ESA LU­NA MÁ­GI­CA ES­TÁ AQUÍ

ZHANG­JIA­JIE. LAS MON­TA­ÑAS DE LA PRO­VIN­CIA CHI­NA DE HUNAN DIE­RON VI­DA A LA LU­NA PAN­DO­RA EN EL FIL­ME AVA­TAR

El Deber - Extra (Bolivia) - - VIAJES - CHA­RO GAS­CA, EFE

La na­tu­ra­le­za pa­re­ce ha­ber te­ni­do un ca­pri­cho es­pe­cial al dar for­ma a las al­tu­ras de Zhang­jia­jie, en el oes­te de la pro­vin­cia chi­na de Hunan, mol­dean­do sus mon­ta­ñas co­mo co­lum­nas má­gi­cas de pie­dra y ver­de, y sem­bran­do los par­ques na­tu­ra­les del área de Wu­ling­yuan con más de 1.400 va­rie­da­des de plan­tas y 110 es­pe­cies ani­ma­les.

La es­pe­sa nie­bla que cu­bre las par­tes más al­tas de sus in­nu­me­ra­bles y es­pi­ga­das mon­ta­ñas en- vuel­ve de mis­te­rio una zo­na tu­rís­ti­ca que co­bró fa­ma mun­dial por por ha­ber ins­pi­ra­do uno de los pai­sa­jes más hermosos de la lu­na Pan­do­ra, en la pe­lí­cu­la Ava­tar. En al­gún mo­men­to du­ran­te la crea­ción el pro­yec­to de ese fil­me, el di­rec­tor, Ja­mes Ca­me­ron, pu­so la mi­ra­da en es­te en­cla­ve de­cla­ra­do por la Unes­co Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1992 y de­ci­dió dar­le un to­que, di­ga­mos, ex­tra­te­rres­tre.

En Zhang­jia­jie, unas 3.000 mo­les de for­mas kárs­ti­cas que lle­gan a al­can­zar 1.500 me­tros de al­tu­ra siem­bran co­mo agu­jas de gran ta­ma­ño el par­que fo­res­tal y los ár­bo­les y plan­tas sal­pi­can sus ci­mas y la­de­ras. En Pan­do­ra, las mo­les de pie­dra flo­tan eter­na­men­te en­vuel­tas en un fe­nó­meno elec­tro­mag­né­ti­co, gra­cias a que es­tán com­pues­tas prin­ci­pal­men­te por el va­lio­so mineral su­per­con­duc­tor unob­ta­nio.

Pa­ra desafiar el vér­ti­go

Las pa­re­des de las mon­ta­ñas son per­fec­tas pa­ra prac­ti­car la es­ca­la­da y sus 300 km de ru­tas per­mi­ten prac­ti­car el sen­de­ris­mo de una zo­na a la que se ac­ce­de por te­le­fé­ri­co y tras un via­je de una ho­ra en au­to­mó­vil des­de Zhang­jia­jie, una mo­der­na ciu­dad de 1,7 mi­llo­nes per­so­nas fun­da­da ha­ce tan so­lo 30 años.

Par­te del par­que es el la­go Bao­feng, con aguas ver­des co­mo el ja­de y un her­mo­so pai­sa­je na­tu­ral ro­dea­do de mon­ta­ñas y cas­ca­das que se pue­de con­tem­plar du­ran­te un pa­seo en bar­co.

Zhang­jia­jie pre­su­me tam­bién de la montaña de Tian­men (Puer­ta del Cie­lo), una de las más be­llas del mun­do y de 1.500 m de al­tu­ra, y a la que se ac­ce­de en el te­le­fé­ri­co más lar­go del mun­do.

El via­je has­ta la ci­ma tie­ne im­pre­sio­nan­tes vis­tas y acan­ti­la­dos de vér­ti­go, con dos pa­sa­re­las de cris­tal que ro­dean la montaña. El des­cen­so cul­mi­na la ex­pe­rien­cia por la ca­rre­te­ra de las 99 cur­vas.

Dos de los acan­ti­la­dos de esta montaña es­tán uni­dos por el puen­te de cris­tal, una obra de in­ge­nie­ría de 430 m de lon­gi­tud y 300 de al­tu­ra des­de la que se ad­mi­ra la na­tu­ra­le­za en Zhang­jia­jie y que des­de su inau­gu­ra­ción, en agos­to de 2016, ha si­do vi­si­ta­do por 65 mi­llo­nes de per­so­nas.

Pa­ra desafiar el vér­ti­go

Zhang­jia­jie, una de las zo­nas mas vi­si­ta­das de Chi­na, quie­re abrir­se al mun­do y pro­mo­cio­nar­se co­mo pun­to tu­rís­ti­co, y con­ver­tir la ciu­dad, con mo­der­nas in­fra­es­truc­tu­ras y un en­cla­ve na­tu­ral úni­co, en el des­tino más im­por­tan­te del país asiá­ti­co.

Guo Zheng­gui, se­cre­ta­rio ge-

Los si­tios tu­rís­ti­cos de Zhang­jia­jie re­ci­bie­ron 70 mi­llo­nes de tu­ris­tas in­ter­nos en 2016

ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino en la mu­ni­ci­pa­li­dad, co­men­ta que Zhian­jia­jie “quie­re ser una ciu­dad ver­de” y la fo­res­ta­ción al­can­za el 70% de su es­pa­cio y quie­re ele­var ese por­cen­ta­je.

Agre­ga que “nues­tra puer­ta es­tá siem­pre abier­ta. El año pa­sa­do nos vi­si­ta­ron 70 mi­llo­nes de tu­ris­tas na­cio­na­les pe­ro te­ne­mos que me­jo­rar las ne­ce­si­da­des del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal”.

El en­cla­ve, en la pro­vin­cia cen­tral de Hunan, cu­na de Mao Ze­dong, tie­ne una lí­nea fe­rro­via­ria que lo une con el nor­te del país.

Sin em­bar­go, es más fá­cil lle­gar des­de Bei­jing avión al ae­ro­puer­to lo­cal. Pa­ra ir a los si­tios tu­rís­ti­cos, la for­ma más rá­pi­da y eco­nó­mi­ca es el ta­xi, o un bus has­ta Zhang­jia­jie. De ahí, un mi­ni­bús a Wu­ling­yuan co­bra 10 yua­nes.

4 4. So­lo pa­ra va­lien­tes. Dos pa­sa­re­las con pi­so de cris­tal ro­dean la montaña Tian­men, una de las más her­mo­sas del pla­ne­ta.

5

5. Trans­por­te a las nu­bes. El te­le­fé­ri­co más lar­go del mun­do es una de las vías pa­ra lle­gar rá­pi­da­men­te a la ci­ma de Tian­men.

6

6. La ru­ta de las 99 cur­vas. La si­nuo­sa ru­ta pa­ra vehícu­los fa­mi­lia­res y tu­rís­ti­cos lle­va de re­gre­so a la ciu­dad de Zhang­jia­jie

7

7. La vi­sión de Ja­mes Ca­me­ron. En el fil­me Ava­tar, las mon­ta­ñas verticales flo­tan por un fe­nó­meno elec­tro­mag­né­ti­co y su com­po­si­ción quí­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.