EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO HA­RÁ QUE LOS HU­RA­CA­NES SEÁN MÁS PO­DE­RO­SOS

Pro­nós­ti­co. Aun­que la me­teo­ro­lo­gía es una cien­cia de pro­ba­bi­li­da­des, hay evi­den­cia de que el ca­len­ta­mien­to de los oceá­nos se­rá un fac­tor que ha­rá que los ci­clo­nes ten­gan ma­yor fuer­za, aun­que no au­men­ten en nú­me­ro

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Los hu­ra­ca­nes co­mo Ir­ma, que gol­peó el Ca­ri­be, to­man su ener­gía de los océa­nos y por ello, con el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, los cien­tí­fi­cos creen que su in­ten­si­dad au­men­ta­rá, aun­que no su fre­cuen­cia.

A fal­ta de da­tos sa­te­li­ta­les a es­ca­la pla­ne­ta­ria an­te­rio­res a 1970, es im­po­si­ble sa­ber có­mo evo­lu­cio­nó la ac­ti­vi­dad ci­cló­ni­ca en el si­glo XX. De ahí la pru­den­cia de los pro­nós­ti­cos.

Aun­que des­de ha­ce 20 años se de­tec­tó una ma­yor fre­cuen­cia de hu­ra­ca­nes en el Atlán­ti­co norte, al con­tra­rio que en­tre 1970 y 1995, los in­ves­ti­ga­do­res no­tan que la ac­ti­vi­dad si­gue ci­clos de de­ce­nas de años y que no es po­si­ble de­cir si el in­cre­men­to es una va­ria­bi­li­dad na­tu- ral o al cam­bio cli­má­ti­co. Por ejem­plo, en el Pa­cí­fi­co no­roes­te hu­bo una li­ge­ra dis­mi­nu­ción de la ac­ti­vi­dad en­tre 1980 y 2010.

Si­glo XXI, más in­ten­si­dad

Los mo­de­los in­for­má­ti­cos que si­mu­lan el cli­ma re­ve­lan un po­si­ble au­men­to de la in­ten­si­dad de los ci­clo­nes en es­te si­glo, y un des­cen­so de su fre­cuen­cia.

“Los ci­clo­nes muy in­ten­sos son una con­se­cuen­cia es­pe­ra­da del cam­bio cli­má­ti­co", ex­pli­ca Va­lé­rie Mas­son-Del­mot­te, miem­bro del GIEC, gru­po de re­fe­ren­cia so­bre el cli­ma a ni­vel mun­dial. “A ma­yor tem­pe­ra­tu­ra del agua y ni­vel de hu­me­dad, más in­ten­so se­rá el ci­clón ", afir­ma la cli­ma­tó­lo­ga.

El au­men­to del ni­vel de los océa­nos es una se­ñal del ca­len­ta- mien­to del pla­ne­ta. Esa subida, va­ria­ble, tu­vo una me­dia de 20 cm en el si­glo XX y pue­de ser de has­ta ca­si un me­tro en 2100.

A la vez, los ci­clo­nes pro­du­cen un olea­je que ge­ne­ra “ma­reas de tor­men­ta". Am­bos efec­tos com­bi­na­dos po­nen en ries­go a más po­bla­cio­nes cos­te­ras.

Se­gún el ser­vi­cio me­teo­ro­ló­gi­co de Fran­cia, “la la­ti­tud a la que los ci­clo­nes al­can­zan su má­xi­ma in­ten­si­dad se ha des­pla­za­do ha­cia los po­los du­ran­te los úl­ti­mos 35 años “una se­ñal de que el cin­tu­rón tro­pi­cal de la Tie­rra se ha ex­pan­di­do al sur y al norte del Ecua­dor.

Ese cam­bio ha­rá que zo­nas que aún no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra hu­ra­ca­nes muy in­ten­sos, que­den en la ru­ta de és­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.