Scott Kelly “Ya te­ne­mos la ma­yor par­te de la tec­no­lo­gía pa­ra via­jar a Mar­te”

Ex­plo­ra­ción. El as­tro­nau­ta, que es el es­ta­dou­ni­den­se que más tiem­po ha pa­sa­do en el es­pa­cio, ha­bla sobre la po­si­bi­li­dad de en­viar una mi­sión tri­pu­la­da al pla­ne­ta ro­jo de­pués de 2030

El Deber - Extra (Bolivia) - - CIENCIA Y VIDA -

Con 340 días, Scott Kelly es el as­tro­nau­ta es­ta­dou­ni­den­se que más tiem­po ha pa­sa­do en el es­pa­cio. Aho­ra, ya re­ti­ra­do, con­si­de­ra que el pró­xi­mo gran desafío en la ca­rre­ra es­pa­cial es una mi­sión tri­pu­la­da a Mar­te, un ob­je­ti­vo que de­pen­de más de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca que de la tec­no­lo­gía.

“Ya te­ne­mos la ma­yor par­te de la tec­no­lo­gía pa­ra ir a Mar­te. Al­gu­nas co­sas de­ben me­jo­rar­se, co­mo la pro­tec­ción an­te la ra­dia­ción, los sis­te­mas de apo­yo vi­tal o for­mas de pro­pul­sión”, de­cla­ra en una en­tre­vis­ta en Vie­na.

Kelly, que tie­ne aho­ra 54 años, pa­só 340 días se­gui­dos, en­tre 2015 y 2016, a bor­do de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI), una ex­pe­rien­cia que re­la­tó en un li­bro ti­tu­la­do Re­sis­ten­cia, don­de cuen­ta su vi­da en so­le­dad y mu­chos da­tos cu­rio­sos co­mo que el es­pa­cio hue­le a “me­tal que­ma­do”.

El as­tro­nau­ta en re­ti­ro tam­bién lle­va la me­da­lla de Cam­peón de la ONU del Es­pa­cio, un tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co que le per­mi­te ex­pli­car en fo­ros in­ter­na­cio­na­les que la in­ver­sión en el es­pa­cio da­rá gran­des be­ne­fi­cios a la hu­ma­ni­dad.

Ex­plo­rar es arries­gar

“Es­ta­mos cer­ca del ni­vel tec­no­ló­gi­co ne­ce­sa­rio pa­ra ir a Mar­te. Si va­mos o no, es una cues­tión más de cien­cia po­lí­ti­ca que de cien­cia es­pa­cial”, afir­ma.

“Se­ría arries­ga­do, po­dría mo­rir gen­te, pe­ro eso pa­sa cuan­do se ex­plo­ra lo des­co­no­ci­do y se vi­ve en un am­bien­te ex­tre­mo. Si que­re­mos ha­cer es­to de for­ma to­tal­men­te se­gu­ra, sin ries­gos, pro­ba­ble­men­te no ire­mos nun­ca”, agre­ga Kelly sobre una hi­po­té­ti­ca tra­ve­sía a Mar­te que, con la tec­no­lo­gía ac­tual, lle­va­ría unos 200 días.

“Es po­si­ble que lle­gue­mos a Mar­te en la dé­ca­da de 2030”, ase­gu­ra, aun­que re­co­no­ce que no ve el ne­ce­sa­rio im­pul­so po­lí­ti­co pa­ra en­viar una na­ve tri­pu­la­da.

¿Se atre­ve­ría a ir? “Iría se­gu­ro en 2030 a Mar­te”, res­pon­de sin pen­sar­lo. “Iría pe­ro me gus­ta­ría vol­ver. Cla­var la ban­de­ra en el sue­lo y vol­ver a ca­sa”, sos­tie­ne.

Kelly re­cuer­da que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos lo­gra­dos en cual­quier ti­po de via­je de ex­plo­ra­ción aca­ban por lle­gar a to­da la so­cie­dad. “Si pien­sas en la tec­no­lo­gía GPS, no se desa­rro­lló pa­ra que la gen­te con­du­je­ra sin ma­pas, eso su­ce­dió al fi­nal. En un prin­ci­pio se desa­rro­lló pa­ra vue­los es­pa­cia­les”, po­ne co­mo ejem­plo.

A su jui­cio, to­da la in­ver­sión en tec­no­lo­gía es­pa­cial es­tá jus­ti­fi­ca­da por la ri­que­za y el co­no­ci­mien­to que ge­ne­ra. “Pa­sé 520 días en to­tal en la EEI y nun­ca vi di­ne­ro allí arri­ba. To­do se gas­ta en la Tie­rra, en suel­dos, en tra­ba­jos de al­ta cua­li­fi­ca­ción. Las co­sas que se in­ven­tan y se di­se­ñan me­jo­ran la vi­da y la eco­no­mía en la Tie­rra”, re­su­me.

Y no so­lo eso, sino que la aven­tu­ra es­pa­cial sir­ve de ins­pi­ra­ción pa­ra que mu­chos ni­ños se in­tere­sen por la cien­cia, lo que, sub­ra­ya, bien va­le la in­ver­sión.

Un hom­bre dis­tin­to

Sobre la EEI, ac­ti­va des­de 1998, Kelly con­si­de­ra que, an­tes de des­man­te­lar­la, de­be­ría crear­se otra que ga­ran­ti­ce que siem­pre ha­ya hu­ma­nos en el es­pa­cio.

“En al­gún mo­men­to la EEI ten­drá que vol­ver a la Tie­rra. No sé cuán­do, pe­ro de­be­ría­mos de con­tar con otra in­fra­es­truc­tu­ra. Otra EEI, un há­bi­tat en la Lu­na o una es­ta­ción en ór­bi­ta lu­nar”, afir­ma.

Scott es ge­me­lo de otro exas­tro­nau­ta, Mark , y una de las ra­zo­nes de su lar­ga es­tan­cia en el es­pa­cio fue in­ves­ti­gar los efec­tos del es­pa­cio sobre su cuer­po y com­pa­rar los re­sul­ta­dos en­tre am­bos.

Tras 340 días en el es­pa­cio, el com­por­ta­mien­to de un 7 % del ADN de Scott ha­bía cam­bia­do res­pec­to a su her­mano, al­go que él no no­ta ni le cau­sa pro­ble­mas. “No son cam­bios que se pue­da ver o que ten­gan sín­to­mas”, di­ce.

“Si pien­sas en mi ADN y el de mi her­mano co­mo una or­ques­ta, el 99,9 % es igual. Pe­ro un 7 % de mi ADN ‘to­ca’ de for­ma al­go dis­tin­ta. No es ni ma­lo ni bueno”, agre­ga.

Va­rios cam­bios en Scott, in­clui­do su au­men­to de es­ta­tu­ra de 5 cm, fue­ron res­pues­tas tem­po­ra­les al am­bien­te de ba­ja gra­ve­dad y oxí­geno, y se re­vir­tie­ron a su re­gre­sar.

Sin em­bar­go, al­gu­nos ge­nes im­pli­ca­dos en la for­ma­ción de hue­sos, la pri­va­ción de oxí­geno y la res­pues­ta del sis­te­ma in­mu­ne aún se com­por­tan de for­ma al­go dis­tin­ta, lo que fue atri­bui­do al es­trés cor­po­ral en el es­pa­cio.

Pio­ne­ros. Los via­je­ros irán con un ni­vel de ries­go. “Sin ries­gos, pro­ba­ble­men­te no ire­mos nun­ca”, di­ce Kelly

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.