Marjorie Ve­ga MU­JER PLE­NA AMA LA RA­DIO Y LA MÚ­SI­CA

De­ci­di­da. Es­ta ra­dia­lis­ta se con­vir­tió en una pro­duc­to­ra de even­tos sin bus­car­lo. Su apo­yo a los ar­tis­tas na­cio­na­les le abrió las puer­tas al éxi­to. Trae fi­gu­ras de re­nom­bre al país

El Deber - Para ellas - - Personaje - TEX­TO: Ro­xa­na Escobar N. FO­TOS: Jor­ge Gu­tié­rrez.

En su lé­xi­co no exis­te la pa­la­bra no pue­do. Por ca­da no, ella bus­ca nue­ve sí. Tam­bién ha acu­ña­do una fra­se que siem­pre es­tá en su men­te: el que se que­ja, se queda. Eso ha he­cho que se con­vier­ta en una de las po­cas mu­je­res que di­ri­ge una ra­dio en el país y en pro­duc­to­ra de even­tos, car­gos y fun­cio­nes ocu­pa­dos ge­ne­ral­men­te por hom­bres.

Marjorie Ve­ga Pa­di­lla, ade­más de gua­pa es valiente, fuer­te y fa­che­ra. Muy fiel a su es­ti­lo de roc­ke­ra le en­can­ta usar el ne­gro, lo lle­va en sus pan­ta­lo­nes, sus bo­tas o ta­co­nes negros abier­tos en la pun­ta y con tren­zas, que com­bi­nan a la per­fec­ción con su ca­be­lle­ra ne­gra li­sa. Deli­ra por Red hot chi­li, Pep­pers, Pink Floyd, Mu­se Cold­play y Au­dios­la­ve, ban­das co­no­ci­das en el mun­do de la mú­si­ca.

Su la­do hu­mano

Es una mu­jer que sien­te, que se emo­cio­na, que llo­ra, que su­fre, pe­ro que, por so­bre to­das las co­sas, es­tá apren­dien­do a ser fe­liz. ¿En­ton­ces no eras fe­liz? Le pre­gun­ta­mos. “Si lo era, pe­ro no me da­ba cuen­ta de las co­sas im­por­tan­tes que es­ta­ban siem­pre a mi la­do, por­que en la bús­que­da cons­tan­te de al­can­zar ob­je­ti­vos van apa­re­cien­do co­sas y te ol­vi­dás de lo que te ro­dea”, con­tes­ta, acla­ran­do que aho­ra dis­fru­ta has­ta de lo más mí­ni­mo. Le en­can­ta es­tar en su ca­sa y no es una mu­jer de mu­cha os­ten­ta­ción. Lle­va ca­si siem­pre aros pe­que­ños y cua­tro anillos, ca­da uno re­pre­sen­ta a sus hi­jos Luis Fer­nan­do, Jean Pie­rre y Ch­ris­top­her De La Zer­da, y a ella, siem­pre los lle­va pues­to por­que sig­ni­fi­can la unión, la fuer­za y el mo­tor, pe­ro no cual­quier mo­tor, sino un Ca­ter­pi­llar, que im­pul­san su vi­da ca­da día. Fue una ni­ña pre­coz, a los 18 años se con­vir­tió en madre, pa­só de los cua­der­nos del co­le­gio a los pa­ña­les. No es­ta­ba en sus pla­nes ca­sar­se, pe­ro cree que muchas mu­je­res cuando sa­len de la ado­les­cen­cia se sien­ten due­ñas del mun­do y creen que pue­den to­car el cie­lo con las ma­nos y que to­do es po­si­ble y, eso, le pa­só a ella. Así fue co­mo lle­gó su pri­mer hi­jo, con el cual asis­tió a dar exa­men de in­gre­so a la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción So­cial, aun­que en el co­le­gio su fuer­te eran las ma­te­má­ti­cas y la quí­mi­ca. Pe­se a que le gus­ta­ba leer y ha­bía ele­gi­do una ca­rre­ra que tie­ne que ver con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, nun­ca pen­só que es­ta­ría fren­te al mi­cró­fono por­que no se vi­sua­li­zó así, pe­ro en ese pro­ce­so des­cu­brió que le ha­bía gus­ta­do es­cri­bir y ha­blar. Cuando su ter­cer hi­jo te­nía tres me­ses de vi­da se di­vor­ció y sa­có de aden­tro to­da la va­len­tía y co­ra­je pa­ra se­guir ade­lan­te los cua­tro. Fue du­ro, fue­ron muchas lá­gri­mas, des­ve­los y sa­cri­fi­cios, pe­ro su­peró to­das las prue­bas y hoy, to­do ese su­fri­mien­to, la ha vuel­to fuer­te y la ha con­ver­ti­do en una mu­jer exi­to­sa, en una mu­jer que si­gue cre­yen­do en el amor. Una fé­mi­na que no per­mi­tió que el te­mor y el mie­do a ha­cer co­sas des­co­no­ci­das la pa­ra­li­cen y la li­mi­ten pa­ra lo­grar sus me­tas y ob­je­ti­vos. Ser madre de tres va­ro­nes la obli­gó a apren­der a ju­gar con ca­ni­cas y trom­po.

Ra­dia­lis­ta y pro­duc­to­ra

Sus ‘pi­ni­nos’ de co­mu­ni­ca­do­ra fue co­mo maes­tra de ce­re­mo­nia y pa­ra­le­la­men­te lo­cu­to­ra de ra­dio. Des­pués de unos años, en 2007 em­pe­zó su ex­pe­rien­cia con los ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les y pa­ra en­ton­ces ya era di­rec­to­ra de la ra­dio Hit. Es una con­ven­ci­da de que cuando Dios tie­ne al­go des­ti­na­do pa­ra uno, él bus­ca­rá la fe­cha ideal pa­ra que eso su­ce­da. Ella no bus­có con­ver­tir­se en una pro­duc­to­ra de even­tos, las co­sas se die­ron. La ra­dio que di­ri­ge tie­ne un for­ma­to di­ri­gi­do a un pú­bli­co ju­ve­nil y es­to hi­zo que sea un me­dio don­de se pro­mo­cio­ne e im­pul­se ta­len­tos lo­ca­les y na­cio­na­les. Al ver tan­to ta­len­to, de­ci­dió ha­blar con los or­ga­ni­za­do­res de Ex­po­cruz y du­ran­te mu­chos años for­mó par­te del pro­gra­ma de es­pec­tácu­los de es­ta vi­tri­na co­mer­cial. Allí pro­mo­vía la pre­sen­cia de ar­tis­tas bo­li­via­nos y to­do es­to se trans­mi­tía por la uni­dad mó­vil de su ra­dio, por lo que se con­vir­tió en la ra­dio de la fe­ria. Así fue co­mo em­pe­zó Marjorie en es­te ne­go­cio ries­go­so, pe­ro que ama y dis­fru­ta ha­cer­lo. Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia gran­de en even­tos fue cuando tra­jo al país la ban­da Pan­da, una agru­pa­ción me­xi­ca­na y que fue to­do un su­ce­so. De ahí en ade­lan­te hi­zo his­to­ria co­mo pro­duc­to­ra de even­tos. Des­pués de ca­da show queda ace­le­ra­da, por­que se lle­na de adre­na­li­na, ener­gía y con sa­bor a más.

Ac­tual­men­te ade­más de ser la di­rec­to­ra de la ra­dio Hit, di­ri­ge el pro­gra­ma Hit Bol, don­de es­tá dan­do siem­pre el ran­king de los me­jo­res Hit’s na­cio­na­les, apo­yan­do a los ar­tis­tas bo­li­via­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.