Los rin­co­nes de la es­tu­pi­dez

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco - RO­SA MON­TE­RO La autora. Es pe­rio­dis­ta y si­có­lo­ga es­pa­ño­la. Ha es­cri­to en­sa­yos y no­ve­las por los que ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes dis­tin­cio­nes. Su obra ha si­do tra­du­ci­da a más de una vein­te­na de idio­mas y pu­bli­ca­da en mu­chos paí­ses.

Hay un rin­cón de es­tu­pi­dez has­ta en el ce­re­bro del hom­bre más sa­bio”, di­jo Aris­tó­te­les, pro­ba­ble­men­te tras ha­ber­lo ex­pe­ri­men­ta­do en sus pro­pias car­nes. La ne­ce­dad bri­lla de ma­ne­ra más apa­ra­to­sa cuan­do nues­tra men­te co­li­sio­na con­tra los dos ma­yo­res enemi­gos de la ra­zón y la con­vi­ven­cia: los pre­jui­cios y los dog­mas.

Los pri­me­ros son esos pa­rá­si­tos del pen­sa­mien­to, an­te­rio­res al jui­cio y por lo tan­to in­cons­cien­tes, que to­dos pa­de­ce­mos ( bien es ver­dad que unos más que otros). Por ejem­plo, y ci­ñén­do­nos tan só­lo al pre­jui­cio ma­chis­ta, que da mu­cho jue­go, di­ré que el filósofo Loc­ke, de­fen­sor de la li­ber­tad na­tu­ral del hom­bre, pen­sa­ba que ni los ani­ma­les ni las mu­je­res par­ti­ci­pa­ban de es­ta li­ber­tad, sino que te­nían que es­tar su­bor­di­na­dos al va­rón. Rous­seau ase­gu­ra­ba que “una mu­jer sa­bia es un cas­ti­go pa­ra su es­po­so, sus hi­jos, pa­ra to­do el mun­do”. Y el gran Kant, de cu­ya sa­bi­du­ría na­die pue­de du­dar, sos­te­nía que “el es­tu­dio la­bo­rio­so y las ar­duas re­fle­xio­nes, in­clu­so en el ca­so de que una mu­jer ten­ga éxi­to al res­pec­to, des­tro­zan los mé­ri­tos pro­pios de su se­xo”.

En fin, ya se sa­be que es más fá­cil de­sin­te­grar un áto­mo que un pre­jui­cio, co­mo de­cía Eins­tein.

En cuan­to a los dog­mas, son fi­su­ras en el equi­li­brio emo­cio­nal que nos pue­den lle­var di­rec­ta­men­te al abis­mo. Un dog­má­ti­co, un fa­ná­ti­co, es al­guien con una cons­truc­ción per­so­nal tan frá­gil, ego­cén­tri­ca, in­ma­du­ra o en­fer­ma que ne­ce­si­ta un ar­ma­zón de cer­te­zas ro­tun­das pa­ra te­ner­se en pie. Voy a ci­tar de nuevo a Kant (hoy me he le­van­ta­do muy ci­to­na): “La in­te­li­gen­cia de un in­di­vi­duo se mi­de por la can­ti­dad de in­cer­ti- dum­bres que es ca­paz de so­por­tar”. Muy cier­to, si to­ma­mos la pa­la­bra in­te­li­gen­cia en su sen­ti­do más am­plio, es de­cir, no só­lo co­mo una ap­ti­tud pa­ra el ra­zo­na­mien­to abs­trac­to, sino tam­bién pa­ra la ma­du­rez emo­cio­nal, pa­ra la com­pren­sión de uno mis­mo y de los de­más. ¿Se pue­de ser sa­bio sien­do una ma­la per­so­na? Es­te es un vie­jo e in­tere­san­tí­si­mo de­ba­te aún sin re­sol­ver. El filósofo Hei­deg­ger fue par­ti­da­rio de los na­zis, y el his­to­ria­dor fran­cés Ch­ris­tian In­grao, en su li­bro Creer y des­truir, los in­te­lec­tua­les en la má­qui­na de gue­rra de las SS ( Acan­ti­la­do), de­mues­tra có­mo los peo­res cri­mi­na­les del Ter­cer Reich, los man­dos que di­ri­gie­ron el Ho­lo­caus­to, fue­ron hom­bres de al­ta ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual con doc­to­ra­dos universitarios. Per­so­nal­men­te yo creo que no se pue­de ser sa­bio si eres un mal­va­do; pue­des ser cul­to, in­clu­so bri­llan­te; pe­ro esa de­bi­li­dad per­so­nal, esa en­fer­me­dad mo­ral que te im­pul­sa a arro­jar­te en bra­zos del fa­na­tis­mo, crea un rin­cón cie­go en tu ce­re­bro que ha­ce que co­me­tas los erro­res más es­pan­to­sos. Sin em­pa­tía no hay ver­da­de­ra sa­bi­du­ría. En la men­te de to­do ser hu­mano no só­lo hay una do­sis de es­tu­pi­dez, sino tam­bién la te­rri­ble po­si­bi­li­dad de crear un in­fierno.

