LÍ­RI­CA RE­BEL­DE

Uti­li­za su téc­ni­ca vo­cal pa­ra fu­sio­nar rit­mos an­di­nos y ca­ri­be­ños. Así es Gian Car­la Ti­se­ra

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA - JA­VIER MÉN­DEZ VEDIA TEX­TO Ar­chi­vo GCT FO­TOS

Mu­chos años des­pués, fren­te a la so­le­dad neo­yor­qui­na de su apartamento, Gian Car­la Ti­se­ra ha­bía de re­cor­dar aque­lla ma­ña­na re­mo­ta en que un hom­bre muy vie­jo con unos sue­ños enor­mes la ayu­dó a des­cu­brir un len­gua­je se­cre­to.

Co­cha­bam­ba era en­ton­ces su uni­ver­so y en él gi­ra­ban dos so­les: su abue­lo Ernesto y su abue­la No­ra; su her­mano me­nor, Die­go, era un re­ca­ta­do as­te­roi­de; Gian Car­la era un sa­té­li­te sin ór­bi­ta que exas­pe­ra­ba a la abue­la. Al­gún si­len­cio­so golpe si­de­ral con­vir­tió al pa­dre en un pla­ne­ta erran­te y em­pu­jó a su ma­má, El­vi­ra, a Es­ta­dos Uni­dos, don­de es­tu­dió, tra­ba­jó y su­frió du­ran­te tres años por sus hi­jos.

La pe­que­ña Gian Car­la exas­pe­ra­ba a los vie­jos tre­pan­do al ár­bol bi­cen­te­na­rio de la ca­sa an­ti­gua, co­rre­tean­do por el sa­lón de be­lle­za de la abue­la y por los pa­si­llos de La Can­cha, ese abi­ga­rra­do mer­ca­do co­cha­bam­bino que es un re­su­men del pla­ne­ta. Mien­tras la abue­la es­co­ge las ver- du­ras pa­ra el al­muer­zo, la fu­tu­ra so­prano se de­tie­ne en el olor te­rro­so de las pa­pas y el ca­lien­te olor de la san­gre y la car­ne que hie­ren de a ki­lo las mujeres de po­lle­ra. Ca­da co­lor, ca­da voz, ca­da acen­to que­chua de las char­las de Fe­li­ci­dad, su na­na, con su abue­lo, se fue­ron que­dan­do en la ni­ña. Se ha que­da­do tam­bién flo­tan­do en su me­mo­ria el olor a ta­ba­co que te­nía su abue­lo, que mu­rió de en­fi­se­ma, y el sa­bor de las em­pa­na­das de La An­gos­tu­ra.

“Tie­ne que con­ver­tir­se en una se­ño­ri­ta”, se re­pi­te a sí mis­ma la abue­la al ver la ór­bi­ta erran­te de Gian Car­la. “¡Ba­llet! Es la solución”. El ejer­ci­cio, la dis­ci­pli­na del mo­vi­mien­to y de la pos­tu­ra van a con­ver­tir­la en una da­mi­ta. Error.

La ener­gía de esa su­per­no­va de cua­tro años y me­dio si­gue des­ba­ra­tan­do la sa­la, has­ta que un día tro­pie­za y pa­ra evi­tar el golpe se aga­rra del piano. Sin que­rer, ha opri­mi­do una te­cla y el so­ni­do ha con­ver­ti­do a la can­tan­te en una pie­dra ab­sor­ta. La abue­la lo ha no­ta­do y pien­sa: “¡Mú­si­ca! Es la solución”. La con­cen­tra­ción, la dis­ci­pli­na del rit­mo y los so­ni­dos van a con­ver­tir­la en una da­mi­ta. Error. “La ver­dad es que soy un ani­mal”, di­rá des­pués la so­prano.

