LEC­CIO­NES DE UN DESAS­TRE

LA ME­MO­RIA DEL DESAS­TRE DE 1986 PUE­DE EVI­TAR QUE VUEL­VA A SU­CE­DER

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - POR JUAN PA­BLO BEHO­TE­GUI, DES­DE KIEV FO­TOS MU­SEO NA­CIO­NAL DE CHERNOBYL, VAS­CO DU­RÁN

La ex­plo­sión del reac­tor 4 de la plan­ta nu­clear de Chernobyl, ha­ce 31 años, vol­vió a mos­trar al mun­do los col­mi­llos de la ener­gía ató­mi­ca. Un mu­seo en Kiev ho­me­na­jea el co­ra­je de los bom­be­ros ucra­nia­nos y de mi­les de “li­qui­da­do­res” que lu­cha­ron pa­ra po­ner freno al desas­tre ra­dio­ac­ti­vo

Aun cos­ta­do de la ca­rre­te­ra en­tre Chernobyl y la aban­do­na­da ciu­dad de Prip­yat se pue­de ver un es­tan­dar­te en la igle­sia de San Juan Evan­ge­lis­ta cons­trui­da ha­ce dos si­glos pe­ro va­cía de fie­les des­de ha­ce 31 años, de­bi­do a los ni­ve­les de ra­dia­ción li­be­ra­da por el desas­tre nu­clear, que si­guen re­pre­sen­tan­do un ries­go pa­ra la sa­lud de quien per­ma­nez­ca de­ma­sia­do tiem­po en los al­re­de­do­res. En el tem­plo or­to­do­xo, cer­ca del es­tan­dar­te, un car­tel anun­cia un frag­men­to de San Juan: "Y el ter­cer án­gel so­nó y una gran es­tre­lla ca­yó del cie­lo, ar­dien­do co­mo una an­tor­cha. Y ella ca­yó so­bre la ter­ce­ra par­te de los ríos y las fuen­tes de agua. Y el nom­bre de la es­tre­lla era Ajen­jo. Y la ter­ce­ra par­te de las aguas se con­vir­tió en ajen­jo; y mu­chos hom­bres mu­rie- ron a cau­sa de esas aguas, por­que se hi­cie­ron amar­gas".

"Chor­nóbyl" es el nom­bre de una hier­ba amar­ga, una es­pe­cie de ajen­jo que cre­ce en la re­gión de Po­lis­ya, en el nor­te de Ucra­nia. Se cree que en 1193 esa plan­ta dio el nom­bre a un pe­que­ño pue­blo en la zo­na, que nue­ve si­glos más tar­de se haría tris­te­men­te cé­le­bre en el mun­do co­mo es­ce­na­rio del peor ac­ci­den­te nu­clear de la his­to­ria, el que ocu­rrió en la no­che del 26 de abril de 1986.

Tres dé­ca­das des­pués, esa zo­na, de la que fue­ron arran­ca­das mi­les de vi­das de la no­che a la ma­ña­na en la apre­su­ra­da eva­cua­ción de Prip­yat, si­gue sien­do un pá­ra­mo des­ha­bi­ta­do aun­que ya se ha mi­ti­ga­do la con­ta­mi­na­ción de unos 200 ele­men­tos ra­dio­ac­ti­vos que sal­ta­ron por los ai­res en la ex­plo­sión del reac­tor 4. La zo­na de ex­clu­sión de 30 km a la re­don­da si­gue vi­gen­te, pe­ro el sue­lo re­ver­de­ci­do en torno a la plan­ta Vla­di­mir Ilich Le­nin, más co­no­ci­da co­mo Chernobyl, vuel­ve a ser tí­mi­da­men­te ha­bi­ta­do por la fau­na lo­cal.

En el cen­tro de la zo­na de desas­tre, el des­trui­do reac­tor ha si­do cu­bier­to por un sar­có­fa­go nue­vo que evi­ta­rá que más de su con­te­ni­do ra­dio­ac­ti­vo se fil­tre a la at­mós­fe­ra.

La enor­me cu­bier­ta, la es­truc­tu­ra mó­vil más gran­de que se ha­ya edi­fi­ca­do, tu­vo un cos­to de ca­si 1.700 mi­llo­nes de dó­la­res fi­nan­cia­dos por una coa­li­ción de 28 paí­ses, va­rios de los cua­les re­ci­bie­ron la nu­be ra­dio­ac­ti­va que emi­tió el desas­tre en Ucra­nia.

