Consejos pa­ra te­ner un ho­gar lim­pio y or­de­na­do

El Deber - Mi Casa - - Mi Casa -

Man­te­ner la ca­sa lim­pia e im­pe­ca­ble mu­chas ve­ces no tie­ne que ver sim­ple­men­te con asear. Es más, en reali­dad es el re­sul­ta­do de una se­rie de há­bi­tos que tie­nen que ver más con pla­ni­fi­ca­ción, pre­vi­sión y al­go de ac­ción.

Es por eso que Do­ña Flor, em­pre­sa de lim­pie­za, pai­sa­jis­mo y fu­mi­ga­ción con más de 10 años de ex­pe­rien­cia en Bo­li­via, tie­ne al­gu­nos tips in­tere­san­tes pa­ra to­dos aque­llos que no dis­po­nen de mu­cho tiem­po, pe­ro que son aman­tes del or­den y la lim­pie­za en sus ho­ga­res. Aquí se los da­mos a co­no­cer.

No com­pre más de lo ne­ce­sa­rio: no ad­quie­ra co­sas que no ten­gan un uso prác­ti­co o un lu­gar es­pe­cí­fi­co don­de po­ner­las. Con ello, no so­lo se re­fie­re a pro­duc­tos del ho­gar, si no a tam­bién a otras co­sas co­mo ro­pa, za­pa­tos, li­bros, etc.

Use ca­nas­tas: com­pre va­rias ca­nas­tas de­co­ra­ti­vas del mis­mo ti­po y pón­ga­las en dis­tin­tas par­tes de su ho­gar. Ca­da vez que al­go es­té fue­ra de lu­gar, co­ló­que­lo en la ca­nas­ta. Si tie­ne ni­ños, es­ta es una bue­na ma­ne­ra de en­se­ñar­les a ser or­ga­ni­za­dos.

Use gan­chos: pe­que­ños gan­chos en la pa­red cer­ca de la en­tra­da, en el cló­set, en los cuar­tos de los ni­ños y en la co­ci- na le pue­den ayu­dar a man­te­ner su ca­sa más or­ga­ni­za­da. En lu­gar de ti­rar abri­gos en una si­lla o so­fá, cuél­gue­los cer­ca de la puer­ta. En­se­ñe a sus ni­ños a col­gar sus abri­gos y mo­chi­las en gan­chos en su ha­bi­ta­ción.

Ha­ga su ca­ma: aun­que pa­rez­ca tri­vial, el so­lo he­cho de ten­der la ca­ma pue­de ha­cer una gran di­fe­ren­cia pa­ra man­te­ner la ha­bi­ta­ción or­de­na­da. Si se to­ma cin­co mi­nu­tos pa­ra ha­cer­lo, se to­ma­rá otros cin­co pa­ra re­co­ger la ro­pa ti­ra­da. Si no tie­ne tiem­po de or­de­nar el res­to de su ha­bi­ta­ción, se sen­ti­rá un po­co me­jor al sa­ber que por lo me­nos la ca­ma es­tá he­cha.

Lim­pie to­dos los días: apar­te de po­ner co­sas en su lu­gar, es im­por­tan­te que lim­pie to­dos los días. No ne­ce­si­ta ha­cer una lim­pie­za pro­fun­da, pe­ro ase­gú­re­se de que las su­per­fi­cies de la co­ci­na y el ba­ño es­tén lim­pias, ba­rra el pi­so y la­ve los pla­tos. El so­lo he­cho de que su ca­sa se sien­ta lim­pia le ayu­da­rá a tra­tar de man­te­ner­la or­ga­ni­za­da.

Guar­de o la­ve su ro­pa: cuel­gue la ro­pa o lá­ve­la cuan­do ter­mi­ne el día. Una gran can­ti­dad de ro­pa pue­de ha­cer que cual­quier ca­sa se vea desas­tro­sa. De­di­car unos cuan­tos mi­nu­tos to­das las no­ches pa­ra aco­mo­dar­la, ha­rá que su vi­da a la lar­ga- sea mu­cho me­jor.

Fi­je un cen­tro de con­trol: un lu­gar fi­jo en don­de pue­da me­ter co­sas co­mo sus lla­ves, car­te­ra, bol­sa y cual­quier ob­je­to de uso dia­rio. Nun­ca ten­drá que bus­car de­ses­pe­ra­da­men­te sus lla­ves si sa­be que es­tán en su lu­gar de siem­pre.

No se sa­tu­re ni se es­tre­se. De­di­car unos po­cos mi­nu­tos al día pa­ra or­ga­ni­zar o asear pue­den ha­cer la di­fe­ren­cia

Em­pie­ce des­de lo bá­si­co: si to­da­vía no es un ex­per­to de la or­ga­ni­za­ción, ini­cie con pe­que­ños de­ta­lles, co­mo or­de­nar sus pa­pe­les. Dis­fru­te del sen­ti­mien­to in­me­dia­to de ha­ber­lo he­cho, lo cual lo mo­ti­va­rá pa­ra pro­yec­tos más am­bi­cio­sos, co­mo or­ga­ni­zar su cló­set.

No se sa­tu­re: re­cuer­de te­ner el con­trol so­bre sus per­te­nen­cias. Si pro­gra­ma su men­te pa­ra que to­do per­ma­nez­ca or­ga­ni­za­do, no lo sen­ti­rá co­mo un pro­ble­ma.

No se es­tre­se: a to­dos nos gus­ta­ría te­ner una ca­sa or­ga­ni­za­da to­dos los días del año, pe­ro lo cier­to es que no es po­si­ble. No se es­tre­se por te­ner una vi­vien­da or­de­na­da y lim­pia siem­pre, ya que es ne­ce­sa­rio dis­fru­tar­la tam­bién. Si tu­vo una lar­ga jor­na­da de­je los pla­tos pa­ra el otro día, y si tie­ne una vi­da muy ocu­pa­da, no se sien­ta cul­pa­ble de con­tra­tar una em­pre­sa de lim­pie­za pa­ra que ha­ga el tra­ba­jo unas cuan­tas ve­ces al mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.