MÍO, MÍO... Y SO­LO MÍO

NO ES UNA AC­TI­TUD EGOÍS­TA, ES NA­TU­RAL... NO DE­BEN OBLI­GAR­LOS, HAY QUE EN­SE­ÑAR­LES A COM­PAR­TIR, PO­CO A PO­CO Y CON PA­CIEN­CIA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Vida & Pareja -

Em­ma ( 3) es­ta­ba muy ocu­pa­da cons­tru­yen­do cas­ti­llos en el are­ne­ro, cuan­do un ni­ño, po­co más pe­que­ño que ella, se sen­tó a su la­do y qui­so par­ti­ci­par del jue­go usan­do la pa­la de ella. La pe­que­ña es­ta­ba muy di­ver­ti­da ju­gan­do so­la y no pen­sa­ba de­jar sus ju­gue­tes. El ni­ño qui­so arre­ba­tar­le la pa­la y al ver que ella no la sol­ta­ba, co­men­zó a llo­rar des­con­so­la­do. In­me­dia­ta­men­te, la res­pues­ta de la ma­má fue: “Em­ma sé bue­na y com­par­te con el ni­ño, has ju­ga­do mu­cho”.

“To­dos he­mos vis­to o vi­vi­do es­ta si­tua­ción. Ni­ños que no quie­ren com­par­tir el ju­gue­te con el cual es­tán ju­gan­do y pa­dres que sal­tan a la es­ce­na, pa­ra ha­cer que sus hi­jos com­par­tan. Sa­be­mos la im­por­tan­cia de en­se­ñar a los ni­ños ha­bi­li­da­des so­cia­les po­si­ti­vas que les ayu­den a te­ner éxi­to en la vi­da, y com­par­tir es una de ellas, pe­ro ¿es es­te en en­fo­que co­rrec­to?”, cues­tio­na Ca­ro­li­na Cha­cón, coach de pa­dres y de vi­da.

Cues­tio­na que si al­guien vie­ne y arre­ba­ta algo de tus ma­nos, di­cien­do que lo ne­ce­si­ta, co­mo tu ce­lu­lar, ¿có­mo reac­cio­na­rías? ¿Te en­fa­da­rías? La ma­ne­ra tra­di­cio­nal de com­par­tir es­pe­ra que los ni­ños en­tre­guen algo, el mis­mo ins­tan­te que al­guien más lo exi­ge. No obs­tan­te, no­so­tros co­mo adul­tos, es­pe­ra­mos que la gen­te es­pe­re su turno o es­pe­re has­ta que ha­ya­mos ter­mi­na­do. Lo mis­mo de­be­ría apli­car­se a los ni­ños.

“No quie­re com­par­tir na­da”. “Es im­po­si­ble que pres­te sus co­sas”. Es la que­ja de al­gu­nos pa­dres que se de­ses­pe­ran an­te la apa­ren­te ac­ti­tud egoís­ta de sus hi­jos. En cri­te­rio de la si­có­lo­ga Ana Cal­vo, es­te com­por­ta­mien­to no es algo anor­mal. Más bien, ex­pli­ca, es una con­duc­ta ge­ne­ra­li­za­da es­pe­cial­men­te en­tre los ni­ños en­tre me­no­res de tres años, que res­pon­de a una eta­pa evo­lu­ti­va por la que to­dos pa­san. Des­pren­der­se de al­gún ob­je­to su­yo sig­ni­fi­ca per­der una par­te de sí mis­mo. “¡Pa­ra cual­quier per­so­na es im­po­si­ble ha­cer­lo tan fá­cil­men­te!”, afir­ma Cal­vo. Pa­ra ellos, ex­pli- ca, lo que no es­tá no exis­te, por eso le cues­ta tra­ba­jo com­pren­der que las co­sas que pres­tan lue­go van a vol­ver a sus ma­nos.

¿Pe­que­ño avaro?

La si­có­lo­ga Mon­tse Bar­ce­ló Mo­re­so, en so­lo­pa­dres.com se­ña­la que mu­chos pa­dres se preo­cu­pan pen­san­do que tie­nen en ca­sa a un pe­que­ño avaro que nun­ca aprenderá a com­par­tir ni a te­ner en cuen­ta a los de­más. En su cri­te­rio, na­da más le­jos de la reali­dad, ya que a los ni­ños me­no­res de tres años les re­sul­ta muy di­fí­cil pres­tar sus co­sas por­que las con­si­de­ran co­mo una par­te de sí mis­mos, has­ta el pun­to de que vi­ven el he­cho de de­jar­las co­mo si per­die­ran par­te de su pro­pia iden­ti­dad.