Es la mues­tra de que una par­te del pla­ne­ta ha apren­di­do la lec­ción sin­te­ti­za­da por Anna Ko­ro­levs­ka­ya, sub­di­rec­to­ra del Mu­seo Na­cio­nal de Chernobyl, si­tua­do en la ca­pi­tal ucra­nia­na, Kiev: “El mun­do de­be te­ner pre­sen­te que la ra­dia­ción no sa­be de fron­te­ras. La se­gu­ri­dad de­be ser co­lec­ti­va. Que­re­mos que el mun­do apren­da de nuestros erro­res, por­que hay plan­tas nu­clea­res en to­do el pla­ne­ta”.

Se­gu­ri­dad re­si­dual

Co­mo si el pa­sa­do no hu­bie­ra da­do ya lec­cio­nes so­bre los ex­tre­mos a los que pue­de lle­gar la ra­dio­ac­ti­vi­dad, el desas­tre de Chernobyl li­be­ró unas 400 ve­ces más con­ta­mi­na­ción que las bom­bas que arra­sa­ron Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki en 1945. Los isó­to­pos yo­do 131, es­tron­cio 90 y ce­sio 137 fue­ron tres de los más ele­men­tos más da­ñi­nos lan­za­dos ma­si­va­men­te a la at­mós­fe­ra en esa no­che de abril cuan­do fra­ca­só una prue­ba de se­gu­ri­dad que se rea­li­za­ba en el reac­tor 4.

Se tra­ta de isó­to­pos ca­pa­ces de des­com­po­ner te­ji­do vi­vo y pro­vo­car cáncer en cues­tión de días. El yo­do afec­ta la ti­roi­des, el es­tron­cio a los te­ji­dos óseos y el ce­sio a los te­ji­dos blan­dos.

La cen­tral nu­clear de Chernobyl, fun­cio­na­ba des­de 1977. Era una de las 46 que la ex­tin­ta Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas (URSS) ope­ra­ba en el au­ge de la Gue­rra Fría. Era ade­más, la pri­me­ra si­tua­da en Ucra­nia y la más gran­de de Eu­ro­pa, con cua­tro reac­to­res RBMK que ge­ne­ra­ban un to­tal de 4.000 me­ga­va­tios de elec­tri­ci­dad.

“Es cier­to, la ener­gía nu­clear es ba­ra­ta, pe­ro los go­ber­nan­tes tie­nen que ase­gu­rar­se de que sea lim­pia y se­gu­ra. Nin­gún país de­be

“EL MUN­DO DE­BE SA­BER QUE LA RA­DIA­CIÓN NO SA­BE DE FRON­TE­RAS. LA SE­GU­RI­DAD DE­BE SER CO­LEC­TI­VA”

vol­ver a tra­tar el te­ma de la se­gu­ri­dad co­mo si fue­ra un asun­to re­si­dual. Es­to era lo que ocu­rría en la Unión So­vié­ti­ca”, re­fle­xio­na la sub­di­rec­to­ra Ko­ro­levs­ka­ya, que tra­ba­ja en el mu­seo de Chernobyl des­de su crea­ción, en 1992.

En el año de la ca­tás­tro­fe, la URSS te­nía 16 reac­to­res del mis­mo mo­de­lo en 5 plan­tas dis­tin­tas. El aca­dé­mi­co Ana­toly Alek­san­drov, di­rec­tor del de­sa­rro­llo de los dis­po­si­ti­vos RBMK ha­bía con­ven­ci­do a los je­rar­cas so­vié­ti­cos so­bre la to­tal se­gu­ri­dad de los reac­to­res. Se­gún él, po­dían ser ins­ta­la­dos en la mis­mí­si­ma Pla­za Ro­ja de Mos­cú.

La no­che del 26 de abril de 1986 se rea­li­za­ba una prue­ba de se­gu­ri­dad en el reac­tor 4, pe­ro to­do sa­lió mal. Por una com­pli­ca­da y a la vez ex­ten­sa ca­de­na de fa­llos téc­ni­cos y hu­ma­nos, el agua em­plea­da pa­ra re­fri­ge­rar el reac­tor se va­po­ri­zó y un ma- si­vo in­cre­men­to de po­ten­cia de­rri­tió el sis­te­ma de eli­mi­na­ción de ca­lor y par­te del com­bus­ti­ble nu­clear, ura­nio.

