JUE­GO DE TRO­NOS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario -

Los dos pro­duc­to­res y el crea­dor de Can­ción de hie­lo y fue­go cuen­tan có­mo em­pe­zó to­do. Tam­bién, claves que lle­va­ron al triun­fo a la se­rie.

ES­TAS SON AL­GU­NAS RE­GLAS ‘SECRETAS’ QUE CON­VIR­TIE­RON A JUE­GO DE TRO­NOS EN LA ME­JOR SE­RIE DE TV DEL MUN­DO

Ha­ce un tiem­po ex­pe­ri­men­ta­mos una era do­ra­da de la te­le­vi­sión gra­cias a dra­mas co­mo Los So­prano, Mad Men y Brea­king Bad. To­dos uti­li­zan a la per­fec­ción las ideas sobre la na­tu­ra­le­za hu­ma-

na y la mal­dad, que re­flo­ta­ron las ex­pec­ta­ti­vas de lo que la te­le­vi­sión po­día ha­cer. Eso aca­bó cuan­do Brea­king

Bad sa­lió del ai­re en 2013. Aho­ra es­ta­mos en lo que vino des­pués: ser­vi­cios de pro­gra­ma­ción en

strea­ming co­mo Net­flix, Ama­zon y Hu­lu en­sar­za­dos en una pe­lea por au­dien­cias cre­cien­tes.

Te­ne­mos un pro­gra­ma o se­rie pa­ra ca­da es­pec­ta­dor con­ce­bi­ble, lo que im­pli­ca au­dien­cias más pe­que­ñas y po­cas his­to­rias ver­da­de­ra­men­te ori­gi­na­les. La ex­cep­ción es Jue­go de Tro­nos, que fu­sio­na la com­ple­ji­dad si­co­ló­gi­ca de la me­jor te­le­vi­sión con la gran­de­za de la vie­ja es­cue­la holly­woo­den­se. ¿ Te gus­tan las his­to­rias con un an­ti­hé­roe? Bien, por­que Jue­go de Tro­nos tie­ne cin­co Tony So­pra­nos cons­tru­yen­do sus im­pe­rios con san­gre, cin­co Wal­ter Whi­tes des­cu­brien­do qué tan lejos pue­den ir pa­ra triun­far, y hay cin­co Don Dra­pers con un in­co­rre­gi­ble nar­ci­cis­mo. Y vi­ven to­do eso en medio de los am­bien­tes y pai­sa­jes más so­bre­co­ge­do­res, qui­zá por­que no son de es­te mun­do.

El fe­nó­meno es­tá im­pul­sa­do por un equi­po mun­dial que, en una tem­po­ra­da típica de diez epi­so­dios, ge­ne­ra el equi­va­len­te de diez lar­go­me­tra­jes de gran pre­su­pues­to. En ca­da epi­so­dio se gas­tan has­ta diez mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro se man­tie­ne la ex­pec­ta­ti­va gra­cias a una so­la pre­gun­ta: ¿Quién ga­na­rá el jue­go al fi­nal? Si al­go he­mos apren­di­do de la se­rie, es que ca­da reino tie­ne que su­cum­bir en al­gún mo­men­to.

¿Por qué atrae tan­to? Por­que es ri­dí­cu­la­men­te in­te­li

gen­te. El ce­re­bro no tie­ne otra op­ción que en­gan­char­se. En un mun­do de per­so­na­jes te­le­vi­si­vos pla­nos, dra­mi­tas y fan­ta­sías que son un freno pa­ra el ce­re­bro, Jue

go de Tro­nos es una de las tra­mas más ri­cas en cuan­to a len­gua­je e in­tri­gas. Es tan in­te­li­gen­te que

pue­de ser di­fí­cil de se­guir, pe­ro ha­cer­lo nos re­com­pen­sa. Su hu­mor re­tor­ci­do, los diá­lo­gos lí­ri­cos y los in­trin­ca­dos di­le­mas mo­ra­les desafían a rea­li­zar al­go de tra­ba­jo in­te­lec­tual se­rio (ra­ro en es­tos días).

