LOS ECOS SO­CIA­LES DE MA­YO DEL 68

Aniver­sa­rio. Las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les que sa­cu­die­ron Pa­rís y mar­ca­ron un an­tes y un des­pués pa­ra la cul­tu­ra y las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les cum­plen 50 años, y el ba­lan­ce no es­tá li­bre de cues­tio­na­mien­tos

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

Co­rre camarada, de­ja el vie­jo mun­do atrás”, es­cri­bían en 1968 los ma­ni­fes­tan­tes en los mu­ros de la Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na en Pa­rís. Cin­cuen­ta años des­pués, esa épo­ca si­gue es­tan­do aso­cia­da a un im­por­tan­te cam­bio cul­tu­ral y so­cial, a ve­ces cues­tio­na­do.

“Ma­yo del 68 fue un gran avan­ce de­mo­crá­ti­co y li­be­ral - en el sen­ti­do po­lí­ti­co y cul­tu­ral de la pa­la­bra: se ata­có la dis­cri­mi­na­ción en to­das sus for­mas”, ex­pli­ca Hen­ri We­ber, un ex­ma­ni­fes- tan­te y ex­lí­der de la Li­ga co­mu­nis­ta, que años des­pués se con­vir­tió en se­na­dor y dipu­tado eu­ro­peo en las fi­las so­cia­lis­tas.

“Fue tam­bién un gran em­pu­je he­do­nis­ta, con­tra el pu­ri­ta­nis­mo y la mo­ral ri­go­ris­ta”, aña­de We­ber. “Se re­fu­ta­ron to­das las for­mas de ejer­ci­cio au­to­ri­ta­rio del po­der, no la au­to­ri­dad sino el au­to­ri­ta­ris­mo”, apun­ta.

Por­que en la Fran­cia del ge­ne­ral De Gau­lle, a pe­sar de la ola ye­yé en­tre los jó­ve­nes ‘baby boo­mers’ ( los na­ci­dos du­ran­te la ex­plo­sión de na­ta­li­dad que si­guió a la II gue­rra mun­dial), la so­cie­dad si­gue sien­do “tra­di­cio­na­lis­ta, ri­go­ris­ta y re­pre­si­va”. “En el 68, la ju­ven­tud se li­be­ra de esa ca­mi­sa de fuer­za”, di­ce We­ber.

El mo­vi­mien­to abar­có va­rios paí­ses al­re­de­dor del pla­ne­ta y tu­vo uno de sus epi­so­dios más vio­len­tos en la ma­sa­cre de es­tu­dian­tes en la pla­za me­xi­ca­na de Tla­te­lol­co, con un sal­do de al me­nos 200 muer­tos por dis­pa­ros de la po­li­cía. Sin em­bar­go, to­do ha­bía co­men­za­do en Es­ta­dos Uni­dos a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1960 y se ha­bía­cris­ta­li­za­do co­mo un mo­vi­mien­to pa­ci­fis­ta con la opo­si­ción a la Gue­rra de Viet­nam. La con­vul­sión al­can­zó a Eu­ro­pa del Es­te con el in­gre­so de tan­ques del ejér­ci­to so­vié­ti­co a la ca­pi­tal po­la­ca, Pra­ga, que en 1968 vi­vió una bre­ve “pri­ma­ve­ra”.

El au­ge del fe­mi­nis­mo

Pe­ro en Fran­cia, Ma­yo del 68 tu­vo una im­por­tan­cia par­ti­cu­lar, con en­tre 7 y 10 mi­llo­nes de huel­guis­tas de to­dos los gre­mios de tra­ba­ja­do­res, vio­len­tas re­pre­sión a las ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tu­dian­ti­les y ba­rri­ca­das cor­tan­do el co­ra­zón de Pa­rís.

Y la on­da ex­pan­si­va de ese mo-

vi­mien­to se sin­tió en los años pos­te­rio­res: “En los diez años que si­guie­ron se pa­só de una ‘ iz­quier­da ge­ne­ra­lis­ta’ a ‘iz­quier­das es­pe­cia­li­za­das’: fe­mi­nis­ta, ho­mo­se­xual, eco­lo­gis­ta, re­gio­na­lis­ta, an­ti­con­su­mis­ta, etc.”, ex­pli­có re­cien­te­men­te al se­ma­na­rio L'Ex­press el his­to­ria­dor Pas­cal Ory.

La so­ció­lo­ga Ju­lie Pa­gis, que es­cri­bió un li­bro so­bre la ac­tua­li­dad de 170 fa­mi­lias que es­tu­vie­ron li­ga­das a las mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les de esa épo­ca, sub­ra­ya los avan­ces en los de­re­chos de las mu­je­res. “A par­tir de la dé­ca­da de los 70, co­mo he­ren­cia de los even­tos de Ma­yo del 68, hu­bo un au­ge de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas (...) Es­tas mo­vi­li­za­cio­nes cam­bia­ron ra­di­cal­men­te los de­re­chos de las mu­je­res, so­bre to­do con la ley” de 1975 que le­ga­li­zó el abor­to, se­ña­la.

