La bio­gra­fía de Da Vin­ci, se­gún Walter Isaac­son

El Deber - Extra (Bolivia) - - RANKING DE LIBROS -

Se tra­ta de una vi­sión ge­ne­ro­sa y amo­ro­sa del gran eru­di­to re­na­cen­tis­ta. El Da Vin­ci que Isaac­son mues­tra es­tá lleno de de­fec­tos, un com­por­ta­mien­to am­bi­guo y so­bre to­do, una am­bi­ción ato­lon­dra­da que el bió­gra­fo in­sis­te es qui­zás el ras­go más evi­den­te en el ca­rác­ter del in­sig­ne ge­nio. “Lo que lan­zó prin­ci­pal­men­te fue una pre­ten­sión de ex­pe­rien­cia en in­ge­nie­ría mi­li­tar”, afir­ma Isaac­son y aña­de, que pa­ra Leo­nar­do Da Vin­ci, el ver­da­de­ro in­te­rés por el ar­te era cien­tí­fi­co. Nun­ca ha­bía es­ta­do en una ba­ta­lla ni ha­bía cons­trui­do nin­gu­na de las ar­mas que des­cri­bió. Pe­ro sa­bía y po­día crear­las. De la mis­ma ma­ne­ra que sa­bía y po­día pin­tar me­jor que cual­quie­ra. “Leo­nar­do cons­truía mun­dos en su ima­gi­na­ción an­tes que en el mun­do real”.

De he­cho, el ar­tis­ta fi­nal­men­te in­gre­só a la cor­te Sfor­za no co­mo in­ge­nie­ro mi­li­tar sino co­mo di­se­ña­dor tea­tral y con­cur­sos, da­to en el que la bio­gra­fía de Isaac­son se de­lei­ta y des­cri­be con mi­mo... Des­de ca­jas de mú­si­ca has­ta au­tó­ma­tas que di­bu­ja­ban pe­que­ños di­bu­jos tor­pes, Da Vin­ci abrió la puer­ta a los Sfor­za a un mun­do mu­cho más so­fis­ti­ca­do del que has­ta en­ton­ces ha­bía vi­vi­do...

Cuen­ta Isaac­son que Da Vin­ci era ru­bio, alto y es­bel­to, pe­ro ade­más te­nía una in­te­li­gen­cia ad­mi­ra­ble y una sim­pa­tía for­mi­da­ble que ter­mi­na­ban des­con­cer­tan­do a su con­si­de­ra­ble círcu­lo de se­gui­do­res. Tam­bién era un ex­ce­len­te mú­si­co (sa­bía to­car al me­nos 10 ins­tru­men­tos dis­tin­tos) y que ves­ti­do lu­jo­sa­men­te, era el cen­tro aten­ción en la cor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.