Náu­fra­gos en la sel­va ama­zó­ni­ca tras ser asal­ta­dos por pi­ra­tas

El via­je con­ti­nen­tal de una fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se se con­vir­tió en una odi­sea en­tre las ciu­da­des bra­si­le­ñas de Be­lém y Ma­ca­pá

El Deber - Extra (Bolivia) - - CIENCIA Y VIDA -

Una fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se se vió an­te el di­le­ma de mo­rir a ma­nos­de pi­ra­tas o sal­tar por la bor­da de un bar­co jun­to a sus pe­que­ñas hi­jas. Op­ta­ron por el agua, en ple­na no­che, y tras que­dar a la de­ri­va va­rias ho­ras en un río, so­bre­vi­vie­ron du­ran­te tres días en la es­pe­sa sel­va ama­zó­ni­ca has­ta ser res­ca­ta­dos.

Cuan­do con­tra­ta­ron el via­je en­tre Be­lém y Ma­ca­pá por el río Fu­ro Gran­de, en la Ama­zo­nía bra­si­le­ña, na­da ha­cía pen­sar a Adam y Emily que la tra­ve­sía con sus hi­jas iba a ser una odi­sea de esas que in­tere­san a Hollywood. Los Heart se ven co­mo “nó­ma­das” y na­rran sus via­jes en su blog Our open road (Nues­tra ca­rre­te­ra abier­ta).

Pi­ra­tas de agua dul­ce

De lo que no han es­cri­to to­da­vía en ese es­pa­cio es so­bre el más pe­li­gro­so de sus epi­so­dios: la hui­da del asal­to co­me­ti­do por al menos sie­te pi­ra­tas ar­ma­dos.

La fa­mi­lia em­bar­có el 29 de oc­tu­bre con su ca­sa ro­dan­te en un bar­co que los iba a lle­var has­ta Ma- ca­pá, ca­pi­tal de Ama­pá, una tra­ve­sía de po­co más de un día en con­di­cio­nes nor­ma­les.

A 300 km de Be­lém, lle­ga­ron los pi­ra­tas ar­ma­dos y co­men­za­ron a ame­na­zar a los pre­sen­tes, ex­pli­có la co­mi­sa­ria Va­nes­sa Ma­ce­do, de la Po­li­cía Ci­vil. “La pi­ra­te­ría en es­ta zo­na es una reali­dad”, aña­dió.

Na­dar por sus vi­das

La fa­mi­lia y los pa­sa­je­ros y la tri­pu­la­ción fue­ron en­ce­rra­dos en los ca­ma­ro­tes, mien­tras los pi­ra­tas ro­ba­ron. Se iban del bar­co con una car­ga y re­gre­sa­ban al ra­to pa­ra lle­var más. Va­rias ve­ces.

An­te las ame­na­zas, la pa­re­ja ideó una plan­cha, sal­ta­ron al agua en me­dio de la no­che con las ni­ñas y hu­ye­ron ha­cia la sel­va sin su su ca­sa ro­dan­te. El mie­do a mo­rir a ma­nos de los pi­ra­tas fue ma­yor que el de nau­fra­gar en la Ama­zo­nía.

Pa­sa­ron ho­ras a la de­ri­va, has­ta al­can­zar la ori­lla. Y lue­go, la sel­va. “Pa­sa­ron tres días co­mien­do in­sec­tos”, fru­tas y be­bien­do agua del río, de­ta­lló Ma­ce­do. Evi­ta­ban la ri­be­ra por te­mor a to­par­se de nue­vo con los pi­ra­tas. La Po­li­cía sa­lió a bus­car­los, pe­ro “so­lo se hi­cie­ron ver al es­tar se­gu­ros de la pre­sen­cia po­li­cial”, el miér­co­les si­guien­te. Fue­ron res­ca­ta­dos en Vi­la Cu­mu­ru, al nor­te del si­tio del asal­to.

Se­gún el Go­bierno lo­cal, las ni­ñas te­nían al­go de fie­bre, des­hi­dra­ta­ción, pi­ca­du­ras de in­sec­tos e in­so­la­ción. Con la pre­sen­cia de un agen­te del FBI, la pa­re­ja de­cla­ró an­te au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas pa­ra ayu­dar en el ca­so y ex­pli­car su arries­ga­da hui­da. Por el mo­men­to no hay de­te­ni­dos.

Des­pués fue­ron lle­va­dos a Bra­si­lia y re­pa­tria­dos a EEUU, en lo que pa­re­ce ser el pun­to y se­gui­do de su par­ti­cu­lar sue­ño ame­ri­cano co­mo nó­ma­das del con­ti­nen­te.

Pa­sa­ron tres días es­con­di­dos, co­mien­do in­sec­tos y fru­tas, y be­bien­do agua del río

3 1. Li­ber­tad. La fa­mi­lia acam­pa jun­to al Pa­cí­fi­co, en las cos­tas de Pe­rú

2. Com­ple­tos. Los Heart en Chi­le, cuan­do su hi­ja me­nor te­nía so­lo me­ses

3. Pai­sa­je. Pri­sio­ne­ros de la Pa­ta­go­nia ti­tu­la el post en su blog con es­ta foto

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.