El hom­bre vie­jo con sue­ños enor­mes se lla­ma Car­los Iriar­te y es pro­fe­sor de piano. Al­go en su

ros­tro re­cuer­da a un Can­tin­flas se­ño­rial. Car­los es igual de en­tre­te­ni­do. Aga­rra una ban­de­ja y co­lo­ca va­rios ob­je­tos. “Te doy cinco se­gun­dos pa­ra que los me­mo­ri­ces”, le di­ce a su alum­ni­ta y lue­go cu­bre la ban­de­ja con un pa­ño. Ella tie­ne que for­zar la me­mo­ria pa­ra re­cor­dar ca­da ob­je­to. Le con­ta­ba anéc­do­tas de los com­po­si­to­res y así fue es­cu­chan­do de­ta­lles de la ge­nial sor­de­ra de Beet­ho­ven o de la pre­co­ci­dad del eterno Mo­zart. Cuan­do ya ha­bía apren­di­do lo su­fi­cien­te, Car­los la lle­va­ba a la he­la­de­ría Dum­bo, don­de ha­bía un piano de co­la. Ahí to­ca­ba Gian Car­la pa­ra los co­men­sa­les que de­rre­tían sin pri­sa un gra­ni­za­do en la bo­ca.

De al­gu­na ma­ne­ra, Car­los Iriar­te su­po que la mú­si­ca es­ta­ba en el des­tino de la ni­ña. Ella in­tuía que la in­men­sa pa­tria mu­si­cal era un lu­gar don­de se sen­tía se­gu­ra, a gus­to. Lue­go ven­dría otro mo­men­to de­ci­si­vo, aun­que pa­ra eso era ne­ce­sa­rio que trans­cu­rran tres años. El abue­lo Ernesto se en­car­gó de ten­der un puen­te de so­ni­dos en­tre los her­ma­nos Gian Car­la y Die­go y El­vi­ra, ma­má de am­bos. Ca­da mes lle­ga­ba un re­gis­tro so­no­ro en el que El­vi­ra con­ta­ba sus días en ese in­men­so país de len­gua ex­tra­ña y des­gra­na­ba su ca­ri­ño pa­ra sus hi­jos, que la es­cu­cha­ban en el es­cri­to­rio. Ca­si con de­ses­pe­ra­ción, Gian Car­la ha in­ten­ta­do re­cu­pe­rar to­das esas gra­ba­cio­nes, pe­ro se han per­di­do to­das. So­lo se pue­de ima- gi­nar la su­ce­sión de pe­que­ñas ale­grías y los ras­tros so­no­ros de la so­le­dad de El­vi­ra. Hay un frag­men­to en el que se oye a la pe­que­ña to­can­do el piano pa­ra su ma­dre. El res­to es si­len­cio.

El re­en­cuen­tro

Los abue­los via­ja­ron con Gian Car­la y Die­go a Los An­ge­les. Por fin, des­pués de tres años, los niños ve­rían a su ma­dre. Na­da po­día sa­lir mal. Ernesto y No­ra ha­bían pre­pa­ra­do a los dos chi­cos pa­ra vi­vir con una ma­má so­la y su voz era uno de los so­ni­dos de la in­fan­cia de am­bos.

Eran las on­ce de la no­che cuan­do lle­ga­ron a la gi­gan­tes­ca Los An­ge­les y en el ae­ro­puer­to se en­con­tra­ron con una se­ño­ra que los abra­za­ba y to­ca­ba de­ses­pe­ra­da­men­te, en­tre so­llo­zos. Gian Car­la es­ta­ba sor­pren­di­da pe­ro era in­ca­paz de reac­cio­nar an­te ese vio­len­to ca­ri­ño ma­terno con­te­ni­do du­ran­te 1.100 días.

En to­do eso pen­só mien­tras se sor­pren­día al ver la au­to­pis­ta, tan ilu­mi­na­da, con mi­les de co­ches po­seí­dos por una pri­sa in­sen­sa­ta. To­do era tan dis­tin­to al rit­mo de ca­mi­na­ta en el que vi­vía en Co­cha­bam­ba. Iba y ve­nía por su llaj­ta, mi­ran­do aten­ta­men­te las ca­lles y las ca­sas. Aún hoy, cuan­do vi­si­ta la ciu­dad que la vio na­cer, re­pi­te el ri­to de ca­mi­nar ca­si me­mo­ri­zan­do por enési­ma vez el cas­co vie­jo y re­co­rrien­do a su gus­to las 25 cua­dras que hay en­tre La

Re­co­le­ta y La Can­cha, in­clu­so con las bol­sas de sus com­pras.