Por­que no es pa­ra ni­ños. Sí, hay se­xo, vio­len­cia, he­chos ocul­tos. To­dos en­ten­di­mos que el desnudo to­tal de Dae­nerys y la es­ce­na en la que Khal Dro­go la to­ma a la fuer­za tie­nen una re­so­lu­ción que acabamos de ver en es­ta sép­ti­ma tem­po­ra­da.

Por tan­to, to­das esas es­ce­nas fuer­tes es­tán orien­ta­das a di­ri­gir la aten­ción a la ex­pli­ca­ción pro­fun­da de la tra­ma.

Por­que es di­fí­cil de­cir qué vie­ne des­pués. Un ele­men­to de fas­ci­na­ción en Jue­go de Tro­nos es la frus­tra­ción que nos cau­sa. Cuan­do pen­sa­mos que he­mos en­con­tra­do el hi­lo que lo acla­ra to­do, la se­rie prue­ba que es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos. Los per­so­na­jes cen­tra­les son ase­si­na­dos, los si­có­pa­tas ad­quie­ren más po­der y las bo­das se con­vier­ten en ba­ños de san­gre. Ade­más, los ma­los desa­rro­llan una con­cien­cia sor­pren­den­te a me­di­da que pa­sa el tiem­po. Las vuel­tas y en­re­dos de la tra­ma nos atra­pan y el desa­rro­llo de he­chos que pa­re­cían im­po­si­bles de an­ti­ci­par nos dan un cho­rro de do­pa­mi­na que nos ha­ce es­pe­rar por más.

Por­que los ar­que­ti­pos son pre­sen­ta­dos, des­trui­dos y re­cons­trui

dos. La rei­na cons­pi­ra­do­ra, el rey des­pia­da­do, el va­lien­te caballero, zom­bis de hie­lo. Bueno, los zom­bis qui­zá no lo sean, pe­ro la se­rie pre­sen­ta ar­que­ti­pos clá­si­cos y jue­ga con ellos.

In­cor­po­ra mu­chos de los per­so­na­jes ar­que­tí­pi­cos y las tra­mas de las na­rra­cio­nes de hé­roes y mi­tos. Sin em­bar­go, lo ha­ce al­te­rán­do­los a me­nu­do e in­clu­so sub­vir­tién­do­los. Es­te ti­po de ex­pe­ri­men­ta­ción con los ar­que­ti­pos ha­ce de Jue­go de Tro­nos una obra de ar­te ver­da­de­ra­men­te su­pe­rior, se­gún va­rios ex­per­tos.

Por ejem­plo, la vir­gi­nal, ru­bia e inocen­te Dae­nerys no per­ma­ne­ce du­ran­te mu­cho tiem­po ni se­xual­men­te ni de cual­quier ma­ne­ra inocen­te des­pués de la muer­te de sus opre­so­res (su her­mano y su ma­ri­do). Se for­ma en un tor­be­llino de se­xo, amor, muer­te, po­lí­ti­ca y éti­ca.

Al fi­nal -y ni si­quie­ra es el fin­ha sur­gi­do co­mo un ti­po de ar­que­ti­po di­fe­ren­te: una po­ten­cia fe­me­ni­na pro­me­te­do­ra que pue­de pro­vo­car en los per­so­na­jes mas­cu­li­nos cen­tra­les una ca­rre­ra por su po­der.

“Dae­nerys pa­re­ce emer­ger co­mo el re­vo­lu­cio­na­rio y el ra­di­cal idea­lis­ta que una vez lu­chó por de­rro­car sis­te­mas in­jus­tos y li­be­rar a los opri­mi­dos, pe­ro que su­cum­be len­ta­men­te a las pre­sio­nes y com­pro­mi­sos del mun­do real de la po­lí­ti­ca”, se lee en un es­tu­dio sobre la se­rie.

Al fi­nal de la cuar­ta tem­po­ra­da, no so­lo ha cons­trui­do un pe­que­ño reino, sino que no tie­ne re­pa­ros en im­po­ner crue­les cas­ti­gos cuan­do su or­den y sus nor­mas son desafia­das. Su via­je épi­co no es­tá aún com­ple­to, pe­ro es­tá ha­cien­do ca­mino rá­pi­da­men­te al an­dar por las eta­pas ar­que­tí­pi­cas.