Si­guió una po­de­ro­sa ex­plo­sión que des­tro­zó el te­cho del reac­tor, dis­per­só ma­te­rial re­fri­ge­ran­te y com­bus­ti­ble ra­diac­ti­vo al­re­de­dor del edi­fi­cio y cau­só la muer­te in­me­dia­ta de dos de los téc­ni­cos. Otros 29 ex­per­tos pre­sen­tes esa no­che fa­lle­cie­ron en los tres me­ses si­guien­tes de­bi­do a los exor- bi­tan­tes ni­ve­les de ra­dia­ción a los que es­tu­vie­ron ex­pues­tos.

En nom­bre de las víc­ti­mas

El sal­do exac­to en vi­das per­di­das es muy va­go, pe­ro un in­for­me ela­bo­ra­do en 2005 por el Fo­ro Chernobyl, un gru­po crea­do por el Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca, de­pen­dien­te de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU), la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y otras agencias de la ONU, in­di­ca que de los mi­llo­nes de per­so­nas que es­tu­vie­ron ex­pues­tas a la nu­be ra­diac­ti­va de la ex­plo­sión, a lo lar­go y ancho de Eu­ro­pa, unas 4.000 mu­rie­ron o po­drían mo­rir por leu­ce­mia y otros ti­pos de cáncer in­du­ci­dos por la ra­dia­ción. Sin em­bar­go, es­te nú­me­ro pue­de ser ma­yor ya que el da­ño de­ge­ne­ra­ti­vo en los te­ji­dos, así co­mo la ra­dia­ción, in­vi­si­ble y mor­tal, se ex­tien­de si­gi­lo­sa­men­te en­tre las víc­ti­mas.

Más cer­ca de la plan­ta nu­clear, las afec­cio­nes más co­mu­nes en­tre los ucra­nia­nos ex­pues­tos a do­sis al­tas de ra­dia­ción fue­ron ca­ta­ra­tas, cáncer de ti­roi­des, leu­ce­mia y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

La re­vis­ta de la So­cie­dad

Real de Me­di­ci­na en Gran Bre­ta­ña pu­bli­có un es­tu­dio con­jun­to de cien­tí­fi­cos ucra­nia­nos e is­rae­líes que investigaron al­te­ra­cio­nes cro­mo­só­mi­cas en ni­ños na­ci­dos en las fa­mi­lias de li­qui­da­do­res de Chernobyl. Con­clu­ye­ron que en­tre los na­ci­dos des­pués de la ca­tás­tro­fe se pre­sen­tan sie­te ve­ces más ano­ma­lías de cro­mo­so­mas que en­tre sus her­ma­nos ma­yo­res, na­ci­dos an­tes de 1986.

Así mis­mo, la Uni­ver­si­dad Me­dioam­bien­tal In­ter­na­cio­nal Sa­ja­rov de­tec­tó un mar­ca­do in­cre­men­to del cáncer de ti­roi­des in­fan­til a par­tir de 1990.

Pe­ro las con­se­cuen­cias to­da­vía más amplias y du­ra­de­ras son las psi­co­ló­gi­cas, que se ano­tan en la lar­ga es­te­la de his­to­rias trun­ca­das, vi­das cam­bia­das de pron­to e irre­cu­pe­ra­ble­men­te. La pri­me­ra de­ci­sión de la co­mi­sión del go­bierno so­vié­ti­co que se hi­zo car­go del ca­so, en la tar­de del 26 de abril, fue la eva­cua­ción Prip­yat. Va­ciar de re­si­den­tes esa ciu­dad po­bla­da por in­ge­nie­ros y ope­ra­do­res, jun­to con sus fa­mi­lias, fue un pe­di­do de los pro­pios cien­tí­fi­cos. La ur­be ca­si no po­dría es­tar más cer­ca del epi­cen­tro, se fun­dó a 3 km de la cen­tral. Por en­ton­ces era una ciu­dad mo­de­lo ha­bi­ta­da por 50.000 per­so­nas, en­tre ellas 17.000 ni­ños. La edad me­dia de la po­bla­ción era de 26 años.

