EL OB­SE­SI­VO ES MUY DE­PEN­DIEN­TE DEL AMOR

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja - POR LI­LIA­NA ZA­BA­LA / SI­CÓ­LO­GA

Ge­ne­ral­men­te las ob­se­si­vas son per­so­nas que han su­fri­do la ca­ren­cia afec­ti­va e in­clu­so la fal­ta de las fi­gu­ras fí­si­cas de am­bos pro­ge­ni­to­res, o al me­nos de al­guno de ellos.

Es di­fí­cil de­jar de ser ob­se­si­vo cuan­do se tra­ta de es­tar en pa­re­ja da­do que obe­de­ce a un trau­ma de la in­fan­cia, por lo que la per­so­na ne­ce­si­ta de un otro pa­ra que lo amen sí o sí, aun­que sea a la fuer­za, pues­to que el ob­se­si­vo es al­guien de­ma­sia­do de­pen­dien­te del amor. Vi­ve a cuen­ta de la otra per­so­na en to­do y te­me que­dar­se so­lo y sin pa­re­ja. Tie­ne una ba­ja au­to­es­ti­ma y es­tá lle­na de va­cíos afec­ti­vos.

El es­ta­do de pa­re­ja del ob­se­si­vo es una ré­pli­ca de su in­fan­cia. Ne­ce­si­ta do­mi­nar al otro pa­ra dar so­lu­ción a sus tra­mas que tu­vo en su ni­ñez. Ca­be ha­cer no­tar que re­quie­re de ayu­da si­quiá­tri­ca y si­co­ló­gi­ca y, a ve­ces, has­ta te­ra­pia far­ma­co­ló­gi­ca.

La ob­se­sión por una per­so­na se con­fun­de con el amor cuan­do es­te sen­ti­mien­to se en­re­da con la per­te­nen­cia to­tal de la pa­re­ja, de tal mo­do que mu­chas ve­ces no la de­ja ni res­pi­rar, por­que el ob­se­si­vo es ab­sor­ben­te, la quie­re to­do el tiem­po pa­ra sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.