To­do em­pe­zó así

El jor­guín, el ma­go de­trás de to­do es­to es Geor­ge R.R. Mar­tin.

En 1996 pu­bli­có Jue­go de Tro­nos, la pri­me­ra novela de la se­rie

Can­ción de hie­lo y fue­go. Por en­ton­ces, la con­ci­bió co­mo una tri­lo­gía. Has­ta aho­ra, cin­co de los sie­te vo­lú­me­nes pla­ni­fi­ca­dos han si­do pu­bli­ca­dos.

A fi­na­les de los 80, Mar­tin es­ta­ba un po­co frus­tra­do co­mo es­cri­tor de se­ries co­mo Di­men­sión

des­co­no­ci­da, de la CBS ( The Twi

light Zo­ne) y La Be­lla y la Bes­tia. De­ci­dió que vol­ver a la pro­sa de­bía con­sis­tir en es­cri­bir al­go “tan gran­de co­mo mi ima­gi­na­ción”. Se di­jo a sí mis­mo:“Voy a te­ner to­dos los per­so­na­jes que quie­ra, cas­ti­llos enor­mes, dra­go­nes y lo­bos ho­rri­bles, cien­tos de años de his­to­ria y una tra­ma real­men­te com­ple­ja. Es­tá bien, por­que se tra­ta de un li­bro. Es esen­cial­men­te im­po­si­ble de fil­mar”.

Los li­bros fue­ron un éxi­to, es­pe­cial­men­te des­pués de la pu­bli­ca­ción de Cho­que de re­yes y Tor

men­ta de es­pa­das en 1999. Po­co des­pués, Mar­tin, que es­cri­be en su ca­sa en San­ta Fe, fue com­pa­ra­do con J.R.R. Tol­kien, el au­tor de El Se­ñor de los Ani­llos.

Co­mo la Tie­rra Me­dia de Tol­kien, el Wes­te­ros de Mar­tin es una tie­rra con un par­ti­cu­lar con­jun­to de re­glas. Pri­me­ra re­gla: lo má­gi­co es real; se­gun­da: el in­vierno es­tá lle­gan­do. Las es­ta­cio­nes pue­den du­rar años y cuan­do la se­rie co­mien­za, el lar­go ve­rano es­tá ter­mi­nan­do. Ter­ce­ra re­gla: na­die es­tá a sal­vo. Las nue­vas re­li­gio­nes es­tán en con­flic­to con las an­ti­guas y las di­nas­tías ri­va­les os­ten­tan sus de­sig­nios co­mo he­re­de­ras del Trono de Hie­rro que es­tá en la ca­pi­tal, mien­tras un ejér­ci­to de muer­tos in­ten­ta pe­ne­trar las fron­te­ras de la ci­vi­li­za­ción, mar­ca­das por lo que se co­no­ce co­mo el Mu­ro. Ellos son El vas­to nú­me­ro de cla­nes de Jue­go de Tro­nos in­clu­ye los ri­cos

y ele­gan­tes Lan­nis­ter, en­tre ellos, los in­ces­tuo­sos me­lli­zos Cer­sei y Jai­me. Ella es rei­na por ma­tri­mo­nio y él ayu­da a pro­gre­sar a los su­yos a tra­vés de la vio­len­cia.

Su her­mano, Ty­rion, un ‘in­de­sea­ble’ de ba­ja es­ta­tu­ra, es qui­zá el más as­tu­to es­tu­dian­te del po­der. Lue­go es­tán los Stark, li­de­ra­dos por el es­for­za­do y cum­pli­dor Ned. Sus hi­jos, Robb, San­sa, Ar­ya, Bran, Ric­kon y el ‘bas­tar­do’ Jon Snow se­rán es­par­ci­dos por el te­rri­to­rio de los Sie­te Rei­nos.

Dae­nerys es una Tar­gar­yen, una fa­mi­lia des­pla­za­da que tam­bién -cuán­do no- reclama el trono. Con esa com­bi­na­ción, Jue­go

de Tro­nos se con­vier­te en un cuer­po a cuer­po to­tal que ha­ce ver a la histórica Gue­rra de las Dos Ro­sas (1455-1487) co­mo un jue­go inocen­te.

