POR QUÉ BUS­CA­MOS LA FE­LI­CI­DAD

El Deber - Extra (Bolivia) - - Portada -

Tres ciu­da­des en una. Si exis­te una tie­rra don­de pue­des ex­plo­rar na­tu­ra­le­za, pla­ya y ciu­dad en un mis­mo día, es Pa­na­má, el país puen­te del mun­do, que per­mi­te a sus vi­si­tan­tes ir­se de shop­ping en tien­das de pri­me­ra cla­se y, al mis­mo tiem­po, es el úni­co lu­gar del mun­do don­de pue­de dis­fru- tar del ama­ne­cer, des­de el Pa­cí­fi­co, y el atar­de­cer, des­de el Atlán­ti­co. ¡Hay tan­to que ver!

Así es Pa­na­má, don­de el vi­si­tan­te tie­ne ac­ce­so a las rui­nas de la vie­ja, que fue arra­sa­da por el fue­go y la co­di­cia del pi­ra­ta Henry Mor­gan a me­dia­dos del siglo XVII, a un cen­tro fi­nan­cie­ro que es el me­jor ejem­plo de pu­jan­za de ese país don­de tie­nen se­de de­ce­nas de en­ti­da­des ban­ca­rias in­ter­na­cio­na­les.

La Calzada de Ama­dor es uno de los lu­ga­res im­pres­cin­di­bles por su ubi­ca­ción sobre el océano, su vis­ta a la ciu­dad y al Ca­nal, con­si­de­ra­da la oc­ta­va ma­ra­vi­lla del mun­do, ade­más del bio­mu­seo, que mues­tra de un mo­do in­ter­ac­ti­vo la bio­di­ver­si­dad de Pa­na­má, la ma- yor del pla­ne­ta. ¡Y to­do es­to en una mis­ma ciu­dad!

La vie­ja Pa­na­má

En el cas­co vie­jo es po­si­ble pa­sear por las an­ti­guas ca­lles de la pri­me­ra ciu­dad fun­da­da por los es­pa­ño­les en la cos­ta pa­cí­fi­ca ame­ri­ca­na, en 1519), su­bir a la to­rre de la ca­te­dral e ima­gi­nar em­bar­ca­cio­nes con enor­mes car­ga­men­tos de oro in­ca que lle­ga­ban allí en el siglo XVI.

Los ha­bi­tan­tes que lo­gra­ron es­ca­par del fue­go se alo­ja­ron en el cas­co an­ti­guo, cu­yas ca­lle­jue­las es­tán re­ple­tas de edi­fi­cios his­tó­ri­cos don­de se des­cu­bren igle­sias ba­rro­cas, ca­la­bo­zos y con­ven­tos de los si­glos XVI y XVII, que con­tras­tan con ele­gan­tes res­tau­ran­tes y ori­gi­na-

les tien­das de ar­te­sa­nía. Una bue­na op­ción es su­bir­se al Ce­rro An­cón y ob­ser­var los nu­me­ro­sos ras­ca­cie­los del sky­li­ne pa­na­me­ño

Ca­ri­be pa­na­me­ño y sel­va

Ha­ce dos dé­ca­das el Ca­ri­be pa­na­me­ño era una in­cóg­ni­ta. Hoy en día via­je­ros, sur­fis­tas y aven­tu­re­ros de to­do el mun­do en­cuen­tran en des­ti­nos co­mo Bo­cas del To­ro, las is­las San Blas, Co­lón, Ca­yo Co­ral, Mi­ra­mar y mu­chos otros lu­ga­res, un paraíso de aguas cris­ta­li­nas, flo­ra y fauna exu­be­ran­te, con un li­na­je cul­tu­ral y tu­rís­ti­co que se pre­ser­va y que cre­ce ca­da vez más.

Mi­les de años atrás, cuan­do el ar­chi­pié­la­go de Bo­cas del To­ro se se­pa­ró del con­ti­nen­te na­ció un dis­tin­ti­vo eco­sis­te­ma, des­ti­na­do a con­ver­tir­se en el Ga­lá­pa­gos del Nor­te. Ca­rac­te­ri­za­da por sus bos­ques, man­gla­res, pan­ta­nos, arre­ci­fes de co­ral y pla­yas, gran par­te de la is­la per­te­ne­ce al Par­que Na­cio­nal Ma­rino Is­la Bas­ti­men­tos, don­de al­gu­nas de sus es­pe­cies de an­fi­bios y rep­ti­les es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Es así que los tu­ris­tas en­con­tra­rán al­ber­gues eco­ló­gi­cos que in­vi­tan a re­la­jar­se y a dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za que los ro­dea, lejos del cen­tro de la ciu­dad y del co­mer­cio. ¡Y es que Pa­na­má es mu­cho más que ne­go­cios!

UNA IS­LA LLE­NA DE MIS­TE­RIO Y DE QUIETUD El paraíso es­con­di­do de Pa­na­má La Is­la San Blas, que se ca­rac­te­ri­za por su are­na blan­ca y pla­yas cris­ta­li­nas, es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra los aven­tu­re­ros, que quie­ren un con­tac­to cer­cano con la na­tu­ra­le­za y las raí­ces de un pue­blo tri­bal.

Los cen­tros co­mer­cia­les de Pa­na­má son una vi­si­ta obli­ga­da pa­ra los tu­ris­tas, pues­to que en la ma­yo­ría de las tien­das se pue­den en­con­trar las me­jo­res mar­cas y a bue­nos pre­cios. Unas ho­ras de shop­ping

Es­tá den­tro del Par­que In­ter­na­cio­nal de la Amis­tad, per­mi­te pe­ne­trar­se en el bos­que tropical. El re­co­rri­do tie­ne ria­chue­los, puen­tes en­can­ta­do­res lle­nos de mus­go y gran­des ár­bo­les. Cas­ca­da el Bos­que nu­bla­do

EL DIS­TRI­TO HIS­TÓ­RI­CO DE LA CIU­DAD Ciu­dad de gran be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca Tie­ne in­tere­san­tes rui­nas del pri­mer asen­ta­mien­to de la ciu­dad an­tes de que fue­ra sa­quea­da por el pi­ra­ta in­glés Henry Mor­gan en 1671 y un be­llo ca­mino pa­ra ha­cer en bi­ci­cle­ta, la Calzada del Ama­dor, que une va­rias is­li­tas de la Bahía.

La zo­na histórica En 1997 fue ele­gi­da co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. La her­mo­sa ca­te­dral me­tro­po­li­ta­na El tem­plo lo­ca­li­za­do en el cas­co an­ti­guo de la ciu­dad, fue con­sa­gra­do en 1796, aun­que los tra­ba­jos de cons­truc­ción ini­cia­ron en 1688, 108 años an­tes.

Una de las obras de in­ge­nie­ría más gran­dio­sas Es la gran vía ma­rí­ti­ma que co­mu­ni­ca el Atlán­ti­co con el Pa­cí­fi­co, acor­tan­do los via­jes en bar­co de 21.000 km a 8.370 km. y evi­tan­do el pe­li­gro­so y te­mi­do pa­so del sur.

Ras­ca­cie­los de de 284 me­tros y 70 plan­tas El Pa­na­má City Trump Ocean Club, cons­trui­do en for­ma de una ve­la de bar­co abier­ta por el vien­to, es re­co­no­ci­do co­mo uno de los edi­fi­cios más be­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.