SUE­ÑO DE UN CI­RU­JANO UN CO­RA­ZÓN AR­TI­FI­CIAL HE­CHO EN LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA

El Deber - Extra (Bolivia) - - Personaje -

Ig­na­cio Be­rra (Na­cho) es el ci­ru­jano que pu­so un co­ra­zón nue­vo en el pe­cho de Dei­vid. Es uno de los que siem­pre mi­mó al pe­que­ño des­de su lle­ga­da al hos­pi­tal Ga­rrahan y un fer­vien­te ad­mi­ra­dor de su for­ta­le­za. “Una co­sa es que us­te­des co­mo pa­dres su­fran, pe­ro es dis­tin­to po­ner el cuer­po”, co­men­tó una vez.

La in­ten­ción de es­te ci­ru­jano es tri­pli­car la can­ti­dad de tras­plan­tes que se ha­cen en su país. Ac­tual­men­te, los ór­ga­nos son pre­ser­va­dos en frío an­tes de ser tras­plan­ta­dos, pe­ro con un pro­ce­di­mien­to lla­ma­do per­fu­sión ex vi­vo, se pue­de man­te­ner al ór­gano fun­cio­nan­do y a 37 gra­dos has­ta que sea co­lo­ca­do en el cuer­po.

La ima­gen de un co­ra­zón la­tien­do es el ar­gu­men­to más lla­ma­ti­vo de la pá­gi­na lew.com.ar, que des­cri­be có­mo se po­dría me­jo­rar la can­ti­dad y la ca­li­dad de los do­nan­tes.

“Se ti­ran a la ba­su­ra 1,5 mi­llo­nes de ór­ga­nos”, la­men­ta. “Se tras­plan­ta me­nos del 10% de lo ne­ce­sa­rio”, ex­pli­ca a EX­TRA. El 70% de los co­ra­zo­nes que se do­nan son de­se­cha­dos, el 40% de los ri­ño­nes y el 7% de hí­ga­dos. La téc­ni­ca de per­fu­sión ex vi­vo no se ha­ce pa­ra pe­dia­tría. Es nue­va y se es­tá ha­cien­do en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa”, cuenta. Se po­dría con­tro­lar y has­ta me­jo­rar el ór­gano con es­te pro­ce­di­mien­to.

El otro pro­yec­to que lle­va ade­lan­te es la fa­bri­ca­ción de un co­ra­zón ar­ti­fi­cial de flu­jo pul­sá­til.

En Bo­li­via se reali­zó un trasplante a Víc­tor Si­les Ho­yos. Fue en el hos­pi­tal Bo­li­viano Bel­ga de Co­cha­bam­ba, el 12 de fe­bre­ro de 1998.

Fa­mi­lia reuni­da. En la fo­to so­lo fal­ta Fa­bio, el her­mano ma­yor. To­dos es­tu­vie­ron acom­pa­ñan­do a Dei­vid, que pa­só diez me­ses en el hos­pi­tal Ga­rrahan de Bue­nos Ai­res. Su úni­ca po­si­bi­li­dad de vi­vir era re­ci­bir un co­ra­zón nue­vo.

Va­ci­lan­te. Una se­ma­na des­pués de la in­ter­ven­ción ya po­día ca­mi­nar. Fue re­cu­pe­ran­do la fuer­za po­co a po­co.

Cum­plea­ños. Lo ce­le­bró con sus ami­gui­tos de sa­la y con los mé­di­cos y en­fer­me­ras, que lo mi­ma­ron siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.