So­bre un dra­ma his­tó­ri­co, via­jes y ma­los amo­res

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - Car­los Orías B

El es­ca­pe ra­dio­ac­ti­vo lle­va años controlado, pe­ro en Ucra­nia to­da­vía no se han ce­rra­do las he­ri­das que cau­só el ac­ci­den­te nu­clear del 26 de abril en la plan­ta de Chernobyl. Así lo tes­ti­fi­can mi­les de vi­das cam­bia­das de la no­che a la ma­ña­na, eva­cua­das de sus ho­ga­res con po­co más que lo que lle­va­ban pues­to, a las que se su­man mi­les de ca­sos de cáncer de ti­roi­des co­mo par­te de los efec­tos a lar­go pla­zo de la ex­plo­sión.

Ucra­nia tie­ne mu­cho que de­cir al mun­do so­bre los pe­li­gros de la ener­gía nu­clear y en es­ta edi­ción pre­sen­ta­mos un re­cuen­to de la his­to­ria de Chernobyl, cu­ya me­mo­ria se pre­ser­va en las sa­las del mu­seo na­cio­nal en Kiev. La sub­di­rec­to­ra de esa en­ti­dad, Anna K oro­levsk aya con­ce­dió una en­tre­vis­ta a nues­tro co­la­bo­ra­dor, Juan Pa­blo Beho­te­gui, en la que en­fa­ti­zó en la ne­ce­si­dad de que el mun­do apren­da las lec­cio­nes de Chern­nobyl, pa­ra que la tra­ge­dia no se re­pi­ta.

Nues­tra no­ta de Vi­da & pa­re­ja es­ta vez re­co­rre las se­ña­les de que una re­la­ción es­tá de­jan­do de ser sim­ple­men­te amor pa­ra con­ver­tir­se en una ob­se­sión. Aun­que te pa­rez­ca ro­mán­ti­co que la le­tra de tu can­ción fa­vo­ri­ta ha­ble de mo­rir, lo cier­to es que cuan­do las re­la­cio­nes se des­equi­li­bran y pa­san a ser con­tro­la­do­ras, al­guien sa­le da­ña­do.

En el es­pa­cio de via­jes, mos­tra­mos des­ti­nos no muy co­mu­nes den­tro de Bo­li­via. Vie­ne el fe­ria­do lar­go por el 6 de Agos­to y a lo me­jor al­can­zas a pla­ni­fi­car una es­ca­pa­da ha­cia al­guno de ellos.

UCRA­NIA TIE­NE MU­CHO QUE DE­CIR SO­BRE LA ENER­GÍA NU­CLEAR. HA­BLA­MOS CON LA SUB­DI­REC­TO­RA DEL MU­SEO NA­CIO­NAL DE CHERNOBYL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.