Han lle­ga­do a la ca­sa y el ca­ri­ño so­lí­ci­to de la ma­má les mues­tra los cuar­tos, las ca­mi­tas, las toa­llas, en fin, ese pe­que­ño nue­vo uni­ver­so que va a ser su cen­tro en los pró­xi­mos años. Les pre­sen­ta a un par de tíos que es­ta­ban de vi­si­ta y fi­nal­men­te los acues­ta. Lo si­guien­te que re­cuer­da Gian Car­la es el ro­ce le­ve de su ma­má, que rom­pe el cris­tal quie­to de su sue­ño ma­tu­tino mien­tras los tíos y los abue­los aún duermen. Son las seis de la ma­ña­na. Sa­lie­ron de la ca­sa si­len­cio­sa­men­te y se fue­ron a un res­tau­ran­ci­to. Pan­que­ques, hue­vos, sal­chi­cha ame­ri­ca­na. Es la pri­me­ra vez que desa­yu­nan jun­tos. Los enor­mes ven­ta­na­les del mo­des­to res­tau­ran­te ilu­mi­nan la an­sie­dad y las lá­gri­mas de la jo­ven ma­má, que les ha­ce preguntas y les da de co­mer con ter­nu­ra in­fi­ni­ta.

“Se­ño­ra, su hi­ja...”

Así em­pe­zó el cam­bio en la vi­da de los her­ma­nos. Co­mo un eco le­jano lle­ga­ban a la me­mo­ria de Gian Car­la la agi­ta­ción na­vi­de­ña de su abue­lo, que de­di­ca­ba un día en­te­ro a bus­car un pino en el bos­que, cor­tar­lo y lle­var­lo a la ca­sa an­ti­gua de Co­cha­bam­ba, pa­ra lue­go fi­jar­lo con pie­dras en la sa­la, y la mi­nu­cio­sa re­pa­ra­ción de las lu­ce­ci­tas que­ma­das que ro­dea­rían ese ver­dor de­co­ra­do. Tres días de­mo­ra­ban en bus­car, fi­jar y ador­nar ese ár­bol. Le lle­ga­ba tam­bién, asor­di­na­do, el so­ni­do de las bro­mas y las ri­sas de me­dio cen­te­nar de pa­rien­tes que se reunían ca­da Na­vi­dad en la ca­sa an­ti­gua. El can­san­cio fe­liz que le de­ja­ban los jue­gos con los pri­mos y el sa­bor de los pas­te­les y el arroz con le­che que pre­pa­ra­ba la bi­sa­bue­la El­vi­ra so­lo la acom­pa­ña­ban co­mo una cos­tum­bre de la me­mo­ria en esa ciu­dad nue­va pa­ra ella, tan le­ja­na de las vo­ces di­ver­ti­das de las ami­gas de la abue­la, que se reunían ca­da mar­tes y jue­ves pa­ra ju­gar car­tas.

Pe­ro ha­bría otras for­mas de fe­li­ci­dad en ese nue­vo y gi­gan­te país. A los nue­ve años in­gre­só al coro del co­le­gio y al po­co tiempo una pro­fe­so­ra hi­zo lla­mar a su ma­má.

-“Se­ño­ra, su hi­ja tie­ne ta­len­to vo­cal. Al­guien tie­ne que dar­le cla­ses de can­to”.

