña­ría mu­cho que un día, al sa­lir de ca­sa, se nos des­plo­ma­ran en­ci­ma de la ca­be­za los res­tos de un sa­té­li­te ar­ti­fi­cial! En es­te mun­do de pos­tri­me­rías, del cie­lo ya no caen ra­yos, sino tuer­cas.

Y aho­ra, ho­rror, el fue­go, que siem­pre ha si­do un sím­bo­lo apo­ca­líp­ti­co. En el lap­so de tan só­lo una se­ma­na ha ha­bi­do dos in­cen­dios aterradores, dos tra­ge­dias im­po­si­bles que pa­re­cen sa­ca­das de otra épo­ca: la car­bo­ni­za­ción de la to­rre Gren­fell en Lon­dres (79 muer­tos y de­ce­nas de he­ri­dos gra­ví­si­mos) y el es­pan­to­so in­cen­dio rural en Pe­dró­gão Gran­de, Por­tu­gal (64 cadáveres y 62 he­ri­dos por el mo­men­to). Los cen­te­na­res de per­so­nas atra­pa­das en la to­rre au­lla­ron du­ran­te ho­ras, pri­me­ro de te­rror y lue­go de su­fri­mien­to al abra­sar­se: los ve­ci­nos los oye­ron sin poder ha­cer na­da (qué trau­ma in­su­pe­ra­ble). No sé si al­guien pu­do es­cu­char a las víc­ti­mas por­tu­gue­sas, pe­ro sin du­da fue igual de dan­tes­co: se cal­ci­na­ron vi­vas.

Son dos dra­mas pa­vo­ro­sos, atro­ces, in­com­pren­si­bles en el pri­mer mun­do, y se han da­do a la vez. No sé bien có­mo se ha lle­ga­do a es­to en Por­tu­gal; mien­tras es­cri­bo el ar­tícu­lo, que tar­da­rá en pu­bli­car­se, es­ta- mos aún en las pri­me­ras ho­ras de la ca­tás­tro­fe y los he­roi­cos bom­be­ros si­guen lu­chan­do; pe­ro se tra­ta, en cual­quier ca­so, de una zo­na de mo­des­tas al­deas. De la to­rre Gren­fell sa­be­mos mu­cho más. Sa­be­mos que sus in­qui­li­nos eran po­bres en un ba­rrio de ri­cos. Que só­lo dis­po­nían de una sa­li­da y ca­re­cían de ro­cia­do­res de agua. Que lle­va­ban años de­nun­cian­do la in­se­gu­ri­dad del edificio pe­ro na­die les hi­zo ca­so. Y que hace po­co re­pin­ta­ron la to­rre para que no des­me­re­cie­ra en el en­torno opu­len­to y al pa­re­cer el con­tra­tis­ta usó una pin­tu­ra in­fla­ma­ble por­que era dos eu­ros por me­tro más ba­ra­ta.

Su­pon­go que, in­cons­cien­te­men­te, to­dos pen­sa­ban que los ve­ci­nos de Gren­fell ya te­nían bas­tan­te suer­te con vi­vir en ese ba­rrio y que no de­bían po­ner­se tan pe­ji­gue­ras exi­gien­do me­jo­ras. Quiero de­cir que es po­si­ble que los po­bres se que­men más. ¿Sueno de­ma­gó­gi­ca? Oja­lá lo fue­ra, por­que me te­mo que la reali­dad es aún más bru­tal. Los es­tu­dios mues­tran que, en una mis­ma ciu­dad, los po­bres están más en­fer­mos y tie­nen me­nor es­pe­ran­za de vi­da, y lo peor es que es­te dato ni nos sor­pren­de ni nos es­can­da­li­za. Y en el li­bro In­cóg­ni­to, del neu­ro­cien­tí­fi­co Da­vid Ea­gle­man, leí al­go alu­ci­nan­te: los in­ves­ti­ga­do­res han ha­lla­do va-

El apo­ca­lip­sis que vi­vi­mos es el de un sis­te­ma po­lí­ti­co an

qui­lo­sa­do que ne­ce­si­ta re­no­var­se. De­be­mos re­fun­dar la de­mo­cra­cia. ¿Sueno de­ma­gó­gi­ca? Oja­lá lo fue­ra, me te­mo que la reali­dad es más bru­tal...

rios ge­nes que pa­re­cen pre­dis­po­ner a la es­qui­zo­fre­nia, pe­ro nin­guno influye tan­to co­mo el co­lor del pa­sa­por­te. Y es que se ha de­mos­tra­do que la ten­sión so­cial de ser emi­gran­te en un nue­vo país es un fac­tor fun­da­men­tal para su­frir es­ta enfermedad: “Al pa­re­cer un re­pe­ti­do re­cha­zo so­cial per­tur­ba el fun­cio­na­mien­to nor­mal de los sis­te­mas de la do­pa­mi­na”. La de­sigual­dad y el mal­tra­to so­cial en­lo­que­cen, en­fer­man y aca­ban qui­zá por abra­sar­te vi­vo. El ver­da­de­ro apo­ca­lip­sis que es­ta­mos vi­vien­do es el de un sis­te­ma po­lí­ti­co an­qui­lo­sa­do que ne­ce­si­ta re­no­var­se por com­ple­to. Te­ne­mos que re­fun­dar la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.