To­do o na­da

Des­pués de la obra maes­tra de Tol­kien, lle­va­da al ci­ne por Pe­ter Jackson en una tri­lo­gía a co­mien­zos del año 2000, Mar­tin fue co­que­tea­do por los pro­duc­to­res pa­ra con­ver­tir sus li­bros en al­go si­mi­lar a la fran­qui­cia de El Se

ñor de los Ani­llos. Sin em­bar­go, la his­to­ria de Jue­go de Tro­nos era de­ma­sia­do gran­de y los pro­ba­bles co­la­bo­ra­do­res su­gi­rie­ron edi­tar­la pa­ra con­cen­trar­se so­la­men­te en Dae­nerys o Snow, por ejem­plo. Mar­tin los re­cha­zó por­que el pun­to a to­mar en cuen­ta era la ex­pan­sión de su his­to­ria.

Dos no­ve­lis­tas con cier­ta ex­pe­rien­cia, Da­vid Be­nioff y D. B. Weiss, lle­ga­ron a una con­clu­sión si­mi­lar a la del au­tor y ob­tu­vie­ron la ben­di­ción de Mar­tin en lo que el au­tor lla­mó “aquel fa­mo­so al­muer­zo que se con­vir­tió en ce­na, por­que es­tu­vi­mos ha­blan­do du­ran­te ca­si cin­co ho­ras”. Fue en 2006.

Los dos no­ve­lis­tas pen­sa­ron que Jue­go de Tro­nos so­lo po­día ha­cer­se co­mo un dra­ma pa­ra el ser­vi­cio de ca­ble, así que fue­ron a la ofi­ci­na de HBO con un am­bi­cio­so en­tu­sias­mo pa­ra ha­cer­lo ese año. “Ha­bla­ban de unos li­bros de los que ja­más ha­bía oí­do”, di­jo Ca­rolyn Strauss, por en­ton­ces en­car­ga­da de en­tre­te­ni­mien­to de HBO.

HBO com­pró la idea y en­tre­gó las rien­das a Be­nioff y Weiss, con­vir­tien­do en rea­li­za­do­res de la se­rie a quie­nes ja­más ha­bían rea­li­za­do se­rie al­gu­na. Be­nioff era co­no­ci­do por ha­ber adap­ta­do su novela The 25th hour en un guión di­ri­gi­do por Spi­ke Lee. Weiss te­nía una novela. Am­bos se co­no­cie­ron en cla­ses de li­te­ra­tu­ra en Du­blín, en 1995, y se en­con­tra­ron nue­va­men­te en Es­ta­dos Uni­dos. “De­ci­dí que iba a es­cri­bir un guión”, con­tó Be­nioff a

Va­nity Fair en 2014. “Nun­ca ha­bía he­cho un guión y no sa­bía có­mo ha­cer­lo. Le pre­gun­té a Weiss si me es­cri­bi­ría uno, por­que él ya ha­bía es­cri­to al­gu­nos”. Los co­mien­zos Aho­ra, cuan­do Be­nioff y Weiss vuel­can la mi­ra­da ha­cia la pri­me­ra tem­po­ra­da, se ven quis­qui­llo­sos. Su leal­tad al tex­to de Mar­tin, por ejem­plo, hi­zo que el Ty­rion que in­ter­pre­ta Pe­ter Din­kla­ge le pa­re­cie­ra un ‘ Emi­nem ru­bio’ a Be­nioff. Aún así, los ele­men­tos que hi­cie­ron que el es­pec­tácu­lo fue­ra un éxi­to mons­truo­so ya es­ta­ban ahí y el pú­bli­co (tres mi­llo­nes pa­ra el fi­nal de la pri­me­ra la tem­po­ra­da) se apo­de­ró de ellos. Sin du­da el ele­men­to más in­no­va­dor fue la ten­den­cia a ase­si­nar sin pie­dad sus es­tre­llas. Ned Stark, el eje mo­ral de la pri­me­ra tem­po­ra­da, re­tra­ta­do por el en­ton­ces más fa­mo­so miem­bro del re­par­to, Sean Bean, es sor­pren­den­te­men­te de­ca­pi­ta­do en el se­gun­do epi­so­dio. En la ‘Boda Ro­ja’ de la se­gun­da tem­po­ra­da, la se­rie ya ha­bía acu­mu­la­do su­fi­cien­tes fans. Re­cor­de­mos los vi­deos que mues­tran a los fa­ná­ti­cos, cons­ter­na­dos por lo su­ce­di­do en esa boda.

