El enemi­go en ca­sa

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

¿Quién no ha sen­ti­do al­gu­na vez co­mo se po­ne en mar­cha esa bo­la de nie­ve de la in­se­gu­ri­dad que ame­na­za con arra­sar­lo to­do? Con­vi­vi­mos con un ti­rano in­te­rior que nos lo ha­ce to­do mu­cho más di­fí­cil

El hi­jo de una ami­ga (he em­bo­rro­na­do un po­co los da­tos pa­ra que no lo re­co­noz­can) es­tá atra­ve­san­do mo­men­tos amar­gos. Tie­ne 22 años y es un ge­nio; bi­lin­güe en in­glés y es­pa­ñol, fue nú­me­ro uno en se­lec­ti­vi­dad y pre­mio ex­tra­or­di­na­rio de ba­chi­lle­ra­to. Tras em­pe­zar la ca­rre­ra en Madrid, con­si­guió una pres­ti­gio­sa be­ca in­ter­na­cio­nal pa­ra con­ti­nuar sus es­tu­dios en Es­ta­dos Uni­dos.

Se in­cor­po­ró es­te cur­so a la universidad es­ta­dou­ni­den­se y, de pron­to, las co­sas em­pe­za­ron a tor­cer­se. Fue en­he­bran­do en­fer­me­da­des una de­trás de otra, gri­pe, bron­qui­tis, gas­tri­tis; al fi­nal su­fría ma­reos, ta­qui­car­dias. Por pri­me­ra vez en to­da su vi­da ob­tu­vo ma­las no­tas y ca­da día fue­ron em­peo­ran­do. Le diag­nos­ti­ca­ron de­pre­sión y an­sie­dad y vol­vió a ca­sa sin ter­mi­nar las cla­ses.

Aún po­dría re­gre­sar en sep­tiem­bre y, ha­cien­do un es­fuer­zo, sal­var el año y la be­ca. Pe­ro se sien­te in­ca­paz: “No con­se­guía ni si­quie­ra en­ten­der lo que me de­cían. Era co­mo si no su­pie­ra ha­blar in­glés”.

He aquí el mal­di­to enemi­go in­te­rior ha­cien­do de las su­yas. Qué ex­tra­ñas, en­fer­mas cria­tu­ras so­mos los hu­ma­nos: por si la vi­da no bas­ta­ra pa­ra apo­rrear­nos; por si no tu­vie­ra ya to­da exis­ten­cia su cuo­ta de con­flic­tos, de su­fri­mien­to, de ad­ver­sa­rios to­ca­pe­lo­tas y en­vi­dio­sos ma­lig­nos, re­sul­ta que ade­más nos las so­le­mos apa­ñar muy bien pa­ra con­ver­tir­nos en la peor com­pa­ñía pa­ra no­so­tros mis­mos.

Es lo que se lla­ma la ten­ta­ción del fra­ca­so, una os­cu­ra atrac­ción por el da­ño y la de­rro­ta, un res­ba­la­di­zo co­que­teo con los abis­mos. Co­mo di­ce mi ami­ga la vio­li­nis­ta Mi­ra­ri: “Es eso que ha­ce que, jus­to el día que te tie­nes que le­van­tar a las seis, te acues­tes la no­che an­te­rior a las dos de la ma­dru­ga­da”.

El enemi­go en ca­sa. Con­vi­vi­mos con un ti­rano ín­ti­mo que nos lo ha­ce to­do mu­cho más di­fí­cil. Y ade­más ac­túa de una ma­ne­ra cap­cio­sa, de mo­do que mu­chas per­so­nas se pa­san la exis­ten­cia igno- ran­do que son ellas mis­mas quie­nes se es­tán sa­bo­tean­do. Por ejem­plo, re­cha­zan de­ter­mi­na­das pro­mo­cio­nes la­bo­ra­les por­que di­cen pre­fe­rir una vi­da más sen­ci­lla, cuan­do lo cier­to es que el re­to les ate­rra; o bien ase­gu­ran que en reali­dad no les gus­ta tan­to es­cri­bir, o ha­cer tea­tro, o de­di­car­se a las ca­rre­ras de mo­tos; que só­lo son afi­cio­nes juveniles y que pre­fie­ren ser, por ejem­plo, abo­ga­dos, cuan­do lo que su­ce­de es que se mue­ren de mie­do de pro­bar y no va­ler, de que­rer y no lle­gar. Por no ha­blar del te­rreno sen­ti­men­tal, en el que el au­to­sa­bo­ta­je lle­ga a al­can­zar ni­ve­les gran­dio­sos. Y así, pue­de ha­ber quien se que­je amar­ga­men­te de su ma­la suer­te amo­ro­sa, sin ad­ver­tir que siem­pre es­co­ge al aman­te inade­cua­do: el que vi­ve muy le­jos, el que ya es­tá em­pa­re­ja­do y ca­re­ce de fu­tu­ro.

Y lue­go es­tá ese clá­si­co que con­sis­te en for­zar una rup­tu­ra por mie­do a que la otra per­so­na rom­pa con­ti­go, o por­que es­tás de­ma­sia­do bien con ella y, co­mo esa di­cha ten­drá que aca­bar­se al­gún día, pre­fie­res, an­tes de su­frir más, pe­gar­te un ha­cha­zo en el co­ra­zón aho­ra mis­mo.

El mie­do a la fe­li­ci­dad y la ten­ta­ción del fra­ca­so son las dos ca­ras ro­ño­sas de la mis­ma mo­ne­da.

Sé bien que no to­do el mun­do es igual de au­to­des­truc­ti­vo, pe­ro ¿ quién no ha sen­ti­do al­gu­na vez có­mo se po­nía en mar­cha en su in­te­rior esa bo­la de nie­ve que po­co a po­co ame­na­za­ba con arra­sar­lo to­do? Bas­ta con ser de­ma­sia­do per­fec­cio­nis­ta, bas­ta con fa­llar en al­go que te in­tere­se mu­cho, bas­ta con sen­tir tu pro­pia fra­gi­li­dad y no sa­ber asu­mir­la pa­ra que em­pie­ces a boi­co­tear­te, pa­ra que ca­da vez seas más in­ca­paz de ha­cer las co­sas bien, pa­ra desear sa­lir co­rrien­do ha­cia el pre­ci- pi­cio, que el fi­nal sea rá­pi­do, mo­rir ya pa­ra no te­ner que se­guir so­por­tan­do la ago­nía de la lu­cha, al­can­zar la pa­si­vi­dad fi­nal de los ven­ci­dos, la con­ge­la­da paz de los ce­men­te­rios. Me en­can­ta­ría po­der de­cir­le al hi­jo de mi ami­ga que su in­se­gu­ri­dad se arre­gla con el tiem­po, pe­ro la ver­dad es que creo que esa lí­nea de som­bra nos acom­pa­ña siem­pre. Eso sí, po­de­mos apren­der a con­vi­vir con ella, a des­dra­ma­ti­zar nues­tros dra­ma­tis­mos, a no dar­le tan­ta im­por­tan­cia a las de­rro­tas. Na­die fra­ca­sa en to­do, de la mis­ma ma­ne­ra que na­die triun­fa en to­do. La frus­tra­ción for­ma par­te de la vi­da, los mie­dos son siem­pre más gran­des que las he­ri­das reales y des­de lue­go na­die tie­ne tan ma­la opi­nión de ti co­mo tu mal­di­to enemi­go in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.