Fue una re­ve­la­ción pa­ra Gian Car­la. Sí, sa­bía que po­día can­tar pe­ro no lo to­ma­ba tan se­ria­men­te. Va­rias ve­ces ha­bía dis­fru­ta­do de los aplau­sos de los tíos cuan­do can­ta­ba y la fa­mi­lia lo en­con­tra­ba in­tere­san­te, co­mo cuan­do al­guien sa­be un úni­co tru­co de ma­gia. Pe­ro es­to era otra co­sa. Ha­bía que to­mar cla­ses. Así fue co­mo esa ni­ña se en­con­tró con el can­to y se di­jo “es­to es lo que quie­ro ha­cer el res­to de mi vi­da”.

La vi­da no es fá­cil pa­ra una ma­dre so­la que tra­ba­ja­ba pa­ra dar­le for­ma al sue­ño de sus hi­jos. A ve- ces te­nía que re­du­cir has­ta sus co­mi­das -aho­ra lo sa­be Gian Car­la­pa­ra po­der pa­gar los 60 dólares se­ma­na­les que cos­ta­ban las cla­ses de can­to. Con ese di­ne­ro se po­dían pa­gar cinco co­mi­das.

Du­ran­te la li­cen­cia­tu­ra en can­to es­cé­ni­co y ópe­ra en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, Gian Car­la es­tu­vo tra­ba­jan­do co­mo me­se­ra. En­ten­dió muy bien có­mo vi­vía una per­so­na que es­tá al ser­vi­cio de los de­más y siem­pre pro­cla­ma que es­tá or­gu­llo­sa de ha­ber rea­li­za­do ese tra­ba­jo. En la uni­ver­si­dad se en­con­tró con una pro­fe­so­ra que odia­ba su voz, pe­ro du­ran­te cua­tro años, se­ma­na a se­ma­na, acu­día a es­tu­diar y a prac­ti­car con quien sen­tía que mu­ti­la­ba su es­pí­ri­tu.

Des­pués de la li­cen­cia­tu­ra es­ta­ba más que lis­ta pa­ra los es­ce- na­rios, pe­ro sen­tía que su voz era ‘ho­rri­ble’. Re­gre­só a Bo­li­via y de­jó de pen­sar en pro­fe­so­res y en la esclavitud de los en­sa­yos. Lle­ga­ron con­tra­tos pa­ra la Si­nfó­ni­ca Na­cio­nal de Bo­li­via y pa­ra el pro­yec­to Ba­rro­co Bo­li­viano, con el que lle­vó su voz a va­rios paí­ses de Eu­ro­pa du­ran­te cinco años. Apren­dió a ser “pro­fe­so­ra de su pro­pio cuer­po” y a ob­te­ner de él los me­jo­res so­ni­dos.

Al vol­ver a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra co­men­zar la maes­tría, Gian Car­la era otra. La dis­ci­pli­na del Ins­ti­tu­to La­re­do de Co­cha­bam­ba y la se­gu­ri­dad que le die­ron las gi­ras la trans­for­ma­ron en una ar­tis­ta ma­du­ra. Los pro­fe­so­res de la maes­tría, has­ta hoy, se en­tu­sias­man con sus pro­yec­tos. La mú­si­ca clá­si­ca la re­ci­bió en su gra­ve y re­po­sa­do re­ga­zo.

Em­pe­za­ron las pre­sen­ta­cio­nes con la Si­nfó­ni­ca de Pa­sa­de­na, la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Los An­ge­les. El éx­ta­sis de la fe­li­ci­dad lle­gó cuan­do acep­ta­ron su pos­tu­la­ción pa­ra asis­tir a una au­di­ción en la Sca­la de Milán. ¡La Sca­la! La pa­tria so­no­ra de Ver­di, las pa­re­des aca­ri­cia­das por la voz de María Ca­llas. So­lo pa­ra que la gen­te de la Sca­la lea la hoja de vi­da hay que pa­gar cien dólares. La so­prano es­ta­ba con­du­cien­do cuan­do la lla­ma­ron a su ce­lu­lar y le di­je­ron “Es­ta­re­mos hon­ra­dos de que ven­ga, sig­no­ra Gian Car­la”. La lla­ma­da ace­le­ró su co­ra­zón y de­tu­vo el au­to. La emo­ción no le

Ja­más pu­die­ron ha­cer que se com­por­te co­mo una ‘se­ño­ri­ta’ ape­ga­da a las con­ven­cio­nes Su ma­má tu­vo que li­mi­tar al­gu­nas co­mi­das pa­ra pa­gar las cla­ses de can­to en EEUU

per­mi­tía se­guir ma­ne­jan­do.

