Los imi­ta­do­res son opor­tu­nis­tas sin es­crú­pu­los. Lo peor es que la gen­te los acep­ta”

La mú­si­ca es co­mo una rue­da de la for­tu­na, es di­fí­cil sa­ber dón­de es­tás pues­to”

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

les pe­dían. “Es una he­ri­da que te de­jan co­mo per­so­na y en lo fa­mi­liar. Creo que cual­quie­ra que pa­se por una si­tua­ción así, es di­fí­cil su­pe­rar­lo, pe­ro vas lo­grán­do­lo po­co a po­co y con el tiem­po te vas in­cor­po­ran­do a tu vi­da nor­mal”, ex­pli­ca el doc­tor, que de­bi­do al suceso se man­tu­vo le­jos del es­ce­na­rio por seis me­ses.

Y aun­que ya les iba bien la­bo­ral­men­te mien­tras es­ca­la­ban el em­pi­na­do ca­mino ha­cia la fa­ma, los seis her­ma­nos mú­si­cos sa­ca­ron sus tí­tu­los aca­dé­mi­cos, igual que las otras dos her­ma­nas que se abo­can a otros ofi­cios. “La fa­ma lle­gó des­pués de la ca­rre­ra aca­dé­mi­ca. Lu­cha­mos día a día para ha­cer la ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, que­ría­mos ser al­guien en la vi­da. Nun­ca so­ña­mos que íba­mos a te­ner un dis­co, fa­ma, ni que íba­mos a ser re­co­no­ci­dos mun­dial­men­te”, con­fie­sa el vo­ce­ro de la fa­mi­lia, que es­tu­dió Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Ma­yor de Mé­xi­co (UNAM), que se es­pe­cia­li­zó en ci­ru­gía y que tie­ne una pe­que­ña clí­ni­ca en Ciu­dad de Mé­xi­co. De ahí el afe­rra­do amor a su tí­tu­lo de doc­tor.

“La gen­te se en­gan­cha con lo que su­ce­de en el mo­men­to, mas no es­tu­dia la his­to­ria real de la lu­cha día a día. No­so­tros por ejem­plo, ha­blo por mí, lle­va­mos los es­tu­dios a la par de la mú­si­ca. Es lo­cu­ra, no duer­mes, no co­mes, tie­nes que echar ga­nas en am­bas carreras para ob­te­ner lo­gros. Se de­sin­te­gra tu vi­da (ri­sas), yo me al­te­ré mu­cho en cuan­to a sis­te­ma ner­vio­so, es­trés cons­tan­te, es­tu­dian­do a cual­quier ho­ra para los exá­me­nes y pre­pa­ran­do los en­sa­yos, los dis­cos y via­jes: de un la­do a otro den­tro de Ciu­dad de Mé­xi­co, lue­go te vas a EEUU y re­gre­sas, a Gua­te­ma­la, y en­tre los es­ta­dos de Mé­xi­co, con gran­des dis­tan­cias, has­ta de 12 ho­ras”, re­cuer­da Elías.

Nin­gu­na ta­za de le­che

A di­fe­ren­cia de los cuen­tos de ha­das, con el sal­to a la fa­ma no lle­ga­ron prín­ci­pes y prin­ce­sas y fi­nal fe­liz. En to­do su his­to­rial y has­ta la fe­cha, Los Án­ge­les Azu­les han li­dia­do con un se­cues­tro, de­ser­ción por ines­ta­bi­li­dad de

sus can­tan­tes, de­man­das, imi­ta­do­res que no pa­gan re­ga­lías, y el sur­gi­mien­to de nue­vos gé­ne­ros arro­lla­do­res, co­mo el re­gue­tón, aun­que se­gún Elías, hay es­pa­cio para to­dos, in­clui­da la cumbia ‘cor­ta­ve­nas’.

