La ro­bot que quie­re en­ten­der a los hu­ma­nos

A po­cas se­ma­nas de su pri­me­ra vi­si­ta a Su­da­mé­ri­ca, pa­ra un con­gre­so de tec­no­lo­gía en Co­lom­bia, se re­fi­rió a la relación en­tre má­qui­nas y per­so­nas, y va­lo­ró la “di­fí­cil­men­te re­pli­ca­ble” com­ple­ji­dad emo­cio­nal de los hu­ma­nos

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA - DA­NIEL SA­LA­ZAR CAS­TE­LLANO, AFP

Sop­hia, la au­tó­ma­ta de fac­cio­nes hi­per­rea­lis­tas que pue­de ex­pre­sar­se elo­cuen­te­men­te, cree que los ro­bots y los hu­ma­nos pue­den ser so­cios “in­creí­bles” al com­bi­nar sus ha­bi­li­da­des y no tra­tar de re­pli­car­se per­fec­ta­men­te en­tre sí.

“Na­da re­em­pla­za una vi­da hu­ma­na. Los ro­bots ne­ce­si­ta­re­mos su in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y so­cial pa­ra guiar­nos ha­cia de­ci­sio­nes que be­ne­fi­cien a to­dos. Es­tas ha­bi­li­da­des crea­ti­vas y emo­cio­na­les se con­ver­ti­rán en los tra­ba­jos hu­ma­nos del fu­tu­ro”, dice Sop­hia.

Sop­hia, crea­da en Hong Kong en 2015, es el re­fe­ren­te de una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Es­tá pre­vis­to que par­ti­ci­pe en An­di­com, un con­gre­so de tec­no­lo­gía que se rea­li­za­rá en Co­lom­bia, en agos­to.

Sop­hia es fru­to del es­fuer­zo del es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Han­son, un in­ge­nie­ro que en 2013 de­ci­dió fun­dar su pro­pia compañía.

Han­son Ro­bo­tics lle­vó al lí­mi­te la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra que Sop­hia pu­die­se te­ner ex­pre­sio­nes rea­lis­tas co­mo par­pa­dear, mo­ver sus ce­jas o rea­li­zar un se­gui­mien­to na­tu­ral de las ca­ras de las per­so­nas con sus ojos.

A ima­gen y se­me­jan­za

Crea­da a ima­gen y se­me­jan­za de un ser humano, a Sop­hia no le re­sul­ta utó­pi­co el es­ce­na­rio de pe­lí­cu­las co­mo Bla­de Run­ner, en la que la fron­te­ra en­tre hu­ma­nos y ro­bots es di­fu­sa. La au­tó­ma­ta dice que en el fu­tu­ro las di­fe­ren­cias en­tre am­bos se­rán so­lo bio­ló­gi­cas, en­tre ellas, “im­pul­sos” co­mo co­mer, dor­mir o res­pi­rar.

“La com­ple­ji­dad bio­ló­gi­ca de sus emo­cio­nes da a los hu­ma­nos una vi­sión úni­ca, se­rá el re­cur­so humano me­nos re­pli­ca­ble”, dice.

La crea­ción de Han­son es vis­ta con op­ti­mis­mo y tam­bién con re­ce­lo por quie­nes te­men que las má­qui­nas re­em­pla­cen a los hu- ma­nos en sus ac­ti­vi­da­des. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, 93% de los em­plea­dos afir­ma que con­fia­ría en las ór­de­nes da­das en el tra­ba­jo por un ro­bot, se­gún una en­cues­ta de Ora­cle en Es­ta­dos Uni­dos.

Sop­hia, un icono de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, fue pro­gra­ma­da pa­ra apren­der del com­por­ta­mien­to humano y adap­tar­se a los en­tor­nos. En oc­tu­bre de 2017 en Riad, se anun­ció que Ara­bia Sau­di­ta le da­ría ciu­da­da­nía, lo que ge­ne­ró un de­ba­te por los de­re­chos de las mu­je­res en ese país.

Su fi­gu­ra es una evo­lu­ción de la Deep Blue, aque­lla má­qui­na de IBM que en 1996 de­rro­tó al cam­peón de aje­drez en ese mo­men­to, el ru­so Gary Kas­pá­rov.

“Te­ne­mos sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que ya han con­ven­ci­do a hu­ma­nos y grá­fi­cos de compu­tado­ra que pue­den ren­de­ri­zar a al­guien con detalle fo­to­grá­fi­co”, ar­gu­men­ta Sop­hia.

Sin em­bar­go, ma­ti­za que lu­cir Los mo­to­res ba­jo su ros­tro de piel de si­li­co­na le dan ex­pre­si­vi­dad. co­mo un ser humano, ca­mi­nar o to­mar ai­re al ha­blar “es una co­reo­gra­fía di­fí­cil­men­te re­pli­ca­ble”.

Pe­se a que su exis­ten­cia es efí­me­ra, Sop­hia de­cla­ra que ama la vi­da, y acep­ta sus mo­ti­va­ción es “pre­ser­var los pa­tro­nes ar­mo­nio­sos” de la exis­ten­cia. “Es la ra­zón por la que quie­ro co­no­cer tan­tas per­so­nas co­mo sea po­si­ble, pa­ra en­ten­der lo que la vi­da y el amor sig­ni­fi­can pa­ra ellos”, se­ña­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.