En las pro­tes­tas de Ma­yo del 68, “se es­cu­cha­ba ‘no­so­tras las mu­je­res te­ne­mos de­re­cho a ha­cer el amor’”, ex­pli­ca Joë­lle Bru­ne­rieKauff­man, gi­ne­có­lo­ga y fe­mi­nis­ta. Era una nue­va for­ma de pen­sar y plan­tear las co­sas in­clu­so des­de la re­la­ción de pa­re­ja, y fue una “to­ma de con­cien­cia” pa­ra las mu­je­res que “co­men­za­ron a cues­tio­nar las re­la­cio­nes de do­mi­na­ción” con res­pec­to a los hom­bres y en la so­cie­dad. Esa ola de pen­sa­mien­to se ex­ten­dió al mun­do dé­ca­das des­pués.

Otro “avan­ce”, aña­de Ju­lie Pa­gis, fue en el ám­bi­to de los “de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res”. A fi­na­les de ma­yo se fir­ma­ron acuer­dos en­tre el go­bierno y los sin­di­ca­tos que ra­ti­fi­ca­ron la lle­ga­da de es­tos úl­ti­mos a las em­pre­sas, ade­más de un au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo del 35%.

¿Una de­cons­truc­ción de Ma­yo del 68?

El cues­tio­na­mien­to del or­den es­ta­ble­ci­do pro­vo­có tam­bién cam­bios en la edu­ca­ción, que era “re­pro­duc­to­ra de de­sigual­da­des”. “Gra­cias a Ma­yo del 68 hu­bo una im­por­tan­te evo­lu­ción del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio y pe­da­gó­gi­co en Fran­cia. An­tes, en las uni­ver­si­da­des las cla­ses se im­par­tían en gran­des an­fi­tea­tros y so­lo el pro­fe­sor te­nía la pa­la­bra, des­pués se in­tro­du­je­ron cla­ses más pe­que­ñas don­de los es­tu­dian­tes po­dían par­ti­ci­par. Fue un lo­gro ex­tre­ma­da­men­te fuer­te que se pen­sa­ba que na­die cues­tio­na­ría en el fu­tu­ro”, afir­ma Pa­gis.

Pe­ro no fue así. En 2007, el ex­pre­si­den­te con­ser­va­dor Ni­co­las Sar­kozy cri­ti­có la he­ren­cia de Ma­yo del 68, al acu­sar al mo­vi­mien­to de ha­ber “li­qui­da­do la es­cue­la del mé­ri­to y del res­pe­to” y “sen­ta­do las ba­ses del ca­pi­ta­lis­mo sin es­crú­pu­los ni éti­ca”.

El fi­ló­so­fo Luc Ferry opi­na tam­bién que el 68 pre­pa­ró el te­rreno al ca­pi­ta­lis­mo. “El mo­vi­mien­to no es­ta­ba en con­tra de la so­cie­dad de con­su­mo, si no a fa­vor de és­ta”, es­ti­ma, ci­tan­do al- gunos de los es­ló­ga­nes de la épo­ca: ‘Dis­fru­tar sin obs­tácu­los’, ‘Ba­jo los ado­qui­nes, la pla­ya’. “Ha­bía que des­truir los va­lo­res tra­di­cio­na­les pa­ra que el ca­pi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do flo­re­cie­ra”, se­ña­la.

Esas vo­ces bus­can atri­buir “to­dos los ma­les de la so­cie­dad” a Ma­yo del 68, re­fu­ta Pa­gis.

“Lo que ha su­ce­di­do en mu­chas de nues­tras so­cie­da­des des­de en­ton­ces se pro­du­jo en con­tra de Ma­yo del 68”, es­ti­ma We­ber. “El in­di­vi­dua­lis­mo de­mo­crá­ti­co de iz­quier­da, que de nin­gu­na ma­ne­ra se opo­nía a lo co­lec­ti­vo, se vol­vió con­ser­va­dor-li­be­ral des­pués del co­lap­so de la uto­pía co­mu­nis­ta (...) Cuan­do se des­va­ne­ce la re­pre­sen­ta­ción de una so­cie­dad al­ter­na­ti­va, te re­plie­gas so­bre ti mis­mo”. El fra­ca­so de Ma­yo del 68 es que hoy “ya no hay uto­pías”, con­clu­ye.

En las pro­tes­tas se es­cu­cha­ba: ‘no­so­tras las mu­je­res te­ne­mos de­re­cho a ha­cer el amor’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.