“No­so­tros por ejem­plo, en EEUU aho­ri­ta so­mos los nú­me­ro uno. Cuan­do al­guien va a una fies­ta no bai­la pu­ro re­gue­tón, si fue­ra el ca­so, a la ho­ra ya me sa­lí. To­do tie­ne su es­pa­cio. No se tra­ta de un tiem­po, es una en­tre­ga muy es­pe­cial del pú­bli­co al es­cu­char un te­ma de Los Án­ge­les Azu­les; el re­gue­tón tie­ne tam­bién su en­tra­da, pe­ro no es el 100%, to­da la gen­te tie­ne de­re­cho a es­cu­char y bai­lar di­fe­ren­tes gé­ne­ros”, opi­na.

So­bre el ti­po de pú­bli­co que dis­fru­ta la es­pe­cia­li­dad de la fa­mi­lia Me­jía Avan­te, Elías ase­gu­ra que no es so­la­men­te po­pu­lar. “Es mú­si­ca ro­mán­ti­ca, no po­pu­lar, no tie­ne que ver con edad ni cla­se so­cial, es para to­dos”, di­ce, y a la pre­gun­ta de si la cumbia se ‘usa’ para re­ma­tar en fies­tas, de­le­ga la res­pues­ta a su re­pre­sen­tan­te en Bo­li­via: “Jai­me Vi­lla­nue­va es quien pue­de con­tes­tar eso, pe­ro des­de nues­tra ex­pe­rien­cia sé que cuan­do nos lle­ga el mo­men­to de ac­tuar, es una lo­cu­ra. Cuan­do in­ter­ac­túo con el pú­bli­co creo que es la ho­ra pi­co, cor­ta­ve­nas, la ho­ra an­ge­li­cal, de an­ge­lo­ma­nía, que se con­vier­te en el éx­ta­sis de la cumbia y to­do sa­len con­ten­tos”.

En los 36 años de ca­rre­ra, tu­vie­ron una fuer­te cri­sis del 91 al 93 por la apa­bu­llan­te lle­ga­da de los gé­ne­ros que­bra­di­ta y sal­sa, pe­ro se sal­va­ron de la ex­tin­ción al caer en ma­nos de la dis­co­grá­fi­ca Di­sa, con quien al­can­za­ron la pri­me­ra gran fa­ma, con un mi­llón de co­pias ven­di­das de su dis­co En­tre­ga de amor. Los Án­ge­les Azu­les han te­ni­do 33 can­tan­tes, y con va­rios de ellos lle­ga­ron a de­man­das ju­di­cia­les e in­clu­so se con­vir­tie­ron en com­pe­ten­cia di­rec­ta al con­for­mar sus pro­pios gru­pos, si­guien­do el mis­mo es­ti­lo. Ray­mun­do Es­pi­no­za, que sa­lió de Los Án­ge­les Azu­les en 1996, creó Ra­yi­to co­lom­biano, mien­tras que Car­los ‘Charly’ Be­cies, Jo­nat­han Mar­tí­nez y Me­mo Pa­la­fox for­ma­ron su pro­pio pro­yec­to, Los Án­ge­les de Charly.

“Los Án­ge­les Azu­les na­da más tie­nen un can­tan­te de los her­ma­nos, que soy yo, y ten­go que so- por­tar to­do el tiem­po, los años, in­cle­men­cias de la mú­si­ca, co­mo los can­tan­tes que van y vie­nen, y que lue­go quie­ren apro­ve­char el tiem­po que lle­va­mos, 36 años, con eso de ‘soy el can­tan­te ori­gi­nal’… y no, el ori­gi­nal soy yo, el doc­tor, los otros son opor­tu­nis­tas que van y vie­nen, así son y así se­gui­rán por­que no tie­nen ce­re­bro, ni el atre­vi­mien­to su­fi­cien­te para ha­cer mú­si­ca. Es lo di­fí­cil de la mú­si­ca y de la gen­te hoy, tie­nes que sa­car un es­ti­lo pro­pio”, la­men­ta Elías.

So­bre los imi­ta­do­res, el gru­po ya se re­sig­nó a no re­ci­bir re­ga­lías. “Pri­me­ro tra­ba­ja 36 años y lue­go haz tus pro­pios lo­gros, esa gen­te no tie­ne va­lor pro­pio ni es­crú­pu­los, son opor­tu­nis­tas. Y lo peor es la gen­te que lo acep­ta, có­mo van a pa­gar un show que no es”, di­ce.