Te­nía un mes pa­ra pre­pa­rar­se. 50 ar­tis­tas de to­do el mun­do es­ta­rían ahí y so­lo ocho iban a ser elegidos pa­ra una re­si­den­cia ar­tís­ti­ca. Hi­zo la lla­ma­da: “Ma­má, ten­go que pa­gar un vue­lo a Ita­lia y la es­ta­día”, le di­jo, des­con­so­la­da. “No te preo­cu­pés. Va­mos a ver la for­ma”.

Fue un mes de pre­pa­ra­ción in­ten­sa. Alis­tó cinco arias, cam­bió a una die­ta más es­tric­ta y mi­ma­ba su voz co­mo a un amor nue­vo. Co­no­cía no ca­da se­gun­do, sino ca­da dé­ci­ma de se­gun­do de las no­tas que can­ta­ría La Sca­la. Y lle­gó a Ita­lia.

Te­nía que can­tar a las on­ce de la ma­ña­na, pe­ro eran las seis de la tar­de y se­guía en­ce­rra­da en la sa­la de en­sa­yos con otros 50 ar­tis­tas de to­das par­tes. En esa Ba- bel que so­lo co­no­cía el len­gua­je del can­to ha­bía al­ba­ne­ses, ho­lan­de­ses, sud­afri­ca­nos. Nin­guno te­nía un lu­gar tran­qui­lo pa­ra ca­len­tar la voz. To­dos es­ta­ban ham­brien­tos, ner­vio­sos y an­ti­ci­pa­da­men­te can­sa­dos. De pron­to, la lla­ma­ron. Ha­bía cinco ju­ra­dos y un pia­nis­ta. Gian Car­la tra­tó de abs­traer­se mi­ran­do los tra­ga­lu­ces del te­cho y las an­ti­guas te­jas del edi­fi­cio. Em­pe­zó a can­tar y co­me­tió erro­res que ja­más ha­bía co­me­ti­do. Ol­vi­dó las le­tras y al­gu­nas no­tas. ¡Ella, que en­tra­ba a las au­di­cio­nes con una se­gu­ri­dad apa­bu­llan­te! Des­pués de la se­gun­da can­ción so­nó el ama­ble “gra­zie” y su­po que no la lla­ma­rían pa­ra la se­gun­da au­di­ción.

Lle­gó al ho­tel y llo­ró to­da la no­che.

La cri­sá­li­da

El tiempo de la ópe­ra es­ta­ba lle­gan­do a su fin en la vi­da de la so­prano. Le pa­re­cía que el mun­do eli­tis­ta de la ópe­ra de­cía muy po­co de su ver­da­de­ro ser. Así fue su mo­nó­lo­go in­te­rior: “Es­to di­ce po­co de lo que soy. Soy bo­li­via­na, la­ti­na, del Ter­cer Mun­do. Lo que me preo­cu­pa no se dis­cu­te en la ópe­ra, no es un ar­te que ha­bla con re­le­van­cia del pre­sen­te. Quie­ro usar mi ta­len­to, mi co­no­ci­mien­to y mi po­si­ción po­lí­ti­ca co­mo ser hu­mano pa­ra ha­cer mú­si­ca re­le­van­te. En la ópe­ra no hay mu­cha mú­si­ca nue­va, to­do con­sis­te en reha­cer Mo­zart o al­gu­nas pro­duc­cio­nes. En ese mun­do se es un in­tér­pre­te, no un crea­dor”.

