Ro­sa Mon­te­ro. El gran se­cre­to

El Deber - Extra (Bolivia) - - Sumario - RO­SA MON­TE­RO

A prin­ci­pios de ju­lio, El País Se­ma­nal pu­bli­có un es­tu­pen­do reportaje de Cris­ti­na Ga­lin­do sobre la fe­li­ci­dad. Es un te­ma que siem­pre me ha fas­ci­na­do y sobre el que he es­ta­do re­co­pi­lan­do da­tos des­de ha­ce años; un in­te­rés ló­gi­co, si te­ne­mos en cuen­ta que nues­tra ma­yor am­bi­ción es ser di­cho­sos. Sin em­bar­go, la fe­li­ci­dad tal y co­mo la en­ten­de­mos hoy (co­mo un de­re­cho, co­mo nues­tra na­tu­ral as­pi­ra­ción) es en reali­dad un in­ven­to del siglo XVIII. Has­ta en­ton­ces, la gran ma­yo­ría de los hu­ma­nos na­cie­ron, cre­cie­ron y mu­rie­ron pen­san­do que el mun­do era un va­lle de lá­gri­mas y la vi­da un su­fri­mien­to.

Fue en el XVIII cuan­do irrum­pió, po­de­ro­sa y de­mo­crá­ti­ca, la idea de que so­mos me­re­ce­do­res de la di­cha y de­be­mos dis­fru­tar de la exis­ten­cia. Por cier­to que es­to su­ce­dió só­lo en Oc­ci­den­te: en mu­chas otras zo­nas del pla­ne­ta aún per­du­ra la cla­ra con­cien­cia del do­lor de vi­vir. Re­cuer­do una fra­se im­pac­tan­te de la Rei­na de los Ban­di­dos, la in­dia Phoo­lan De­vi, mal­tra­ta­da y vio­la­da des­de ni­ña, con­ver­ti­da des­pués en ase­si­na y ban­do­le­ra, ase­si­na­da ella mis­ma en Nue­va Del­hi, en 2001, a los 38 años: “No te­mo mo­rir, por­que la muer­te es más dul­ce que es­ta du­ra vi­da”.

De en­tre los nu­me­ro­sos dis­cur­sos sobre la fe­li­ci­dad que se es­cri­bie­ron en el XVIII so­bre­sa­le el de la ma­ra­vi­llo­sa pen­sa­do­ra y cien­tí­fi­ca Ma­da­me du Châ­te­let: “Es cre- en­cia co­mún que es di­fí­cil ser fe­liz, y de­ma­sia­do cier­to es”, em­pie­za di­cien­do, pa­ra lue­go re­be­lar­se con­tra ello. En cam­bio hoy la creen­cia co­mún sos­tie­ne que la di­cha es fá­cil, ca­si obli­ga­to­ria. Y si no la con­se­gui­mos ple­na y pe­ren­ne­men­te, nos que­ja­mos: si to­dos son fe­li­ces, ¿por qué yo no? ¿ O por qué yo no tan­to co­mo los de­más? Co­mo los mo­de­los al­mi­ba­ra­dos de los anun­cios te­le­vi­si­vos. O co­mo los pro­ta­go­nis­tas de esas ra­dian­tes fo­tos que ati­bo­rran las re­des, hom­bres y mu­je­res siem­pre son­rien­do, via­jan­do, co­mien­do, bai­lan­do, ha­cién­do­se al­bo­ro­ta­dos sel­fies, en bar­cos, en co­ches, de­lan­te de la To­rre de Pi­sa, su­je­tan­do glo­bi­tos de co­lo­res. Hoy la fe­li­ci­dad, más que un emo­cio­nan­te de­re­cho, pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en una mer­can­cía, en un co­di­cia­do ob­je­to de con­su­mo que hay que po­seer pa­ra no ser un pa­ria so­cial, un mal­di­to prin­ga­do. Es co­mo un me­gas­martp­ho­ne emo­cio­nal. Y qui­zá es­te im­pe­rat iv o de ser fe­li­ces nos es­té di­fi­cul­tan­do la vi­da: se­gún la OMS, hay 300 mi­llo­nes de per­so­nas que su­fren de­pre­sión en el mun­do, un 18% más que ha­ce só­lo 10 años. Sea co­mo sea, lo cier­to es que la fe­li­ci­dad, esa co­sa in­de­fi­ni­ble, subjetiva, es­cu­rri­di­za, lu­mi­no­sa, tur­ba­do­ra, efí­me­ra y be­lla, se ha con­ver­ti­do en un te­ma de mo­da, en un mi­to mun­dial. Co­mo se­ña­la el reportaje de EPS, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos creó ha­ce un año un Mi­nis­te­rio de la Fe­li­ci­dad, y el tre­men­do Ni­co­lás Ma­du­ro nom­bró en 2013 un vi­ce­mi­nis­tro ve­ne­zo­lano de la Su­pre­ma Fe­li­ci­dad del Pue­blo (la so­la de­fi­ni­ción ate­rro­ri­za).

Me­nos de­men­cial pe­ro aun así cho­can­te es que la ONU de­cre­ta­ra, ha­ce cin­co años, que el 20 de mar­zo era el Día In­ter­na­cio­nal de la Fe­li­ci­dad. A par­tir de en­ton­ces tam­bién ela­bo­ra un ran­king del bie­nes­tar de 156 paí­ses; los pri­me­ros lu­ga­res los ocu­pan No­rue­ga y Di­na­mar­ca, y el úl­ti­mo, la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na. Es­pa­ña es­tá en el pues­to 35º, un lu­gar que no es de­pri­men­te, pe­ro tam­po­co glo­rio­so. Sin em­bar­go, en ju­nio de 2015 sa­lió un ba­ró­me­tro del CIS cu­yos da­tos me pas­ma­ron: 8 de ca­da 10 es­pa­ño­les se con­si­de­ra­ban fe­li­ces o muy fe­li­ces. En una es­ca­la del 0 (com­ple­ta­men­te in­fe­liz) al 10 (com­ple­ta­men­te di­cho­so), la res­pues­ta más fre­cuen­te fue un asom­bro­so 8. Aún más: el 42% se de­fi­nían co­mo ca­si com­ple­ta­men­te fe­li­ces.

Se di­ría que aquí em­pe­za­mos a ro­zar lo sus­tan­cial, que nos apro­xi­ma­mos al tué­tano de las co­sas. Hay en nues­tras cé­lu­las un an­he­lo fie­ro de se­guir sien­do, un de­lei­te en lo bá­si­co, en an­dar y en co­mer, en el sol y la no­che, en el vien­to y el agua. Nues­tra car­ne ani­mal nos sal­va de ser só­lo hu­ma­nos.

Sí, so­mos cria­tu­ras he­chas pa­ra la fe­li­ci­dad, co­mo de­cían en el XVIII. Por eso hay per­so­nas que, pe­se a su­frir gran­des re­ve­ses, una pa­rá­li­sis, un desahu­cio, una gue­rra, si­guen ex­pe­ri­men­tan­do mo­men­tos de go­zo. In­clu­so Phoo­lan De­vi de­bió de arran­car­le chis­pas a la os­cu­ri­dad. Y es que la vi­da se re­go­ci­ja de vi­vir. Ese es el sen­ci­llo y gran se­cre­to

La au­to­ra. Es periodista y si­có­lo­ga es­pa­ño­la. Ha es­cri­to en­sa­yos y no­ve­las por los que ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes dis­tin­cio­nes. Su obra ha si­do tra­du­ci­da a más de una vein­te­na de idio­mas y pu­bli­ca­da en mu­chos paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.