UN ¿PA­RA PLAN, QUÉ SI ASÍ ES­TOY BIEN?

CONTROL DE NUES­TRAS VIDAS. ESO ES LO QUE APOR­TA TE­NER ME­TAS. LOS RI­TOS AYU­DAN, PE­RO HAY QUE PLA­NI­FI­CAR

El Deber - Extra (Bolivia) - - TEMA PRINCIPAL - TEX­TO: JA­VIER MÉN­DEZ VEDIA JA­VIER.MEN­DEZ@EL­DE­BER.COM.BO

Hay un se­cre­to pa­ra cum­plir las me­tas. Se lla­ma com­pro­mi­so. Si no se lo lle­ga a sen­tir, lo que se tra­zan son sue­ños y bue­nos de­seos que no pue­den lla­mar­se pro­yec­tos. Aho­ra bien, es­ti­los y es­tra­te­gias pa­ra con­se­guir lo que se desea hay va­rios. To­me­mos por ejem­plo a un pla­ni­fi­ca­dor me­tó­di­co co­mo el cien­tí­fi­co cru­ce­ño Da­niel Ber­ko­witz. Tie­ne una ca­len­da­rio des­ti­na­do ex­clu­si­va­men­te a re­gis­trar sus pla­nes de los pró­xi­mos tres, seis y 12 me­ses. Fi­ja lap­sos de­fi­ni­dos ya sea por él o im­pues­tos por su tra­ba­jo (tie­ne un pues­to en la má­qui­na más gran­de del mun­do, en la frontera fran­co-sui­za).

Da­niel es­tá ce­rran­do un ci­clo de seis años en el CERN, el ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las eu­ro­peo, pa­ra lue­go de­ci­dir si des­pués de su te­sis de doc­to­ra­do se que­da en el CERN o se va a otro lu­gar.

En su ca­len­da­rio tie­ne ano­ta­da la com­pra de un dron pa­ra ir a to­mar fo­tos a Nueva Ze­lan­da. Tam­bién ar­ma­rá una nueva compu­tado­ra op­ti­mi­za­da pa­ra edi­tar sus fo­tos e im­pri­mir­las pa­ra rea­li­zar una ex­hi­bi­ción ca­se­ra.

¿Qué tie­ne en co­mún es­te es­ti­lo pre­ci­so con los pla­nes ver­ba­les de la so­prano co­cha­bam­bi­na Gian Car­la Ti­se­ra? Ella tie­ne una lis­ta ge­ne­ral que in­clu­ye la pro­mo­ción de su dis­co Sounds of Qui­ro­ga en Bo­li­via, con una or­ques­ta de 15 per­so­nas. Quie­re vi­si­tar el Sa­lar de Uyu­ni con su pa­re­ja y a par­tir de ju­nio pro­du­ci­rá un nue­vo dis­co, aun­que no es­tá cla­ro si se­rá pop, soul, fol­cló­ri­co o R&B.

Sea­mos es­pe­cí­fi­cos

Una de las cla­ves pa­ra cum­plir las me­tas es for­mu­lar­las es­pe­cí­fi­ca­men­te. Pe­ro no se pue­de de­ta­llar­las si no exis­te com­pro­mi­so. El com­pro­mi­so se re­co­no­ce des­pués de un tiempo de re­fle­xión en los que co­nec­ta­mos con nues­tros gus­tos más arrai­ga­dos y pro­fun­dos. Cuan­do lo sen­ti­mos, em­pe­za­mos a vi­sua­li­zar qué nos gus­ta­ría ha­cer den­tro de unos me­ses. El cien­tí­fi­co Da­niel se co­nec­tó con su pa­sión, que es la fo­to­gra­fía; la so­prano Qui­ro­ga

Iden­ti­fi­car los pa­sos pre­vios a la me­ta prin­ci­pal evi­ta la frus­tra­ción El com­pro­mi­so con uno mis­mo se lo­gra con la re­fle­xión y co­ne­xión con los in­tere­ses ín­ti­mos

se co­nec­tó con su pa­sión por Bo­li­via y pen­só en un lu­gar pa­ra vi­si­tar.

