Los jue­ves de ‘fra­ter’

El Deber - Extra (Bolivia) - - PORTADA -

sa­lir a di­ver­tir­se sin nin­gu­na res­tric­ción o con­se­cuen­cia. Dé­ca­das des­pués, el viernes de sol­te­ro se re­vis­tió de una bien ga­na­da repu­tación de cos­tum­bre ca­ver­ní­co­la y fue re­em­pla­za­do por el “jue­ves de fra­ter”, que vie­ne a ser lo mis­mo pe­ro rea­li­za­do un día an­tes y con una de­no­mi­na­ción más res­pe­ta­ble. La “fra­ter” es una ci­ta sa­gra­da e in­elu­di­ble que re­afir­ma el pac­to mas­cu­lino y su de­re­cho a te­ner un es­pa­cio pa­ra hablar y ha­cer “co­sas de hom­bres”, y don­de las mujeres no tie­ne ac­ce­so si no es, oca­sio­nal­men­te, en ca­li­dad de es­po­sas. Es tan im­pos­ter­ga­ble el lla­ma­do de la “fra­ter” que las mujeres sa­ben im­plí­ci­ta­men­te que no pue­den pla­near nin­gu­na ac­ti­vi­dad con los va­ro­nes los jue­ves por la no­che. Des­pués de to­do, con quien se mi­den mu­chos hom­bres, su ob­je­to de de­seo, no es una mu­jer sino otro hom­bre: en­tre ellos se ad­mi­ran, en­tre ellos com­pi­ten, en­tre ellos en­cuen­tran a sus ver­da­de­ros in­ter­lo­cu­to­res.

Las mujeres cru­ce­ñas, al­guien me di­rá, tam­bién tie­nen sus reunio­nes: el “miér­co­les de pa­sa­na­ku”. Pe­ro hay di­fe­ren­cias: mien­tras las reunio­nes de la “fra­ter” se lle­van a ca­bo una vez a la se­ma­na en una se­de que es pro­pie­dad con­jun­ta de los par­ti­ci­pan­tes, la reunión del pa­sa­na­ku se rea­li­za una vez al mes en los ho­ga­res de las mujeres, a la vis­ta de los hi­jos, y ge­ne­ral­men­te es­tas ci­tas aca­ban más tem­prano. La “fra­ter” ha­ce hin­ca­pié en que la vi­da so­cial del hom­bre es­tá des­li­ga­da de su rol fa­mi­liar, y en que el tiem­po de es­par­ci­mien­to le­jos de las mujeres es una pre­rro­ga­ti­va su­ya; no ne­ce­si­ta si­quie­ra pe­dir permiso.

Los “jue­ves de fra­ter” son la ma­ne­ra ex­plí­ci­ta en que se ar­ti­cu­la so­cial­men­te el ca­pi­tal en San­ta Cruz, en me­dio de una es­truc­tu­ra pa­triar­cal. No es ca­sua­li­dad tam­po­co que la cos­tum­bre del “jue­ves de fra­ter” es­té so­bre to­do arrai­ga­da en San­ta Cruz, la ciu­dad don­de hay más con­cur­sos de be­lle­za y co­si­fi­ca­ción de las mujeres. Pre­gún­ten­le a un em­pre­sa­rio con quié­nes se reúne los jue­ves por la no­che y sa­brán de sus ne­go­cios. Las fra­ter­ni­da­des son pa­rien­tes de las com­par­sas, las lo­gias y otras agru­pa­cio­nes ex­clu­si­va­men­te mas­cu­li­nas que a su vez con­tro­lan las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das y pú­bli­cas más po­de­ro­sas. Bas­tio­nes del con­ser­va­du­ris­mo co­mo el Co­mi­té Pro San­ta Cruz, que de­fien­de los in­tere­ses de la eli­te do­mi­nan­te, his­tó­ri­ca­men­te han ve­ta­do el ac­ce­so a las mujeres. Las aso­cia­cio­nes de mujeres es­tán tan su­pe­di­ta­das a los in­tere­ses pa­triar­ca­les que sus gru­pos se con­for­man a par­tir del he­cho de ser es­po­sas de los fra­ter­nos; el Co­mi­té Cívico Femenino se de­di­ca en San­ta Cruz a ma­ni­fes­tar­se con­tra la co­mu­ni­dad LGBT y con­tra los de­re­chos de las mujeres a de­ci­dir so­bre su cuer­po, y per­pe­túa en el si­glo XXI el pa­pel su­mi­so de la mujeres que so­lo sa­len a la ca­lle en de­fen­sa de los in­tere­ses del Padre (sea es­te la igle­sia, el ca­pi­tal, el es­ta­do, la eli­te, el em­pre­sa­ria­do, el ma­ri­do y tam­bién el padre).

Tar­dé años en asu­mir las múl­ti­ples ma­ne­ras en que el ma­chis­mo me afec­ta a mí y a mi­llo­nes de mujeres. El mo­men­to en que una mu­jer se da cuen­ta de que vi­ve en una so­cie­dad pa­triar­cal y se plan­tea dejar de ser fun­cio­nal a ese sis­te­ma es el mo­men­to en que na­ce co­mo fe­mi­nis­ta. Un pa­so en esa di­rec­ción es dejar de iden­ti­fi­car­se con los va­lo­res del amo, es­to es, dejar de desear ser uno de los chi­cos, y tam­bién re­nun­ciar a com­pla­cer al Padre (lo re­pi­to: sea es­te la igle­sia, el ca­pi­tal, el es­ta­do, la eli­te, el em­pre­sa­ria­do, el ma­ri­do y tam­bién el padre). No es que­rer que ha­ya un día a la se­ma­na de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a las reunio­nes de mujeres, ni que exis­ta una pre­si­den­ta en el Co­mi­té Pro San­ta Cruz, ni que acep­ten mujeres en las lo­gias, sino cues­tio­nar los mis­mos prin­ci­pios so­bre los que se sus­ten­tan esas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra po­der ima­gi­nar al­ter­na­ti­vas. Y cons­truir for­mas de or­ga­ni­za­ción y re­des de so­li­da­ri­dad que des­mien­tan una de las tan­tas pa­tra­ñas del pa­triar­ca­do: que no exis­te la amis­tad en­tre mujeres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.