En la no­che del 26 al 27 de abril des­de Kíev y otras ciu­da­des lle­ga­ron 1.200 bu­ses y 3 tre­nes. El anun­cio ofi­cial de eva­cua­ción so­nó el 27 de abril a las 13:10 y cor­tó la pri­ma­ve­ra ucra­nia­na: “Por una ave­ría, se es­ta­ble­cie­ron con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles de ra­dio­ac­ti­vi­dad en la ciu­dad. Pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de la gen­te, y en pri­mer lu­gar de los ni­ños, es ne­ce­sa­rio or­ga­ni­zar la eva­cua­ción tem­po­ral ha­cia lo­ca­li­da­des cer­ca a Kiev. Se re­co­mien­da lle­var do­cu­men­tos, ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad y ali­men­tos. Tie­nen una ho­ra pa­ra ha­cer una maleta con lo in­dis­pen­sa­ble. Prohi­bi­do lle­var mas­co­tas”.

En nin­gún mo­men­to los ha­bi­tan­tes fue­ron ad­ver­ti­dos so­bre el pe­li­gro que ya res­pi­ra­ban y no re­ci­bie­ron nin­gu­na re­co­men­da­ción so­bre des­con­ta­mi­na­ción o ma­ne­ras de re­du­cir el im­pac­to de la con­ta­mi­na­ción en sus or­ga­nis­mos.

A las 2 de la tar­de los bu­ses es­ta­ban an­te las puer­tas de ca­da edi­fi­cio. A las 5 de la tar- de la an­tes rui­do­sa ur­be que­dó de­sier­ta. En la ope­ra­ción par­ti­ci­pa­ron 25.000 po­li­cías. La eva­cua­ción no fue tem­po­ral: Prip­yat es hoy una ciu­dad fan­tas­ma. Pe­ro mien­tras mi­les de per­so­nas se ale­ja­ban de Prip­yat, la si­tua­ción en torno al reac­tor en rui­nas era de­ses­pe­ra­da. Ya des­de la no­che an­te­rior, mi­nu­tos des­pués de la ex­plo­sión do­ta­cio­nes de bom­be­ros de la cen­tral nu­clear y de Kiev se es­for­za­ban por apa­gar los in­cen­dios y en­friar el ma­te­rial ra­dio­ac­ti­vo en con­di­cio­nes in­hu­ma­nas. Los di­ri­gía el te­nien­te Pra­vik, de 23 años. Los pri­me­ros en lle­gar so­lo sa­bían que el blo­que 4 es­ta­ba en­vuel­to en hu­mo tó­xi­co, que ha­bía es­com­bros al­re­de­dor del edi­fi­cio y que pe­da­zos de gra­fi­to y com­bus­ti­ble ra­dio­ac­ti­vo ar­dían en el te­cho de la sa­la de má­qui­nas del blo­que 3.

Du­ran­te la ma­dru­ga­da del 26 de abril, 28 bom­be­ros se em­pe­ña­ron en en­friar el nú­cleo del reac­tor fun­di­do, lu­cha­ron con­tra el fue­go des­de el te­cho de la sa­la de má­qui­nas en con­di­cio­nes de ra­dia­ción ex­tre­ma y en me­dio de la to­xi­ci­dad del hu­mo con el pe­li­gro cons­tan­te de de­rrum­be de los mu­ros y te­chos. Esos hom­bres so­lo ves­tían ro­pa de tra­ba­jo de lo­na im­per­mea­bi­li­za­da, guan­tes, cas­cos y más­ca­ras an­ti­gás, no por­ta­ban nin­gún equi­po que los ais­la­ra de la ra­dia­ción.

A las 2:15 mi­nu­tos de la no­che fue­ron so­fo­ca­dos los úl­ti­mos fo­cos de in­cen­dio en el te­cho de la sa­la de má­qui­nas, y a las 6 de la ma­ña­na el in­cen­dio fue­ra del reac­tor nu­clear fue li­qui­da­do to­tal­men­te gra­cias a esas ac­cio­nes he­roi­cas. No pu­die­ron en­friar to­tal­men­te la ave­ría en el reac­tor, pe­ro evi­ta­ron que el in­cen­dio se pro­pa­ga­ra al ter­cer blo­que lo que re­du­jo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las con­se­cuen­cias de la ex­plo­sión ini­cial.