Ade­más, aña­de, pa­ra ser egoís­ta el ni­ño ten­dría que ha­ber des­cu­bier­to a los de­más y lue­go ig­no­rar­los y a esa edad es­to aún no ocu­rre. Más bien el pe­que­ño es­tá in­mer­so en ple­na eta­pa ego­cén­tri­ca, don­de to­do gi­ra al­re­de­dor de él y es in­ca­paz de con­si­de­rar las ape­ten­cias y las ne­ce­si­da­des aje­nas.

En es­te sen­ti­do, su­gie­re que cuan­do el ni­ño ac­túe de for­ma in­tere­sa­da, y pen­se­mos que tie­ne un com­por­ta­mien­to egoís­ta, de­be­mos com­pren­der que a es­ta edad to­da­vía no ha in­terio­ri­za­do va­lo­res bá­si­cos co­mo la ge­ne­ro­si­dad.

LOS PA­DRES SE ASUSTAN POR­QUE CREEN TE­NER EN SU CA­SA A UN PE­QUE­ÑO AVARO

LOS NI­ÑOS NO QUIE­REN PRES­TAR SUS CO­SAS POR­QUE LAS VEN CO­MO PAR­TE DE ELLOS

Es algo na­tu­ral

Cal­vo re­sal­ta que es­ta con­duc­ta pue­de em­pe­zar co­mo al año y me­dio de edad, cuan­do sur­ge en ellos un gran sen­ti­mien­to de po­se­sión, tan­to de los ob­je­tos co­mo de las per­so­nas más cer­ca­nas, que ha­ce que se nie­guen ro­tun­da­men­te a com­par­tir sus co­sas con los otros ni­ños.

Es­ta ac­ti­tud no re­pre­sen­ta un mo­ti­vo pa­ra que los pro­ge­ni­to­res se preo­cu­pen de for­ma ex­ce­si­va, por­que es algo que res­pon­de a la eta­pa de ego­cen­tris­mo in­fan­til, du­ran­te la que el ni­ño con­si­de­ra que to­do gi­ra a su al­re­de­dor y que el úni­co pun­to de vis­ta que exis­te es el su­yo. Por lo tan­to to­das sus ac­cio­nes es­tán orien­ta­das a sa­tis­fa­cer sim­ple­men­te sus de­seos, no los de los de­más. “Hay que de­jar cla­ro a los pa­dres que se tra­ta de una con­duc­ta pa­sa­je­ra, que tie­ne su pi­co más al­to a los dos o tres años, aunque se pue­de pro­lon­gar has­ta los cua­tro o cin­co”, de­ta­lla.

No obs­tan­te, tam­bién es bueno de­jar al ni­ño con su ju­gue­te. Es bueno en­se­ñar­les a co­mu­ni­car sus ne­ce­si­da­des a sus amigos: “Pue­des te­ner es­te ju­gue­te cuan­do ter­mi­ne de ju­gar”. Es­to en­se­ña aser­ti­vi­dad po­si­ti­va y los ayu­da a va­ler­se por sí mis­mos. ¡Es­tá bien no com­par­tir! Co­mo lo di­ce la so­ció­lo­ga Heat­her Shu­ma­ker en su li­bro. “Si tu hi­jo no ha ter­mi­na­do de ju­gar con un ju­gue­te, es­tá bien que no lo de a otro que lo quie­re”.

¿Qué ha­cer co­mo pa­dres?

La autora del li­bro Pea­ce­ful Pa­rent, Happy Si­blings, Lau­ra Mark­ham con­si­de­ra que se de­be ha­cer no­tar al ni­ño que hay un ju­gue­te que el otro quie­re y que se­ría muy no­ble de su par­te pres­tar­lo; lo óp­ti­mo es que él ni­ño dé un mar­co de jue­go y lue­go ter­mi­ne la ac­ción con un ac­to de ge­ne­ro­si­dad y sin com­pe­ten­cia.

