Un ori­ga­mi en la me­sa pa­ra agra­de­cer al me­se­ro

En un país en el que no es co­mún de­jar di­ne­ro des­pués de co­mer en un res­tau­tan­te, un ca­ma­re­ro se dedicó a guar­dar esas pequeñas obras de ar­te que los clien­tes ha­cen mien­tras con­ver­san en la so­bre­me­sa, y les dio nue­vo sen­ti­do

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA - HARUMI OZAWA, AFP

Yu­ki Tat­su­mi era ca­ma­re­ro en una ta­ber­na ja­po­ne­sa de Kio­to cuan­do un día se vio sor­pren­di­do por el ob­je­to que un clien­te de­jó en la me­sa, un so­bre de pa­pel pa­ra los pa­li­llos ple­ga­do de for­ma abs­trac­ta. Así na­ció su co­lec­ción de 15.000 pie­zas de ori­ga­mi crea­das por clien­tes de res­tau­ran­tes con el tro­zo de pa­pel en el que se sir­ven los pa­li­llos.

“Esa pri­me­ra pie­za hu­bie­ra aca­ba­do en la ba­su­ra”, re­cuer­da el jo­ven de 27 años. Pe­ro le hi­zo re­fle­xio­nar. “¿Y si era un men­sa­je de los clien­tes? De re­pen­te, qui­tar las me­sas era al­go di­ver­ti­do”.

En Ja­pón no es cos­tum­bre de­jar pro­pi­na, pe­ro Tat­su­mi aca­bó por pen­sar que es­tas pequeñas obras de pa­pel eran la ma­ne­ra ja­po­ne­sa de ha­cer­lo, y em­pe­zó a aguar­dar que lle­ga­ran más y más.

No tar­dó en cons­ta­tar que exis­tía una in­men­sa va­rie­dad de esas mi­ni­obras de­ja­das por los co­men­sa­les. Na­da sor­pren­den­te en un país en el que al ar­te de ple­gar pa­pel es un muy po­pu­lar y se en­se­ña en el co­le­gio.

“Mu­chos te­nían for­mas que en Ja­pón traen bue­na suer­te”, cuen­ta. “In­clu­so vi una me­sa trans­for­ma­da en acua­rio, con pa­pe­les en for­ma de pe­ces y al­gas”. En­can­ta­do con es­tos ha­llaz­gos pi­dió a otros res­tau­ran­tes que le die­ran esos pe­que­ños re­ga­los de­ja­dos por los clien­tes.

Agra­de­cer sin di­ne­ro

En abril de 2016, se pu­so en ca­mino pa­ra un pe­ri­plo de un año por Ja­pón, pi­dien­do a cien­tos de res­tau­ran­tes que com­par­tie­ran con él sus so­bres ple­ga­dos.

Hu­bo reac­cio­nes mix­tas en­tre los due­ños de los lo­ca­les, de la cu­rio­si­dad al re­ce­lo. Al fi­nal, 185 ne­go­cios de to­do el país le en­via­ron lo que en­con­tra­ron.

“Mu­chos di­je­ron que sen­tían que era mu­cho más gra­ti­fi­can­te que una pro­pi­na”, di­jo Tat­su­mi.

En la ac­tua­li­dad, tra­ba­ja co­mo in­ves­ti­ga­dor en un mu­seo de ar­te de Ka­meo­ka, cer­ca de Kio­to, y tie­ne 15.000 pie­zas, ca­da una guar­da­da en una ca­ji­ta de ma­de­ra, co­mo si fue­ra una jo­ya.

Tat­su­mi ve en ello un me­dio de co­mu­ni­ca­ción en­tre clien­tes y ca­ma­re­ros y le in­quie­ta el pen­sar que ca­da vez hay más res­tau­ran­tes en los que el pe­di­do se ha­ce de ma­ne­ra elec­tró­ni­ca.

“En­trar a un res­tau­ran­te y tra­tar con una má­qui­na, no te da ga­nas de fa­bri­car ob­je­tos”, sos­tie­ne. Tat­su­mi ya ex­pu­so su co­lec­ción en Ja­pón y pre­vé pre­sen­tar­la en Pa­rís o Co­rea del Sur es­te año. “En Ja­pón se pue­de en­con­trar al­go de co­mer a cual­quier ho­ra, pe­ro ten­go la im­pre­sión de que la gen­te sien­te me­nos gra­ti­tud que an­tes ha­cia quie­nes pre­pa­ran los ali­men­tos”, con­si­de­ra.

Co­lec­ción. Al­gu­nas de las obras re­co­lec­ta­das por Yu­ki Tat­su­mi In­ge­nio­so. Un en­vol­to­rio de pa­li­llos do­bla­do en la for­ma de un ani­mal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.