La so­prano es­ta­ba de­cons­tru­yén­do­se, jus­to en el mo­men­to en que aca­ba­ba su maes­tría y ha­bía de­ci­di­do que­dar­se en Nue­va York pa­ra de­di­car­se a la ópe­ra. Sen­tía que su vi­da con­sis­tía en re­pe­tir los en­sa­yos de las mis­mas arias y de­jó de gus­tar­le la gen­te con la que tra­ba­ja­ba en pro­duc­cio­nes in­sí­pi­das. Mien­tras tan­to, en el jar­dín de los mú­si­cos de jazz o de la mú­si­ca la­ti­na, el cés­ped era más ver­de. Mien­tras esos ar­tis­tas se ex­pre­sa­ban y mos­tra­ban su his­to­ria per­so­nal, ella es­ta­ba con­de­na­da a ser un mu­seo mu­si­cal. Otra vez el mo­nó­lo­go: “¿Por qué ten­go que ser un mu­seo? La vi­da es cor­ta y ten­go que de­cir mu­cho so­bre mi país y mi mú­si­ca. To­da mi vi­da es­tu­ve en­fo­ca­da en apren­der mú­si­ca de otras per­so­nas, de otras culturas. Quie­ro ha­cer la mía, con­tar la his­to­ria de don­de yo ven­go, de

mi ma­dre, de mi fa­mi­lia. Quie­ro ha­blar de la reali­dad que vi­ví en Bo­li­via. Quie­ro ha­blar de mis her­ma­nos bo­li­via­nos, la­ti­noa­me­ri­ca­nos e in­mi­gran­tes”.

Pe­ro fue­ra de la ópe­ra no co­no­cía a na­die. Em­pe­zó a sa­lir a los bo­li­ches don­de se to­ca­ban jam

ses­sions, esas des­car­gas mu­si­ca­les en las que cual­quier te­ma es ex­cu­sa pa­ra ex­plo­rar los so­ni­dos. Des­de el pri­mer mo­men­to la tra­ta­ron con más aper­tu­ra que en el hie­rá­ti­co mun­do clá­si­co. “¿Bo­li­via­na? ¡Qué fas­ci­nan­te!”, le de­cían, con el ras­go tí­pi­co del neo­yor­quino or­gu­llo­so de su to­le­ran­cia y su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. “¿So­prano lí­ri­ca?¿Y que­rés em­pe­zar a com­po­ner… qué?” se sor­pren­dían. No im­por­ta­ba, por­que lue­go el es­ce­na­rio la lla­ma­ba y si de­ci­dían to­car Bé­sa­me mu­cho, la pie­za se con­ver­tía en una im­pro­vi­sa­ción con to­ques afri­ca­nos y per­so­na­les que ex­pan­dían la ex­pe­rien­cia mu­si­cal de Gian Car­la. Po­co a po­co, em­pe­zó a sen­tir que el mun­do es­ta­ba a sus pies.

Su re­bel­día con el mun­do de la ópe­ra con­sis­tió en re­cluir­se en su pe­que­ñí­si­mo de­par­ta­men­to en Brooklyn pa­ra bus­car so­ni­dos y de­jar de ser un ma­ni­quí mu­si­cal lí­ri­co. Fue­ron lle­gan­do a su me­mo­ria los so­ni­dos de su in­fan­cia: los bo­le­ros que le can­ta­ba su abue­lo, Mer­ce­des So­sa, Pa­blo Mi­la­nés, los rit­mos an­di­nos. En­tre ellos es­ta­ba una can­ción que so­lía in­ter­pre­tar en las fies­tas: Se­ño

ra chi­che­ra. A ve­ces la es­cu­cha­ban con dis­pli­cen­cia, pe­ro Gian Car­la ex­plo­ró en sus acor­des, en la to­na­li­dad, en la ar­mo­nía y ahí es­tá, pa­ra quie­nes quie­ran sor­pren­der­se con esa ver­sión que tie­ne los olo­res de La Can­cha, el aro­ma te­rro­so de la papa, los pai­sa­jes de la in­fan­cia, la for­ta­le­za de su ma­dre, la vo­lun­tad de quien nun­ca pu­do ni qui­so ser una da­mi­ta con­ven­cio­nal por­que si lo hu­bie­ra si­do, no ha­bría em­pe­za­do a lle­var­se el mun­do por de­lan­te, im­pul­san­do sus pro­pios pro­yec­tos.