Jue­go de Tro­nos ya mar­ca­ba a vo­lun­tad el rit­mo de la te­le­vi­sión, gra­cias a su vo­lun­tad de re­nun­ciar a un fi­nal fe­liz sim­ple y, en cam­bio, dar pla­cer a tra­vés de la bru­ta­li­dad. In­clu­so si al­guien no mi­ra la se­rie, ve­rá que los per­so­na­jes y sus frases son ya par­te de la cul­tu­ra ac­tual. La apa­ren­te muer­te de Snow fue un te­ma in­ter­na­cio­nal du­ran­te gran par­te de 2015. Sa­tur­day Night Li­ve, Los Sim­pson y The To­night Show han sa­ti­ri­za­do el es­pec­tácu­lo. Las re­cien­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Co­rea del Sur, rea­li­za­das en ma­yo, fue­ron pre­sen­ta­das por una red de no­ti­cias na­cio­nal con re­pre­sen­ta­cio­nes de los can­di­da­tos en es­ce­na­rios y com­po­nen­das si­mi­la­res a los de la se­rie.

La se­rie tu­vo im­pac­to en la reali­dad. En la se­gun­da tem­po­ra­da, ge­ne­ró un gas­to di­rec­to de 43 mi­llo­nes de eu­ros en la eco­no­mía de Ir­lan­da del Nor­te, don­de es­ta­ban las lo­ca­cio­nes ( más de seis ve­ces más de lo que en­tró a la eco­no­mía del país du­ran­te las pri­me­ras dos tem­po­ra­das).

Así se pro­du­ce

El me­jor mo­men­to de la sex­ta tem­po­ra­da, la ‘Ba­ta­lla de los Bas­tar­dos’ se fil­mó du­ran­te 25 días, con 500 ex­tras y 80 ca­ba­llos. Hu­bo 65 do­bles de ac­to­res y cua­tro equi­pos de ca­ma­ró­gra­fos.

El ac­tor Kit Ha­ring­ton en­fren­tó la car­ga de 40 ca­ba­llos, que fue­ron de­te­ni­dos en el úl­ti­mo se­gun­do. La di­se­ña­do­ra de pro­duc­ción De­bo­rah Ri­ley con­tó que ca­da uno de los cuer­pos de uti­le­ría fue ves­ti­do con sus co­rres­pon­dien­tes ar­ma­du­ras y lue­go fue­ron aña­di­dos a las pi­las pa­ra ha­cer más real la es­ce­na. Las to-

mas se ins­pi­ra­ron en ba­ta­llas de la Gue­rra Ci­vil es­ta­dou­ni­den­se pa­ra crear las pi­las de ca­dá­ve­res. Las tác­ti­cas mi­li­ta­res fue­ron to­ma­das de ba­ta­llas ro­ma­nas.

El fi­nal de fi­na­les

Be­nioff y Weiss es­tán es­cri­bien­do en Los An­ge­les la tem­po­ra­da fi­nal. Es­tán en un loun­ge am­plio, y en la enor­me ha­bi­ta­ción hay una má­qui­na de pin­ball con el te­ma de Jue­go de Tro­nos. Es un he­cho que la se­rie ter­mi­na­rá mu­cho an­tes que los li­bros. La úl­ti­ma novela de Mar­tin se pu­bli­có en 2011, año en que em­pe­zó la se­rie.

