VI­DA & PA­RE­JA

¿Mu­cho amor? Có­mo dis­tin­guir si se tra­ta de una ob­se­sión

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Por cul­pa de tu amor vi­vo llo­ran­do, por cul­pa de tu amor de­ses­pe­ran­do, en un via­je tris­te se va mi vi­da y lle­vo en mi equi­pa­je de­rro­tas y ale­grías... Por cul­pa de tu amor vi­vo mu­rien­do, por cul­pa de tu amor, vi­vo su­frien­do, por cul­pa de tu amor va nau­fra­gan­do el po­bre co­ra­zón, es­tá ex­pi­ran­do... Má­ta­me si quie­res pe­ro no me ol­vi­des, pe­ro no me ol­vi­des, ca­ri­ñi­to mío...”, di­ce la can­ción Nun­ca más po­dré ol­vi­dar­te, de los Án­ge­les Ne­gros, que pue­de apli­car­se per­fec­ta­men­te a la ob­se­sión que una per­so­na sien­te por la otra. Es­to, de le­jos, ase­gu­ran los es­pe­cia­lis­tas, no pue­de ser amor.

Isa­bel se pu­so de no­via muy jo­ven, a los 17 años, con un chi­co unos años ma­yor que ella. El pri­mer año de re­la­ción fue nor­mal. Ella sen­tía que te­nía fu­tu­ro y que pa­re­cía te­ner a su la­do a una per­so­na muy cuer­da y cen­tra­da. Pa­sa­do un año y dos me­ses al­go cam­bió. Su pa­re­ja co­men­zó con exi­gen­cias. Al prin­ci­pio fue­ron co­sas le­ves co­mo por ejem­plo: “No lle­gues tan tar­de de tu reunión”.

Es­to pa­só des­aper­ci­bi­do pa­ra ella, pe­ro po­co a po­co las exi­gen­cias se vol­vie­ron más fuer­tes. Su pa­re­ja ya no so­lo que­ría que vuel­va tem­prano sino que tam­bién la iba bus­car y des­pués la jo­ven ya no te­nía per­mi­so pa­ra sa­lir. Ca­da vez que te­nía al­gún com­pro­mi­so con sus amigas su no­vio le ha­cía un es­cán­da­lo, po­nien­do de ex­cu­sa que si sa­lía le se­ría in­fiel y que él no aguan­ta­ría eso.

Gra­dual­men­te la re­la­ción de ser al­go sano se tor­nó en un in­fierno, en una cár­cel. De ser al­guien que de­mos­tra­ba muy po­co sus ce­los, pa­só a ser al­go en­fer­mi­zo. ¿Por qué cam­bio tan­to? ¿ Qué fue lo que pa­só? Se pre­gun­ta­ba Isa­bel.

Lo que pa­só, di­cen los es­pe­cia­lis­tas en si­co­lo­gía cog­ni­ti­va, fue que a es­te su­je­to se le des­per­tó la ob­se­sión, al­go que ni él mis­mo sa­bía que te­nía. La ex­pa­re­ja de Isa­bel lle­gó al punto de pe­gar­le. Por suer­te esa re­la­ción lle­gó a su fin. La­men­ta­ble­men­te a raíz de ese ti­po de amor ob­se­si­vo es que a ve­ces las per­so­nas lle­gan a da­ñar y has­ta a ma­tar a su pa­re­ja.

Tó­rrez el amor es un sen­ti­mien­to tan in­ten­so que pue­de re­sul­ta com­pli­ca­do re­co­no­cer dón­de es­tán sus lí­mi­tes y las di­fe­ren­cias con la ob­se­sión. Am­bas ex­pe­rien­cias tie­nen mu­chos ele­men­tos, en co­mún pe­ro lle­gar a con­fun­dir­las pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la vi­da so­cial y pa­ra la sa­lud emo­cio­nal de la per­so­na.

Ex­pre­sa que con­fun­dir amor con ob­se­sión, es ha­bi­tual, y en mu­chas oca­sio­nes has­ta se lle­ga a creer que el amor ver­da­de­ro tie­ne cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ma­nía­cas, co­mo si la ob­se­sión fue­se más amor que el mis­mo amor.

Aña­de que una vi­sión idea­li­za­da y al­ta­men­te tó­xi­ca del amor ro­mán­ti­co pue­de lle­gar a de­for­mar es­te con­cep­to que el do­lor y la an­gus­tia que pro­du­cen es­te ti­po de re­la­cio­nes son per­ci­bi­das co­mo al­go po­si­ti­vo, par­te del sa­cri­fi­cio que se su­po­ne que es amar. Pe­ro es­te pro­ble­ma des­apa­re­ce al com­pren­der bien las di­fe­ren­cias.

En la ob­se­sión, de­ta­lla, hay ce­los en­fer­mi­zos en el amor pri­ma el res­pe­to del es­pa­cio ajeno; el ob­se­si­vo co­si­fi­ca al otro, el que ama da un tra­to más hu­mano. El pri­me­ro tie­ne una ex­clu­si­vi­dad en­fer­mi­za y el se­gun­do es rea­lis­ta.

“El que es­tá ob­se­sio­na­do se ba­sa en la ba­ja au­to­es­ti­ma, mien­tras que el que es­tá enamo­ra­do en su re­la­ción. El ob­se­si­vo bús­ca sus­ti­tu­cio­nes el que ama acep­ta al otro co­mo es, es­te úl­ti­mo asu­me res­pon­sa­bi­li­da­des, en tan­to que el que tie­ne es­te tras­torno echa la cul­pa al otro”.