Pe­ro ade­más hay quien sos­tie­ne que nues­tro in­te­lec­to no só­lo pue­de es­tar in­fes­ta­do por la ne­ce­dad y por el de­li­rio dog­má­ti­co, sino que ni si­quie­ra ri­ge nues­tra vi­da. El neu­ro­cien­tí­fi­co David Ea­gle­man, en su for­mi­da­ble li­bro In­cóg­ni­to (Ana­gra­ma), di­ce con in­quie­tan­te elo­cuen­cia que “ca­si to­do lo que ha­ce­mos, pen­sa­mos y sen­ti­mos no es­tá ba­jo nues­tro con­trol cons­cien­te (…). La con­cien­cia es co­mo un di­mi­nu­to po­li­zón en un trans­atlán­ti­co”.

Es de­cir, que cree­mos que di­ri­gi­mos nues­tras exis­ten­cias, que to­ma­mos de­ci­sio­nes vo­lun­ta­ria y li­bre­men­te, que apo­ya­mos es­tas o aque­llas ideas por­que así lo que­re­mos, y en reali­dad, se­gún Ea­gle­man, so­mos po­co más que un cú­mu­lo chis­po­rro­tean­te de cé­lu­las que cam­pan por sí so­las sin más sen­ti­do que el de se­guir sien­do.

En fin, no com­par­to con Ea­gle­man una con­clu­sión tan ra­di­cal (aunque de­bo de­cir que sus ar­gu­men­tos son di­fí­ci­les de re­ba­tir), pe­ro de lo que sí es­toy se­gu­ra es de que los hu­ma­nos chi­lla­mos mu­chí­si­mo y nos gol­pea­mos el pe­cho co­mo go­ri­las pa­ra alar­dear de nues­tras opi­nio­nes, y en reali­dad so­mos pe­que­ños, irres­pon­sa­bles, con­tra­dic­to­rios y ler­dos ( no hay más que aso­mar­se al gri­te­río de las re­des pa­ra com­pro­bar­lo).

No so­mos na­da, so­mos un ama­si­jo pa­ra­dó­ji­co, y el úni­co ca­mino ha­cia una po­si­ble sa­bi­du­ría es asu­mir­lo. Lo di­jo con­so­la­do­ra­men­te Walt Whit­man en sus her­mo­sos ver­sos: “¿ Me con­tra­di­go? Muy bien, pues me con­tra­di­go. Soy gran­de, con­ten­go mul­ti­tu­des”

Nos so­mos na­da, so­mos un ama­si­jo pa­ra­dó­ji­co, y el úni­co ca­mino y so­mos un ama­si­jo pa­ra­dó­ji­co, y el úni­co ca­mino ha­cia una po­si­ble sa­bi­du­ría es asu­mir­lo. Lo di­jo con­so­la­do­ra­men­te Walt Whit­man en sus her­mo­sos ver­sos: “¿Me con­tra­di­go? Muy bien, pues me con­tra­di­go...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.