La si­có­lo­ga la­bo­ral Al­da­na Fer­nán­dez re­cuer­da el ca­so de Mart­ha, una de sus pa­cien­tes. “Ella se pro­pu­so co­mo me­ta pa­ra el 2017 co­no­cer Uyu­ni. In­ves­ti­gó los cos­tos aso­cia­dos y so­bre el lu­gar. Du­ran­te el año aho­rró men­sual­men­te y pi­dió va­ca­cio­nes en el tra­ba­jo con cin­co me­ses de an­ti­ci­pa­ción. Se con­tac­tó con una agen­cia de via­jes cua­tro me­ses an­tes del via­je y pre­pa­ró to­do su iti­ne­ra­rio un mes an­tes. Mart­ha con­si­guió su ob­je­ti­vo y dis­fru­tó en gran­de”, cuen­ta.

La si­có­lo­ga Al­da­na tam­bién vio de cer­ca otro ca­so. “Le­ti­cia que­ría un as­cen­so de car­go, pe­ro cuan­do la opor­tu­ni­dad in­ter­na se pre­sen­tó en la em­pre­sa, no se sin­tió pre­pa­ra­da y no se postuló. Es­pe­ra­ba re­ci­bir la in­vi­ta­ción di­rec­ta del je­fe. Al no re­ci­bir­la, tam­po­co ma­ni­fes­tó su in­te­rés. Per­dió la opor­tu­ni­dad y no con­si­guió su me­ta”, cuen­ta.

El error más co­mún que co­me­ten quie­nes se fi­jan una me­ta y no la cum­plen es, se­gún Al­da­na, la fal­ta de cons­tan­cia. “La ma­yo­ría de las per­so­nas creen que con so­lo que­rer al­go muy fer­vien­te­men­te se cum­pli­rá, cuan­do en reali­dad, toda me­ta cuesta y es un pro­ce­so con mu­chas di­fi­cul­ta­des. Cum­plir una me­ta es signo de la per­sis­ten­cia con la que he­mos sa­bi­do so­bre­lle­var to­das y ca­da una de las li­mi­tan­tes que nos lo im­pe­dían”

Pa­ra cum­plir­la es ne­ce­sa­rio co­no­cer­se bien, saber qué es lo que uno an­he­la, des­cu­brir sus sue­ños y - en­fa­ti­za la si­có­lo­ga- creer­se me­re­ce­dor de ese sue­ño.

Uti­li­ce las ‘sub­me­tas’

Es co­mún que en las fe­chas que mar­can un cie­rre y un co­mien­zo, las per­so­nas se pro­pon­gan nue­vos ob­je­ti­vos y me­tas. “Es co­mún que no se cum­plan por­que no sa­ben ate­rri­zar las ‘sub­me­tas’, di­ce la si­có­lo­ga Su­san­ne Han­sen. An­tes de lo­grar el gran ob­je­ti­vo hay pe­que­ños pa­sos que la per­so­na tie­ne que iden­ti­fi­car.

A ve­ces no iden­ti­fi­ca­mos esos pe­que­ños pa­sos pre­vios y nos pro­po­ne­mos lo­grar el ob­je­ti­vo de en­tra­da y... fa­lla­mos. En es­to tie­ne que ver la fal­ta de com­pro­mi­so con uno mis­mo. Si el com­pro­mi­so per­so­nal no se sien­te fuer­te­men­te, es me­jor re­con­si­de­rar la me­ta plan­tea­da.

La idea de sub­me­tas con­sis­te en tra­zar un ob­je­ti­vo y pre­gun­tar­se qué pa­sos pre­vios de­bo dar. “A par­tir de la me­ta por cum­plir­se, se ca­mi­na ha­cia el mo­men­to pre­sen­te pa­ra ver los pe­que­ños pa­sos ne­ce­sa­rios”, di­ce Su­san­ne Han­sen, que ade­más po­ne un ejem­plo.

“Su­pon­ga­mos que una per­so­na de­ci­de que su ob­je­ti­vo o me­ta es me­di­tar dia­ria­men­te du- ran­te me­dia ho­ra. Es po­co real, por­que me­dia ho­ra es de­ma­sia­do tiempo de me­di­ta­ción pa­ra in­cor­po­rar­lo co­mo un nue­vo há­bi­to en la vi­da”.