Pa­ra re­co­no­cer si es amor o sim­ple­men­te es una ob­se­sión, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan plan­tear­se las si­guien­tes in­te­rro­gan­tes: ¿Te sien­tes que­ri­do, ama­do y res­pe­ta­do? ¿Te com­pren­de y te apo­ya tu pa­re­ja? ¿Sien­tes más ener­gía pa­ra vi­vir o más bien te la qui­ta?

“Hay re­la­cio­nes sin sa­li­da, lle­nas de con­flic­tos, en las que la per­so­na sien­te la ne­ce­si­dad de se­guir en ella. Si no hay res­pe­to, buen tra­to, ca­ri­ño y com­pren­sión, no se engañen, no es amor, so­lo es ba­ja au­to­es­ti­ma”, in­di­ca la si­có­lo­ga Zu­le­ma Pé­rez.

Agre­ga que si tus pen­sa­mien­tos son ne­ga­ti­vos y de ba­ja au­to­es­ti­ma no hay que ex­tra­ñar­se de atraer a per­so­nas con esas mis­mas ca­ren­cias. Cuan­do la per­so­na no se va­lo­ra, en­cuen­tra sen­ti­do a su vi­da en los pro­ble­mas. Co­mo no con­si­gue la aten­ción, la per­so­na ve que a tra­vés de las pe­leas pue­de ha­cer sen­tir cul­pa­ble al otro y de esa for­ma re­ci­bir ca­ri­ño.

Es­te es el mo­ti­vo de que la per­so­na se vuel­ve adic­ta a las re­la­cio­nes des­truc­ti­vas. La­men­ta­ble­men­te, es­to no es amor y es da­ñino pa­ra la pa­re­ja. Lo ideal, agre­ga la si­co­te­ra­peu­ta, es me­jo­rar la au­to­es­ti­ma y enamo­rar­se de uno mis­mo, so­lo así es po­si­ble ver que se en­cuen­tra den­tro de una re­la­ción sin sa­li­da.

Na­da que ver con el amor

Pa­ra la si­có­lo­ga Li­lia­na Za­ba­la el amor no tie­ne ni punto de com­pa­ra­ción con la ob­se­sión, aun­que nos han en­se­ña­do que el su­fri­mien­to es amor. “El amor es un sen­ti­mien­to su­bli­me en­tre dos per­so­nas que se aman sin ata­du­ras ni obli­ga­ción. Am­bos se com­ple­men­tan. Pa­ra lle­gar a amar­se la pa­re­ja tie­ne que pa­sar mu­cho tiem­po y mo­men­tos jun­ta, co­no­cer­se a ca­ba­li­dad y es­tar com­pro­me­ti­dos e in­vo­lu­cra­dos en la leal­tad, el res­pe­to, la fi­de­li­dad mu­tua; mien­tras que la ob­se­sión es una en­fer­me­dad men­tal, una gra­ve per­tur­ba­ción aními­ca, en la que los pen­sa­mien­tos, las ideas, y los sen­ti­mien­tos de preo­cu­pa­ción aca­pa­ran el dia­rio vi­vir de la per­so­na”, ex­pli­ca la si­co­te­ra­peu­ta.

Agre­ga que cuan­do uno de los dos cón­yu­ges es­tá per­si­guien­do, in­sis­tien­do, su­pli­can­do o im­plo­ran­do al­go de ca­ri­ño, no es amor. “‘ Yo soy tu com­ple­men­to’, eso es amor. ‘Tú me per­te­ne­ces’, eso es ob­se­sión”, re­mar­ca.

El ob­se­si­vo ase­dia cons­tan­te­men­te a la pa­re­ja, tie­ne alu­ci­na­cio­nes y pa­ra­noia de ser en­ga­ña­do y creer fir­me­men­te en su pro­pia idea erra­da, por­que tie­ne su idea fi­ja en el ob­je­to de amor y lo quie­re pa­ra sí mis­mo.

Una per­so­na obsesiva se ca­rac­te­ri­za por ser ma­ni­pu­la­do­ra y chan­ta­jis­ta, con­tro­la­do­ra y, a ve­ces, has­ta ex­tor­sio­na­do­ra, hus­mea to­do el tiem­po, bus­ca y re­bus­ca tra­tan­do de en­con­trar al­go que in­cri­mi­ne a su pa­re­ja.

En ca­so del hom­bre, pro­si­gue, es ce­lo­so en ex­tre­mo, tie­ne la idea de­li­ran­te y es­tá con­ven­ci­do de que su pa­re­ja le es in­fiel. In­clu­so el pla­cer so­lo es pa­ra el ob­se­si­vo, lle­gan­do a las­ti­mar se­xual­men­te a su pa­re­ja. El sexo pue­de lle­gar a ser vio­len­to por­que él es an­sio­so. La ob­se­sión tie­ne un ca­rác­ter com­pul­si­vo y re­pe­ti­ti­vo, pues sa­be que su su­fri­mien­to, da re­sul­ta­dos con la per­so­na ‘ama­da’.

“SI NO HAY RES­PE­TO, CA­RI­ÑO Y COM­PREN­SIÓN, NO SE ENGAÑEN, NO ES AMOR”

Es po­si­ble de­jar de ser ob­se­si­vo Pe­ro hay que ha­cer fren­te al pro­ble­ma y la per­so­na que su­fre el tras­torno de­be que­rer aca­bar con es­te des­or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.