De los 69 bom­be­ros que par­ti­ci­pa­ron en la ex­tin­ción del in­cen­dio en la no­che de la ac­ci­den­te, 54 re­ci­bie­ron gran­des do­sis de ra­dia­ción y seis re­ci­bie­ron do­sis mor­ta­les. El más jo­ven de los bom­be­ros fa­lle­ci­dos te­nía só­lo 22 años y el ma­yor te­nía 28.

“TIE­NEN UNA HO­RA PA­RA HA­CER SU MALETA CON LO IN­DIS­PEN­SA­BLE. PROHI­BI­DO LLE­VAR MAS­CO­TAS”

No­ti­cias de un desas­tre

El mun­do tar­dó años en co­no­cer la mag­ni­tud del desas­tre, has­ta que la reali­dad per­fo­ró la po­lí­ti­ca de ocul­ta­mien­to del go­bierno so­vié­ti­co. Pe­ro la po­bla­ción de Ucra­nia con­vi­vió du­ran­te va­rios días, sin sa­ber­lo, con al­tí­si­mos ni­ve­les de ra­dia­ción en el ai­re.

La pri­me­ra no­ti­cia en la URSS apa­re­ció en el pe­rió­di­co Ucra­nia So­vié­ti­ca el 29 de abril en un re­cua­dro en una pá­gi­na in­ter­na. El co­mu­ni­ca­do di­ce: "Del Con­se­jo de Mi­nis­tros de la URSS. En la cen­tral de Chor­nóbyl su­ce­dió una ave­ría, fue da­ña­do uno de los reac­to­res. Se toman las me­di­das pa­ra eli­mi­nar las con­se­cuen­cias del ac­ci­den­te. Se pres­ta ayu­da a las víc­ti­mas. Fue crea­da una co­mi­sión del go­bierno. "

Tras la di­so­lu­ción de la URSS y con la in­de­pen­den­cia de Ucra­nia, fue­ron des­cla­si­fi­ca­dos do­cu­men­tos se­cre­tos que ex­pu­sie­ron lo su­ce­di­do. Una car­ta del Mi­nis­te­rio de Sa­lud al Con­se­jo de Mi­nis­tros de Ucra­nia, ad­vier­te: "Des­de el 30 de abril de 1986 en Kiev se ob­ser­va un fuer­te in­cre­men­to de ra­dia­ción gam­ma. En­tre 1,1 y 3 rönt­gens por ho­ra en el cen­tro de la ciu­dad (a unos 100 km de la plan­ta)". En la ba­se del reac­tor 4 se mi­die­ron 2.080 rönt­gens/ ho­ra, cuan­do la do­sis mor­tal es 100 rönt­gens/ho­ra.

El ocul­ta­mien­to afec­tó la sa­lud de mi­llo­nes de per­so­nas. Los men­sa­jes de la pren­sa es­ta­tal no da­ban una eva­lua­ción ob­je­ti­va ni me­di­das fren­te a la nu­be ra­dio­ac­ti­va, co­mo re­du­cir el tiem­po al ai­re li­bre y li­mi­tar el con­su­mo de cier­tos ali­men­tos. Aún más, se ce­le­bró el 1 de Ma­yo con un des­fi­le en Kh­res­chatyk, la ca­lle prin­ci­pal de Kiev. Ni­ños, mu­je­res, an­cia­nos y hom­bres re­ci­bie­ron, sin sa­ber­lo, ni­ve­les al­tos ra­dia­ción.

So­lo diez días des­pués el Mi­nis­tro de Sa­lud emi­tió un men­sa­je ra­dial con me­di­das de pro­tec­ción. Has­ta 2010, Ucra­nia re­gis­tró 6.250 ca­sos de cáncer de ti­roi­des en­tre per­so­nas que eran ni­ños en 1986.

De al­tar sen­ci­llo a mu­seo

La pri­me­ra ini­cia­ti­va pa­ra pre­ser­var el re­cuer­do de Chernobyl sur­gió de los bom­be­ros de Kiev, los com­pa­ñe­ros de los 30 hom­bres que mu­rie­ron tras lu­char con agua y sin pro­tec­ción con­tra el ase­sino si­len­cio­so que es la ra­dia­ción.

