IM­POR­TAN­CIA DEL BA­ÑO ¿CUÁN­TAS VE­CES TE­NÉS QUE BAÑAR A TU BE­BÉ?

Bie­nes­tar. El aseo dia­rio es una me­di­da de hi­gie­ne im­por­tan­te pa­ra evi­tar gér­me­nes y en­fer­me­da­des en la con­vi­ven­cia dia­ria de tus be­bés

El Deber - Para ellas - - Ser Padres - CA­RO­LI­NA PEÑA EL DE­BER

Pa­ra te­ner una vi­da sa­na, es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar des­de que se na­ce há­bi­tos de hi­gie­ne per­so­nal, lo que ayu­da­rá a evi­tar en gran me­di­da di­ver­sas en­fer­me­da­des. Los há­bi­tos son con­duc­tas que, a ba­se de re­pe­tir­las, se apren­den y se ha­cen pro­pias; así, al en­se­ñar­le al ni­ño a la­var­se los dien­tes, la­var sus ma­nos, ba­ñar­se dia­ria­men­te, or­de­nar los lu­ga­res que fre­cuen­ta, po­co a po­co desa­rro­lla­rá los há­bi­tos que re­quie­re pa­ra con­ser­var la sa­lud y adap­tar­se a las re­glas de la sociedad en que vi­ve. Lo pri­me­ro que de­bes sa­ber es que la piel, in­clu­si­ve cuando es­tá lim­pia y aun­que no sean per­cep­ti­bles a sim­ple vis­ta, con­tie­ne has­ta 100 es­pe­cies de bac­te­rias que con­vi­ven jun­ta­men­te con al­re­de­dor de 80 es­pe­cies de hon­gos.

La ma­yo­ría de es­tos gér­me­nes son bue­nos pa­ra la piel de los hu­ma­nos y, de he­cho, se en­car­gan de pro­te­ger­nos y de li­brar­nos de los hon­gos que pue­den ser da­ñi­nos. Al­gu­nas bac­te­rias in­clu­so ayu­dan a la hu­mec­ta­ción na­tu­ral de la piel. Pe­ro al­gu­nas ve­ces las de­fen­sas na­tu­ra­les y pro­pias del cuerpo no son su­fi­cien­tes pa­ra lu­char con­tra esos hon­gos y es ahí don­de el ba­ño se con­vier­te en la se­gun­da lí­nea de de­fen­sa que te­ne­mos las per­so­nas.

Es acon­se­ja­ble bañar dia­ria­men­te a los be­bés y de ser po­si­ble, a la mis­ma ho­ra, siem­pre y cuando el be­bé no ha­ya ter­mi­na­do de co­mer y es­té en pro­ce­so de di­ges­tión. Se re­co­mien­da el ba­ño por la no­che, an­tes de ce­nar, ya que el agua tie­ne un efec­to re­la­jan­te que le ayu­da a con­ci­liar el sue­ño.

An­tes de bañar al ni­ño, con­vie­ne com­pro­bar que la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal sea la ade­cua­da, que no se sien­ta frío y no exis­tan co­rrien­tes de ai­re.

Es im­por­tan­te el uso de pro­duc­tos que brin­den los cui­da­dos ade­cua­dos pa­ra pro­te­ger la de­li­ca­da piel del be­bé. En es­te sen­ti­do, Pe­tit En­fant su­gie­re el uso del cham­pú neu­tro, el ja­bón de gli­ce­ri­na y el acei­te cor­po­ral hi­dra­tan­te con ex­trac­to de acei­te de al­men­dras que ofre­ce la lí­nea, co­mo los im­pres­cin­di­bles en el ba­ño dia­rio de tu be­bé.

¿Có­mo crear el há­bi­to del ba­ño a los niños más gran­des?

En el ca­so de niños más gran­des, es ne­ce­sa­rio ba­ñar­los so­bre to­do cuando vuel­ven de la ca­lle, el co­le­gio, el par­que, etc., ya que tien­den a trans­pi­rar mu­cho y es­tán en con­tac­to con di­fe­ren­tes ti­pos de gér­me­nes y bac­te­rias de otras per­so­nas y del mis­mo me­dioam­bien­te. Cuando son muy pe­que­ños es la ma­má quien tie­ne que ba­ñar­los to­dos los días, pe­ro a me­di­da que van cre­cien­do, se les de­be en­se­ñar a fro­tar­se y en­jua­gar­se so­los, pa­ra que a par­tir de los 5 o 6 años lo ha­gan sin tu ayu­da, aun­que es­tés cer­ca vi­gi­lan­do.

Co­mo siem­pre, es im­por­tan­te que les ex­pli­ques por qué hay que ha­cer­lo a dia­rio y los pro­ble­mas que les pue­de cau­sar no ha­cer­lo, en­tre otros el mal olor cor­po­ral que pue­de pro­vo­car las bur­las de otros com­pa­ñe­ros y el ais­la­mien­to so­cial.

Tam­bién de­ben ver que tú te du­chas to­dos los días, ya que los niños de pe­que­ños quie­ren ser co­mo sus pa­dres y te imi­ta­rán en to­do.

Ex­plí­ca­le có­mo fro­tar­se ca­da par­te del cuerpo sin ol­vi­dar­se na­da (la es­pal­da, las ore­jas, los pies, los ge­ni­ta­les). Aun­que al prin­ci­pio no lo ha­rá muy bien y de­be­rás fro­tar­le tú tam­bién. Es­tas pau­tas le ayu­da­rán en su apren­di­za­je. La par­te más com­pli­ca­da del ba­ño lle­ga al te­ner que la­var el pe­lo, ya que los niños llo­ran cuando se les me­te ja­bón en el ojo, con los ti­ro­nes de pe­lo, etc. Pe­ro la hi­gie­ne del ca­be­llo es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar pio­jos, cas­pa y pi­co­res. Has­ta que no ten­ga unos 10 años de­be­rás ayu­dar­le tú, ya que es lo más com­pli­ca­do pa­ra un ni­ño. En­sé­ña­le có­mo ha­cer­lo y dé­ja­le prac­ti­car.

Que vos y tu be­bé dis­fru­ten. EL BA­ÑO PRO­POR­CIO­NA LA HI­GIE­NE NE­CE­SA­RIA AL PE­QUE­ÑO, PE­RO TAM­BIÉN ES UN MO­MEN­TO PLA­CEN­TE­RO

ACEI­TE PA­RA UN RE­LA­JAN­TE BA­ÑO CON EX­TRAC­TO DE ACEI­TE DE AL­MEN­DRAS

JABONCILLOS JA­BÓN DE GLI­CE­RI­NA HUMECTA Y SUA­VI­ZA CON­SER­VAN­DO EL PH NA­TU­RAL DE LA PIEL. LO PUE­DE USAR TO­DA LA FA­MI­LIA

CHAM­PÚ NEU­TRO Y UL­TRA SUA­VE, DE 0 A 1 AÑO

CHAM­PÚ ES­PE­CIAL PA­RA NI­ÑAS

CRE­MA DE EN­JUA­GUE DECILE ADIÓS A LOS EN­RE­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.