EN EU­RO­PA VE­RANO MÁ­GI­CA

PA­SEO RELÁMPAGO PUE­DES CO­NO­CER 10 CIU­DA­DES DEL VIE­JO MUN­DO EN SO­LO 18 DÍAS

El Deber - Extra (Bolivia) - - Viajes -

Re­co­rrer 10 be­llí­si­mas ciu­da­des eu­ro­peas de Fran­cia, Ita­lia, Aus­tria, Ale­ma­nia y Es­pa­ña, en 18 días, es po­si­ble, gra­cias a las fa­ci­li­da­des que ofre­cen las agen­cias de tu­ris­mo y a un ba­jo cos­to. El pro­gra­ma in­clu­ye tres no­ches en Ma­drid, tres en Ro­ma y otras tres en Pa­rís, una no­che en Bur­deos, otra en Hei­del­berg, en Inns­bruck, en Ve­ne­cia, en Flo­ren­cia, en Ni­za, ter­mi­nan­do en Bar­ce­lo­na. Les mos­tra­mos al­gu­nos de los im­per­di­bles en es­tas ciu­da­des.

Bur­deos

Con su ele­gan­cia ur­ba­na y en­can­to pro­vin­cial, Bur­deos es un atrac­ti­vo des­tino tu­rís­ti­co al su­r­oes­te de Fran­cia. Se le lla­ma el Puer­to de la Lu­na de­bi­do a su ubi­ca­ción ro­mán­ti­ca en una cur­va en forma de me­dia lu­na del río Ga­ro­na.

La ciu­dad tie­ne un ri­co pa­tri­mo­nio cul­tu­ral que se re­mon­ta a la an­ti­güe­dad. La Unesco de­cla­ró a Bur­deos co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1998 gra­cias a la ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca de la ciu­dad. Más de 350 edi­fi­cios es­tán cla­si­fi­ca­dos co­mo mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, en­tre ellos el Pont de Pie­rre, el Grand Théâ­tre, el Gros­se Clo­che, la ca­te­dral de San An­dré, la Es­pla­na­de des Quin­con­ces, con­si­de­ra­da la pla­za más gran­de de Eu­ro­pa, el Mu­seo de Be­llas Ar­tes y la Pla­ce de la Bour­se.

Pa­rís

Un des­tino tu­rís­ti­co muy po­pu­lar a ni­vel mun­dial es la ciu­dad de Pa­ris. Se tra­ta de una atrac­ti­va ca­pi­tal que re­ci­be más de 42 mi­llo­nes de tu­ris­tas ca­da año. Mo­nu­men­tos, mu­seos, edi­fi­cios his­tó­ri­cos, par­ques y jar­di­nes con­for­man la ex­ten­sa lis­ta de los lu­ga­res im­per­di­bles de Pa­ris.

Los edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos de Pa­ris son sin du­das, la ca­te­dral No­tre Da­me y la To­rre Ei­fel. Am­bos cuen­tan con la par­ti­cu­la­ri­dad de ser los mo­nu­men­tos más fa­mo­sos del mun­do. Pe­ro tam­bién es­tán La ba­sí­li­ca de Sa­cré–Coeur es otro de los lu­ga­res im­per­di­bles y el Ar­co del triun­fo, el Mu­seo del Lou­vre y el Pa­la­cio de Ver­sa­lles,

Ni­za

Las vis­tas son im­per­di­bles en la ciu­dad ita­lia­na de Ni­za. Des­de la cum­bre de la Co­li­na del Cas­ti­llo se tie­ne una pa­no­rá­mi­ca fan­tás­ti­ca del mar Me­di­te­rrá­neo, la ciu­dad, la Bahía de los Án­ge­les, el Pa­seo de los In­gle­ses, y las pla­yas.

Lle­gar has­ta la ci­ma no es com­pli­ca­do. Se pue­de ac­ce­der a sus 90 me­tros de al­tu­ra por es­ca­le­ras o por un as­cen­sor. En la ci­ma hay un par­que con una cas­ca­da ar­ti­fi­cial cons­trui­da en el si­glo XVIII y las rui­nas del cas­ti­llo del si­glo XI que da nom­bre a la co­li­na. Es uno de los pro­gra­mas más be­llos para quien via­ja por pri­me­ra vez.

Ro­ma

Ro­ma ha guar­da­do mi­llo­nes de te­so­ros de la his­to­ria a tra­vés de va­rios si­glos. Su ri­que­za cul­tu­ral su­ma­da a su es­pí­ri­tu en­can­ta­dor, sus caó­ti­cas ca­lles ado­qui­na­das y sus res­tau­ran­tes con te­rra­zas flo­ri­das, la con­vier­ten en uno de los des­ti­nos fa­vo­ri­tos del mun­do.

Pro­ba­ble­men­te lo más des­ta­ca­do de la ciu­dad sean sus mo­nu­men­tos, co­mo el ma­jes­tuo­so Co­li­seo Ro­mano que ocu­pa el pri­mer pues­to en cual­quier lis­ta de im­per­di­bles en Ro­ma, pe­ro ade­más

es­tán la Fon­ta­na de Tre­vi, el Pan­te­óny la Pla­za Es­pa­ña. Re­co­rrer los co­lo­ri­dos mer­ca­dos de ca­lle ro­ma­nos es to­da una ex­pe­rien­cia.