El Mu­seo Na­cio­nal de Chernobyl es fru­to de un es­fuer­zo sos­te­ni­do de con­cien­cia­ción

que em­pe­zó con un me­mo­rial im­pro­vi­sa­do con el que los so­bre­vi­vien­tes re­cor­da­ron a sus com­pa­ñe­ros en abril de 1987, al año de la ca­tás­tro­fe.

“Fue una ex­po­si­ción pa­ra re­cor­dar el co­ra­je y la glo­ria de los fa­lle­ci­dos”, re­cuer­da Ko­ro­levs­ka­ya, la sub­di­rec­to­ra del re­po­si­to­rio en esa ca­pi­tal.

Los pri­me­ros ma­pas y da­tos reales so­bre la ra­dia­ción sa­lie­ron a la pren­sa ucra­nia­na en 1991, dos años des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, cuan­do los bom­be­ros lo­ca­les ya eran cé­le­bres a es­ca­la mun­dial y re­ci­bían a co­le­gas de otros paí­ses que les do­na­ban equi­po ade­cua­do.

Así, la mues­tra se vol­vió per­ma­nen­te en su la­bor de ilus­trar a los vi­si­tan­tes so­bre lo su­ce­di­do. Al em­pe­zar a ocu­par de for­ma su edi­fi­cio ac­tual, que da­ta de ini­cios del si­glo XX, se ex­hi­bían 200 ob­je­tos li­ga­dos al desas­tre.

En 1992 sur­gió la idea de ho­me­na­jear tam­bién al ejér­ci­to de 600.000 “li­qui­da­do­res” de de­ce­nas de pro­fe­sio­nes, co­mo in­ge­nie­ros, sol­da­dos y pi­lo­tos de he­li­cóp­te­ro, que ayu­da­ron a cons­truir el pri­mer sar­có­fa­go de con­cre­to que cu­brió el reac­tor des­trui­do. Ha­cia 1997, ya ha­bía unos 500 ob­je­tos en el mu­seo.

“El mues­tra­rio pa­só a de­pen­der del Mi­nis­te­rio de Asun­tos In­ter­nos de Ucra­nia, se do­tó de pro­fe­sio­na­les en y ob­tu­vo ca­te­go­ría na­cio­nal. “Así em­pe­za­mos a re­la­tar es­ta ca­tás­tro­fe”, va­lo­ra Ko­ro­levs­ka­ya. “Hoy te­ne­mos unos 7.000 ob­je­tos con­me­mo­ra­ti­vos”, re­la­ta. “Nin­gu­na per­so­na que ha­ya en­tra­do al mu­seo, sin im­por­tar su co­lor de piel o su na­cio­na­li­dad, sa­le in­di­fe­ren­te. In­clu­so con dig­na­ta­rios de Es­ta­do, nun­ca se tra­tó de vi­si­tas de cor­te­sía. Fue­ron vi­si­tas de ca­rác­ter hu­mano, de sim­pa­tía”, afir­ma Ko­ro­levs­ka­ya.

Ex­pli­ca que vi­si­tan­tes co­mo el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU Kof­fi An­nan, o el ex­pri­mer mi­nis­tro ita­liano Ro­mano Pro­di, que pla­nea­ron re­co­rrer el mu­seo en 15 a 20 mi­nu­tos, ter­mi­na­ron que­dán­do­se más de una ho­ra. “Es un te­ma de in­te­rés pa­ra cual­quier ciu­da­dano”, di­ce la sub­di­rec­to­ra. “Pro­di re­cor­dó que tras el desas­tre, en Ita­lia fue­ron ve­ta­das algunas mar­cas de le­che y ver­du­ras”.

“Quien vi­si­ta el mu­seo re­cuer­da dón­de es­ta­ba o qué le ocu­rría en 1986. Nos de­jan sus memorias en los li­bros de vi­si­ta y es di­fí­cil leer­los y man­te­ner la cal­ma”, ase­gu­ra la sub­di­rec­to­ra Ko­ro­levs­ka­ya.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es que la gen­te to­me con­cien­cia de la es­ca­la del desas­tre; ayu­dar a que per­so­nas de to­do el pla­ne­ta co­noz­can lo que ocu­rrió. Que es­to sir­va de lec­ción pa­ra que no repitamos los erro­res que se co­me­tie­ron. Hay más de 400 reac­to­res en fun­cio­na­mien­to en el mun­do”, re­su­me con preo­cu­pa­ción.