La ex­per­ta pro­po­ne que, en lu­gar de en­fo­car­se en el tiempo, la per­so­na op­te por en­fo­car­se en in­cor­po­rar la me­di­ta­ción a su ru­ti­na. Sie­te mi­nu­tos es un tiempo más al­can­za­ble. Si la sub­me­ta es in­cor­po­rar el há­bi­to de la me­di­ta­ción en nues­tra vi­da dia­ria, nos da­re­mos cuen­ta que de­be­mos pro­gra­mar en su agen­da una ho­ra es­pe­cí­fi­ca pa­ra de­di­car un tiempo a la me­di­ta­ción.

No im­por­ta en es­te mo­men­to si de­ci­de con­cen­trar­se en la pro­nun­cia­ción de man­tras o en un pa­trón res­pi­ra­to­rio; el ti­po de me­di­ta­ción es lo de me­nos en es­ta fa­se, por­que el pri­mer ob­je­ti­vo es cum­plir con la im­ple­men­ta­ción del es­pa­cio pa­ra me­di­tar en la agen­da dia­ria.

Una vez es­ta­ble­ci­da la ru­ti­na, se pue­de tra­zar otro ob­je­ti­vo. Aho­ra sí, du­ran­te esos sie­te mi­nu­tos de me­di­ta­ción, po­de­mos en­fo­car­nos ya sea en los man­tras o en el pa­trón res­pi­ra­to­rio o en las sen­sa­cio­nes cor­po­ra­les.

Lo que se sa­ca en cla­ro del con­se­jo de Su­san­ne Han­sen es que los ob­je­ti­vos au­men­ten en con- te­ni­do du­ran­te la me­di­ta­ción, pa­ra lue­go in­cre­men­tar el tiempo. Re­sul­ta útil ano­tar lo que se va ex­pe­ri­men­tan­do en el pro­ce­so. Ha­ce tiempo, Su­san­ne Han­sen aten­dió a Sa­ri­ta, una jo­ven que no ter­mi­nó el co­le­gio y que­ría ir al CEMA, que era el Cen­tro de Edu­ca­ción Me­dia Ace­le­ra­da.

Sa­ri­ta sen­tía ver­güen­za por­que era ma­yor que sus com­pa­ñe­ros y ade­más no te­nía bue­na le­tra. Por eso de­jó de asis­tir a la es­cue­la y su frus­tra­ción cre­cien­te em­pe­zó a afec­tar­la.

“Nos pu­si­mos co­mo ob­je­ti­vo so­la­men­te lle­gar a la cla­se. No te­nía que es­for­zar­se por apren­der

o es­cu­char al pro­fe­sor. No te­nía que ha­cer más que lle­gar y aguan­tar el tiempo que du­ra­ba la cla­se”.

El he­cho que ese fue­ra el ob­je­ti­vo hi­zo que no sin­tie­ra tan­ta pre­sión. Des­apa­re­ció la pre­sión por li­diar con su ver­güen­za por­que ese no era el ob­je­ti­vo. Tam­po­co te­nía que pen­sar en me­jo­rar su ma­la le­tra.

“Al sen­tir que no le cos­ta­ba lle­gar a la es­cue­la, nos pro­pu­si­mos aten­der lo que ha­bla­ba el pro­fe­sor y lue­go con­cen­trar­se en la ma­te­ria. Me­jo­rar la le­tra tam­bién, des­pués”. Esa es la idea que su­gie­re Su­san­ne Han­sen de las sub­me­tas. Son pa­sos rea­les y que ha­cen fac­ti­ble la gran me­ta.

Ah, la lí­nea de tiempo

Hay que ad­mi­tir que to­do pla­zo re­sul­ta fa­tal. Sin em­bar­go, la pre­mu­ra que im­pli­ca fi­jar pla­zos pue­de con­ver­tir­se en un es­tí­mu­lo pa­ra al­can­zar esos pe­que­ños ob­je­ti­vos in­ter­me­dios.

