El es­ti­lis­ta de mo­da “Es­toy rea­li­zan­do mis sue­ños”

A pu­ro pul­món. No ha si­do fá­cil abrir­se ca­mino en la pro­fe­sión que eli­gió. Hoy es un re­co­no­ci­do pei­na­dor y ma­qui­lla­dor en el país y en el ex­te­rior

El Deber - Para ellas - - Entrevista - FO­TOS: Jor­ge Gu­tié­rrez TEX­TO: Aida Do­mín­guez P. JAVIER DELGADO

Fran­cis­co Javier Delgado Pérez ca­si na­ció en Montero, ciu­dad don­de tie­ne sus raí­ces ma­ter­nas, pe­ro vio la luz en es­ta ca­pi­tal. Hi­jo de pa­ce­ño y mon­te­re­ña, y cin­co her­ma­nos, lu­chó des­de muy jo­ven pa­ra de­rri­bar los pre­jui­cios so­bre la pro­fe­sión que eli­gió. Su pa­dre siem­pre opu­so una fé­rrea re­sis­ten­cia a su in­cli­na­ción por los pei­nes y las ti­je­ras.

Su­peró to­do ti­po de obs­tácu­los, des­de eco­nó­mi­cos has­ta dis­cri­mi­na­to­rios y hoy es un re­co­no­ci­do es­ti­lis­ta que con­fie­sa que ha cum­pli­do una de sus ma­yo­res me­tas, pei­nar una rei­na del Car­na­val ( ya tie­ne seis en su ha­ber), ha con­so­li­da­do su nom­bre co­mo una mar­ca que es si­nó­ni­mo de ca­li­dad y es­tá a pun­to de ins­ta­lar su pro­pio cen­tro de be­lle­za.

¿No te fue fá­cil em­pren­der es­ta pro­fe­sión? Ha­ce más de dos dé­ca­das atrás era un po­co di­fí­cil pa­ra al­gu­nos pa­dres acep­tar que a un hi­jo va­rón le agra­de un ofi­cio que era con­si­de­ra­do de mu­je­res. Mi pa­dre des­de que vio que me gus­ta­ba es­to se opu­so, por ello tu­ve que sa­lir­me de mi ca­sa.

¿ Có­mo em­pe­zas­te a aga­rrar­le el gus­to a los pei­nes? Fue al­go así por ca­sua­li­dad, re­cuer­do que en el co­le­gio rea­li­za­ba esos tra­ba­jos de ma­nua­li­da­des en ma­cra­mé y tren­za­ba so­gas, sin que­rer me pu­se a sim­bar el ca­be­llo de mi madre y de mis her­ma­nas y lue­go veía otro ti­po de pei­na­dos, y me fue gus­tan­do arre­glar­las y po­ner­las lin­das, en- ton­ces me di­je: es­to es lo que quie­ro. Te­nía 16 años y me sa­lí de ca­sa pa­ra rea­li­zar mi sue­ño, me fui a vi­vir con mi ma­mi Che­la (her­ma­na ma­yor de mi madre).

¿Ella te pa­gó tu for­ma­ción? Me dio co­bi­jo y me ayu­dó has­ta que sa­lí ba­chi­ller, a la vez es­tu­dia­ba en un ins­ti­tu­to y tra­ba­ja­ba en lo que se pre­sen­ta­ba. Nun­ca me co­rrí del tra­ba­jo, ven­día los pa­nes que mis pa­dres ha­cían pa­ra sa­car­nos ade­lan­te, me iba al cam­po a za­frear, fui car­ga­dor de la­dri­llos y ha­cía de to­do pa­ra ga­nar­me el sus­ten­to y pa­gar mis es­tu­dios de pe­lu­que­ría a es­con­di­das de mi pa­dre.

¿Quién más con­tri­bu­yó en tus es­tu­dios? Cuando me en­te­ré que mi ma­dri­na era la se­ño­ra Ar­min­da Vé­lez, que te­nía un sa­lón de be­lle­za jun­to a su her­ma­na Sa­ri­ta, fui a pe­dir­le ayu­da. Ella me apo­yó a pro­se­guir mis es­tu­dios en la aca­de­mia Ex­va y cuando sa­lí, creía te­ner tra­ba­jo ase­gu­ra­do en su cen­tro de be­lle­za. Na­da. Empecé ba­rrien­do pe­los, lim­pian­do el pi­so y la­van­do ca­be­zas. Pe­ro siem­pre aten­to a lo que ha­cían las pe­lu­que­ras, pa­sa­ba ru­le­ros, lim­pia­ba los ce­pi­llos y me fi­ja­ba en ca­da de­ta­lle.

Lo que mi ma­dri­na hi­zo fue va­lio­so, por­que apren­dí des­de aba­jo es­te ofi­cio y cuando lle­gué a cor­tar ca­be­llo ya ha­bía pa­sa­do un año, tiem­po que ella con­si­de­ró apro­pia­do pa­ra que me desem­pe­ñe en la pro­fe­sión.

¿Có­mo fuis­te cre­cien­do? Con mi ma­dri­na es­tu­ve cin­co años, lue­go de­ci­dí aven­tu­rar­me a las pro­vin­cias, asis­tía en los even­tos de be­lle­za co­mo ma­qui­lla­dor y pei­na­dor. Lue­go vol­ví a es­ta­bi­li­zar­me en un sa­lón y es­ta vez me bus­ca­ron San­dra Mano y Teo Par­do (+) que an­tes tra­ba­ja­ron con Pip­po Ga­lar­za, dos mu­je­res va­le­ro­sas que me abrie­ron las puer­tas de San­dra y Teo, don­de ya lle­vo 15 años.

¿ Cuál era tu sue­ño en ese en­ton­ces? Pei­nar una rei­na del Car­na­val. Me pa­ra­ba fren­te al sa­lón de Pip­po pa­ra ver­lo sa­lir de­trás de la rei­na de turno y me de­cía que iba a ha­cer lo mis­mo. Eso se hi­zo reali­dad el 2004 cuando pei­na­mos a Oli­via Sau­ce­do. Des­de en­ton­ces he­mos te­ni­do seis rei­nas y unas 20 de com­par­sas y agru­pa­cio­nes.

¿Aho­ra te­nés otra me­ta? Cla­ro, a me­di­da que pa­sa el tiem­po uno va evo­lu­cio­nan­do y sur­gen nue­vos re­tos. En mi nue­vo ci­clo es­toy ins­ta­lan­do un cen­tro de be­lle­za pro­pio con mi nom­bre. Eso se­rá has­ta an­tes de fin de año. Es­ta sociedad con San­dri­ta, quien an­tes de ser mi so­cia es mi ami­ga lle­ga­rá a su fin pa­ra que ex­plo­re nue­vos ho­ri­zon­tes. Oja­lá mis pa­dres pu­die­ran ver­me pa­ra que se sien­tan or­gu­llo­sos de lo que he lo­gra­do. Aun­que se que lo es­tán

El cen­tro de be­lle­za con mi nom­bre, se abri­rá an­tes de fin de año. Al fin se­rá una reali­dad

Internacional Fue in­vi­ta­do al Mis­ter Uni­ver­so en Pun­ta Ca­na pa­ra pro­du­cir a los can­di­da­tos. Re­pe­ti­rá la ex­pe­rien­cia el 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.