Hi­po­con­dria­sis

Sig­nos. Te da­mos seis se­ña­les pa­ra que te des cuen­ta si su­frís de an­sie­dad por tu sa­lud. Es­te tras­torno se pue­de tra­tar y su­pe­rar siem­pre y cuan­do acep­tés que lo pa­de­cés

El Deber - Para ellas - - Página Dos - ROXANA ESCOBAR EL DE­BER

Seis se­ña­les pa­ra sa­ber si sos una mu­jer hi­po­con­dria­ca Pue­de ser tra­ta­do y su­pe­ra­do si re­co­no­cés que lo pa­de­cés

La hi­po­con­dría es un tras­torno que se ca­rac­te­ri­za por la ex­tre­ma preo­cu­pa­ción que ma­ni­fies­ta un pa­cien­te de­bi­do a que cree que pa­de­ce una en­fer­me­dad gra­ve o que pron­to ten­drá al­gún pro­ble­ma de sa­lud. La si­có­lo­ga Ruth Pa­re­jas ex­pli­ca que mu­chas ve­ces la hi­po­con­dria­sis, co­mo tam­bién se lo co­no­ce a es­te tras­torno de ori­gen si­co­so­má­ti­co, sur­ge a par­tir de al­gu­nas si­tua­cio­nes vi­vi­das por el pa­cien­te, las cua­les han ge­ne­ra­do al­gún trau­ma, por ejem­plo, la pér­di­da de un familiar con cán­cer, y es­to lo ha­ce pen­sar que al­gún do­lor si­mi­lar al pa­de­ci­do por su ser que­ri­do fa­lle­ci­do pue­de ser el síntoma de es­ta en­fer­me­dad. “El pa­cien­te asu­me la en­fer­me­dad co­mo real y así se em­pie­za a ha­cer una se­rie de aná­li­sis”, afir­ma.

El pa­cien­te con­si­de­ra que sen­sa­cio­nes nor­ma­les del cuer­po, co­mo fa­ti­ga, can­san­cio, do­lor de ca­be­za o del cuer­po, son sín­to­mas de una en­fer­me­dad gra­ve o mor­tal. Pue­de ocu­rrir tam­bién que no ten­ga sín­to­mas.

Ve­ri­fi­cá si te­nés es­tos sín­to­mas

Pa­re­jas in­di­ca al­gu­nos de los sín­to­mas pa­ra que po­dás iden­ti­fi­car si sos o no hi­po­con­dria­ca. La per­so­na tiene una preo­cu­pa­ción exa­ge­ra­da por su sa­lud y to­do el tiem­po me­di­ta res­pec­to a los sín­to­mas que sien­te, sean es­tos ima­gi­na­rios o reales; por ejem­plo, si le due­le la ba­rri­ga o sien­te do­lo­res de ca­be­za. Está muy con­cen­tra­da en sí mis­ma y to­do el tiem­po se ha­ce es­tu­dios y fre­cuen­te­men­te se mi­de la pre­sión car­dia­ca y con­tro­la su res­pi­ra­ción. Asi­mis­mo, está siem­pre preo­cu­pa­da con la idea de te­ner una en­fer­me­dad gra­ve y lo ma­ni­fies­ta cons­tan­te­men­te, y ade­más le ge­ne­ra an­gus­tia. Mues­tra cam­bios en su es­ta­do de áni­mo que lo ha­cen co­lo­car­se en una si­tua­ción de mie­do. La preo­cu­pa­ción le ha pro­vo­ca­do un im­pac­to ne­ga­ti­vo en su vi­da, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to familiar y la­bo­ral. Con fre­cuen­cia se diag­nos­ti­ca y exa­mi­na.

Es­to ha­ce que al final la pa­cien­te ter­mi­ne re­nun­cian­do a ca­si to­das las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za y ter­mi­ne asu­mien­do que él mis­mo tiene la en­fer­me­dad.

Pa­re­jas di­ce que se tra­ta de un tras­torno tra­ta­ble, pe­ro que re­quie­re, pri­me­ro, iden­ti­fi­car la cau­sa del mie­do o fo­bia que tiene el pa­cien­te y, a par­tir de eso, en­trar en el área emo­cio­nal mien­tras se va ha­cien­do los es­tu­dios pa­ra des­car­tar la en­fer­me­dad. Tam­bién es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta que la hi­po­con­dria­sis ge­ne­ra sín­to­mas de an­sie­dad que se pro­du­cen a par­tir de la idea de que tiene una pro­ble­ma de sa­lud y por eso se de­be tra­tar los mis­mos, y lue­go en una te­ra­pia en­fo­ca­da per­der la an­gus­tia y del mie­do que sien­te el pa­cien­te.

Pa­ra las per­so­nas que pa­de­cen hi­po­con­dria­sis un le­ve do­lor o ano­ma­lía pue­de ser al­go gra­ve y mor­tal

Exa­ge­ra­da Es im­por­tan­te que se de cuen­ta cuá­les son los sen­ti­mien­tos de­trás de su preo­cu­pa­ción ex­tre­ma por su sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.