Una ca­so­na con­ser­va la iden­ti­dad cru­ce­ña

El Deber - Mi Casa - - Mi Casa -

Un im­po­nen­te edi­fi­cio da a la ca­lle y es­con­de una ca­so­na cru­ce­ña muy cá­li­da y aco­ge­do­ra en el cen­tro de la ciu­dad. Al in­gre­sar, por el es­ta­cio­na­mien­to, y cru­zar la pe­que­ña re­ji­ta de hie­rro for­ja­do nos re­ci­be una ga­le­ría de te­ja co­lo­nial, le si­gue un gran pa­tio con ár­bo­les fru­ta­les de la iden­ti­dad cru­ce­ña, co­mo gua­pu­rú, gua­ya­ba, to­taí, pal­ta y has­ta un tu­tu­mo, que for­man par­te del jar­dín. El re­co­rri­do con­clu­ye en la ca­so­na, que es de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo y tra­di­cio­nal. Guar­da una ri­que­za his­tó­ri­ca, ya que con­ser­va los hor­co­nes y vi­gas de la pri­me­ra ca­sa que exis­tía en ese lu­gar, cons­trui­da en 1880.

La vi­vien­da en cues­tión fue edi­fi­ca­da en 1995, y el año pa­sa­do tu­vo su pri­me­ra in­ter­ven­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca.

El ar­qui­tec­to Moi­sés Vi­lla­gó­mez bus­có op­ti­mi­zar los es­pa­cios y sus res­pec­ti­vos usos, de acuer­do con las nue­vas

La fa­mi­lia cuen­ta con una co­lec­ción de más de 50 cua­dros de la vi­da de San­ta Cruz de an­ta­ño

ne­ce­si­da­des de la fa­mi­lia. Prio­ri­zó el área so­cial di­vi­di­da en dos sec­to­res: in­ter­na y ex­ter­na. En la pri­me­ra hi­zo un li­ving-co­me­dor, sa­la de tv, es­cri­to­rio in­te­gra­do, bar, li­ving y ka­rao­ke. En la par­te ex­ter­na, au­men­tó la chu­rras­que­ra que tie­ne 50 m2.

Vi­lla­gó­mez con­tó que se res­pe­tó el mo­de­lo ori­gi­nal de la ca­sa, la cual cuen­ta con bas­tan­tes vi­gas vis­tas y pie­dra la­ja, mo­der­ni­zán­do­la con una nue­va área so­cial, lo­gran­do así te­ner una fa­cha­da más con­tem­po­rá­nea. “La idea era mos­trar la unión de las dos épo­cas que mar­ca­ron la his­to­ria de la fa­mi­lia”, ex­pli­có.

La ca­so­na ac­tual, cuen­ta con lí­neas rec­tas y lim­pias, con bas­tan­te trans­pa­ren­cia pa­ra dar­le ilu­mi­na­ción na­tu­ral. Al­go a des­ta­car fue la res­tau­ra­ción de hor­co­nes ta­lla­dos de la an­ti­gua vi­vien­da que da­tan del si­glo pa­sa­do. Tam­bién se res­pe­tó la ve­ge­ta­ción exis­ten­te en el te­rreno, dán­do­les un rol pro­ta­gó­ni­co a los ár­bo­les.

Es­tá en el cen­tro de la ciu­dad y pe­se a su re­mo­de­la­ción, man­tie­ne hor­co­nes del si­glo pa­sa­do. Un tu­tu­mo, gua­pu­rú y gua­ya­bo son par­te del jar­dín

Es­te es el nue­vo li­ving­co­me­dor con el que cuen­ta la ca­so­na. Des­ta­can los 16 cua­dros que mues­tran la vi­da de an­ta­ño de los cru­ce­ños. La vi­vien­da cuen­ta de tres plan­tas, en la se­gun­da plan­ta, hay una sa­la de ejer­ci­cios, ha­bi­ta­cio­nes y una te­rra­za, que fue un es­pa­cio que se ga­nó con la re­mo­de­la­ción

Par­te de la fa­cha­da mues­tra los ale­ros con te­ja co­lo­nial y vi­gas vis­tas. Un jue­go de pan­ta­lla real­za la

plan­ta de gua­pu­rú que hay cer­ca a la en­tra­da de la ca­sa. La mas­co­ta de la fa­mi­lia, com­ple­ta es­ta

be­lla es­tam­pa

El re­ci­bi­dor es­tá de­co­ra­do con una lám­pa­ra y una me­sa con ba­se de ma­de­ra. Al cos­ta­do iz­quier­do es­tá el co­me­dor de dia­rio, una sa­la de es­tar y al fon­do el li­ving-co­me­dor

En la chu­rras­que­ra re­sal­ta el es­ti­lo co­lo­nial que se com­bi­na muy bien con de­ta­lles mo­der­nos que le dan el vi­drio y el ace­ro, que sir­ve pa­ra di­vi­dir es­te es­pa­cio del pa­tio. La plan­ta de tu­tu­ma to­ma pro­ta­go­nis­mo en es­te lu­gar

Los nue­ve cua­dros se con­vier­ten en la de­co­ra­ción en la pa­red de la es­ca­le­ra. Aba­jo se ob­ser­va la nue­va te­rra­za, que es uno de los lu­ga­res fa­vo­ri­tos de la fa­mi­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.