El triun­fo de los bo­ta­ra­tes

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

Em­pe­za­ré ad­mi­tien­do que qui­zá cho­cheo. Quie­ro de­cir que las ge­ne­ra­cio­nes ma­du­ras han re­fun­fu­ña­do de las jó­ve­nes des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos. En las pi­rá­mi­des de Egip­to hay pin­ta­das de ha­ce 4.000 años que di­cen co­sas co­mo: “Los jó­ve­nes ya no res­pe­tan a sus ma­yo­res y no tie­nen sen­ti­do del de­ber ni del sa­cri­fi­cio”. Son tó­pi­cos que la pro­pia his­to­ria se en­car­ga de ful­mi­nar, por­que si las ge­ne­ra­cio­nes hu­bie­ran ido em­peo­ran­do su­ce­si­va­men­te des­de en­ton­ces, aho­ra la hu­ma­ni­dad es­ta­ría a la al­tu­ra de las ame­bas.

Y no, no he­mos em­peo­ra­do, y qui­zá tam­po­co me­jo­ra­do, pe­ro en cual­quier ca­so creo que el por­cen­ta­je de ne­ce­dad se man­tie­ne es­ta­ble des­de siem­pre.

Y aun así, pe­se a es­ta cer­ti­dum­bre, no pue­do por me­nos que sen­tir cier­ta an­gus­tia an­te los mo­de­los que la so­cie­dad ac­tual ofre­ce a los jó­ve­nes. Ha­ce 100 años los hé­roes so­cia­les (bien es ver­dad que no ha­bía he­roí­nas) eran los in­te­lec­tua­les, los cien­tí­fi­cos, los ar­tis­tas, los go­ber­nan­tes o los re­vo­lu­cio­na­rios, de­pen­dien­do del ses­go ideo­ló­gi­co.

Dé­ca­das des­pués, pon­ga­mos ha­ce 30 años, se ad­mi­ra­ba a los de­por­tis­tas, los can­tan­tes o in­clu­so a ti­bu­ro­nes co­mo Ma­rio Con­de, el cual tam­po­co es un ejem­plo muy pro­ve­cho­so, des­de lue­go. Pe­ro es que hoy el hom­bre de mo­da en el mun­do es un chis­ga­ra­bís ita­liano de 49 años, el su­pues­to mi­llo­na­rio Gian­lu­ca Vac­chi, y di­go su­pues­to por­que di­cen que tie­ne em­pre­sas de em­pa­que­ta­do de me­di­ci­nas, pe­ro lo úni­co que le ve­mos ha­cer, día sí y día tam­bién, es bai­lar en tra­je de ba­ño, to­do ta­tua­je y múscu­los, jun­to a una ma­ci­za (a la sa­zón su no­via jo­ven­zue­la), en lu­jo­sos en­tor­nos de cie­los ru­ti­lan­tes y pis­ci­nas tur­que­sa.

Y son es­tas pren­das, a sa­ber, te­ner múscu­los, des­ca­ro y ego­la­tría, alar­dear del dol­ce far nien­te y de la opu­len­cia más pe­tar­da y ser un fan­tas­món de dis- co­te­ca, las que le han con­ver­ti­do en un mo­de­lo as­pi­ra­cio­nal para la gen­te. ¡Pe­ro si in­clu­so se nos ha in­for­ma­do pun­tual­men­te de que Gian­lu­ca aca­ba de rom­per con su no­via ma­ci­za! Vivimos en una so­cie­dad en la que pue­de mo­rir­se nues­tro ve­cino sin que nos en­te­re­mos, pe­ro si es­te men­dru­go to­se, lo sa­be­mos co­rrien­do. Tie­ne más de 10 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y es la es­tre­lla del mo­men­to, sin que para ello ha­ya da­do mues­tra de po­seer nin­gu­na ha­bi­li­dad es­pe­cial, más allá de una je­ta su­per­la­ti­va. Ma­rio Con­de era por lo me­nos un la­bo­rio­so lian­te. Lo pa­gó con la cár­cel, por for­tu­na, pe­ro se­gu­ro que se tra­ba­ja­ba sus chan­chu­llos du­ra­men­te. Hoy, en cam­bio, im­pe­ra la pe­re­za. Hoy lo que ven­de es ha­cer­se ri­co y fa­mo­so sin dar un pa­lo al agua y pen­san­do lo mí­ni­mo. He aquí el má­xi­mo mo­de­lo as­pi­ra­cio­nal, del que Gian­lu­ca cons­ti­tu­ye una obra cum­bre. Pe­ro te­ne­mos otras mues­tras na­cio­na­les más ac­ce­si­bles, chi­cos y chicas po­pu­la­res por ha­ber in­ter­ve­ni­do en pro­gra­mas de te­le­rrea­li­dad. Sue­len ser gua­pos, des­ca­ra­dos y nar­ci­sos, to­do muy en la on­da de Gian­lu­ca.

No du­do que sean bue­na gen­te, pe­ro mu­chos de ellos pa­re­cen unos mar­mo­li­llos. Es im­por­tan­te que de­mues­tren que no tie­nen ni idea de na­da, por­que así cual­quier bo­rri­co pue­de aca­ri­ciar el sue­ño de ser co­mo ellos.

En el úl­ti­mo pro­gra­ma de Su­per­vi­vien­tes, que con­sis­te en me­ter a un pu­ña­do de per­so­nas en una is­la, les hi­cie­ron un test de cul­tu­ra ge­ne­ral a los con­cur­san­tes. Eran sie­te, y só­lo una mu­jer ati­nó con to­das las res­pues­tas, aun­que eran cues­tio­nes ele­men­ta­les.

Hu­bo quien es­cri­bió Sherby en vez de Sha­kes­pea­re, o quien di­jo que el au­tor de la fa­mo­sa lí­nea Ser o no ser era Ce­la. Va­rios res­pon­die­ron que una te­tra­lo­gía cons­ta­ba de 30 par­tes, y hu­bo una pre­gun­ta, “¿Los re­yes de qué país vi­vían en el pa­la­cio de Orien­te?”, que des­en­cua­der­nó a los par­ti­ci­pan­tes; tu­vie­ron que re­pe­tir­la seis o sie­te ve­ces, por­que la ma­yo­ría no con­se­guía en­ten­der­la (es lo que se lla­ma anal­fa­be­tis­mo fun­cio­nal). Uno con­tes­tó que eran los Re­yes Ma­gos.

To­do es­to ha­ce reír, pe­ro más nos val­dría llo­rar, por­que no es ba­la­dí. Sí, ya sé que, co­mo mues­tran las pin­ta­das de las pi­rá­mi­des, a los ma­yo­res siem­pre nos da por va­ti­ci­nar ton­tas ca­tás­tro­fes, pe­ro es que me te­mo lo peor: nun­ca ha ha­bi­do an­tes en la his­to­ria ejem­plos tan glo­ba­li­za­dos y per­sua­si­vos de que, para al­can­zar el triun­fo social, la ma­ne­ra más có­mo­da, ac­ce­si­ble y rá­pi­da es ser sim­ple­men­te un bo­ta­ra­te

Ha­ce 100 años los hé­roes so­cia­les (bien es ver­dad que no ha­bía he­roí­nas) eran los

in­te­lec­tua­les, cien­tí­fi­cos, ar­tis­tas, go­ber­nan­tes o re­vo­lu­cio­na­rios. Pa­re­ce que hoy lo que ven­de es ha­cer­se ri­co pen­san­do lo mí­ni­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.