Com­par­tir, pro­si­gue, es una ha­bi­li­dad so­cial, no es par­te del ni­ño y su esen­cia, por tan­to, tal co­mo otras ha­bi­li­da­des, se apren­den y se re­gu­lan en su in­ten­si­dad, tú le en­se­ñas al ni­ño a dia­lo­gar y no qui­tar por im­pul­so, a con­ven­cer al otro y no a com­pe­tir por un ob­je­to, a crear un jue­go en con­jun­to, a ser so­cia­ble, y eso es ta­rea nues­tra ma­más y pa­pás, no del ni­ño.

A su vez, Bar­ce­ló in­di­ca que el rol edu­ca­ti­vo co­mo me­dia­do­res es im­pres­cin­di­ble pa­ra dar­le a co­no­cer to­das las ex­pe­rien­cias po­si­bles pa­ra que apren­da a su rit­mo. “Ex­pe­rien­cias co­mo nues­tras pro­pias con­duc­tas: res­pe­tar, amar, com­par­tir, pres­tar, y nues­tras ac­ti­tu­des: te­ner pa­cien­cia, ser cohe­ren­tes, com­pren­si­vos… Son las que mos­tra­rán un mo­de­lo fa­mi­liar cla­ro pa­ra el ni­ño”, acon­se­ja.

Cal­vo afir­ma que la la­bor de los pa­dres es ayu­dar al ni­ño a com­pren­der que pres­tar no es lo mis­mo que per­der, que al­gu­nas co­sas son su­yas y otras no, y en­se­ñar­le, po­co a po­co y con pa­cien­cia, a po­ner­se en el lu­gar de los de­más.

Cuan­do apa­re­cen otros ni­ños y quie­ren ju­gar con un ob­je­to de su per­te­nen­cia los ser­mo­nes de que de­ben com­par­tir y ser ge­ne­ro­so no sir­ven. Lo ideal, re­co­mien­da, es apro­ve­char las si­tua­cio­nes y trans­for­mar­las en lec­cio­nes y de­cir­les, por ejem­plo, lle­vas mu­cho ra­to ju­gan­do con el mu­ñe­co, es el turno de Ma­rio, ¿te pa­re­ce?

Qui­zá a la pri­me­ra no lo ha­ga y o hay que pre­sio­nar­los, aco­ta. Hay que de­jar pa­sar un tiem­po pa­ra que el mis­mo ce­da su ju­gue­te. Des­pués los pa­pás de­ben en­car­gar­se de que vuel­ta a su due­ño, di­cién­do­le: ahora te to­ca otra vez.

Así se ayu­da a los ni­ños a res­pe­tar­se y a co­no­cer cier­tas re­glas, aunque a ve­ces hay que de­jar­les re­sol­ver so­los sus dispu­tas y acep­tar su ne­ga­ti­va a com­par­tir. Ca­da ni­ño tie­ne sus per­te­nen­cias fa­vo­ri­tas a las que se sien­te emo­cio­nal­men­te li­ga­do y es ló­gi­co que las de­fien­da con uñas y dien­tes.

SO­LO ES UNA ETA­PA A ME­DI­DA QUE CREZ­CA, APRENDERÁ A COM­PAR­TIR CON SUS AMIGOS, QUE SE­RÁN CA­DA VEZ MÁS IM­POR­TAN­TES PA­RA ÉL, Y VE­RÁ QUE ES MÁS DI­VER­TI­DO QUE JU­GAR ÉL SOLITO

La ge­ne­ro­si­dad se en­se­ña Los ni­ños apren­den a com­par­tir sus co­sas con el ejem­plo. La edad en­tre los 18 meses y los tres años es cuan­do no quie­ren pres­tar na­da su­yo.

No hay que cas­ti­gar su re­sis­ten­cia Si dis­ci­pli­nan a sus hi­jos cuan­do no com­par­ten o los obli­gan a com­par­tir un ju­gue­te fa­vo­ri­to, ha­rán que ten­gan re­sen­ti­mien­to, no ge­ne­ro­si­dad.

¡A ve­ces es­tá bien no com­par­tir! Dé­ja­lo ju­gar has­ta que él quie­ra, pe­ro re­cuér­da­le que al­guien es­tá es­pe­ran­do un turno y que tam­bién les en­can­ta­ría di­ver­tir­se co­mo él lo es­tá ha­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.