SA­MAI­PA­TA DI­VER­SA

400 AÑOS, 35 NA­CIO­NA­LI­DA­DES. EL PUE­BLO ATRAE CON CUL­TU­RA, TRA­DI­CIÓN Y TE­RA­PIAS ALTERNATIVAS.

El Deber - Extra (Bolivia) - - TEMA PRINCIPAL - TEX­TO: CA­RO­LI­NA RICALDONI FOTOS: PA­BLO MO­YANO GASCONE

Al fon­do del ca­mino se ven los ce­rros pin­ta­dos por el mon­te sil­ves­tre y por los cul­ti­vos; las nu­bes de un in­vierno he­la­do cu­bren las la­de­ras don­de aso­ma al­gu­na ca­sa con chi­me­nea humean­te. Una an­cha ca­lle de tie­rra ba­ja ha­cia la ca­rre­te­ra, dos ni­ños jue­gan en sus bi­ci­cle­tas, una se­ño­ra mi­ra des­de la puer­ta de su ca­sa un ca­mión re­ple­to de fru­tas, dos jóvenes se mar­chan con sus mo­chi­las al hom­bro. Es do­min­go y en Sa­mai­pa­ta se ve el mo­vi­mien­to de gen­te que vie­ne y que va. En la pea­to­nal y en los al­re­de­do­res del mer­ca­do se mez­clan los cam­pe­si­nos que traen sus pro­duc­tos de las co­mu­ni­da­des con ar­te­sa­nos, tu­ris­tas ex­tran­je­ros, vi­si­tan­tes de San­ta Cruz y per­so­nas del pue­blo.

“Cuan­do era ni­ña era más tris­te es­to, ha­bía poca gen­te, no ha­bía mu­cho mo­vi­mien­to”, cuen­ta An­to­nia Zárate, una de las se­ño­ras que tie­ne un pues­to en el mer­ca­do, que an­tes per­te­ne­cía a su ma­má, a quien ayu­da­ba des­de que era jo­ven­ci­ta. “Aho­ra mi ma­má ven­de afue­ra en su tien­di­ta. Hay mu­cha ver­du­ra, va­rie­da­des que an­tes no ha­bía. Más tu­ris­tas vie­nen. Ade­lan­tó Sa­mai­pa­ta. Hay de to­do, ha cam­bia­do, co­no­ce­mos más co­sas”.

Ha­ce dé­ca­das, es­te boom po­bla­cio­nal no exis­tía. La sa­mai­pa­te­ña Lenny Sem­per­te­gui re­me­mo­ra: “La gen­te era muy cal­ma­da, ha­bía mu­chos bu­rros, chan­chos, ju­gá­ba­mos a la pe­lo­ta que­ma­da, la ocul­ta­di­ta, la em­bol­sa­da, la tu­ja, un mon­tón de jue­gos a la tar­de­ci­ta, y por ba­rrio y a ve­ces com­pe­tía­mos en­tre ba­rrios. Lo más lin­do, en la pu­ber­tad, cuan­do apa­ga­ban las lu­ces a las diez de la no­che, en­ton­ces nos que­dá­ba­mos ju­gan­do has­ta el fi­nal y es­pe­rá­ba­mos la os­cu­ri­dad com­ple­ta”.

Si­guen lle­gan­do

La lle­ga­da de gen­te de afue­ra que de­ci­dió que­dar­se a vivir en Sa­mai­pa­ta au­men­ta ca­da vez más, ase­gu­ra Can­de­la­ria Ro­ca, na­tu­ral de Ru­rre­na­ba­que, que lle­gó ha­ce 15 años con su es­po­so Jan, de ori­gen bel­ga. “Ya en ese tiem­po ha­bía bas­tan­tes ex­tran­je­ros vi­vien­do aquí. Eso era agra­da­ble, esa mez­co­lan­za era pro­me­te­do­ra y era lo que que­ría­mos pa­ra criar a nues­tras hi­jas, pue­des te­ner bas­tan­te in­fluen­cia de más de una cul­tu­ra y es fan­tás­ti­co pa­ra un ni­ño”.

Pri­me­ro arri­ba­ron los ex­tran­je­ros y lue­go la mi­gra­ción na­cio­nal, más que to­do de Oc­ci­den­te, que su­ce­dió en los úl­ti­mos años, des­de que Evo Mo­ra­les asu­mió la pre­si­den­cia. “En el año 98 El Fuer­te fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad. Ya an­tes, con Albert Me­yers, uno de los pri­me­ros ar­queó­lo­gos que vino, em­pe­za­ron a lle­gar los grin­gos. Los pri­me­ros fue­ron ale­ma­nes, aus­tría­cos y ho­lan­de­ses”, di­ce Sem­per­te­gui.