Mar­tin des­cri­be su pró­xi­ma en­tre­ga, la sex­ta de sie­te, co­mo ‘ma­si­va­men­te re­tra­sa­da’. “La tra­ve­sía es una aven­tu­ra”, di­ce el es­cri­tor, que, a los 68 años, ha en­fren­ta­do las crí­ti­cas y los ata­ques acer­ca de que no lo­gra­rá ter­mi­nar los li­bros. “Siem­pre hay un pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to pa­ra mí”, di­ce.

Pe­ro los ac­to­res es­tán cre­cien­do y ma­du­ran­do y hay una co­mu­ni­dad de ar­te­sa­nos que es­pe­ran ór­de­nes en Bel­fast pa­ra se­guir ela­bo­ran­do la uti­le­ría que ne­ce­si­ta la pro­duc­ción; por eso, la se­rie no pue­de es­pe­rar y tan­to Be­nioff co­mo Weiss sa­bían que es­to su­ce­de­ría. Eso los lle­vó a re­unir­se con el no­ve­lis­ta en 2013, en­tre la se­gun­da y ter­ce­ra tem­po­ra­da, pa­ra de­li­near lo que Mar­tin lla­ma “los desa­rro­llos fi­na­les” des­pués de que el li­bro y la se­rie se se­pa­ren.

Ellos di­cen que am­bos, se­rie y li­bro, pue­den co­exis­tir. “Hay cier­tas co­sas que en ese en­ton­ces apren­di­mos de Geor­ge y que van a su­ce­der e la se­rie, pe­ro hay otras que Geor­ge no sa­bía que su­ce­de­rían, así que va­mos a ave­ri­guar­las por pri­me­ra vez”, di­cen.

Cam­bios no­to­rios

Por ejem­plo, en la sép­ti­ma tem­po­ra­da, que es­tá en ple­na ex­hi­bi­ción, se ha vis­to que los des­nu­dos han dis­mi­nui­do. Ya no se ve a Ty­rion aho­gán­do­se en vino mien­tras ha­bla sobre el po­der ni ya­ce en­tre mu­lli­dos al­moha­do­nes con una – o más- mu­je­res des­nu­das. En lu­gar de eso, se di­ri­ge a un bal­cón pa­ra re­fle­xio­nar.

Los pro­duc­to­res pa­re­cen ha­ber fre­na­do las imá­ge­nes de bur­del que po­drían mos­trar el ca­rác­ter li­bi­di­no­so de Eu­ron Grey­joy, que no de­ja de pre­gun­tar a Jai­me si pa­ra sa­tis­fa­cer a su her­ma­na tie­ne que usar los de­dos, o si a ella le gus­ta sua­ve o ru­do.

La ac­ción es más rá­pi­da. En un so­lo epi­so­dio, Dae­nerys re­ci­be, de­cla­ra pri­sio­ne­ro y lue­go en­tre­ga ar­mas a Jon Snow. Eso, ha­ce dos tem­po­ra­das, ha­bría re­que­ri­do de al me­nos tres epi­so­dios.

No es­tán preo­cu­pa­dos por la reac­ción del pú­bli­co. Se con­cen­tran en lo que tie­nen en ese mo­men­to sobre el es­cri­to­rio: qué es­pa­da es­tá fren­te a ellos o qué pe­lea de­be ser co­reo­gra­fia­da.

Cuan­do es­ta­ban pre­pa­ran­do la sép­ti­ma tem­po­ra­da, Be­nioff y Weiss se vol­vie­ron más po­se­si­vos. Eso es­ti­mu­ló la cu­rio­si­dad de los fa­ná­ti­cos; fue ne­ce­sa­rio crear más pro­ce­di­mien­tos de se­gu­ri­dad. Po­co an­tes de la sex­ta tem­po­ra­da, los pa­pa­raz­zis con­si­guie­ron en Bel­fast fo­tos del ac­tor Kit Ha­ring­ton con el pei­na­do ca­rac­te­rís­ti­co del per­so­na­je, lo que hi­zo su­po­ner, co­rrec­ta­men­te, que Jon Snow no es­ta­ba de he­cho tan muer­to co­mo que­dó en la an­te­rior tem­po­ra­da. “Mi­ren qué di­fí­cil es pro­te­ger in­for­ma­ción en es­ta épo­ca”, di­ce Be­nioff. “La CIA no pue­de ha­cer­lo. La NSA no pue­de ha­cer­lo. ¿ Qué opor­tu­ni­dad te­ne­mos no­so­tros?”.