De ne­ce­si­dad a he­ren­cia

Elías Me­jía tie­ne una di­cha, sus hi­jos Elías y Dia­na si­guen el ca­mino mu­si­cal, ya no por ne­ce­si­dad, sino por ejem­plo. Con­for­ma­ron su pro­pio gru­po, Eli­dian, que ya va te­jien­do su pro­pio des­tino ar­tís­ti­co. “Ellos es­tán tra­ba­jan­do para te­ner un es­pa­cio en la cumbia y es­tán lu­chan­do por un es­ti­lo, es lo que de­ben ha­cer to­das las agru­pa­cio­nes, pe­lear su lu­gar con mú­si­ca pro­pia. Aho­ri­ta los Eli­dian ha­cen me­lo­día tro­pi­cal, cumbia rá­pi­da, mo­vi­da, y tam­bién ha­cen len­ta”, di­ce or­gu­llo­so el ‘doc’.

Y a pe­sar de que Los Án­ge­les Azu­les son de otra ge­ne­ra­ción, se atre­vie­ron a unir­se a uno de los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes del mun­do, con su na­da tra­di­cio­nal cumbia de ori­gen co­lom­biano. En In­dio, cer­ca de Palm Springs, en Ca­li­for­nia, se subie­ron a los es­ce­na­rios de Coa­che­lla e hi­cie­ron bai­lar en abril de es­te año a Jus­tin Bie­ber, ade­más de en­lo­que­cer a la ma­sa aman­te del look hip­pie. Co­mo par­te de un pro­ce­so de re­vi­ta­li­za­ción, tan ne­ce­sa­rio en el com­pe­ti­ti­vo mun­do de la mú­si­ca, Los Án­ge­les Azu­les han tra­ba­ja­do con co­la­bo­ra­cio­nes de Mi­guel Bo­se, Ro­dri­go & Ga­brie­la, Na­ta­lia La­four­ca­de, Ha*Ash, Glo­ria Tre­vi, Aleks Syn­tek, Jay de la Cue­va y Pe­pe Agui­lar, en­tre otros.

En Bo­li­via

El pú­bli­co bo­li­viano ten­drá la opor­tu­ni­dad de pa­rar­se fren­te a es­te gru­po de ac­ci­den­ta­da pe­ro in­que­bran­ta­ble ca­rre­ra el jue­ves 6 de sep­tiem­bre, en el es­ta­dio Real San­ta Cruz, jun­to a otros ar­tis­tas, en el even­to Jun­tos por la cumbia 2.0.

En ese es­ce­na­rio, los her­ma­nos Elías ( voz y ba­jo eléc­tri­co), Jor­ge (acor­deón, te­cla­do y com­po­si­tor), Alfredo (te­cla­do y acor­deón), Jo­sé Hi­la­rio ‘ Pe­pe’ (tim­ba­les), Cris­ti­na (gua­cha­ra­ca) y Gua­da­lu­pe (piano y gua­che) Me­jía Avan­te mos­tra­rán de qué ma­de­ra es­tán he­chos, tras 36 años de ca­rre­ra cum­bie­ra.

Jun­to a los otros 16 in­te­gran-

Aleks Syn­tek in­ter­pre­tó el te­ma 20 Ro­sas, de Los Án­ge­les Azu­les, y gra­bó el vi­deo­clip jun­to a ellos

La es­po­sa del lí­der de los mú­si­cos fue rap­ta­da en 2006

cha­ra­cha

Es­te 6 de sep­tiem­bre es­ta­rán en San­ta Cruz en el even­to Jun­tos por la cumbia 2.0

Cris­ti­na to­ca la gua-

1. To­do me­nos ta­za de le­che. Charly Be­cies fue uno de los 33 can­tan­tes que pa­só por el gru­po y con el que se lle­gó a una de­man­da2. Co­la­bo­ra­ción. 3. Se­cues­tra­da. 4. Her­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.