Sie­te pa­sos ¿CÓ­MO AHO­RRAR EN TIEM­PO DE CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA?

Desafío. Un eco­no­mis­ta com­par­te al­gu­nos con­se­jos pa­ra que te ins­pi­rés y lo­grés aho­rrar aun cuando el país re­gis­tra una ba­ja de cir­cu­lan­te. Po­né a fun­cio­nar tu in­ge­nio y ve­rás que se pue­de

El Deber - Para ellas - - Finanzas - RO­XA­NA ESCOBAR ro­xa­na.escobar@el­de­ber.com.bo

Se di­ce que cuando la ne­ce­si­dad aprie­ta, el in­ge­nio y la crea­ti­vi­dad se agu­di­zan. Es eso pre­ci­sa­men­te lo que de­bés ha­cer pa­ra tra­tar de aho­rrar aún en tiem­pos de des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, co­mo la que vi­ve el país. Y si ya lo ve­nías ha­cien­do, pe­ro tus in­gre­sos se han achi­ca­do y te ves en fi­gu­ri­llas, to­má no­ta de es­tos sie­te pa­sos que te re­co­mien­da el eco­no­mis­ta y do­cen­te Teó­fi­lo Ca­ba­lle­ro, los mis­mos que te ayu­da­rán a ins­pi­rar­te pa­ra que vol­vás a echar­le mo­ne­das a tu chan­chi­to o de­po­si­tar en tu ca­ja de aho­rro.

Re­du­cí tus gas­tos que no son tras­cen­den­tes

Las per­so­nas de­ben re­du­cir sus gas­tos in­tras­cen­den­tes de la ca­sa, co­mo com­pras o via­jes in­ne­ce­sa­rios; muchas per­so­nas son pro­pen­sas a gas­tar en lo que sea, no es bue­na de­ci­sión. Si los in­gre­sos se achi­can y hay que aho­rrar, y en­tre otras co­sas, se de­be de­jar el gim­na­sio, por ejem­plo, pe­se al be­ne­fi­cio que eso sig­ni­fi­ca pa­ra la sa­lud, no hay que preo­cu­par­se, se pue­de ela­bo­rar una ru­ti­na de ejer­ci­cios y ha­cer­los den­tro de ca­sa.

Dis­mi­nuí los gas­tos en di­ver­sio­nes

Re­du­cir aque­lla par­te­ci­ta del in­gre­so des­ti­na­da a di­ver­sio­nes y es­par­ci­mien­to. Mu­chos acos­tum­bran, por ejem­plo, fre­cuen­tar en fi­nes de se­ma­na lu­ga­res de con­su­mo ma­si­vo, ci­nes, jue­gos y pa­tios de co­mi­da. Hay que cam­biar ese há­bi­to.

An­tes de com­prar co­ti­zá y com­pa­rá los pre­cios

Cuando va­yan a ad­qui­rir al­gún pro­duc­to cual­quie­ra que sea, ali­men­ti­cio o elec­tro­do­més­ti­co, es im­por­tan­te ‘co­ti­zar’ en va­rios lu­ga­res y ele­gir el que ofrez­ca el pre­cio más ba­jo. Mu­chos acos­tum­bran a com­prar a sim­ple vis­ta y eso no es re­co­men­da­ble.

Apro­ve­chá las li­qui­da­cio­nes por cam­bio de tem­po­ra­da

En te­mas de ves­ti­men­ta, por ejem­plo, es re­co­men­da­ble ha­cer­lo en fi­nes de tem­po­ra­da. Mu- chas ve­ces se con­si­guen has­ta re­ba­jas de 50 por cien­to.

Va­lo­rá tu em­pleo y cui­da­lo

Por úl­ti­mo, los que tie­nen un pues­to de tra­ba­jo for­mal, que agra­dez­can a Dios que lo tie­nen, lo va­lo­ren y cum­plan a ca­ba­li­dad con sus fun­cio­nes asig­na­das. En es­ta eta­pa de des­ace­le­ra­ción, las em­pre­sas for­ma­les ca­si no ge­ne­ran opor­tu­ni­da­des de em­pleo.

Ajus­tá tu pre­su­pues­to ali­men­ti­cio

Es bueno ela­bo­rar una lis­ta del me­nú se­ma­nal so­bre la ali­men­ta­ción fa­mi­liar. De es­ta for­ma se pue­de pro­gra­mar lo que va a co­mer la fa­mi­lia du­ran­te la se­ma­na y ha­cer una com­pra ajus­ta­da a ese tiem­po y a las ne­ce­si­da­des de di­cho me­nú.

Evitá el con­su­mo de ener­gía sin be­ne­fi­cio

Apa­gar to­do los equi­pos elec­tró­ni­cos y fo­cos que no se ne­ce­si­ten. Una re­co­men­da­ción es tra­tar de te­ner pan­ta­llas que gas­ten po­ca ener­gía eléc­tri­ca, así tam­bién pue­de ser usar la re­gle­ta de en­chu­fes con in­te­rrup­tor pa­ra que de una vez se pue­da apa­gar va­rios apa­ra­tos que no se es­tén usan­do.

Bus­car for­mas REVISÁ TUS IN­GRE­SOS Y TUS GAS­TOS Y VE­RÁS QUE HA­CIEN­DO UN ES­FUER­ZO SE PUE­DE AHO­RRAR EN TIEM­PO DE DES­ACE­LE­RA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.