El ac­tor Ni­ko­laj Cos­ter- Wal­dau, que in­ter­pre­ta a Jai­me Lan­nis­ter, djo que Be­nioff y Weiss “se hi­cie­ron más pro­tec­to­res de la his­to­ria y del guión y evi­tan que sea ma­ni­pu­la­da. Per­ci­bo que es­ta tem­po­ra­da es su be­bé”.

Aún fal­ta el fi­nal de fi­na­les, que se pre­sen­ta­rá el pró­xi­mo año o qui­zá en 2019. Pa­ra en­ton­ces, Weiss di­ce que “al­gu­na me­di­ca­ción po­drá ayu­dar”, por­que se­gu­ra­men­te ha­brá es­trés al mo­men­to de ter­mi­nar la his­to­ria.

´Dra­go­nes con CGI. Se usan pro­ce­sos lla­ma­dos Com­pu­ter Ge­ne­ra­ted Ima­gery (CGI) o imá­ge­nes crea­das con compu­tado­ra pa­ra dar vi­da a los dra­go­nes.

Gi­gan­te. Neil Fin­gle­ton in­ter­pre­tó a Mag el Po­de­ro­so. El ac­tor me­día 2,33 m. Mu­rió es­te año de un pa­ro car­dia­co. Era ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de bás­quet.

La gran ame­na­za Las lan­zas que por­tan los ca­mi­nan­tes blan­cos son de hie­lo cris­ta­li­za­do. Se usó plás­ti­co pa­ra crear­las.

Den­tro y fue­ra del set. Pe­ter Drin­kla­ge es ve­ge­ta­riano; to­da la car­ne que su per­so­na­je, Ty­rion Lan­nis­ter, con­su­me, es­tá he­cha de to­fu. Da­to cu­rio­so: su es­ta­tu­ra es ca­si la mi­tad de la de La Mon­ta­ña.

Una boda re­le­van­te. Cuan­do se ca­só con Khal Dro­go, Dae­nerys Tar­gar­yen tu­vo que co­mer el co­ra­zón de un ca­ba­llo. En reali­dad, la pro­duc­ción pre­pa­ró un chi­cle de ca­si ki­lo y medio con re­lleno

So­bri­na del gran Char­les Cha­plin. Ta­li­sa Maegyr, es­po­sa de Robb Stark, es in­ter­pre­ta­da por la ac­triz Oo­na Cha­plin

Pro­ble­mas. La ca­be­za de uno de los eje­cu­ta­dos al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da es igual a la del ex pre­si­den­te Bush.

No, gra­cias. To­mó dos me­ses fa­bri­car el Trono de Hie­rro. La Rei­na Isa­bel rehu­só ama­ble­men­te sen­tar­se en él.

Una muer­te es­pe­ra­da. El rey Jof­frey Ba­rat­heon mu­rió en­ve­ne­na­do. El ac­tor Jack Glee­son tie­ne un pa­re­ci­do con el te­rri­ble em­pe­ra­dor ro­mano Ca­lí­gu­la

Elen­co exi­to­so. Emi­lia Clar­ke fue ac­triz re­ve­la­ción y Pe­ter Dun­kla­ge, me­jor ac­tor de re­par­to. La se­rie ob­tu­vo va­rios Emmy.

Ho­dor. En el úl­ti­mo mo­men­tos de su vi­da se re­ve­la el mo­ti­vo de su nom­bre.

Por­ta­da icó­ni­ca. No­ta prin­ci­pal de re­cien­te nú­me­ro de la re­vis­ta Ti­me

Re­tor­ci­do. La re­la­ción in­ces­tuo­sa de Cer­sei y Jai­me pro­vo­ca muer­tes

En­fer­me­dad. Los hom­bres de pie­dra trans­mi­ten la pso­ria­gris

Hé­roe. A pe­sar de su es­ta­tu­ra, Ty­rion tu­vo mo­men­tos he­roi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.