Ahí, se­ño­res, es­tá No­ra la be­lla, el disco que lle­gó a es­tar en la pla- ni­lla de pre­se­lec­ción de los Grammy co­mo Disco del Año, Me­jor Nue­vo Ar­tis­ta, Me­jor Vi­deo Mu­si­cal y Me­jor Disco In­fluen­cia La­tin Jazz.

Sa­lió de su pri­mer ho­gar, la ópe­ra, que es tan ce­lo­sa que so­lía me­nos­pre­ciar a quie­nes sa­len a re­vol­car­se con sí mis­mos y con la gran mú­si­ca del mun­do. So­lía, pe­ro aho­ra no pue­de dar­se ese lujo, por­que aho­ra la ópe­ra com­pi­te con mu­chos gé­ne­ros y no es ra­ro que bus­quen ta­len­tos co­mo los de Gian Car­la pa­ra re­fres­car­se. Y la han bus­ca­do.

Mul­ti­tud de una

En­tre los afluen­tes que nu­tren la ca­ta­ra­ta mu­si­cal que es Gian Car­la Ti­se­ra es­tán los tex­tos grie­gos y la mú­si­ca tris­tí­si­ma del do­mi­ni­cano Leo­nar­do Pa­nia­gua; es­tán Mi­les Da­vis y The­lo­nius Monk to­man­do chi­cha con Juan Luis Gue­rra, ríen Sha­kes­pea­re y Stein­beck mien­tras co­men em­pa­na­das de La An­gos­tu­ra con Gar­cía Már­quez y allá, con una tu­tu­ma de chi­cha, me­di­ta Ar­tu­ro O’Fa­rrill mez­clan­do to­do con su Afro La­tin Jazz Or­ches­tra.

Su ami­go Gui­do Arce di­ce que es una chis­pa, el gui­ta­rris­ta Pi­raí Va­ca se sor­pren­de con su téc­ni­ca vo­cal y con su ca­pa­ci­dad de au­to­ges­tio­nar­se; una ami­ga la re­cuer­da can­tan­do el Ave María en Co­cha­bam­ba, mien­tras el pú­bli­co aplau­día con lá­gri­mas.

Su más re­cien­te hi­jo se lla­ma Sounds of Qui­ro­ga, una mez­cla de ba­cha­ta, me­ren­gue y sal­sa con rit­mos an­di­nos que creó jun­to al do­mi­ni­cano Ar­tu­ro Peña. Va por el Grammy. Va por to­do.

El mun­do lí­ri­co le pa­re­ció an­qui­lo­sa­do. Sa­lió pa­ra ex­pre­sar su pro­pia his­to­ria. Los rit­mos tro­pi­ca­les la se­du­cen. Mez­cló ba­cha­ta, sal­ta y me­ren­gue.

Ca­ris­ma. “Es una chis­pa”, di­cen de ella. Pa­só un año com­po­nien­do an­tes de aban­do­nar la ópe­ra

Se­ño­ra chi­che­ra. Su ver­sión de es­te te­ma re­crea de­ta­lles per­so­na­les

1. En­tre­ga. Tie­ne una su­ma de ta­len­tos: pa­sión, téc­ni­ca vo­cal, ma­ne­jo es­cé­ni­co y crea­ti­vi­dad.

3. Lí­ri­ca. Can­tó en la Fi­lar­mó­ni­ca de Los An­ge­les y en la Or­ques­ta Si­nfó­ni­ca de Bo­li­via

2. Me­jor Vi­deo Mu­si­cal. Es­tu­vo en la pre­se­lec­ción de los Grammy por Se­ño­ra­chi­che­ra.

Téc­ni­ca. Des­cu­brió có­mo en­se­ñar­se a sí mis­ma a usar su cuer­po pa­ra ob­te­ner los me­jo­res so­ni­dos. Tie­ne una maes­tría en can­to lí­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.