Lo más im­por­tan­te, afir­ma, al en­fa­ti­zar en su men­sa­je, es la se­gu­ri­dad de la gen­te, la pre­ser­va­ción del pla­ne­ta. “Es ne­ce­sa­rio que los go­bier­nos pien­sen pri­me­ro en la se­gu­ri­dad de las plan­tas nu­clea­res y lue­go en los re­si­duos, y que in­vier­tan di­ne­ro en ha­cer aún más se­gu­ra to­da esa ca­de­na. Ese es el men­sa­je prin­ci­pal del mu­seo”, fi­na­li­za. Di­fí­cil no coin­ci­dir. Es real, la ra­dia­ción no sa­be de fron­te­ras.

“QUE ES­TO SIR­VA DE LEC­CIÓN PA­RA QUE NO REPITAMOS LOS ERRO­RES QUE SE CO­ME­TIE­RON EN LA URSS EN 1986”

01:23, mi­nu­to fa­tí­di­co El re­loj de una to­rre de Prip­yat ha si­do aco­mo­da­do por tu­ris­tas pa­ra mar­car la ho­ra en que el tiem­po se de­tu­vo pa­ra es­ta ciu­dad, hoy aban­do­na­da.

Dan­tes­co Es­ta foto tomada días des­pués del desas­tre mues­tra el es­ta­do del reac­tor 4 vis­to des­de el ni­vel del sue­lo.

Vue­los mor­ta­les De­ce­nas de pi­lo­tos de he­li­cóp­te­ros se con­ta­mi­na­ron du­ran­te los vue­los pa­ra ver­tir con­cre­to so­bre el reac­tor 4. Ayu­da­ron a cons­tuir el pri­mer sar­có­fa­go. LA AYU­DA DEL CIE­LO

Ejér­ci­to de li­qui­da­do­res 600.000 per­so­nas tra­ba­ja­ron pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de la ex­plo­sión. Arri­ba, téc­ni­cos ce­le­bran la con­clu­sión del sar­có­fa­go de con­cre­to, a fi­na­les de 1986.

Bos­ques ro­jos Los bos­ques de la zo­na ayu­da­ron a fre­nar la con­ta­mi­na­ción, pe­ro se tor­na­ron ro­jos por la ra­dia­ción. Bri­ga­das de bom­be­ros tra­ba­ja­ron pa­ra des­con­ta­mi­nar­los.

Sin ad­ver­ten­cia Mi­les de per­so­nas tra­ba­ja­ron en la con­ten­ción de los da­ños con ro­pas que no los ais­la­ban de la ra­dia­ción.

En el ai­re en­ra­re­ci­do En­tre los 7.000 ob­je­tos en mues­tra en el Mu­seo Na­cio­nal de Chernobyl, hay cien­tos de fo­to­gra­fías de tra­ba­ja­do­res que ayu­da­ron a con­tro­lar el desas­tre.

El par­que que nun­ca di­vir­tó El par­que de di­ver­sio­nes de Prip­yat, que apa­re­ce en de­ce­nas de fo­to­gra­fías del aban­dono, de­bía ser inau­gu­ra­do el 1 de ma­yo, pe­ro la tra­ge­dia se le ade­lan­tó.

25 años de mu­seo en Kiev Anna Ko­ro­levs­ka­ya, sub­di­rec­to­ra del Mu­seo Na­cio­nal de Chernobyl, en un mo­men­to de la en­tre­vis­ta que con­ce­dió a EL DE­BER en la ca­pi­tal ucra­nia­na

Vi­das arran­ca­das Una fa­mi­lia de­ja su ho­gar en Prip­yat ca­si con lo que lle­va pues­to. La eva­cua­ción de los 50.000 ha­bi­tan­tes de la ciu­dad se reali­zó en so­lo tres ho­ras el 26 de abril.

Las man­za­nas de Prip­yat Mi­li­ta­res co­men fru­tas sin sa­ber que ya es­tán con­ta­mi­na­das con ra­dia­ción.

Eva­cua­ción En­tre los 50.000 ha­bi­tan­tes de Prip­yat, unos 17.000 eran ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.