Ve­ne­cia

Si van a La Se­re­nis­si­ma o a la Rei­na del Adriá­ti­co, co­mo se co­no­ce a Ve­ne­cia, no pue­den de­jar de co­no­cer la Piaz­za San Mar­co, el co­ra­zón de la ciu­dad, el Pa­la­cio Du­cal, el Puen­te Rial­to y el Gran Ca­nal. Pe­ro el pa­seo en góndola con un mú­si­co a bor­do es al­go que no de­ben per­der­se. Su­bir­se a un va­po­ret­to o sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co que los lle­va a ca­da rincón de la ciu­dad y a otras is­las se­rá to­da una vi­ven­cia.

Flo­ren­cia

El pro­ble­ma de vi­si­tar Flo­ren­cia es el sín­dro­me de Stend­hal, que pro­vo­ca el irre­fre­na­ble de­seo de vol­ver a vi­si­tar el Pon­te Vec­chio, la Ga­le­ría de los Ofi­cios, la Ba­si­li­ca de San­ta Ma­ria dei Fio­ri y la Di San Mar­co y al­gu­nos de sus mu­seos, mo­nu­men­tos y pla­zas.

Inns­bruck

La Edad Me­dia es­tá muy pre­sen­te en el cen­tro his­tó­ri­co de Inns­bruck (Aus­tria), cu­yos mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos mues­tran el apa­sio- nan­te pa­sa­do que la ciu­dad ha vi­vi­do los úl­ti­mos 800 años: el Te­ja­di­llo de Oro y su mi­ra­dor, fue­ron tes­ti­gos de en­car­ni­za­das lu­chas de ca­ba­lle­ros; en el Pa­la­cio Im­pe­rial se ce­le­bra­ron lu­jo­sas fiestas y la be­lle­za del cas­ti­llo de Am­bras era ad­mi­ra­da más allá de las fron­te­ras. Has­ta el si­glo XX, el ata­la­ya ad­ver­tía des­de la To­rre de la Ciu­dad de pe­li­gros co­mo in­cen­dios, tor­men­tas o tro­pas enemi­gas que ame­na­za­ban a los ha­bi­tan­tes.

Inns­bruck es una ciu­dad abier­ta al fu­tu­ro. Mues­tra de ello son los nu­me­ro­sos edi­fi­cios de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que se han ido cons­tru­yen­do por to­da la ciu­dad, co­mo las ele­gan­tes es­ta­cio­nes del fu­ni­cu­lar Hun­ger­burg­bahn.

Hei­del­berg

Es­ta es una ciu­dad que sin lu­gar a du­das hay que vi­si­tar, cuan­do vi­si­ten Ale­ma­nia. No so­lo por­que la be­lle­za de su ar­qui­tec­tu­ra, ca­lles y pai­sa­jes es in­ne­ga­ble, sino por­que la ofer­ta cul­tu­ral es­tá a la or­den del día para que los tu­ris­tas se lle­ven la mejor im­pre­sión de es­ta pe­que­ña pe­ro aco­ge­do­ra ciu­dad.

Es fa­mo­sa por­que fue una de las po­cas ciu­da­des ale­ma­nas, que des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial re­sul­tó ca­si ile­sa. El Cas­ti­llo de Hei­del­berg, el Puen­te An­ti­guo, la Ciu­dad An­ti­gua y el Things­tät­te o tea­tro abier­to cons­trui­do en el go­bierno de Hitler, son una vi­si­ta obli­ga­da

Ma­drid y Bar­ce­lo­na

Pa­sear por Ma­drid y Bar­ce­lo­na es una com­bi­na­ción im­pre­sio­nan­te de cul­tu­ra del vie­jo mun­do y obras maes­tras mo­der­nas.

El Tem­plo de De­bod, la Puer­ta del Sol, la Pla­za de la Vi­lla, el ba­rrio de las Le­tras y los jar­di­nes del Buen Re­ti­ro y la Gran Vía, la ca­lle que nun­ca duer­me, son al­gu­nos de los más be­llos lu­ga­res de la ca­pi­tal es­pa­ño­la; Mien­tras que la Fuen­te Má­gi­ca es una atrac­ción obli­ga­to­ria de Bar­ce­lo­na, al igual que Ba­sí­li­ca de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, el Mu­seo Pi­cas­so y la ca­lle Las Ram­blas que em­pie­za en la Pla­za Catalunya y ter­mi­na en el Mo­nu­men­to a Co­lón en el puer­to Port Vell, en­tre otras atrac­cio­nes.

EL CON­SE­JO QUE DAN LOS AGEN­TES DE VIA­JES ES QUE SE PROGRAME EL TOURS CON AN­TE­LA­CIÓN

La Gran vía Es un mues­tra­rio de la ar­qui­tec­tu­ra de prin­ci­pios de si­glo XX, ex­hi­bien­do edi­fi­cios de es­ti­lo Art De­co, pla­te­res­co y mo­der­nis­ta.

Inns­bruck Es la ca­pi­tal de Ti­rol, en el oes­te de Aus­tria, es uno de los des­ti­nos del ‘must see’ del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.