Pa­ra ella no so­lo fue­ron acep-

El año pa­sa­do hu­bo 13.000 vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros y 53.200 na­cio­na­les

ta­dos sino tam­bién admirados por­que cons­tru­ye­ron sus ca­ba­ñas e hi­cie­ron al­go di­fe­ren­te.

A pe­sar de ser un pue­blo, las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les no es­ca­sean. Quien quie­ra desa­rro­llar un ta­len­to pue­de asis­tir a cla­ses de acro­ba­cia, dan­zas fol­kló­ri­cas, tea­tro, clown, ce­rá­mi­ca, in­glés, es­cri­tu­ra crea­ti­va, mú­si­ca. Hay pa­ra to­das las eda­des.

In­te­gran­do cul­tu­ras y Vi­ve la di­ver­si­dad son las fra­ses pro­mo­vi­das des­de la Al­cal­día y que es­tán ta­lla­das en la nue­va pie­dra que fue co­lo­ca­da en la pla­za cen­tral du­ran­te la ce­le­bra­ción de los 400 años de Sa­mai­pa­ta, rea­li­za­da por el ar­tis­ta Hu­go Quinteros. Quie­nes res­ca­tan la cua­li­dad del mix­cul­tu­ral, afir­man que es, pro­por­cio­nal­men­te, el pue­blo más cos­mo­po­li­ta del país. Así lo sos­tie­ne la pe­rio­dis­ta Tamara Gu­tié­rrez.

Si­tio con es­pí­ri­tu

Tamara Gu­tié­rrez es una cru­ce­ña que se asen­tó con su fa­mi­lia cuan­do era ado­les­cen­te. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que atrae a la gen­te de afue­ra, opi­na, es la sa­na­ción es­pi­ri­tual. “Es un pun­to de en­cuen­tro, es un lu­gar de sa­na­ción. Te pue­do de­cir con la ma­yor cer­te­za, con más de 32 na­cio­na­li­da­des, Sa­mai­pa­ta ya es un re­fe­ren­te has­ta mundial de sa­na­ción, es un cam­bio ener­gé­ti­co, es la na­tu­ra­le­za mis­ma que tie­ne esa ma­gia”. Lenny coin­ci­de: “El pue­blo, ‘des­can­so en las al­tu­ras’, o ‘va­lle de la pu­ri­fi­ca­ción’, es un lla­ma­do a la gen­te a sa­nar­se y al­gu­nos en­cuen­tran su te­ra­pia, otros se que­dan y no sa­ben por qué; yo creo que es con esa in­ten­ción in­cons­cien­te de sa­nar­se”.

Tan­to en el pue­blo co­mo en los ba­rrios más ale­ja­dos, ca­mino a El Re­fu­gio o al Cho­rri­llo, se pue­den en­con­trar dón­de rea­li­zar di­fe­ren­tes te­ra­pias alternativas: ma­sa­jes, yo­ga, cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res, me­di­ta­cio­nes, te­maz­cal, re­ti­ros de ali­men­ta­ción con fru­tas o con plan­tas me­di­ci­na­les, bio­de­co­di­fi­ca­ción, ima­nes, re­gre­sio­nes… la lis­ta si­gue.

El Fuer­te tam­bién es un atrac­ti­vo no so­lo tu­rís­ti­co sino tam­bién mís­ti­co. No fal­tan re­la­tos sobre avis­ta­mien­tos de ovnis o que den cuen­ta de la ener­gía que irra­dia.

“La pie­dra es mágica, el lu­gar mis­mo es im­pre­sio­nan­te. Ca­da vez que voy es­toy va­cian­do al­go y vuel­vo re­la­ja­dí­si­ma. Esa ener­gía le lle­ga a to­da la co­mu­ni­dad”, re­la­ta Tamara.

Gen­te del cam­po, gen­te que bus­ca sa­nar, gen­te que se can­só del es­trés de las ciu­da­des, o que quie­re rea­li­zar pro­yec­tos tu­rís­ti­cos; hay un sin­fín de his­to­rias que jus­ti­fi­can sus lle­ga­das, pe­ro to­dos ellos ha­cen que ca­da día Sa­mai­pa­ta cam­bie, crez­ca, y el al­can­ce de ese cre­ci­mien­to aún no se pue­de di­men­sio­nar. En pa­la­bras de Gu­tié­rrez, “Sa­mai­pa­ta es ener­gía que es­tá flu­yen­do”.

En la com­pra dia­ria, en las cos­tum­bres co­ti­dia­nas, los ex­tran­je­ros y los lu­ga­re­ños com­par­ten y vi­ven mu­tua­men­te su cul­tu­ra

In­te­gra­ción. De to­das par­tes. Hay más mi­gra­ción de la zo­na de va­lles y an­des

Dis­cur­so. Una enor­me pie­dra con­me­mo­ra los 400 años de fun­da­ción

1

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.