En­tre hu­ra­ca­nes

El Deber - Extra (Bolivia) - - En Foco -

Des­de ha­ce un par de me­ses, al­gu­na de las va­rias apli­ca­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas que ten­go en mi ca­pri­cho­so y ton­to te­lé­fono in­te­li­gen­te ha em­pe­za­do a en­viar­me por su cuen­ta aler­tas so­bre la for­ma­ción de los hu­ra­ca­nes del Atlán­ti­co. No sé bien cuál de las apli­ca­cio­nes es ni por qué se ha ac­ti­va­do ese ser­vi­cio, pe­ro el ca­so es que de re­pen­te co­men­za­ron a apa­re­cer en mi pan­ta­lla in­quie­tan­tes men­sa­jes que de­cían co­sas co­mo és­ta: “Ras­trea­dor de Hu­ra­ca­nes: Tormenta Tro­pi­cal Ten se ha for­ma­do en el océano Atlán­ti­co. Ho­ra de ob­ser­va­ción 07: 00 AM”. O, aún peor, co­mo és­ta: “Ras­trea­dor de Hu­ra­ca­nes: Hu­ra­cán Ca­te­go­ría 2 Har­vey ha as­cen­di­do a Hu­ra­cán Ca­te­go­ría 3, ho­ra de ob­ser­va­ción 08:00 PM”. Es­ta úl­ti­ma in­for­ma­ción fue horas an­tes de que Har­vey em­bis­tie­ra Te­xas de­jan­do 60 muer­tos y un pa­vo­ro­so des­tro­zo, así que yo to­da­vía no me lo to­ma­ba muy en se­rio.

A fi­na­les de agos­to tam­bién vi “Tormenta Tro­pi­cal Ir­ma ha as­cen­di­do a Hu­ra­cán Ca­te­go­ría 2. Ho­ra de ob­ser­va­ción 04: 00 PM”, sin sa­ber que es­ta­ba asis­tien­do al na­ci­mien­to de un mons­truo. To­dos es­tos avi­sos me pa­re­cían, eso sí, va­ga­men­te omi­no­sos, opre­si­vos en su ame­na­za cre­cien­te y, so­bre to­do, los juz­gué una cer­te­ra me­tá­fo­ra de la con­go­ja de exis­tir, de ese te­mor al fu­tu­ro que a ve­ces te aprie­ta el pes­cue­zo has­ta cor­tar el alien­to.

En la vi­da siem­pre sue­le ha­ber al­gún hu­ra­cán for­mán­do­se a lo le­jos, es de­cir, a lo hon­do, en al­guno de nues­tros más pro­fun­dos ma­res in­te­rio­res.

Y hay tem­po­ra­das en las que per­ma­ne­ce­mos con los de­dos cru­za­dos, con­fian­do en que los vien­tos amai­nen an­tes de que nos arra­sen el co­ra­zón.

De mo­do que yo ha­bía co­lo­ca­do es­tos in­quie­tan­tes men­sa­jes en el te­rreno de lo sim­bó­li­co. Có­mo no re­ci­bir cons­tan­tes avi­sos de hu­ra­ca­nes con la que es­tá ca­yen­do; con el ti­fón de Ca­ta­lu­ña as­cen­dien­do de ca­te­go­ría de mo­do im­pa­ra­ble (es­cri­bo es­te ar­tícu­lo la vís­pe­ra de la Dia­da: ya sa­ben que tar­da dos se­ma­nas en im­pri­mir­se); con la ame­na­za evi­den­te del cam­bio cli­má­ti­co que el ac­tual Go­bierno nor­te­ame­ri­cano si­gue ne­gan­do; con la in­si­dio­sa, su­cia, cruel gue­rra te­rro­ris­ta que es­ta­mos suf rien­do; con el mo­nu - men­tal chi­fla­do de Kim Jong-un ju­gan­do a las ba­ta­llas nu­clea­res con­tra ese otro dis­pa­ra­ta­do go­ri­la que es Do­nald Trump (y di­go go­ri­la, con per­dón de esos in­te­li­gen­tes si­mios, por­que am­bos lí­de­res no ha­cen más que apo­rrear­se fan­fa­rro­na­men­te el pe­cho). Por no ha­blar de los ci­clo­nes pri­va­dos: ya he di­cho an­tes que ca­da cual aguan­ta sus vien­tos in­te­rio­res. Pe­ro en­ton­ces, de re­pen­te, la reali­dad em­pe­zó a po­ner­se de­ma­sia­do real. Los hu­ra­ca­nes que yo veía me­ta­fó­ri­cos se con­vir­tie­ron en ver­da­de­ras pesadillas, en trom­bas le­ta­les de vien­to y agua ca­pa­ces de des­tro­zar un país. Y, por con­si­guien­te, to­das las de­más ame­na­zas que sim­bo­li­za­ban tam­bién em­pe­za­ron a pa­re­cer­me peo­res y más pro­ba- bles. Pen­den so­bre nues­tras ca­be­zas de­ma­sia­das ca­tás­tro­fes: en una no­ve­la re­sul­ta­ría un plan­tea­mien­to exa­ge­ra­do. El fu­tu­ro cer­cano arru­ga el áni­mo.

Una ami­ga psi­coa­na­lis­ta me con­tó lo mu­cho que afec­ta­ban los pro­ble­mas po­lí­ti­cos y so­cia­les a sus pa­cien­tes y có­mo ca­si to­dos em­peo­ra­ban en los ins­tan­tes crí­ti­cos: en el 11- M, por ejem­plo.

No es de ex­tra­ñar. Ha­ce mu­cho que no ha­blo con ella de es­te te­ma, pe­ro me ima­gino que aho­ra de­ben de en­con­trar­se en es­ta­do po­co me­nos que co­ma­to­so. O qui­zá no, por­que el ser hu­mano só­lo pue­de ad­mi­nis­trar cier­ta can­ti­dad de an­gus­tia y de pe­li­gro y, si so­bre­pa­sa­mos la cuo­ta, nos adap­ta­mos a ella.

En otro mo­men­to, la muy se­ria ame­na­za nu­clear de Kim Jong-un y Trump nos hu­bie­ra pues­to his­té­ri­cos, pe­ro hoy no dis­po­ne­mos de te­rror su­fi­cien­te pa­ra eso por­que te­ne­mos que di­vi­dir­lo en va­rios fren­tes. De al­gu­na ma­ne­ra es un ali­vio sa­ber que so­mos bi­chos te­na­ces que po­de­mos re­sis­tir­lo ca­si to­do; cu­ca­ra­chas vi­ta­les ca­pa­ces de vol­ver a ven­der ra­mi­tos de azahar en las pla­zas de Beirut un mi­nu­to des­pués de un fe­roz bom­bar­deo; de le­van­tar de nue­vo una ciu­dad arrasada por los ven­da­va­les; de lo­grar for­jar acuer­dos tras rap­tos de odio y fu­ria.

En las Mil y una no­ches hay un ani­llo má­gi­co que su­pues­ta­men­te cu­ra to­da pe­na. Pe­ro cuan­do el rey por fin lo con­si­gue, com­prue­ba que no es más que un ani­llo vul­gar que lle­va gra­ba­do: “Tam­bién es­to pa­sa­rá”. Así es­tán las co­sas. A respirar y a se­guir

Una ami­ga si­coa­na­lis­ta me con­tó lo mu­cho que afec­tan los pro­ble­mas po­lí­ti­cos y so­cia­les a sus pa­cien­tes. Pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra es un ali­vio sa­ber que so­mos una es­pe­cie de bi­chos te­na­ces que po­de­mos re­sis­tir­lo ca­si to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.