La lí­nea de tiempo im­pli­ca que ya se tie­nen cla­ros los pa­sos pre­vios y que, ade­más, se han es­ta­ble­ci­do al­gu­nos obs­tácu­los que pue­den pre­sen­tar­se. Si se tra­ta de apren­der un nue­vo idio­ma, qui­zá de­be­mos pen­sar an­tes en aho-

rrar pa­ra un cur­so o in­ves­ti­gar si hay al­gu­na apli­ca­ción gratuita que per­mi­ta po­ner­se al día con la gra­má­ti­ca. Es me­jor te­ner to­do ano­ta­do. Al es­cri­bir se re­fle­xio­na y se pue­de re­for­zar el diá­lo­go in­terno que nos con­tac­ta con la pa­sión y el com­pro­mi­so.

Re­com­pen­sé­mo­nos

Hay dos ti­pos de re­fuer­zos. Uno es el re­fuer­zo po­si­ti­vo y el otro es el ne­ga­ti­vo. Su­pon­ga­mos que el gran ob­je­ti­vo es apren­der fran­cés. Pri­me­ro de­bo ele­gir una apli­ca­ción pa­ra apren­der­lo e ins­ta­lar­la en el te­lé­fono re­vi­sar ca­na­les de You­Tu­be que en­se­ñen la pro­nun­cia­ción (esas son las sub­me­tas).

Una vez ele­gi­da la apli­ca­ción o el ca­nal de You­Tu­be, po­de­mos con­si­de­rar que es un lo­gro y de­be­mos re­com­pen­sar­nos: com­pre­mos esa bi­lle­te­ra o una nueva ca­mi­sa (es el re­fuer­zo po­si­ti­vo); qui­zá pre­fi­ra­mos evi­tar una ta­rea que nos re­sul­ta te­dio­sa y la pos­ter­ga­mos sin cul­pa co­mo re­tri­bu­ción (es el re­fuer­zo ne­ga­ti­vo).

To­das las cá­ba­las y ri­tos que se des­cri­ben en es­tas pá­gi­nas son so­lo pun­ta­piés ini­cia­les. To­dos fue­ron ima­gi­na­dos pa­ra dar­nos un em­pu­jon­ci­to ha­cia la me­ta.

3. Chi­na. Se usan ador­nos de fru­tas pa­ra sim­bo­li­zar bue­na sa­lud. El Año Nue­vo Chino se ce­le­bra el 28 de enero. 3

2 1. Ru­ma­nia. En las áreas ru­ra­les se bai­la con pie­les de oso, ca­ba­llos o ca­bras pa­ra es­pan­tar los ma­los es­pí­ri­tus en fin de año.

2. Be­so. Es tra­di­cio­nal en Ti­mes Squa­re o en Pa­rís, al dar las 12 de la no­che.

4. Ecua­dor. Se que­man fi­gu­ras de pa­pel (no fal­tan las de po­lí­ti­cos) y fotografías vie­jas. 4

5. Di­na­mar­ca. Se­rom pel ava­ji­lla en­de­su­so en la puer­ta de ami­gos y familia-res. 5

6. Fi­li­pi­nas. To­do lo que sea re­don­do (fru­tas, por ejem­plo) se usa pa­ra atraer di­ne­ro.

7. Puer­to Ri­co. Los ma­los es­pí­ri­tus se arro­jan de las ca­sas echan­do agua a la ca­lle.

8. Ce­men­te­rio. En Tal­ca (255 al sur de San­tia­go de Chi­le), el año­nue­vo se ce­le­bra en el ce­men­te­rio.

Amor. El prin­ci­pal an­he­lo se ma­ni­fies­ta en la ro­pa in­te­rior. La cu­cha­ra de len­te­jas atrae pros­pe­ri­dad. Se acos­tum­bra en Chi­le. Do­ce uvas. Se co­men en Espa­ña y va­rios paí­ses, mien­tras se oyen las 12 cam­pa­na­das fi­na­les. Di­ne­ro. Te­ner­lo en la mano a las 12 im­pli­ca ‘lla­mar­lo’ pa­ra to­do el año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.